Tag Archives: Andalucia

Paro oculto – jóvenes – mujeres – mayores de 50 años (sector público y privado – desigualdad y opacidad)

Cuando se habla públicamente del desempleo, casi siempre parece que se olvida, lo que podemos concretar como paro oculto, que es una realidad que todos tratan de obviar, pero, que, sin duda, es algo que constituye lo más duro y vidrioso de una situación muy delicada, y, que, por si misma, se convierte en una desigualdad inadmisible para la sociedad española y su desestructurado mercado laboral.

Para definir y contextualizar este pequeño comentario unos datos y unas conclusiones:

 ***   INE – 3T – 2020. (Nota prensa 17-12-2020)

El coste laboral de las empresas se sitúa en 2.525,41 euros por trabajador y mes en el tercer trimestre de 2020, con un descenso del 1,1% respecto al mismo periodo de 2019.

El coste salarial por trabajador y mes disminuye un 0,9% y alcanza los 1.859,12 euros de media. Por su parte, los otros costes bajan un 1,5%, situándose en 666,29 euros por trabajador y mes.

Del coste total por trabajador y mes en el que incurre un empleador por la utilización del factor trabajo, 1.859,12 euros corresponden a salarios y 612,15 euros a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social. El resto corresponde a indemnizaciones, prestaciones sociales…

El coste laboral en País Vasco y Comunidad de Madrid supera en más de 400 euros la media nacional. En Canarias y Extremadura dicho coste es inferior a la media en la misma cantidad.

Total: 2.525,41.

Andalucía: 2.271,89.

Madrid: 2.979,67.

País Vasco: 3.081,42.

*** Mercado laboral – Doble fractura: territorial y colectivos afectados.

El problema oscuro del paro en España reside en la desigualdad territorial y en la desigualdad entre colectivos, así:

Primero. El coste laboral expuesto de una idea clara de la desigualdad entre CC. AA. y ya explica, porque se produce una diferencia entre ellas, con las consecuencias que se manifiestan en el mercado laboral y en el desempleo en las mismas.

Segundo. Existe una fractura del mercado laboral oculta, que se representa claramente en varios colectivos: jóvenes, mujeres y mayores 50 años.

Así mismo, se descubre una dualidad preocupante entre contratación temporal y fija, que produce una desigualdad perversa y extremadamente dilatada en el tiempo.

Es una realidad, que España cuenta con la tasa de paro juvenil más alta de toda Europa y, además, cerca del 72% de los ocupados menores de 25 años tienen contrato temporal, y, aquí, podemos añadir, además, colectivos de mujeres y trabajadores mayores de 50 años.

Examinado los indicadores del mercado laboral, se puede observar que cualquier indicador genérico esconde una fractura interna del mercado laboralel desempleo juvenil aumenta descontrolado, como lo hace el paro del colectivo de mujeres y trabajadores mayores de 50 años.

Las medidas desplegadas por el Gobierno para suavizar el golpe, como los ertes o los avales a empresas han protegido a una parte importante trabajadores, sin embargo, sigue habiendo algunos colectivos, sin olvidar los  señalados, que sufren la crisis con mucha más intensidad que la mediacomo es el caso, de los trabajadores temporales y de menor formación.

Esta realidad pone de relieve la dualidad extrema de nuestro mercado laboral, razón por la que, los trabajadores más jóvenes, temporales y con menor formación son los más afectados por la inactividad y son los que pasan primero a la lista del paro.

Curiosamente, además, es una realidad preocupante, que aproximadamente un 72% de los ocupados españoles menores de 25 años tienen un contrato temporal. Por si eso fuera poco, la falta de experiencia y de formación deja a los trabajadores más jóvenes fuera de juego, razón por la que, el desempleo entre los jóvenes resulta más acuciada, cuando se produce una actividad económica a la baja; sin olvidar, además, que los sectores productivos más dañados por la crisis, son aquellos más embridados en empleo juvenil, como, la hostelería, turismo y el sector servicios en general, lo que conlleva un efecto pernicioso para este colectivo, produciéndose un paro exponencial en él.

