Tag Archives: confianza

Buenas noticias – un pedrusco – Tasa Google – Fondos de Recuperación U. E. (opacidad, pensiones, incertidumbre y desesperanza)

España no deja de producir buenas noticias, que se expanden sin control por la U. E., Europa y el extenso mundo internacional (EE. UU., China, Marruecos, y, un larguísimo etc. de países), a la vez, que en la Nación continúan las broncas del Gobierno, la dispersión territorial, la extensión de la pandemia, la vacunación desigual e insuficiente, las subidas indiscriminadas de impuestos, el descontrol del gasto, a la vez, que crece la ruina y la destrucción de nuestro tejido productivo, aumenta la deuda y el déficit y los fondos europeos se retrasan y peligran, así, veamos algunas de las buenas nuevas:

*  Crece el miedo a que las ayudas europeas se retrasen por culpa de las broncas internas en el Gobierno; a nadie se esconde, que la Vicepresidenta, Sr.ª. Calviño, tuvo que rebajar la apuesta prometida en Bruselas sobre las reformas de pensiones y laboral, a la vez, que el M. de S. S. Escrivá (a pesar de lo dicho al Comisario de Economía) puso la marcha atrás en la reforma publicitada de las pensiones, diciendo, no he dicho eso; quedando claro, que, el Sr. Escrivá tiene o presenta dos caras, una en la U. E. y otra en nuestro País en este asunto clave de la S. S.; mientras, en el ámbito laboral, la M. de Trabajo, Yolanda Díaz, quiere cargarse los aspectos esenciales de la reforma laboral.

* Así mismo, el Reglamento del Fondo de Recuperación y Resiliencia prevé, que su concesión se controle por Bruselas cada seis meses, pudiendo ser vetado e interrumpido por la denuncia de un solo estado miembro en cualquier momento.

Las distorsiones negativas en la vacunación ponen en riesgo grave la recuperación, y, las ayudas europeas vienen advirtiendo de cosas muy perjudiciales para España, ya que su llegada no está asegurada según mentideros oficiales de la U. E.

Por si faltara algo, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, advierte de una doble recesión en la UE por la aceleración, que ha sufrido, el crecimiento de la pandemia.

* EEUU avisa que actuará contra la -discriminatoria- tasa Google, pues, dejando a un lado, los halagos fatuos al Presidente Sr. Biden, la pela es la pela, aunque, sea un hecho cierto, por ejemplo, que, parece, que Inditex paga en España, casi 15 veces más impuestos que Apple, Amazon, Facebook y Google juntas.

* Conocemos, que la contestación de Sanidad, en un alarde de transparencia, a un preguntón, que le pedía conocer el sueldo de Fernando Simón (Director del Centro de Alertas y Emergencias), es que se trata de un asunto de -gran complejidad- y que no puede responder antes de dos meses.

*** Es una realidad, que España está situada en la opacidad, en la incertidumbre y en la desesperanza, y, precipitándose en la ruina política, económica, social y sanitaria, confiándose todo por un Gobierno manirroto en las ayudas europeas, que solo unos pocos elegidos sabrán cuando llegaran si llegan, mientras, los españoles asistimos, presos de un estado alarmante, a la destrucción sistemática de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho constitucional, empezando por la división de poderes y la eliminación progresiva de nuestros derechos y libertades fundamentales, como la libertad de expresión y el derecho a una información veraz, que garantiza el art. 20 de la C. E.

La verdad es, que caben todas las opiniones, pero, para cualquier observador imparcial, es una realidad, que vamos cuesta abajo y sin frenos, siendo lo peor de todo, que no solo dentro del Gobierno de España, sino que, nadie presenta una oferta colectiva de unión, que consiga, el menos, en algún asunto, una fuerza común centrípeta, que inicie el camino de una recuperación verdadera asumida por todos y para todos.

