Tag Archives: confinamiento

Madrid y los leones del Congreso (Illa el comi-experto del cierre completo)

He leído y oído a tutiplén, que el vocinglero Ministro de Sanidad Sr. Illa, conocido por sus aciertos contra la pandemia del coronavirus, por sus grandes logros contra el covid-19, por su famoso comité de expertos fantasma y confesado falso, así como,  por otros muchos dislates casi inacabables, ha amenazado a Madrid, a sus Gobiernos Municipal y Regional autónomos legítimamente elegidos y, por tanto a todos los madrileños de la capital o de la región, con que la va a cerrar o confinar totalmente.

Creo, que el Sr. Illa, catalán converso al independentismo atrabiliario, no sabe lo que dice realmente, ni conoce la historia de Madrid, aunque le recuerdo, solo por decir algo,  el glorioso dos de mayo, las pinturas negras de Goya y los leones del Congreso llamados por el pueblo como sus héroes de la Guerra de la Independencia Daoiz y Velarde,  como un anticipo de lo que se le vendrá encima si “confina Madrid y a los madrileños”, pisoteando a sus gobiernos municipal y autonómico legítimamente elegidos en elecciones libres y democráticas.

Madrid, sin duda, en esa encrucijada será un Núñez de Balboa gigante, pues, ¿acaso cree, que las fuerzas del orden público van a poder contener (en el caso que quieran) a cinco millones de madrileños hartos de insidias y amenazas lanzadas por un epidemiólogo famoso como Ud. Ministro Illa?

Si se confina Madrid, tenga Ud. y a su Gobierno autoritario en cuenta, que todos Uds. serán responsables de todo lo que ocurra después, que sin la menor duda ocurrirá.

N.B. Sr. Ministro de Sanidad, si su Gobierno, con su recomendación, cierra Madrid, permítame decirle que es Ud. un irresponsable total y absoluto, porque en una Nación regida por una Constitución, que instauró un estado de derecho social y democrático, las cosas no se hacen con la porra en la mano, sino con acuerdos, consensos y colaboración de unos con otros. Le recuerdo a Ud. y a todo su Gobierno, que la transición española, ejemplo del mundo, se hizo pacíficamente a base de renuncias y acuerdos de todos los españoles.

Reitero, Sr. Ministro Illa, Ud. no conoce ni de lejos a los madrileños.

Córdoba, a 27 de septiembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Confinamiento posible y disparates sin tino (¿alguien cree de verdad, que España puede aguantar otro encierro?)

Acabo de oír hoy algo que me ha puesto en estado semi -comatoso, concretamente, que en septiembre estaremos de nuevo confinados.

Es una realidad, que España es la primera de Europa en todo lo malo: Destrucción de empleo, paro, contracción del PIB, brotes y rebrotes del coronavirus, deuda pública, déficit público, gasto público innecesario e improductivo, datos de fallecidos y contagiados, y, así, un largo etc. de desgracias encadenadas, que hacen, que todas las previsiones de recuperación señalen un retraso de al menos dos años para nuestro País.

La situación de España, a nivel económico, social, sanitario y político, es una ruina tremenda de la que será muy difícil salir a corto plazo, así, que no queda otra, que atarse los machos e intentar por todos los medios salir adelante, pero todos juntos empujando en la misma dirección, a la vez, que se adoptan por los poderes públicos (por todos) medidas estructurales profundas, que sin duda, serán duras pero imprescindibles, ya que si no se hace así, en muchos años no podremos ni respirar, aun contando con los fondos de recuperación de Europa repletos de condicionalidad.

Razones por las que, plantear ahora otro confinamiento es para cualquier persona razonable un disparate sin tino, pues España no puede aguantar otro encierro ruinoso, teniendo en cuenta, además, que vamos a convivir con la pandemia del coronavirus varios años (espero, que sean los menos posibles) y, se quiera aceptar o no, no queda otra, que acostumbrarnos a la existencia casi permanente de la enfermedad sin enterrarnos vivos, ya que, si lo hacemos, antes de que el covid-19 nos mate, es una realidad indiscutible, que moriremos de hambre, habiendo  perdido, también, por si fuera poco, todas nuestras libertades y derechos fundamentales.