*** La desigualdad oculta, además, se ceba en los distintos territorios, incluso de las propias CC. AA., produciéndose tasas de paro, de contrataciones temporales y salarios a la baja según la zona en la que produce el trabajo, ya que, si hay algo que eleve las diferencias, es la existencia de tejidos productivos desiguales en todos los sentidos, como pueden ser: las diferencias salariales, los efecto del paro, las modalidades de contratación precarias, y, la falta de formación y experiencia laboral.

En Andalucía, por ejemplo, las desigualdades llegan a ser abismales en sus distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo, ya que, las zonas más afectadas por el turismo, la hostelería y todo el sector servicios soportan un desempleo mayor, unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

***   Por si faltara algo para que la opacidad se convierta en tenebrosa, junto al paro oculto de jóvenes, mujeres  y mayores de 50 años, emergen, se quieran tapar o no, las diferencias que se están produciendo entre  el sector público y el sector privado profundizando en la desigualdad, así: en el primero, paro ninguno y en el segundo, la tasa crece exponencialmente, a pesar de los ertes y otros artificios falaces; sin olvidar, las diferencias salariales entre uno y otro, ya que, el público no solo no derece su retribución, sino que, además, aumenta por los PGE aprobados un 0,9%, mientras el privado baja sus salarios al menos un 20% en el empleo que se mantiene.

N. B.   La opacidad, el paro oculto y las diferencias salariales entre jóvenes, mujeres y mayores de 50 años, entre el sector público y privado y entre los distintos territorios se descubre, como una desigualdad real e inadmisible, sin que se adopten medidas estructurales eficaces e inmediatas.

Pero, a pesar de lo expuesto, nada es comparable con una tasa de desempleo juvenil superior al 42% del colectivo, que, además, se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan, si no se actúa directamente en este colectivo, como algo irresoluble, así que, hacen falta medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la perdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Solo por lo dicho, se explicaría, que en Andalucía la vacunación se convirtiera en una prioridad nacional, ya que, las diferencias en el paro y en la inactividad sobrevenida por la pandemia son tan grandes y tan profundas, que, si no se corta de raíz la enfermedad y se restablece cuanto antes la normalidad productiva, la ruina se convertirá en una desgracia permanente.

Córdoba, a 17 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

La Línea – Campo de Gibraltar y un Peñón (malhaya)

No está en el Diccionario, eso dicen de “malhaya”, pero describe la situación del Campo de Gibraltar y del Peñón.

La primera vez que entré en contacto con el Campo de Gibraltar nació con historias de mi madre, que cuando sacó en propiedad su plaza de maestra su primer y único destino fue La Línea de la Concepción y, por eso, tengo anécdotas de todo tipo de esa ciudad llena de encanto para mí.

Después de muchos años, un ejemplar sargento de milicias recaló en un destacamento militar sito a los pies del Peñón, que dependía de la localidad de San Roque, pasando allí unos meses dedicado a perder el tiempo de la forma más alevosa, sirva en mi descargo que no estaba solo, unos cuantos compañeros inflamados como yo de espíritu militar acompañaron aquellos días inservibles, pero que nos llevaron a todos a conocer la zona del Campo de Gibraltar, cosa que nos hizo sentirnos atraídos para siempre por su gente y sus tierras, sobre todo de sus hermosísimas playas.

En aquellos días oscuros para nosotros la “Verja” estaba cerrada a cal y canto, de forma, que para llegar a Gibraltar había que entrar por Algeciras, cosa que oficialmente a los valientes militares como nosotros nos estaba prohibido, pero si observamos, que los que por allí llamaban “llanitos” iban y venía sin problemas, teniendo muchos de ellos residencias por toda la zona del Campo de Gibraltar. Es decir, había una “Verja”, que realmente solo afectaba directamente a los vecinos del lugar, que es lo que en aquellos tiempos lejanos se llamaba dignidad. Era un disparate, pero eran otros tiempos que todos queremos olvidar.

Después, por la profesión y por otras causas “malhayas” he seguido y sigo en contacto, con la que muchos consideramos la novena provincia de Andalucía por todas sus notas diferenciales.