N.B.  Es cierto, tenemos buenas noticias, un pedrusco opaco, una Tasa Google, unos Fondos de Recuperación U. E. en almoneda, un estado alarmante, unas limitaciones de derechos y libertades manifiestas, una división de poderes en regresión (lo dice a gritos el propio CGPJ), etc., de forma, que, todo junto y a la vez, producen opacidad, incertidumbre, desesperanza y pérdida de prestigio y confianza fuera y dentro de España.

Si seguimos perdiendo prestigio internacional (incluso, entre nuestros propios socios y aliados de la U. E., la cosa no pinta bien, pues, la confianza en el funcionamiento de nuestro Estado de Derecho, de nuestras instituciones democráticas, y, de los principios básicos de cualquier democracia que funcione, como la seguridad jurídica, la igualdad, la no discriminación, la libertad, la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos y del resto de ellos), la recuperación política, social, económica y sanitaria solo será una entelequia en España.

En España, se quiera admitir o no, peligran la división de poderes, el estado de derecho, la libertad de expresión y otros derechos y libertades, estando nuestra democracia maltratada por un Gobierno de tintes colectivos, que intenta, una y otra vez, demoler la Constitución de 1978, además, sin que exista un control legal ni judicial independiente.

Se puede negar, pero realmente es así, de forma, que, si seguimos pegándonos tiros en los pies y girando todo sin control verdaderolas consecuencias serán nefastas para la gran mayoría de los ciudadanos españoles.

Córdoba, a 25 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

En manos de Europa (prohibición despido – CGPJ – pensiones)

Los jueces de la U. E., al paso que vamos, no van a dar abasto con los problemas que les echan encima desde España, así:

1.- La prohibición del Gobierno de despedir a las empresas acogidas a un erte acabará en manos de los jueces de la UE, ya que, no son pocos los Magistrados de lo Social, que dicen que remitirán este asunto al TJUE, por ser una norma contraria al Tratado de la Unión Europea, (TUE) y a la Carta Europea de Derechos Fundamentales, que establece, entre otros, el principio de libre empresa.

2.- El CGPJ parece, que, si no se retira la tramitación urgente de la proposición de ley del Gobierno, PSOE y U.P. sobre las limitaciones a sus funciones, se va a plantar ante la Instituciones Europeas.

3.- El asunto de las pensiones y su reforma ha entrado en un bucle que gira sin fin y lleva camino de incrustarse en la U. E. con todos sus efectos nocivos.

4.- El tema de los Fondos de Recuperación, con la condicionalidad del estado de derecho, lleva el signo de la discordia y del veto de algún estado miembro a España, sirva solo de ejemplo, además, de lo expuesto, el vidrioso problema del Ministerio de la Desinformación.

Debe ser, que no tenemos en España asuntos prioritarios y urgentes, como, la expansión descontrolada de la pandemia, los planes de vacunación perdidos en el marasmo autonómico, en el M. de Sanidad a tiempo parcial, en la falta de vacunas, incluso para los sanitarios, como está ocurriendo en Madrid, y, en los políticos okupas de vacunas, el paro, la deuda, el déficit, destrucción del tejido productivo, la ruina económica, y, así, un larguísimo etc. de problemas desatinados, al parecer sin solución y sin que nadie intente una solución política consensuada.

Como conclusión, se conoce hoy la noticia, de que Pfizer reducirá en un 17% el envío de la vacuna a España a partir del próximo lunes, de manera, que, si no vamos todos unidos, la pandemia y sus distintas olas, que ya son maremotos, acabará con nuestros problemas por eliminación y destrucción masiva.

N.B.  Es cierto, que al final, estamos en manos de Europa, pero, sin duda, todo tiene un límite, que reside en la confianza de nuestros aliados-socios en España y en sus instituciones democráticas, de forma, que, si al término de la travesía solo vemos frugales, desconfianza e incertidumbre para con nosotros, que nadie se extrañe ni se queje.

