Tag Archives: abstencion

La fuerza de la abstención (derecho a no votar y el verdadero cambio)

Después de las elecciones pasadas y el espectáculo lastimoso de todos los partidos participantes en el sistema electoral establecido (perverso e incapaz de regenerarse desde dentro), la pregunta que se hacen todos los españoles o al menos la gran mayoría está en boca de todos: ¿Qué podemos hacer y a quien votamos?

Está muy claro, que en el sistema electoral español no se vota a las personas, sino a los partidos, de forma que el votante ya no sabe a quién vota y por qué, y, que resultados producirá su voto, incluso aunque gane su apuesta lectoral. La cúpulas de los partidos (todos sin exclusión), que como máximo son unas diez personas, ponen a los candidatos a elegir, que casi nadie sabe quiénes son y cuáles son sus méritos, por no hablar de sus políticas y sus verdaderos efectos y aplicación en los ciudadanos.

Es decir, en las próximas elecciones generales, después de un espectáculo dantesco de todos los partidos electos, nadie puede estar seguro de su voto, ya que primero hay que decidirse por un partido desconocido en su contenido y en sus políticas, tanto antes como después de las elecciones, y, a continuación, nadie sabe qué hará el partido votado con su voto. Todos los españoles (que votan), se mire como se mire, no saben a quién o a que votan, y, ni se pueden imaginar el destino final de sus votos.

Con independencia de lo dicho,  todos los partidos sin pudor alguno han salido en tromba, pidiendo el voto a los españoles con, además, la amenaza silente de que si no se vota los españoles estarán perdidos. Sin embargo, eso no es cierto, se mire como se mire, es más, la única esperanza para los españoles es la abstención absoluta, si puede ser. Solo así, el sistema perverso que domina las elecciones en España acabará y podrá nacer un sistema justo con verdaderas listas abiertas y por distritos, con la elección de un  presidente elegido de forma directa, con segunda vuelta, y, con el resto de condiciones irrenunciables por los ciudadanos.

El temor, que los partidos acrecientan, por una abstención absoluta, solo existe en realidad para las cúpulas de esos partidos, que ven y saben que una abstención masiva acabaría con ellas sin remedio, dando el protagonismo a los españoles, que sabrían a quién votar y por qué, a la vez que serviría para erradicar de plano la corrupción y los abusos de todo tipo. Si el sistema actual perverso se rompe con una abstención masiva y consciente, en el futuro todos sabrán, además, que las injusticias, los abusos y otras corruptelas tienen punto y final en cada elección y los españoles serán libres de verdad para votar y decidir.

Nota: “La luz verdadera solo puede nacer de la auténtica libertad, ya que no podemos seguir dentro de un agujero negro”.

Córdoba, a 3 de mayo de 2016.

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Elecciones ¿por qué votar? y ¿a quién? (partido de la abstención absoluta)

Estamos en elecciones convocadas para que todo siga igual y financiadas por todos los españoles, quieran o no, así:

**  La deuda del conjunto de las administraciones públicas ha cerrado marzo con un repunte de 6.283 millones de euros respecto a febrero y ya ronda el 99% del PIB, según los datos publicados por el Banco de España.

Según el Banco de España, el Gobierno deja ya una deuda de 22.127 euros por español. El organismo supervisor ha indicado que la deuda del conjunto de las administraciones públicas aumentó en marzo en 51.317 millones respecto al mismo mes del año pasado y se situó exactamente en 1.047.151 millones de euros.

**   Por otro lado, se repiten declaraciones de personas, que se dicen importantes, apelando al voto útil y del miedo: -  o ellos o la desgracia nacional - .

**  Desde otra perspectiva opuesta, está claro, que es necesaria una reforma radical del sistema político establecido; siendo un hecho reconocido por todos los españoles, que la regeneración es imposible desde dentro del propio sistema; todos los partidos establecidos hablan de regeneración, pero no dicen cómo ni cuándo.  Es, por ello, que la única solución posible y real es  la abstención absoluta en las elecciones y partir de cero en busca de una realidad no dominada por cúpulas partidistas, que impiden la regeneración.