Todo lo dicho brevemente, viene a colación, porque la Ministra Sr.ª. González Laya ha anunciado un Principio de Acuerdo con Reino Unido sobre Gibraltar para derribar La Verja, diciendo, entre otras cosas:

-Que este acuerdo permitirá la aplicación de políticas o programas europeos, con España como intermediaria responsable, mientras los Veintisiete y Londres negocian el futuro acuerdo en relación con el Peñón.

-Que se facilitará enormemente la movilidad de ciudadanos, pero con seguridad.

-Que España será el país responsable de supervisar el cumplimiento de Schengen.

-Que habrá que esperar unos seis meses para el acuerdo final.

Como ocurre siempre, domina la opacidad y la falta de una información veraz completa e inmediata, de forma, que cuando, además, Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido, dice que está muy contento con el pacto, algo huele a chamusquina en el Campo de Gibraltar.

Parece, de entrada, que Gibraltar y sus escasos habitantes y sus muchísimas sociedades tendrán los mismos derechos que antes de la separación del R. U. de la Unión, pero seguirán perteneciendo al mismo, de forma, que salvo que alguien lo explique bien, cosa muy dudosa, todo son ventajas para ellos y para el R. U. de la Gran Bretaña.

Es cierto, que el acuerdo protege a algunos ciudadanos españoles del Campo de Gibraltar, pero la verja no tendrá efecto alguno y los acuerdos de la U. E. con el R.U. no existirán en esta zona de la Unión, de forma, que se podrá circular libremente como espacio Schengen, mientras el Peñón crece por momentos expandiéndose territorialmente con obras que invaden aguas españolas, tiene casi tres veces más sociedades de habitantes, es un paraíso fiscal, etc. etc.

Quede claro, que no estoy contra el acuerdo, pero si contra su posible contenido, que como siempre, me malicio, que solo caerá a favor de una parte, por no hablar del tráfico de drogas, tabaco y otras gabelas al margen de la ley.

El Campo de Gibraltar por lo que conozco y he vivido, solo podrá equilibrar sus fuerzas con el Peñón del R. U., cuando España y Europa, de verdad, quieran asumir sus obligaciones desarrollando toda la zona del mismo, pero claro, eso implica una política seria a largo plazo y todas las inversiones posibles y pensables, que permitan crear un espacio territorial en desarrollo sostenido, instaurando, a la vez, una equiparación real de fuerzas entre el Peñón y zona española afectada por Gibraltar sin concesiones extraordinarias, basadas en falsas protecciones a sus habitantes.

N. B.  La Línea, Campo de Gibraltar y el Peñón solo, como decía al principio, existe una palabra que defina la situación “malhaya”, pero está claro, que así no se puede seguir, entregando siempre armas y bagajes al R. U. y, sin duda, ahora, es un momento propicio para crear y desarrollar una política a largo plazo, que restituya la igualdad de las partes y beneficie hasta donde sea posible y un poco más a los habitantes de toda la zona de Gibraltar.

Es cierto, que el R. U. y su Peñón no engañan a nadie, ya que, su política ha sido y es, que lo quieren todo, y, lo consiguen porque nunca han cambiado su política, mientras España en el Campo de Gibraltar ha seguido una política errática, llena de vacíos y, que en algunos casos, como cuándo se cerró la Verja a cal y canto con La Línea, permitió y auspició el nacimiento de un tráfico perverso de mercancías prohibidas, que aun perdura en crecimiento alcanzando todo tipo de sustancias ilegales, contaminándolo todo.

Ahora, el Campo de Gibraltar y sus habitantes y todos los españoles tenemos una oportunidad, pero, para empezar, si todos vamos unidos en este empeño y si se adoptan por el Gobierno de la Nación y por la CC. AA. Andaluza políticas estructurales constructivas y mantenidas, que permitan un desarrollo integral de la zona, a la vez, que se restaura el equilibrio con el R. U. y su Peñón, que ya no están bajo el paraguas de la U. E., de forma, que, si esta vez no lo hacemos, nunca lo podremos hacer.