Esta dicotomía debe ser resuelta por cada uno en uso de su libertad, pero desde ya, me inclino sin dudarlo por conservar mis libertades y derechos y luchar con todos los medios posible por volver a una normalidad en crecimiento continuo, conservando en progresión creciente, en la medida de lo posible, nuestra forma de vivir en todos los sentidos. Lo contrario, sería caer en una esclavitud voluntaria y, sin duda, morir de inanición sin ni siquiera tratar de luchar.

La postura que defiendo exigirá, además, una información veraz completa e inmediata a los españoles para que todos puedan decidir con plena libertad de criterio, sin engaños ni trolas al estilo mediático del Sr. Simón, del Sr. Tezanos y del Gobierno de la Nación. La transparencia debe ser absoluta, pues de otra forma será imposible exigir responsabilidad a la sociedad civil, siendo imprescindible, que todos los poderes públicos den ejemplo con una conducta intachable en cualquier sitio o lugar, pues ya basta de espectáculos masivos de aplausos agradecidos e interesados, como los que hemos presenciado con estupor en el Congreso estos días, y, otras conductas públicas deplorables de personajes políticos de turno, donde se han saltado a la vista de todos sin pudor medidas de prevención y cuarentenas.

N.B.  Es un hecho cierto, que España ha sido rescatada y que los españoles hemos perdido parte de nuestra libertad, de forma, que confinarnos de nuevo, enterrándonos vivos voluntariamente, es un disparate contrario a nuestras libertades y derechos constitucionales, qué sin duda, nos llevará, a una ruina completa y a la esclavitud con pérdida total de nuestras libertades más queridas.

A la vez, hay que restablecer, una información veraz inmediata y permanente y una libertad de información completa e independiente para todos los españoles (art. 20 CE), metiendo en un pozo profundo las manipulaciones del Gobierno, de los partidos y de los medios de información no independientes.

El Gobierno de España, todos los poderes públicos, partidos políticos y resto de instituciones públicas, saben de sobra lo que hay, de manera, que este partido lo jugamos todos juntos o no saldremos de la ruina, cumpliendo, todos sin exclusión alguna, las medidas de prevención individuales y colectivas frente al virus y aguantando todos los ajustes necesarios y de todo tipo.

Córdoba, a 16 de agosto de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Fin confinamiento II (Paro con tasa mínima del 33,50% y se superan los 6.000.000 de desempleados)

** Datos de la EPA del 1T – 2020 – INE:

Población de 16 años y más.

Total: 39.520.100

 - Ocupados: 19.681.300

 - Parados: 3.313.000

- Inactivos: 16.525.900.  

Tasa de paro: 14,41%.

Ocupación ha bajado: 285.600.

- Activos: 22.994.200. Descienden en 164.600.

- Inactivos: 16.525.900.  Crecen en 257.500.  Este dato del incremento de número de inactivos no tiene precedentes en la EPA, resultando especialmente preocupante.

** Ministerio datos paro mayo:

-  El número total de ocupados en 18.584.176.

- El paro vuelve a subir en mayo y ya hay 6 millones de personas cobrando una prestación. En el mes de mayo, la cifra total de prestaciones abonadas por parte del Servicio Púbico de Empleo Estatal ascendía a 5,98 millones, por tanto, la tasa real de paro es del 32,50%, como mínimo.

- El paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aumentó en 26.573 personas en mayo en comparación con abril.

 - España cuenta con 778.285 parados más que hace un año en las estadísticas de las oficinas de empleo, un incremento del 25,27% que muestra la gravedad de la crisis del coronavirus.

- El volumen total de parados alcanzó al finalizar mayo la cifra de 3.857.776 desempleados.

- El SEPE ha reconocido 3.748.009 prestaciones entre el 16 de marzo y el 31 de mayo.

- El número de personas afiliadas a la Seguridad Social en el último día de mayo fue de 18.584.176, lo que supone que el sistema registró un aumento de 187.814 afiliados desde el inicio a final de mes (un 1% más).

- Un número de personas de 2.998.970 estaban protegidos por una situación de suspensión total o parcial por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). De ellos, 2.616.553 se encontraban en situación de ERTE por fuerza mayor.