El partido de la abstención absoluta tiene numerosas ventajas y, prácticamente, ningún inconveniente:

1.- Coste cero para los españoles.

2.- Permite acabar con  el actual sistema corrupto, carente de democracia real y crear, partiendo de nuevo de la base ciudadana, una realidad política con normas iguales para todos.

3.- El día siguiente de unas elecciones sin votantes, la partidocracia dominante desaparecerá de raíz e iremos a un  proceso constituyente.

4.- Las listas abiertas reales y por distritos unipersonales (que, además, cualquiera pueda presentarse con un número de firmas razonables de su distrito y ante la Junta Electoral correspondiente) serán algo inevitable, los partidos que quieran participar tendrán que ser democráticos, las cúpulas de los partidos serán transparentes y la financiación de los partidos correrá a cuenta de los propios afiliados.

5.- El protagonismo será de los españoles.

**     ¿Alguien cree de verdad que los partidos actuales dominantes, los no dominantes, y los que se creen dentro de sistema arreglarán el problema que tenemos en España? ¿es posible partir de cero sin una solución radical que extirpe de raíz el sistema partidocrático establecido? ¿con el sistema de partidos que domina las elecciones, las listas, los candidatos, etc., es posible una reforma real y democrática?

Mientras, los partidos políticos,  reclaman y exigen el voto ciudadano  para las elecciones, (todo con cargo, básicamente, a las subvenciones públicas pagadas con los presupuestos públicos en un 100%), la situación sigue deteriorándose para la gran mayoría de españoles, de forma que los síntomas de mejoría económica de la que presume y habla el Gobierno y algunos interesados que participan en el festín, tardarán muchos años en llegar a la gente de la calle.

No hay más solución, que partir de medidas radicales para encontrar soluciones acordes con la realidad social y económica de España, que, sin duda, se puede calificar de emergencia. La abstención total es muy fácil de llevar a cabo, no cuesta nada, se ejercita un derecho democrático, es pacífica, no exige ningún esfuerzo ni apuntarse a ningún partido y, persigue solucionar los problemas de los españoles de raíz: Que nadie vote en las elecciones y a empezar desde cero. Si nadie vota, el problema político, social y económico de España, al día siguiente, estará solucionado de forma radical y definitiva para la gran mayoría de los españoles.

**   Para terminar, solo una pregunta, aunque podrán hacerse mil parecidas, que están en la mente de todos los españoles: ¿de los casi 70.000 millones de euros entregados a la Banca, cuantos se han devuelto?

N.B. Propongo la abstención absoluta y total, pero, por supuesto, que cada uno haga lo que quiera en el uso de su libertad, aunque luego no se queje del uso que dan a su voto (quede claro, que el voto en blanco no sirve, ya que lo contabilizan como participación).

Córdoba, 17 de mayo de 2015.

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Corrupción general (la defensa del mal menor a la hora de votar ya no sirve ni se la cree nadie)

Hoy se ha conocido que más de medio centenar de personas (entre ellos el Sr. Granados) han sido detenidas por la Guardia Civil por un presunto caso de corrupción y que su arresto se enmarca en una operación de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) en los ayuntamientos madrileños de Pinto, Parla, Valdemoro y Villalba.

La lista de corrupción es interminable e inagotable, de manera que, solo el ejemplo verdadero a todos los niveles institucionales puede servir de bálsamo a la indignación mayoritaria de los españoles. Eso sí, como consuelo, el número total de parados se sitúa en 5.427.700, la tasa de paro es del 23,67% y los Bancos superan los test de confianza.