El Campo de Gibraltar es una de las zonas de España y de Andalucía con más paro y con menor desarrollo e inversión del País, de forma, que para empezar solo una pregunta:

¿En proporción a la necesidad, cuantos de los Fondos de Recuperación de la U. E. van a ir al Campo de Gibraltar o todo va a seguir yendo a Cataluña en forma discriminatoria?

Córdoba, a 2 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

II – Fondos REACT-EU – Andalucía (sin rebeldía la desigualdad prevalece)

La verdad es que no engañan a nadie:

Andalucía solo aplicando el criterio de población, sin más, recibe ya 29.000.000 menos que Cataluña del Fondo de Reparto de 10.000 millones.

Andalucía según comparación de población con lo recibido por Cataluña: Debería recibir 1.910.000.000, en cambio recibe 1.881.000.000, con una diferencia en menos = 29.000.000. euros.

Cataluña, con una población de 7,5 millones de habitantes, recibe del fondo 1.706 millones (17,1% del Fondo de 10.000 millones) de euros, y, Andalucía, con una población de 8,4 millones de habitantes, recibe 1.881 millones de euros (18,8% del Fondo).

Si a lo anterior de habitantes unimos otros indicadores, a lo bruto, sin ninguna ponderación al alza, como paro, territorio, renta y PIB resulta, que como mínimo Andalucía debería recibir 145.000 millones más de lo que recibe 

Es una realidad, que, en el reparto del fondo, si no se aclara en qué datos se apoya, existe una evidente arbitrariedad.

 Hablar de transparencia en el manejo y distribución de los fondos comunitarios, cuya ejecución es clave para la recuperación económica y social del conjunto de España, es una simpleza, visto lo visto, ya que, el reparto se basa en motivaciones políticas sin más, razón por la que, lo que hay que preguntar al Gobierno de la Junta de Andalucía es,

¿hasta cuándo y que va a hacer para restituir la justicia y la equidad?

La moderación es una virtud, pero en exceso se convierte en tontuna manifiesta, y si, además, se proyecta en inacción, la cosa huele a dejación de funciones y a prevaricación por omisión.

N. B.  La verdad es que no engañan a nadie, ya que, Andalucía solo aplicando el criterio de población, sin más, recibe ya 29.000.000 menos que Cataluña del Fondo de Reparto de diez mil millones.

En el reparto de los Fondos REACT-EU Andalucía está siendo discriminada, razón por la que, siguiendo a los catalanes independentistas (que se está significando como extremadamente útil para ellos), nos están robando, y, los andaluces estamos inmersos en una discriminación inaceptableque se manifiesta, sin pausa, en desigualdad.

El Gobierno de la Junta de Andalucía, por lo visto, se pierde en la vocería vacua, ya que, habla mucho pero no hace nada practico para los andaluces.

Los 8.4 millones de andaluces, su extenso territorio, su tasa real de paro, su renta bruta a la baja y todos los demás condicionantes exigen que se restablezca la justicia y la equidad en el reparto de los Fondos de la U. E, y, que desaparezca la arbitrariedadpues otra cosa sería entregar nuestra soberanía autonómica, traicionando nuestra “nacionalidad histórica” ganada en referéndum y que recoge nuestro Estatuto de Autonomía.

No puede ser, que Cataluña por la fuerza de su rebelión sediciosa, solapada por indultos paralegales, reciba 145.000.000, como mínimo, más que Andalucía, mientras el Gobierno de la Junta se pierde en el silencio cautivo de la inanición, preñada de moderación y sumisión a una injusticia manifiesta, sin hacer nada, pero hablando mucho.

No puede ser y es incomprensible, que los andaluces tengamos que admitir, que no se puede hacer nada, pues, simplemente, eso es una mentira:

La Constitución existe, los tribunales están y las instituciones de la U. E. existen para defender a los ciudadanos andaluces

Se ríen de Andalucía a mandíbula batiente, pero eso sí, no engañan a nadie, que no se quiera dejarse engañar a sabiendas, pues lo hacen a la vista de todos y contra todos nosotros sin pudor.

Andalucía no se merece tanto maltrato de todos los poderes públicos, unos por acción declarada de rapiña y otros por inacción cautiva preñada de moderación, pero, que, duda cabe, que la semilla de la rebelión silente, en aumento constante, germinará pronto en un movimiento libre e independiente.