** En resumen, estos son los datos, que tenemos al día del hoy, de manera, que se quiera ver o no, 7.473.115 de nuestros activos están desempleados, lo que es un problema gravísimo para España, y exige, que la economía se debe poner en marcha de forma inmediata, si no queremos alcanzar una catástrofe irrecuperable.

Hay que acabar con el confinamiento en cualquiera de sus formas y abrir todas las puertas, con todas las garantías precisas que se quieran, pero abrir completamente, sin ningún tipo de fases desfasadas, permitiendo la libre circulación por toda España y en todos los sectores productivos, ya que, si no se hace así, todos los países de Europa y del resto del mundo civilizado nos tomarán la delantera, y, nuestra recuperación será más lenta y perderemos nuestros mercados  interiores y exteriores, lo que implica, a la vez, sin excusa ni pretexto alguno,  que tenemos que tener acceso a una información veraz, inmediata, permanente y continua y la plena participación de la sociedad civil.

N.B. Hay que terminar con el confinamiento de manera inmediata, ya que, no podemos sostener una tasa de paro mínima del 33,50% y superar los 6.000.000 de desempleados, pero todo esto, hay que hacerlo con todas las medidas de protección exigibles y con la participación total de la sociedad civil, lo que implica, implantar una información veraz y completa en todos los sentidos,  o vamos al desastre total y permanente, lo que supone, también, que el Gobierno debe abandonar el estado alarmante, y, devolver a la sociedad civil ya sus libertades  y derechos.

Córdoba, a 2 de junio de 2020

Fo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Confinamiento – España (error tras error y negligencias irreparables)

En España un Gobierno liberticida y autoritario, con un estado alarmante extralimitado e inconstitucional, ha impuesto un confinamiento contrario al estado de derecho y ha cercenado nuestros derechos y libertades básicas, con el pretexto de combatir la epidemia, saltándose la Ley aplicable sin pudor alguno e imponiendo a los ciudadanos normas excepcionales restrictivas y suspensivas de las libertades en todas sus variantes, al amparo de un estado de excepción de facto, con una finalidad muy clara:

Controlar a los españoles con un confinamiento extremo y cerrar todas las instituciones a cal y canto, de manera, que los ciudadanos queden indefensos ante un autoritarismo desmedido e ilimitado en el tiempo.

Los efectos de esa política extrema de confinamiento se empiezan a vislumbrar ahora, de manera, que el futuro augura una hecatombe de proporciones bíblicas en todos los sentidos (sanitario,  económico, político y social), además, lo peor es que el Gobierno no sabe cómo salir de esta situación desastrosa, diseñando y aplicando sin mesura democrática unas medidas de desconfinamiento (que llama “desescalada por fases en V asimétrica invertida”) desnortadas y arbitrarias, con la única finalidad real de seguir con el estado alarmante controlando a los españoles sin límite de tiempo; a la vez, que sigue con su política luctuosa de información inveraz, intentando una y otra vez manipular la información, pues tiene la convicción, de que la epidemia incontrolada en España se ha debido a su actuación negligente cuando menos, basada en la implantación de un poder colectivo dirigido a  terminar con la libertad individual.

Una cosa, debe quedar muy clara, estamos hablando de derechos fundamentales reconocidos en nuestra Constitución, que el Gobierno ha suspendido de forma solapada al principio y ahora sin pudor, como ponen de relieve las actuaciones arbitrarias del mando único (Ministro, Sr. Illa), del Ministro del Interior  Grande Marlaska, del gran muñidor de la epidemia Sr. Simón, de la actuación malévola de la abogacía del estado contra la Juez de Instrucción Rodríguez-Medel y la división de poderes, y, así, un largo camino de mentiras y trapisondas de todo tipo.

Se ha dicho por el Gobierno una y otra vez, que el confinamiento extremo era la única solución, pero, como casi siempre, este Gobierno falta a la verdad, pues existen otros modelos de confinamiento más suave sin limitación de libertades, que han aplicado con éxito los países anglosajones y otras naciones como Suecia, que, basado en la información veraz y transparente, han conseguido la participación de los ciudadanos en el confinamiento evitando la parada total de la nación.