Hace unos días decía, que España entera lo sabe: los casos de corrupción se multiplican por todas partes. Los chorizos están incrustados en todas las instituciones del Estado, es increíble como dan explicaciones inimaginables sobre su nivel de vida, sus gastos y sus cuentas bancarias, pero resulta curioso que ninguno nos cuente su código de honor y los principios del mismo. No cabe duda que tienen un código de honor claro y preciso, como los miembros de las maras, la yakuza, la mafia y el resto de las bandas y organizaciones que se caracterizan por sus virtudes ciudadanas y su trabajo por el bien común. Los chorizos, con estos principios, se han apoderado de España, pero aquí nadie dimite ni devuelve un euro, y lo peor de la realidad de la corrupción existente, parece que está por llegar según todas las noticias e indicios”.

Creo que cuando escribí lo anterior, me quedé, no corto, sino a años luz de la podredumbre que corroe a España. A partir de ahora, los españoles ya saben cómo se las gastan estos políticos de casta (y similares) y no podrán decir, lo que he oído muchas veces: “no todos los políticos son iguales.

Si es cierto que no todos los partidos políticos (sindicatos, patronales, empresas públicas, etc.) son iguales, el Gobierno y todos los partidos políticos sin excepción (sindicatos, patronales, empresas públicas, instituciones de todas clases, etc.), ya pueden empezar a tomar medidas urgentes y adecuadas: Trasparencia total con documentos fehacientes, dejar de proteger por acción u omisión a sus miembros corruptos, denunciar ante los Jueces de Instrucción competentes todos los casos, etc.

No cito hoy más cifras ni datos, porque no lo creo necesario, ya que todos los españoles saben perfectamente lo que hay, lo que ya no estoy tan seguro es que sepan que deben de hacer ante la realidad que les aplasta por todos lados.

Han surgido partidos como “Podemos”, que están en una espiral de ascenso imparable; pero, aquí, solo una pregunta: ¿a alguien le extraña que estos partidos nazcan y se desarrollen sin control?

La preguntas (algunas) que la mayoría de los ciudadanos nos hacemos, son ¿qué podemos hacer ante esta situación generalizada de corrupción en los partidos, sindicatos, patronales, etc.? ¿a quién votamos? ¿es aceptable la teoría del mal menor? ¿se puede comenzar de nuevo con lo que hay establecido?

Cada uno debe juzgar de conformidad con lo que está viendo día a día y que piense: ¿si es posible una regeneración verdadera desde dentro del sistema partitocrático establecido y dominante?

En mi opinión, creo, sinceramente, que no. Hay que buscar una fórmula aceptada mayoritariamente para empezar de nuevo. Propongo el Partido de la Abstención Absoluta, de forma, que si en unas próximas elecciones nadie vota, al día siguiente el problema está en vías verdaderas de solución y habría que comenzar de nuevo.

Que quede claro, que se ejercita un derecho constitucional y no cuesta nada.

Córdoba, 27 de octubre de 2014

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado. Inspector de Trabajo y S.S.

 

Elecciones europeas, PP y como se ganan unas elecciones (se pueden cerrar los ojos pero la realidad sigue existiendo)

En las pasadas elecciones europeas el Partido Popular ganó de manera clara y evidente (bajo ocho escaños, sacó 16 escaños dos menos que el PSOE, perdió más de 2.000.000 de votantes,  presuntos diputados que iban en puestos de salida quedaron descolgados y en espera de nuevo destino, etc.), entonces,  la Sñrª. Secretaria General (Sñrª. Cospedal) y el Sr. Candidato electo (Sr. Arias Cañete) salieron públicamente y declararon sin ningún pudor (faltaría más), que el PP había ganado las elecciones.

La participación electoral fue inferior al 55% del electorado, debiéndose destacar que ese 45,8% de electores votantes, en gran medida, se debió a la subida de los independentistas y la  participación masiva de la izquierda radical, que esa forma ponían de manifiesto sus intenciones y deseos, que por mucho que se quieran denigrar son legítimos en cualquier democracia, aunque la mayoría de los españoles no estemos de acuerdo con ellos de ninguna manera.