Europa, el BCE, las Instituciones de la U. E. están mostrando una paciencia y una generosidad tremenda con España, pero si seguimos el camino de la dispersión, de la división y de independizarnos todos unos de otros, acudiendo todos en tropel a la Justicia de la Unión, ni los fondos de recuperación llegarán ni habrá solución posible a nuestros verdaderos problemas, aunque está claro, que en todos los asuntos existen unos responsables y, salvo otra opinión más justa, la responsabilidad comienza siempre por el que manda de mayor a menor y sin excluir a nadie. Es decir, primero el Gobierno de España y, después, siguiendo el orden de responsabilidad todos los demás, siendo el último el pueblo en el reside la soberanía y el poder.

Córdoba, a 21 de enero de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

Información veraz y participación social (generar confianza con medidas aceptadas por todos)

A parte de la desconfianza de los españoles ante las actuaciones cambiantes, llenas de ocultismo y de ineficacia probada de todas las administraciones públicas (especialmente, Gobierno de España y CC. AA.), el mayor defecto en nuestro País frente a la pandemia ha sido la falta de información veraz a los ciudadanos y la falta de participación social en cualquier toma de decisiones.

Se mire como se mire, no es posible implantar medidas de control, si los poderes públicos no se comprometen con sus ciudadanos, se les informa y educa de forma permanente e inmediata de toda la situación y se genera confianza, poniendo solo en valor las normas que los españoles están de acuerdo en cumplir convencidos de su utilidad y verdad, lo que significa, sin duda, que toda la sociedad civil debe participar en la toma de decisiones en cada momento y lugar, ya que, lo contrario, solo lleva a la desesperanza, a la desconfianza y a una absoluta falta de control, tal y como ha ocurrido y sigue ocurriendo en España.

Solo como recordatorio de la desinformación ciudadana, ¿quién no recuerda frases y hechos desmentidos por sí mismos y que ya forman parte de una histórica información desgraciada?

* Esto es una simple gripe.

* Las mascarillas no son necesarias.

* En España apenas tendrá incidencia.

* El fantasmal “comité de expertos” demostrado inexistente.

* La cifra de fallecidos desconocida.

* El ignoto número de contagiados.

* La vacuna para diciembre, etc. etc.

Sin una información veraz permanente, que permeabilice a toda la población, permitiendo un conocimiento inmediato, claro y permanente de los niveles de infección, es imposible crear un compromiso social contra la pandemia, que lleve a la opinión pública a aceptar un conjunto de medidas concertadas por toda la sociedad civil y los poderes públicos, sin olvidar, que no se trata solo de medidas sanitarias, sino también económicas, que posibiliten conservar nuestro tejido productivo y, a la vez, hacer realidad un fortalecimiento de nuestras estructuras de salud, dotándolas de los medios personales y materiales precisos.

Así mismo, sin una educación sobre la situación con la sociedad civil concertada por los poderes públicos, no será posible realizar una recuperación adecuada en los niveles políticos, sociales y sanitarios, y, siempre, en base a normas creíbles y consensuadas con los ciudadanos.

En resumen, si seguimos así, en la desinformación sin medidas concertadas entre todos, luchando unos contra otros, buscando solo beneficios particulares, sean o no lícitos y legales, es una evidencia, que seguiremos como estamos, a la cola del mundo civilizado en la lucha contra la pandemia y en la recuperación económica, de forma, que ahora, si es verdad, el grito de nos va la vida en ello.

N.B.  Sin información veraz y participación social, generando por todos los poderes públicos confianza con medidas aceptadas por todos, no hay solución posible.

Muchos países de la U.E., de la zona euro, de Europa y del resto del mundo civilizado lo están haciendo, de manera, que nadie se escude en su propia estulticia, creyendo que los españoles somos un atajo de inútiles e indisciplinados incapaces de comprender la grave situación en la que estamos, ya que, o salimos juntos trabajando unidos o nos estrellamos juntos, tal y como está pasando ahora en España.

Finalmente, el espectáculo político diario en nuestro País es, simplemente, una vergüenza, pero que nadie crea, que puede hacer lo que quiera porque nadie nos ve; la realidad demuestra, que en un mundo globalizado todo se sabe por todos y las ayudas exteriores ni son suficientes ni serán para siempre.