Llegados a este punto, el confinamiento es conocidos por todos, que puede llevarse a cabo de varios formas e intensidades, pero generalmente se reconocen dos maneras de confinamiento, aunque ya sabemos, que el Gobierno del España ha optado por el más duro, severo y extremo de los modelos, así que examinaremos brevemente estos dos modelos básicos:

- Una modalidad se articula en torno a una regulación normativa extrema, que puede conseguir controlar la epidemia, pero arrasarlo todo y dejando un erial con todas sus consecuencias y efectos nocivos.

La norma en este supuesto hace, que solo exista la verdad oficial, desapareciendo toda información veraz y transparente, quedando el ciudadano convertido en la nada y encerrado en su casa a cal y canto. Este ha sido y es el aplicado en España, donde solo existe la verdad de un mando único trilero y autoritario y los españoles suspendidos en sus libertades, quedan confinados y completamente desinformados, machacados, además, por una propaganda oficial perversa, con toda la nación paralizada y el ciudadano indefenso frente a un autoritarismo enervante, derivado de un poder colectivo, que usa el dolor con fines políticos en un estado alarmante ilimitado en sus efectos y en el tiempo.

Esta modalidad de confinamiento, puede controlar la epidemia, pero lo peor viene después, cuando el País intenta salir y reanudar la actividad poniéndose en marcha de nuevo: Ruina económica completa, paro disparado, aumento exponencial de la deuda, déficit descontrolado y un larguísimo etc. de desgracias de todo tipo.

- Otra modalidad, llamémosle la sueca, que se basa en una información al ciudadano transparente, permanente y clara sobre la enfermedad, pidiendo al mismo su participación, en la creencia y defensa de que los ciudadanos son sujetos responsables y titulares de derechos y libertades irrenunciables, y, además, por el menor tiempo posible de un encierro flexible.

En resumen, todos los países aplican uno u otro modelo con sus variantes, pero la cuestión básica para nosotros, reside, en saber, si el sistema de confinamiento excesivo y extremo aplicado en España puede llevarnos a un desastre de larga duración, ya que, los ciudadanos excesivamente tutelados por el Gobierno, pueden llegar a asimilar la doctrina malévola, de que lo importante es cumplir la norma(desescaladas, fases, Vs. invertidas, mentiras repetidas, etc. etc.) cuando de lo que se trata, esencialmente, es no contagiar o ser contagiado.

N.B. Considero, que el confinamiento impuesto, por el terror alarmante, en España, ha sido y sigue siendo un error tras error, derivado, si o si, de negligencias repetidas irradiadas desde una concepción colectiva del poder, que usa el dolor como arma política destruyendo el estado de derechos y nuestras libertades fundamentales.

Córdoba, a 30 de junio de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba, Inspector de Trabajo y S. S.

Desconfinamiento ya – Virus económico (empresas quebradas, paro, deuda y déficit)

 

Ha llegado el momento de levantar el confinamiento y devolver a los españoles sus derechos y libertades (entiendo, que es innecesario para ello, por sabido por todos, citar el art. 116 de la C. E., ni el art. 55, 1. de la misma), pues el estado de alarma no puede seguir limitando  a los españoles sus derechos fundamentales consagrados en la Constitución, de forma que reclamo, que se nos devuelvan los derechos a la libertad en todas sus manifestaciones (el derecho a una información veraz, el derecho a la libre empresa, el derecho al trabajo y, en resumen todos los derechos constitucionales establecidos en el Título I de nuestra Carta Magna), habiendo llegado el momento -de que si el Gobierno no nos devuelve ya nuestros derechos-, de acudir al art. 53 de la Constitución, y, debiendo toda la sociedad civil en bloque acudir  a los Tribunales ordinarios (por un procedimiento basado en los principios de preferencia y sumariedad) y, en su caso, a través del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

La recesión, según el Banco de España, llevará a una caída del 13,4% del PIB español y nos daremos un golpe económico devastador, además, bajo un silencio atronador por parte del Gobierno. Es una realidad, que la gran recesión se ha apoderado de España, miles de empresas están ya quebradas y/o paralizadas, el paro puede superar la tasa del 23%, la deuda será insostenible y tendremos un déficit incalculable, de manera que, si no reaccionamos con fuerza, no podremos iniciar la recuperación como está ocurriendo ya en otros países de la UE.