Córdoba, a 31 de diciembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Fondos REACT-EU – Andalucía (¿nos roban? – ¿qué hace la Junta de Andalucía?)

 

Andalucía es una comunidad autónoma reconocida como nacionalidad histórica por su Estatuto de Autonomía. Es la comunidad autónoma más poblada del País (8. 476 718 habitantes en 2020) y la segunda más extensa (87. 268 km²), así mismo, su cifra de paro es casi 10 puntos más de la media del resto de España (solo oficialmente, las cifras reales son otra cosa), siendo su nivel de renta bruta, aproximadamente, de 20.300 eur. (17.300 de renta disponible).

Según, Juan Marín, Vicepresidente Junta de Andalucía, el Gobierno Central maltrata a los andaluces con la distribución autonómica de los 10.000 millones del Fondo REACT-EU, ya que, aplicando los criterios de la Unión Europea para el reparto a los países en función de su renta, población y paro, a Andalucía le corresponderían 3.200 millones, un 32%, ha dicho el Sr. Marín en la rueda de prensa posterior del Consejo de Gobierno.

Dicho de otra forma, oficialmente, de los 10.000 millones que repartirá el Ejecutivo central, la comunidad andaluza recibirá 1.881 millones, un 18,8% del total, lo que significa que no quitan unos 1.320 millones.

El Vicepresidente de la Junta de Andalucía, Sr. Marín, mantiene que el Gobierno le roba a Andalucía sobre 1.400 millones de euros para pagar favores políticos a los dirigentes de ERC y de Bildu, concluyendo, que, aunque el Gobierno vende, que Andalucía es la Comunidad que más fondos recibe, la verdad es, que no recibe lo que le corresponde en función de los criterios que aprobó la U. E.

Actualmente, dada la opacidad que domina toda información en España, no podemos saber, si lo que dice el Sr. Marín es cierto o no, pero suponiendo que lo sea, me gustaría preguntarle al Vicepresidente de la Junta:

¿Ante semejante injusticia, aparte de publicitarla, que va a hacer el Gobierno de la Junta de Andalucía para reparar esa discriminación?

Por ahora, el Sr. Marín no ha declarado nada al respecto, y, claro muchos andaluces nos preguntamos, ¿qué pasaría en Cataluña o en el País Vasco si a ellos el Gobierno Central les hiciera algo parecido?

Muchos andaluces esperamos las medidas urgentes y reales del Gobierno de la Junta para corregir esa discriminación manifiestamente injusta, ya que, si eso no se corrige, mucho nos tememos que, en otras muchas cosas, como pueden ser las vacunas o las reformas impositivas anunciadas, nos van a freír a los andaluces a fuego lento.

N. B.  En el reparto de los Fondos REACT-EU Andalucía parece, que está siendo discriminada, es decir, siguiendo la estela de catalanes independentistas (que se está significando como extremadamente útil para ellos), nos están robando, y, aparte de publicitarlo el Gobierno de la Junta de Andalucía, parece, que solo juega con fuego de artificio, de forma, que los andaluces estamos encenagados en una discriminación profunda, que se manifiesta, sin pausa, en desigualdad y en un abandono insufrible.

La pregunta de los millones es saber, si el Gobierno de la Junta de Andalucía puede y/o quiere hacer algo al respecto o, simplemente, se pierde en la vocería vacua.

Los 8.500.000 andaluces, su extenso territorio, su tasa real de paro, su renta bruta a la baja y todos los demás condicionantes exigen (si lo que dice el Sr. Marín es cierto, que suponemos que sí, ya que lo ha publicitado) que se restablezca la justicia y la equidad en el reparto de los Fondos de la U. E., pues otra cosa sería la ruina de Andalucía y lo de “nacionalidad histórica” de nuestro Estatuto de autonomía sería algo irrisorio.

Córdoba, a 30 de diciembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Desempleo Andalucía (¿por qué su tasa de paro es superior a la de España?)