Por ahora, somos los primeros en lo malo, pero lo peor, es que estamos escalando día a día y sin pausa a la cumbre de la desconfianza, no solo dentro de España y con nuestros ciudadanos, sino, también, en Europa y en el resto del mundo, y que nadie lo dude, la confianza es un bien difícil de ganar, fácil de destruir y casi imposible de recuperar, especialmente, en un mundo extremadamente competitivo y en continuo cambio.

Córdoba, a 26 de septiembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Incertidumbre, inseguridad, desconfianza y falta de información veraz (¿alguien sabe dónde está y qué hacer?)

La Constitución en su artículo 9 garantiza una serie de principios esenciales en nuestro Estado de Derecho y nuestro ordenamiento jurídico:

- El principio de legalidad.

- El principio de jerarquía normativa.

- El principio de publicidad de las normas.

- El principio de irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales.

- El principio de seguridad jurídica.

- El principio de responsabilidad de los poderes públicos.

 y,
- El principio de interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.

Debiéndose hacer notar, que estos principios no son compartimentos separados y desconectados, sino que, forman un todo y solo tienen valor en base a los otros, y, además, solo se pueden comprender si sirven para promover los valores superiores del ordenamiento jurídico, que propugna el Estado Social y Democrático de Derecho.

Por otro lado, es lo cierto, que estos principios constitucionales han desaparecido del territorio nacional y actualmente en España reina la incertidumbre, la inseguridad, la desconfianza y la falta de información veraz, lo que se puede visualizar y concretar con una serie de preguntas completamente abiertas en su número, así:

¿Alguien sabe la cifra de fallecidos en España por la pandemia?

¿Alguien sabe la realidad para España de los Fondos de Recuperación y Resiliencia de la U. E y cuándo llegarán y como se van a distribuir por territorios y sectores productivos?

¿Alguien sabe por qué, se ha producido ahora la absorción de Bankia por CaixaBank y quien está haciendo este negocio fabuloso?

¿Alguien sabe la cifra real de parados que hay en España?

¿Alguien sabe algo de los Presupuestos que se pretenden presentar por el Gobierno?

¿Alguien sabe la situación financiera real de nuestro sistema de Seguridad Social?

¿Alguien sabe cuál es la realidad de nuestro mercado laboral y de nuestro tejido productivo?

¿Alguien sabe cuál es la situación real de nuestra economía y de los recorte y ajustes que vendrán?

Entiendo, que todas estas preguntas ahora no tienen contestación, de manera, que en España reina la incertidumbre, la inseguridad, la desconfianza y la absoluta falta de información veraz, pero si eso nos pasa y sentimos los españoles, ¿qué ocurrirá fuera de España? ¿Algún País tiene confianza en nosotros?

Las consecuencias de esta situación son terribles para todos nosotros y para España, sin embargo, entiendo que, a la vez, están ocurriendo cosas mucho más preocupantes, como es, la desaparición y destrucción de la división de poderes, que, curiosamente, se pone de manifiesto en una forma de gobernar a través de R. D. Ls. a destajo, pero no solo es esa terrible realidad, existen otras cosas tremendas en un supuesto Estado de Derecho donde se dice que vivimos, como la apropiación y uso de las instituciones del Estado sin pudor ni vergüenza por unos pocos, sobrando los ejemplos: Fiscalía, Abogacía del Estado, CIS, etc., etc.

A pesar de todo, no solo es el uso espurio de instituciones de todos los españoles por unos pocos, sino que, además, si acudes a los tribunales o la administración el ciudadano encima tiene que hacer frente a las costas y otros gravámenes; a la vez, sitios, que siempre deben ser lugares de cobijo y amparo para los españoles, como el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, se han convertido (cada vez más) en sitios peligrosos para el ciudadano de a pie, pues dominados por una selva intrincada de formalismos extremos excluyentes, se han transformado en  algo inaccesible, rodeados de una barrera de coral cortante e infecciosa, que con su exceso de requisitos casi incomprensibles impiden a los ciudadanos plantear ante ellos sus asuntos y que sean resueltos.