Las cúpulas de los partidos perdedores (al menos en votos) PP y PSOE realizaron análisis internos profundos y realistas, llegando a conclusiones razonables, lógicas y con perspectivas de futuro. Si alguien lo duda, que lea las declaraciones de los partidos dominantes, seguro que las comparte al 100 por 100: “La culpa es de los españoles que no votan o votan a quien no deben votar, ellos son inocentes y unas pobres víctimas”.

Así, el Partido Popular sentó una conclusión definitiva: “Sus votantes se habían quedado en casa y no votaron”. Creo que la conclusión del PP es correcta y certera, salvo por algunas consideraciones y motivos, ya que para empezar, ¿quién le ha dicho al PP que los votantes son suyos?, es más, yo creía que los votos eran de los electores libres y conscientes en la elección y depósito de su voto, pero es evidente que estaba equivocado.

Al Partido Popular los españoles (no como ellos dicen sus votantes) no han querido votarle libre y voluntariamente por muchos motivos, entre ellos, sin ánimo de exclusividad, se pueden señalar los siguientes:

1.- Incumplimiento notorio y manifiesto de su programa electoral.

2.- El machacamiento, en todos los sentidos, de sus bases electorales (clases medias).

3.- Corrupción establecida en todos los niveles y su falta de medidas serias y eficaces para erradicarla de raíz. (El llamado Caso Bárcenas, Gurtel, etc. son paradigmáticos).

4.- La terrible presión fiscal establecida, sobre todo para las clases medias, que ha sumido a muchos españoles en la semipobreza. (Sólo a título de ejemplo: Un agricultor andaluz que esté en módulos del año pasado a este su coeficiente en la declaración de renta ha subido ocho puntos).

5.- La lucha y medidas contra el terrorismo apartadas de la mayoría de los españoles, al menos de sus bases de posibles votantes.

6.- La reforma del poder judicial politizada y en manos de los partidos.

7.- La falta de democracia interna en el partido, así, el último episodio de la elección dedocrática del presidente en Andalucía, Sr. Moreno Bonilla, ya ha tenido respuesta de los andaluces en las elecciones europeas.

8.- La deriva nacionalista en Cataluña y País Vasco sin medidas y en espera permanente de inanición premeditada y consciente.

9.- El gasto público no productivo creciente y la galopante subida de la deuda pública.

10.- Las leyes aprobadas, como la Ley de Tasas Judiciales que impide el acceso a la justicia a los más necesitados, entre otras.

11.- El rescate sin responsabilidad alguna para las Cajas de Ahorros y la desaparición del crédito para los ciudadanos y empresas.

12.- Las subidas de la energía, mientras las compañías eléctricas llenan sus Consejos de Administración de influyentes cargos políticos cesantes y aumentan sus cuentas de resultados.

13.- La política de subvenciones, sin medida, para los partidos políticos, sindicatos, patronales, empresas públicas (véase RTVE) y la proliferación de cargos de confianza a todos los niveles de las administraciones públicas. ¿Qué ayuntamiento, diputación Comunidad Autónoma, organismo paralegal o empresa pública, etc. no tiene una cantidad insuperable de personal dedocrático de confianza?

14.- Para terminar, es que encima de todo, no amenazan, como el candidato electo Sr. Pons, que hablando del nacimiento de “Podemos” y del crecimiento de los nacionalistas, cuando se dirige a los españoles nos dice en tono amenazante: “si no nos votan Uds. ya saben lo que les espera”. Es decir, no hay propósito de enmienda, reconocimiento de errores ni piedad de clase alguna, de manera que la conclusión es:  “os vais a enterar si no nos votáis”.

