Daily Archives: 15/06/2020

Incapacitados permanentes sociales (Ingreso mínimo vital)

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha dado este jueves un dato, que exige ser examinado con atención y preocupación: Un tercio” de los perceptores de la renta mínima -no son empleables- a día de hoy, lo que implica, que no tienen las capacidades que exige el mercado laboral para encontrar cualquier empleo. El Ministro Escrivá ha puesto como ejemplo, a personas que cobrarán la ayuda y tienen problemas de “drogadicción”, “psicológicos” o a las que, debido al “abandono escolar”, tienen una “formación precaria”, a día de hoy, calculando una cifra de personas de 280.000 no empleables.

Sin entrar a hablar del IMV ni de sus condiciones, que al menos una gran mayoría consideramos necesario (principalmente, en tiempos de crisis, por la sencilla razón, de que ninguna nación se puede permitir abandonar a su suerte a ninguno de sus nacionales o por cualquier causa legal equiparados), es lo cierto, que el Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Sr. Escrivá, ha planteado un asunto de enorme importancia, que reside en la existencia en España de un grupo numeroso de personas, que se puede llamar “incapacitados permanentes sociales”.

Entiendo, por principio, que estas personas no deben estar incluidas en el colectivo del IMV, pues dicha prestación asistencial únicamente debe ir dirigidas a personas empleables, ya que de otra forma se produce una contradicción con la naturaleza íntima del IMV. La solución debe estar, en determinar claramente quienes son esas personas, y, excluirlas del IMV, pero incluyéndolas en “una prestación de incapacidad permanente no contributiva de la Seguridad Social en la modalidad precisa”.

Se evitaría, así, cualquier confusión, se clarificaría el sistema asistencial del IMV y se controlarían muchas complicaciones administrativas, a la vez, que se reduciría el fraude en la percepción del IMV, y, ese colectivo no empleable pasaría a estar ubicado en el lugar a que pertenece, ya que nunca, ninguno de sus miembros, va a encontrar un trabajo y son, sin duda, incapacitados permanentes sociales en cualquiera de sus grados.

La Ley lo permite sin ningún género de dudas, no hay más, que ver nuestra Constitución y lo que dice la L. G. S. S., que solo precisaría una ligera reforma, así:

** La Constitución Española dice en su artículo 41: Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres.

** Por otro lado, la L. G. S. S. establece en los artículos que se citan, lo siguiente:

Artículo 1. Derecho de los españoles a la seguridad social. 

El derecho de los españoles a la Seguridad Social, establecido en el artículo 41 de la Constitución, se ajustará a lo dispuesto en la presente ley.

Artículo 2. Principios y fines de la seguridad social.

1. El sistema de la Seguridad Social, configurado por la acción protectora en sus modalidades contributiva y no contributiva, se fundamenta en los principios de universalidad, unidad, solidaridad e igualdad.

2. El Estado, por medio de la Seguridad Social, garantiza a las personas comprendidas en el campo de aplicación de esta, por cumplir los requisitos exigidos en las modalidades contributiva o no contributiva, así como a los familiares o asimilados que tuvieran a su cargo, la protección adecuada frente a las contingencias y en las situaciones que se contemplan en esta ley.

Artículo 193. Concepto.

1. La incapacidad permanente -contributiva- es la situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral. No obstará a tal calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral del incapacitado, si dicha posibilidad se estima médicamente como incierta o a largo plazo.

Artículo 194. Grados de incapacidad permanente.

1. La incapacidad permanente, cualquiera que sea su causa determinante, se clasificará, en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado, valorado de acuerdo con la lista de enfermedades que se apruebe reglamentariamente en los siguientes grados:

a) Incapacidad permanente parcial.

b) Incapacidad permanente total.

c) Incapacidad permanente absoluta.

d) Gran invalidez.

2. La calificación de la incapacidad permanente en sus distintos grados se determinará en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo que reglamentariamente se establezca.

A efectos de la determinación del grado de la incapacidad, se tendrá en cuenta la incidencia de la reducción de la capacidad de trabajo en el desarrollo de la profesión que ejercía el interesado o del grupo profesional, en que aquella estaba encuadrada, antes de producirse el hecho causante de la incapacidad permanente.

***   En resumen, lo que propongo se puede hacer, sin ningún tipo de problema de singular importancia, de forma, que se reduciría el gasto administrativo en la gestión y control del IMV y, además, se clarificaría la situación un colectivo no empleable, que cualquiera puede ver que está mal ubicado en el IMV, y, de lo que solo se derivarán problemas constantes para todo el sistema.

N.B.  Las personas no empleables de las que habla el Ministro Escrivá, realmente, son incapacitados permanentes sociales, qué al estar fuera del mercado de trabajo, están indebidamente incluidos en el llamado Ingreso Mínimo Vital (IMV), ya que todos saben, que no podrán encontrar un puesto de trabajo, por la sencilla razón, de que no existe trabajo para ellos y nunca van a trabajar en ningún sector.

Mantener 280.000 personas nunca empleables, como mínimo, incluidos en el colectivo del IMV, es una distorsión profunda del sistema asistencial conocida y admitida, ya que esa masa de población afectada, podría llegar a 700.000 personas, dado el número de inactivos (16.525.900 – EPA – 1T – 2020) y la cifra prevista por el M. de S. S. de perceptores del IMV, siendo, sin duda, contraproducente para el sistema asistencial y de S. S. de España. Si no sabemos con toda claridad a donde va destinado el gasto, nunca sabremos de donde debe salir el dinero necesario para cubrir ese gasto, y, está muy claro, que no se debe aplicar una cantidad de fondos públicos, sin conocer su verdadera estructura final.

Córdoba, a 15 de junio de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.