Si alguien lo duda, no hay más que ver, las Salas de admisión del T. S., los requisitos exigidos para que prospere un recurso de amparo, los conceptos exorbitantes de los intereses casacional y constitucional, y, así, una red intrincada e insuperable para el español necesitado de auxilio judicial, mientras, además, la Fiscalía, la Abogacía del Estado, la Inspección de Hacienda y de Trabajo y S. S.,  y un largo etc. de organismos, corporaciones e instituciones pagadas por los ciudadanos, se convierten en verdaderos enemigos para ellos.

Finalmente, se reitera el art. 9.3 de la Constitución, que dice: La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.

Está claro, que la Constitución y el resto de nuestro ordenamiento no se cumplen, razón por la que, la incertidumbre, la inseguridad, la desconfianza y la falta de información veraz se han instalado en nuestra sociedad causando un manifiesto desequilibrio en la misma, ocasionando un acrecentamiento en el descontrol de la pandemia, que conlleva, que la recuperación de nuestra economía y la superación de la enfermedad se compliquen y dificulten hasta extremos incalculables, como están comprobando los españoles día tras día, y, si esto ocurre en España, sus efectos devastadores a nivel de Europa y resto del mundo son tremendos para nosotros en todos los sentidos, tal y como se está viendo con todas las medidas que adoptan muchos países contra España, que, sin duda, tienen consecuencias nefastas en nuestra recuperación social, económica y sanitaria, que será más larga y más lenta, con todos los efectos negativos que ello tiene y tendrá en nuestro mercado de trabajo y en el aumento exponencial de nuestras tasas de desempleo.

Frente a toda esta realidad, es una obviedad señalar, que la solución, sí o sí, es tarea de todos, aunque como está la piel de toro, la posibilidad de acuerdos generales con olvido y renuncias de las ideologías y de las ambiciones personales y partidistas, como hicimos en la olvidada transición, se presenta como algo vidrioso e improbable, como se ve meridianamente con lo que está pasando, donde rige el principio de todos contra todos hasta la eliminación lapidaria del adversario y, además, parece, que vale todo en esa finalidad de autodestrucción aceptada y consciente.

En resumen, todo lo expuesto, se quiera admitir o no, es algo insufrible e inadmisible en un Estado de Derecho regido por una Constitución democrática y donde se garantizan los principios constitucionales precitados.

N.B.  Ni España ni ningún país pueden superar una crisis como la que tenemos encima, si no desaparecen: la incertidumbre, la inseguridad jurídica, la desconfianza y la falta de información veraz.

Por otro lado, vivimos en un mundo globalizado donde todo se sabe al momento, de forma, que toda la U. E., toda Europa y el resto del mundo saben, sin la menor duda, lo que está ocurriendo en España, las medidas políticas que se están adoptando, la incapacidad de acuerdos a nivel general, la falta de medidas estructurales profundas siguiendo las indicaciones formuladas por la U. E., y, en definitiva, la imposibilidad de superar esta situación tan crítica en la que estamos, si no vamos todos unidos en los asuntos esenciales y nos dejamos de regir por ideologías trasnochadas, que Europa y el mundo occidental  tienen repudiadas y buscamos en el exterior nuestros verdaderos amigos.

Es un hecho, que todo se sabe, y, que la adopción de medidas ajenas a nuestro mundo democrático y la no adopción de otras medidas recomendadas, tiene sus consecuencias negativas para nosotros, como se pone de manifiesto, en un aumento exponencial del gasto público improductivo y la instauración de un mercado laboral incierto, rígido y sin flexibilidad, entre otras muchas cosas negativas.