El Partido Popular (su cúpula directiva), después de lo dicho y de muchos motivos más, puede creer realmente, que los españoles le van a creer porque si y, en consecuencia a votar en próximas elecciones. Los argumentos del Presidente del Gobierno, de sus ministros y de la clase dirigente del partido sobre la mejora económica, la prima de riesgo, el descenso mínimo del paro registrado y toda la propaganda de España mejora, que no llega, ni de lejos, a la gran mayoría de los españoles, mientras crece el umbral de pobreza entre los ciudadanos y la tasa de pobreza de los menores de 16 años se sitúa en el 26,7%, siendo 6,3 puntos superior a la del conjunto de la población según el INE, los españoles no se los creen ni los comparten, porque solo sienten la cuerda que aprieta sus cuellos cada día más.

Creo, después de haber visto, que todos los políticos establecidos y subvencionados están contentos con los resultados electorales, cuando más del 55% de los electores españoles no han participado en la votación y se han abstenido, que nuestra propuesta de pedir la abstención absoluta y que el partido de la abstención completa y total se imponga barriéndolo todo, se presenta como una necesidad a la sociedad española, porque la pregunta que todos debemos hacernos es simple y concreta: ¿es posible que exista algo peor que lo que tenemos y de los políticos que nos dominan y nos explotan sin misericordia y, además, nos amenazan?

Ante tanto abuso y situación de privilegio de unos pocos, solo cabe una conclusión: Que nadie vote en las próximas elecciones y a empezar desde cero. Si nadie vota el problema social y económico de España, al día siguiente, estará solucionado de forma radical y definitiva para la gran mayoría de los españoles.

Córdoba, 8 de junio de 2014

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado. Inspector de Trabajo y S.S. (excedente)

 

Abstención y la última oportunidad (no votar es un derecho ante tanta injusticia)

El debate entre el candidato del PP Sr. Arias Cañete y la candidata del PSOE Sñrª. Valenciano, de hace unos días, ha puesto de manifiesto el nivel de los partidos mayoritarios en las próxima elecciones europeas, a la vez, que nos carga de razones cuando proponemos a los españoles la abstención absoluta. Que, después, de mucha preparación la conclusión fundamental del “gran debate” sea, “si el Sr. Arias Cañete y el PP son o no machistas redomados”,  produce vergüenza ajena y pone de manifiesto que la abstención no es que sea una solución, sino que es la única solución posible, adecuada y razonable. Ninguno de los candidatos superpreparados y con equipos  de asesores sin parangón puso sobre la mesa y ofreció a los españoles una sola propuesta que los beneficiara de manera directa y real. A la vista del debate, en una TV pública, costeada por todos los ciudadanos, la pregunta solo puede ser: ¿por qué hay que votar a semejantes candidatos?

Para colmo, ayer, se celebró otro debate de varios candidatos, destacando la profunda propuesta del Sr. Pons, candidato del PP, sobre la declaración de la Sñrª. Valenciano sobre la “belleza” de un deportista francés. La altura del debate lleva, de nuevo, a la postura general de abstención total y completa de la ciudadanía española.

Está claro, que la regeneración es imposible desde dentro del propio sistema; todos los partidos establecidos hablan de regeneración (listas abiertas, acabar con las subvenciones públicas, acabar con la politización de la justicia, etc.),  pero cuando debaten públicamente solo queda la melancolía y la frustración.

Quedan cuatro días para las elecciones europeas y solo se habla públicamente de los porcentajes de votos, de los posibles escaños y de lo que cada partido establecido en el sistema obtendrá de las mismas. Los españoles se sienten, en su mayoría, ignorantes, abandonados y ninguneados por unos partidos sin propuestas reales en beneficio de todos aquellos a los que piden su voto, teniendo, además, que sufrir las amenazas de que no votar es votar la corrupción, que el voto debe ser útil, es decir, para los partidos mayoritarios, que votar es una obligación ineludible, etc.

Ante tanto abuso y situación de privilegio de unos pocos, solo cabe una conclusión: Que nadie vote en las elecciones europeas y a empezar desde cero. Si nadie vota el problema social y económico de España, al día siguiente, estará solucionado de forma radical y definitiva para la gran mayoría de los españoles.

Córdoba, 21 de mayo de 2014

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado. Inspector de Trabajo y S.S. (excedente)