Hablando ayer con mi hijo Cisco sobre Andalucía, que sabe es mi pasión, me pregunta algo que nunca he sabido explicar ni comprender: ¿Por qué tenemos una tasa de paro tan elevada?

Solo como introducción y medida de comparación y en aras de comprender el enorme problema de Andalucía, cito la tasa de paro de algunos pueblos grandes de tres CC. AA. (sobre 35.000 a 45.000 habitantes).

Andalucía.

La Línea de la Concepción – (Cádiz) = 38,99%.

El Ejido – (Almería) = 17,75%.

Madrid.

Arganda del Rey – (Madrid) = 15,81%.

Pozuelo de Alarcón – (Madrid) = 5,93%.

Cataluña.

Reus – (Tarragona) = 18,59%.

Sant Cugat del Vallés – (Barcelona) = 7,18%.

Los datos expuestos dan idea de la importancia del desempleo en Andalucía y, puede aclarar, ¿por qué? no encuentro una explicación suficiente, pero que ponen de relieve el tremendo problema que tenemos, que es, sin duda, el primero de nuestros asuntos, que debemos resolver cuanto antes y sin poder dejarlo un momento. No quiero, de momento, hablar del paro en algunos colectivos andaluces, por ejemplo, de jóvenes menores de 25 años, mujeres y mayores de 50 años, ya que entonces el problema es una tragedia.

Si nos fijamos en las personas llamadas no empleables, a los que llamo incapacitadas permanentes sociales, qué simplemente están fuera del mercado de trabajo, y, que se encuentran desgraciadamente marcadas para siempre por el coronavirus u otras causas, porque nunca encontrarán trabajo, la situación en Andalucía es extremadamente grave, y, podemos empezar a comprender el problema.

Dicho de otra manera, entiendo que la inactividad es el verdadero problema de nuestro mercado laboral, es lo que se llama paro oculto, y, es a todas estas personas a las que llamo “incapacitados permanentes sociales”.

Andalucía.

Activos:  3.917,6 (miles)

Ocupados: 2.985,3 (miles).

Parados: 932,3 (miles).

Inactivos: 1.320.398.

(Nota: Es inactiva (incapacitada permanente social), la persona de 16 años o más, que cumple las condiciones para trabajar y que, sin embargo, no se incorpora al mercado laboral).

El número total de parados reconocido en Andalucía (EPA-3T.2020) oscila sobre las 932,3 personas en miles y la tasa de paro del 23,80%, que cifra que aumentará exponencialmente, pudiendo llegar a los 1.625,6 (miles) desempleados, con una tremenda incidencia en los jóvenes, en los mayores de 50 años y en las mujeres, además, agravará el problema, el hecho de que ese paro está distribuido desigualmente por sectores económicos y zonas de Andalucía.

Hay que recordar, que Andalucía tiene una población de 8,4 millones de habitantes, que se distribuyen a lo largo de 87.597 km2, con una densidad de población de 95,8 hab/km2, siendo Andalucía la CC. AA. más poblada de España y la segunda más extensa.

El paro en Andalucía podría alcanzar una tasa del 41,5%, así mismo, la economía podría descender en 2020 hasta un 18,5%, como consecuencia del impacto generado por la crisis del coronavirus. Todo ello, significa, que hablamos sobre 1.625,6 (en miles) de parados, lo que sería algo insoportable para todos.

En Andalucía, hasta la fecha, con lo que está cayendo, nadie ha elaborado un plan de reconstrucción con reformas estructurales profundas adaptadas a, territorio, eliminación del gasto improductivo estéril y redistribución de los gastos e inversiones necesarias con equidad territorial y sectores productivos, tratando de igualar a los desiguales, de forma, que al día de hoy solo tenemos improvisación y parcheo de la necesidad más visible.

En Andalucía se ven, además, de lo dicho, una serie de asuntos problemáticos, que afectan su tasa de paro, así que, veamos varios de ellos:

1.- Nuestra población con una demografía envejecida día a día y que resulta una realidad muy difícil de contrarrestar.

2.- Rebrotes de la pandemia que hay que controlar a todos los niveles. Es evidente, que faltan medidas de control de todo tipo, a la vez, que hay que implicar a los andaluces en la toma de decisiones, con una información veraz e inmediata.

