Tarjetas opacas y nivel de vida de los españoles (¿Cómo es posible que los 86 “afanadores” de las tarjetas hayan gozado de tanta y persistente impunidad?)

En España, por citar algunos casos: Al mínimo error en tu declaración de Hacienda recibes, en tiempo visto y no visto, una liquidación paralela de la Agencia Tributaria proponiéndote una regularización, con advertencia de sanción y cobro de intereses (no critico el hecho, simplemente, lo pongo de manifiesto); un parado cobra algunos euros de más y le son requeridos ipso facto; un pensionista recibe algo de más en su prestación y es requerido de inmediato, etc.

Lo expuesto es correcto y así debe ser, pero cuando se conocen casos como los de las tarjetas opacas de Caja Madrid y Bankia, todos los buenos propósitos de los ciudadanos mayoritarios saltan por los aires y se produce, como mínimo, un malestar general de difícil evaluación, es decir, nace un “cabreo” social justificado que pide justicia, pero ya.

Resulta curioso, que todos estos buenos ciudadanos afanadores no hayan sido inspeccionados, requeridos, imputados, etc. en más de 10 años. Además, el Ministro Sr. Montoro ha dicho, que hay que controlar ahora a empresas del IBEX 35 y que lo que se ha hecho con las tarjetas está muy mal. A mayor abundamiento, se sospecha por muchos expertos y por los ciudadanos, que esta irregularidad de las tarjetas opacas, es una práctica generalizada en muchas empresas y sobre todo, en las empresas públicas.

No hay duda, que la Agencia Tributaria pondrá a todos sus efectivos a comprobar a todas las empresas públicas y al resto de empresas que no lo son.

En España el nivel de vida de la mayoría de sus ciudadanos es muy preocupante y, ya, asociaciones como Cáritas han puesto al descubierto cifras y datos preocupantes, por lo que creo que conviene exponer algunas conclusiones y datos de organismos públicos fiables para empezar el camino de la regeneración y de la igualdad, pero no basta con que algunos devuelvan lo afanado, hay que exigirles responsabilidades penales y administrativas, sanciones, intereses legales e indemnización de daños y perjuicios..

Así, veamos algunos datos de la población mayoritaria, de esos que no afanan, y aguantan el tirón con una paciencia ejemplar, pero que parece que ya se está rompiendo en mil pedazos:

**CIS. BARÓMETRO DE SEPTIEMBRE 2014 (Avance de resultados. Estudio nº 3038).

Pregunta 65. Actualmente, entre todos los miembros del hogar (incluida la persona entrevistada) y por todos los conceptos, ¿de cuántos ingresos disponen por término medio en su hogar al mes, después de la deducción de impuestos (o sea, ingresos netos)?

No le pido que me indique la cantidad exacta, sino que me señale en esta tarjeta en qué tramo de la escala están comprendidos los ingresos de su hogar.

No tienen ingresos de ningún tipo 1,0; Menos o igual a 300 € 0,9; De 301 a 600 € 6,5; De 601 a 900 € 10,6; De 901 a 1.200 € 13,7; De 1.201 a 1.800 € 15,1: De 1.801 a 2.400 € 9,0; De 2.401 a 3.000 € 4,6; De 3.001 a 4.500 € 4,1; De 4.501 a 6.000 € 1,2; Más de 6.000 € 0,4; N.C. 32,8; (N) (2.444).

Pregunta 66. ¿Y en qué tramo de esa misma escala están comprendidos sus ingresos personales, después de las deducciones de impuestos, es decir, sus ingresos netos?

No tiene ingresos de ningún tipo 18,9; Menos o igual a 300 € 2,7; De 301 a 600 € 12,9; De 601 a 900 € 12,8; De 901 a 1.200 € 12,6; De 1.201 a 1.800 € 10,6; De 1.801 a 2.400 € 4,4; De 2.401 a 3.000 € 1,1; De 3.001 a 4.500 € 0,7; De 4.501 a 6.000 € 0,0; Más de 6.000 € 0,1; N.C. 23,1; (N) (2.444).

**INE. (Indicadores)

Población total:    46.507.760 habitantes a 1 de enero de 2014.

EPA. 2014 T2. Parados:   5.622.900. Tasa de paro: 24,47%. Ocupados: 17.353,000. Tasa de actividad: 59,63%. Activos:    22.975.900.

Activos sin ingresos: 22.975.900  X  18,9%  =   4.342.445,10.

Conclusión: No cito más cifras ni más datos, porque no lo creo necesario, ya que todos los españoles saben perfectamente lo que hay, lo que ya no estoy tan seguro es que sepan que deben de hacer ante la realidad que les aplasta por todos lados.

Han surgido partidos como “Podemos”, que están en una espiral de ascenso imparable; pero, aquí, solo una pregunta: ¿a alguien le extraña que estos partidos nazcan y se desarrollen sin control?

Las preguntas (algunas) que la mayoría de los ciudadanos nos hacemos, son ¿qué podemos hacer ante esta situación generalizada de corrupción en los partidos, sindicatos, patronales, etc.? ¿a quién votamos? ¿es aceptable la teoría del mal menor? ¿se puede comenzar de nuevo con lo que hay establecido?

Personalmente, creo, sinceramente, que no. Hay que buscar una fórmula aceptada mayoritariamente para empezar de nuevo. Propongo el Partido de la Abstención absoluta, de forma, que si en unas próximas elecciones nadie vota, al día siguiente el problema está en vías verdaderas de solución y habría que comenzar de nuevo.

Córdoba, a 9 de octubre de 2014

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado. Inspector de Trabajo y S. S.