Córdoba, a 19 de septiembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Un problema de confianza (Europa no cree en España)

En Europa nos dan palos de todos los colores y, además, no van a parar de sumirnos en una congoja profunda, por la sencilla razón, de que hemos perdido la confianza de la mayoría de los miembros de la U. E. Un Gobierno extremista, compuesto por una turba alejada de todos los principio y libertades dominantes en Europa, ha llevado a cabo la peor gestión de la pandemia de coronavirus y, a la vez, ha conseguido arruinar a España, situándonos a nivel internacional con todos sus indicadores negativos (bajo cero), de manera, que ningún país serio de Europa y de medio mundo tiene confianza en nosotros.

Lo peor de todo, es que la confianza es un bien preciado, que es muy difícil de ganar, pero que se pierde a las primeras de cambio, cuando tus socios se dan cuenta de que tu Gobierno, pretende timarlos como durante estos meses de estado alarmante ha venido haciendo con los españoles, porque asumen la realidad de que ese Gobierno cree que son tontos de remate, y, lógicamente, se sienten engañados perdiendo totalmente la confianza en ese País gobernado por una agrupación de trileros ideológicos, empezando entonces, a tomar medidas de todo tipo, como ha ocurrido ahora con la candidatura de la Sñrª. Calviño, ya que no se niega el voto mayoritario a la Vicepresidenta, sino que, aprovechan para darle una guantada sin manos al Gobierno de España. Esta es la razón del hundimiento de la candidata Calviño, que seguramente puede ser una candidata buenísima, pero desde luego para nuestros socios europeos carece de confianza al formar parte de un gobierno poco de fiar.

Alguien puede de verdad creer, que la U. E. Europa y todos los países del mundo más desarrollado no están perfectamente informados de lo que sucede en España en todos los sentidos, y, que, en consecuencia, actúan en base a esas informaciones. Solo a título de ejemplo de disparate: La llamada Comisión de Reconstrucción en su dictamen final dice, que hay de acometer una reforma ecológica y social de la contabilidad nacional y de emplear una contabilidad biofísica. (Parece que están de coña, pero no, van en serio en sus disparatados propósitos ruinosos para España).

Todos estos despropósitos llegan, lógicamente, a escala internacional y, después, pasa lo que pasa. El Gobierno de España en lugar de adoptar medidas estructurales de reforma aceptadas y aprobadas por muchos países, se dedica a hundir nuestro prestigio en Europa y en el mundo, y, claro, así nos va. Ahora, después de la victoria moral de la Ministra Calviño en Europa, viene la aplicación de la política de ayudas del al U. E., y, volveremos a ver como nos impondrán condiciones casi inasumibles para España, si queremos tener acceso a esas ayudas imprescindibles para nosotros. Hemos perdido prestigio y credibilidad y, ya ni nuestros socios europeos tienen confianza en la marca España, pues piensan, qué si su Gobierno hace lo que hace con sus propios ciudadanos y con su País, no podemos saber si cumplirán con nosotros, así que, no queda otra, que poner a España condiciones que garanticen sus compromisos y sus inversiones en la dirección correcta, todo, además, dentro de una política de generosidad innegable con España, pero con altas dosis de condicionalidad.

Si de verdad, alguien pone en duda lo que digo, no tiene más que esperar, para ver lo que se nos viene encima, y, por si faltara poco, al Gobierno contra corriente solo habla de subir impuestos y de aumento incontrolado del gasto corriente a base de deuda pública y de un déficit disparado, sabiendo, como sabe, que estamos arruinados y con una cifra de parados en crecimiento exponencial, de manera, que ya ni a través de la llamada tasa de desempleo sabremos hasta donde llegará, pues el cómputo por medio de dicha tasa no servirá para calcular el desastre en la destrucción de nuestro tejido productivo y de nuestro empleo.

N.B. Es evidente que tenemos un problema de confianza, pues ya ni Europa ni nuestros socios de la U. E. nos creen, y, lógicamente, eso tiene un precio elevado, con el añadido doloroso de que esa factura la tendremos que pagar los españoles, mientras tanto, a gritar el “mantra gubernamental” sin miedo: A gastar, a gastar y a gastar hasta ahogarnos en el mar.

Córdoba, a 11 de julio de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.