Daily Archives: 13/09/2020

II. Desigualdad y asimetría (recuperación convertida en disparidad)

La recuperación económica en España está siendo la de la desigualdad y la de la “asimetría, de forma, que solo unos pocos aparecen ubicados en la recuperación, mientras una mayoría de sectores y personas se están quedando atrás e, incluso, olvidados en las cifras opacas de la inactividad.

Dicho de otra forma, se está produciendo una recuperación dispar, que no está llegando a todos los españoles por igual, ya que, aquellas personas que estaban y están en posición de hegemonía en la crisis perciben que su situación económica mejora, pero los que están en la mitad y para abajo o en los sectores o territorios castigados directamente por la pandemia y la crisis, ven que su situación no mejora o empeora y muchas veces sin solución.

Se puede hablar de dos recuperaciones, una es positiva y en algunos sectores, mientras, que, en otra, dominan los efectos negativos. Esto conlleva, por ejemplo, que las corporaciones fuertes se recuperarán más rápido y fuerte que las empresas debilitadas y de menor tamaño, que los trabajadores muy cualificados y ubicados en sectores prevalentes superarán al resto de productores y que todo lo público aumentará sus gastos y sus empleos arrollando lo privado. Dicho de otra forma, se puede ver que se están recuperando, sin duda, algunos sectores del tejido productivo, como las empresas tecnológicas, en cambio ocurre lo contrario con la economía real, y, es un hecho cierto, además, que la disparidad que separa las dos “recuperaciones” aumenta, consolidándose una desigualdad real.

Ante la realidad de la desigualdad creciente, no queda más remedio, que buscar soluciones nuevas y quitar de en medio cualquier limitación o restricción potenciando el sector privado mediante medidas que igualen la diferencia. Los planes nacionales con aumentos constantes de gasto público están fracasando, razón por la que hay que incentivar al sector privado, para evitar una recuperación desigual y asimétrica, en la medida de lo posible, y, tratar de amortiguar o corregir la disparidad.

El paro en España es una manifestación clara de esta dura realidad de desigualdad existente. El desempleo es una masacre continua en algunos sectores, empresas y territorios, así,   más y más empresas de los sectores castigados como los servicios, especialmente, hostelería y auxiliares, se han ido y van a la quiebra, ocurriendo lo mismo, en otros sectores de la economía,  que están cayendo en la ruina y en la insolvencia, tales como, aerolíneas, energía, centros comerciales, oficinas, hostelería, etc., lo que supone una enorme desigualdad, que afecta  a nuestro tejido productivo y a la sociedad en general.

La disparidad se vislumbra en el asunto del desempleo, que puede servir de paradigma, se quiera ver o no, de una desigualdad creciente en sectores y territorios, con efectos claros en la distribución de los ingresos y en reparto de la riqueza.

Frente a la realidad, de que los ingresos laborales se han mantenido o mejorado en algunos sectores (los menos), en razón del sector o empresa en las que se prestan servicios, o si se trata de público o privado, existe otra realidad, donde una mayoría de los españoles están esperando una recuperación que no llega con la consiguiente desigualdad. No hay más que ver, la cifras de los ERTEs y su distribución territorial y sectorial, los números del desempleo y su distribución en todos los sentidos, el aumento exponencial de las personas inactivas en España y su crecimiento desigual en los distintos territorios y sectores.

En resumen, la desigualdad y la asimetría están aumentando en España día a día, y, la recuperación irregular va en aumento de manera injusta, dándose el caso, que cada vez, unos menos ganan más, aumentando, en cambio, la lista de perdedores, distribuyéndose la recuperación de la riqueza de forma irregular.

N.B.  La desigualdad en la recuperación en España es real y se proyecta claramente sobre el desempleo, con todos los efectos negativos que ello conlleva para la sociedad española, y, lo peor esque nadie adopta medidas estructurales profundas, aplicando, además, el Gobierno de la Nación una política regresiva cortoplacista de aumento del gasto público, imposible de mantener durante mucho tiempo dada la situación económica de las cuentas públicas.

Si seguimos como estamos, empantanados en una política de gasto improductivo, la situación de España está condenada al desastre social, de forma que, sin duda, el plazo de recuperación de nuestro tejido productivo seguirá sufriendo un pico de retroceso asimétrico, por lo que, sin duda, se alargará en el tiempo dominado por la desigualdad.

Córdoba, a 13 de septiembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.