En esta situación, resulta sorprendente, que el Gobierno se resista a ofrecer cifras y previsiones sobre la situación económica, cuando existe un recuento oficial permanente de infectados y muertos, lo que contrasta con el absoluto silencio oficial que existe en torno a la recesión. El Gobierno, como en casi todo, está grogui, paralizado e inane, y, su máxima responsable, la Vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño permanece en la mudez y se niega a realizar estimaciones sobre el desplome de nuestra economía y a plantear planes de recuperación.

Hay que empezar, a planificar y reiniciar nuestra economía con transparencia plena y con la participación de todos, de manera que el Gobierno no puede seguir sonámbulo en la inacción permanente, hace falta diálogo permanente con todos y para todo, sobre todo con aquellos que saben. No podemos seguir, en manos de un mando único filosófico aparcado en el desconocimiento económico y atrancado en la inoperancia de su propia incapacidad.

Es una realidad, que en España sufrimos un confinamiento demasiado estricto y de una duración peligrosísima. El país ha estado y sigue, prácticamente, parado, de forma, que aproximadamente, el 80% de las empresas ha visto reducida su actividad, una mitad ha decidido paralizar sus planes en todos los sentidos y muchas han optado por cerrar, simplemente, están quebradas.

Por lo dicho, veamos algunos puntos, que nos darán información sobre nuestra realidad económica, así:

Déficit.

España cerró 2019 con un déficit público del 2,8% del PIB. La agencia estadística europea, Eurostat, en su informe ha señalado, que el diferencial entre ingresos y gastos fue negativo en 35.195 millones de euros, de forma, que esta cifra de déficit supone unos 2.300 millones más de lo que había anunciado el gobierno. Por otro lado, el tamaño del Estado entre 2018 y 2019 ha vuelto a producir un aumento progresivo del peso mismo, que en 2019 alcanzó el 41,9% del PIB, calculándose. que el déficit llegará al 12% del PIB en 2020.

Deuda.

La deuda, en cifras absolutas, ha registrado un aumento hasta los 1.188.862 millones de euros con los que cerró 2019, de manera, que el peso de la deuda con respecto al PIB supone, realmente, se quiera ver o no, el 100% del PIB, puesto que existen conceptos que no se computan en su cálculo oficial.

Por otro lado, la deuda pública, por su parte, se situará, como mínimo, en el 120% del PIB en los próximos años, lo que supondrá unos 300.000 millones de euros adicionales, por la sencilla razón, además, de que el Gobierno no podrá acudir a nuevas subidas de impuestos, salvo, que se quiera suicidar y destruir el sistema económico en España.

Paro.

Es un hecho cierto, que el tremendo descenso de la actividad económica tendrá consecuencias perversas y cuantiosas sobre el mercado de trabajo, de forma, que la tasa de paro podría llegará al 23% a cierre de 2020, y, lo que venga años después es algo ignoto.

Además, no se debe olvidar, que partimos de una realidad durísima, así: EPA 4T – 2019 – Habitantes:  47.100.396 – — Hombres:23.089.390 – Mujeres: 24.011.006 – Tasa de paro: 13,78% – Tasa de actividad: 58,74% – Ocupados: 19.066.9. miles – y – Parados: 3.191.9. miles -.

Por todo ello, la crisis económica en el empleo tendrá unas consecuencias desastrosas, si no iniciamos un desconfinamiento rápido, flexible y continuo. El confinamiento hay que levantarlo ya por zonas y sectores, paulatinamente, ya que la prolongación de restricciones tan duras supondrá la quiebra del País.

N.B.  El confinamiento en España debe terminar ya y ahora, pues nuestros derechos y libertades básicas así lo exigen, a la vez, que nuestra economía no podemos dejarla morir, razón por la que hay que iniciar la recuperación de nuestro tejido productivo, empezando por los sectores más esenciales para nuestra economía y por zonas, con la finalidad, además, de crear empleo cuanto antes y frenar el paro antes de que nos ahogue.

Por cierto, es una realidad, qué sin la participación de todos y sin transparencia e información veraz, como consagra el art. 20 de nuestra Constitución, nada será posible ni deseable.

Córdoba, a 23 de abril de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.