3.- La economía andaluza, basada en el sector servicios, que cuando empezaba a reaccionar, ha vuelto a caer, sin que el Gobierno andaluz en el marco de sus competencias, esté adoptando medidas eficaces. La economía andaluza vuelve a estar parada con todos sus sectores productivos esenciales en situación de espera (stand-by), previéndose una caída de nuestro PIB brutal, pero aquí las medidas de reactivación en todos los sentidos (social, económico, sanitario, fiscal y mercado laboral) están desaparecidas.

4.- La inversión extranjera, esencial para nosotros, se ha reducido en Andalucía a nivel bajo cero y solo queda una solución viable, que el Gobierno de la Junta en el marco de sus competencias, cree las condiciones favorables para que esa inversión, que está esperando y retraída, venga a nuestra tierra, pero para ello, es imprescindible, inspirar confianza y mostrar las condiciones de todo tipo, que hagan atractiva la inversión en Andalucía. En definitiva, restablecer la confianza y la seguridad jurídica.

5.- El empleo privado ha caído en picado, mientras que en sector público ha crecido, lo que conlleva graves desigualdades y la necesidad de restablecer necesariamente el equilibrio entre ambos sectores. Todo el impacto de la crisis se la ha llevado el sector privado.

6.- En Andalucía (como en toda España) los ciudadanos estamos desinformados y arruinadosavisándonos, además, que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos explique, qué está pasando realmente, en qué situación nos encontramos, qué vamos a recibir de Europa y cuando, y, qué sacrificios tendremos que afrontar para superar esta situación extrema, devolviendo la confianza y la seguridad jurídica los andaluces.

Finalmente, repetir que en Andalucía el desempleo es un problema esencial extremadamente espinoso, complicado y gravísimo y no se puede dejar solo al arbitrio de la suerte, se han de tomar ya medidas estructurales de reforma del mercado de trabajo adecuándolo a la realidad de nuestra tierra, y, de reestructuración profunda de nuestra economía, buscando siempre la máxima productividad y el máximo equilibrio territorial y sectorial. No queda otra, que parar el crecimiento ininterrumpido del desempleo en Andalucía y, mientras, se consigue no podemos dejar a nadie atrás.

N.B. En Andalucía, como se ha dicho, tenemos un problema tremendo, que el Gobierno de la Junta y el Gobierno Central deben abordar de inmediatoque es el desempleoasunto extremadamente espinoso, complicado y gravísimo.

Por otro ladoes un hecho, que en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinadosavisándonos, además, que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos expliquequé está pasando realmente, en que, situación nos encontramos, que vamos a recibir de Europa y cuando, y, que sacrificios tendremos que afrontar para superar esta situación extrema.

Todo lo expuesto, se dice sin contar los posibles rebrotes con sus efectos perversos.

Hay que tomar ya medidas estructurales de reforma, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de reestructuración profunda de nuestra economía, a la vez, que se adoptan las prevenciones necesarias para controlar los rebrotes de la pandemia, pero todo ello, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces.

Es una realidad incuestionable, que no es momento ni hora para la inacción esperando un maná inexistente, así que, no queda otra, entre todos, que parar la destrucción económica de nuestro tejido productivo y detener el crecimiento ininterrumpido del desempleo en Andalucía, y, sin duda, mientras, se consigue, nadie puede quedar en la cuneta del abandono.

Es un hecho indudable, que en Andalucía el desempleo aumentará hasta cotas insostenibles y la ruina nos llegará a todos.

Sin olvidar, que si Andalucía se somete, a las subidas fiscales propiciadas y anunciadas por el Gobierno de España y por los rufianes de turno, silente y cautiva, estamos acabados, pues es manifiesto, que los andaluces no podemos ser apátridas abandonados sin poder territorial real, de forma, que debemos ser, debemos tener, al menos, el mismo autogobierno que el País Vasco o en Cataluña, y, además, hay que hacer realidad y creer, lo que dice nuestro himno “viva Andalucía libre”, lo que implica medios y autogobierno verdadero.

Córdoba, a 30 de noviembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.