Tag Archives: constitución

Misterios y adivinanzas (nadie entiende nada, pero todos sabemos -porqué-)

Misterio: Hecho oscuro o arcano cuya explicación se desconoce; es decir, un asunto secreto, oculto, reservado y opaco.

Adivinanza: Acertijo – enigma. Frase en la que se describe una cosa de forma enigmática para que alguien descubra algo oculto

Es un hecho cierto, que en España y en la U. E. estamos ahora en tiempos de misterios y adivinanzas, que, cosa curiosa, nadie conoce a ciencia cierta ni nadie quiere explicar, pero que todos sabemos -porqué-, así, que vamos a enumerar algunos y/o algunas, que son llamativos/as sin ánimo excluyente, sino con total apertura por si alguien quiere añadir alguno/a:

* Euroorden. Se dice, que en la U. E. que existe en todo su territorio un estado de derecho formado por un conjunto de normas abultadísimo, pero, que al parecer funciona en varias direcciones no siempre explicadas, que se mueven en el submundo de lo arcano más misterioso.

Si alguien lo duda, que le pregunten a Polonia y/o a Hungría sobre la independencia del poder judicial en la U. E. y su estado de derecho unidireccional, aunque, también, pueden preguntar al magistrado del Tribunal Supremo D. Pablo Llarena sobre las euroórdenes y los jueces belgas, en el vidrioso asunto del eurodiputado el Sr. Puigdemont y sus otros tres conmilitones; parece Sr. Llarena, que no se entera Ud. de que todo es pura política en la U. E. y solo para los más fuertes (más bien, Ud. hace como que no se entera), aunque sabe que España no es Alemania ni Francia, como todos nosotros, por muchas cuestiones prejudiciales que plantee ante el TJUE.

Por si faltara algo, para aclarar el tema, el 23/02/2021, la Euro-Cámara limitó el levantamiento de la inmunidad del fugado Puigdemont al caso de la euroorden pendiente en Bélgica, lo que significa, que se hará lo que diga el juez belga, razón por lo que, la petición del juez del T. S. Pablo Llarena al Parlamento Europeo, sobre la orden de detención del eurodiputado Sr. Puigdemont, queda en el limbo, colocando al T. S. de España -a los pies de los caballos-, en este asunto de los independentistas huidos de la justicia española.

Está muy claro, que todo ello es un misterio, que encierra, además, una adivinanza, de modo, que, todo este turbio problema se puede resumir, en una frase: Política en la U. E. sin unión.

Se puede formular aquí una adivinanza, que encierra un misterio tenebroso y opaco: Nadie entiende nada, pero todos sabemos -por qué-.

* Vacunas. La Presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, ha reconocido en comparecencia parlamentaria, que la Comisión fue demasiado optimista con la compra de vacunas, y, con respecto a la cantidad de vacunas, que entregarían las farmacéuticas con las que se habían firmado contratos de suministro. Así, ha dicho, que en la Comisión hemos sido demasiado optimistas con la capacidad de producción y, quizás, estábamos demasiado seguros de que lo que habíamos encargado y pagado, y, que se nos iba a entregar a tiempo, porque globalmente hemos subestimado las dificultades que lleva consigo la producción en masa.

Los principales grupos políticos del Parlamento (populares, socialdemócratas, liberales y verdes) han apoyado la gestión en la compra de vacunas de la Presidenta de la Comisión Europea, y, solo reclamaron, medio silentes y casi avergonzados, a la Comisión un poco de transparencia en los contratos con las empresas farmacéuticas.

Lo misterioso en este asunto es, que nadie asume responsabilidad alguna, cuando los daños son incalculables y perversos, en todos los sentidos (económicos, sanitarios y sociales), para 450 millones de ciudadanos de la Unión.

De nuevo, un misterio, que encierra, además, otra adivinanza, que, se puede resumir, en una frase: Política sin responsabilidad.

Además, se puede reformular aquí la misma adivinanza, cuajada de misterio y opacidad tenebrosa: Nadie entiende nada, pero todos sabemos –porqué-.

Consejo de RTVE y su elección. El PSOE y el P.P. han llegado a un acuerdo para designar a dedo, sin subterfugios y sin rubor, al Presidente y a los miembros de la RTVE, sin que, por ahora, se conozcan los méritos (profesionales o no) que adornan a esas personas, salvo, que parece claro que todos ellos son independientes y trabajaran por el bien común de todos los españoles (cualquier duda, sobre el tema ofende). Será verdad o mentira, pero eso es lo que hay.

Otra vez, un misterio, que encierra, además, otra adivinanza, que, se puede resumir, en una frase: Todos para uno y uno para todos, ni un paso atrás, ni para tomar impulso.

También, se puede realizar la misma adivinanza opaca y tenebrosa: Nadie entiende nada, pero todos sabemos –porqué-.

* C. G. P. J.  La elección del Poder Judicial y del T. C. es algo así como la cueva de Alí Baba, un misterio de entrada y salida, pero que está dirigido a devolver -la independencia a la justicia en España-, siendo lo más maravilloso, que los partidos políticos dominantes no se esconden, quizás, porque están convencidos de que los españoles somos un poco tontos y de mala memoria, ya que, lo importante es elegir a uno de los tuyos por lo que pueda pasar; es decir, cota de mallas protectora para prevenir las posibles heridas y prevenir los daños.

Los méritos profesionales o personales que adornan a los distintos candidatos es algo intrascendente, salvo, que con toda certeza serán independientes y trabajarán por la justicia de los españoles (no cabe discusión sobre el tema y cualquier duda ofende), caben incluso candidatos espectadores.

Es un hecho francamente lamentable, pero eso es lo que hay, aunque, aquí, sería esclarecedor conocer la opinión de los jueces de toda España, esos que no se ven, pero están a diario al pie del cañón.

Aquí otro misterio, que encierra, además, otra adivinanza, que, se puede resumir, en la siguiente frase: “¿Cómo hemos llegado a este punto político tan desastroso y peligroso?”.

Ahora cabe, así mismo, otra adivinanza preocupante: Nadie entiende nada, pero todos sabemos –porqué-.

* Pandemia en España. El asunto del coronavirus es ya de libro de consulta para el mundo mundial: ¿Cómo es posible, que lo hayamos hecho entre todos tan mal?

No sabemos: El número de personas contagiadas, la cifra de fallecidos se desconoce, ignoramos quien manda en este asunto en España (si el Gobierno Central o la CC. AA.), cada Gobierno autónomo va por un lado sin unidad de acción nacional (a pesar del estado de alarma), se desconocen las dosis de vacunas disponibles y cuando estarán para realizar las vacunaciones masivas, y, así, un larguísimo misterio de incompetencias y de falta de acciones comunes positivas. Dicho de otra forma, no sabemos los españoles nada, todo es un misterio, que, además, se oculta y se tapa.

Los ciudadanos podemos votar, pero tener información veraz inmediata, completa y plena transparencia nada de nada.

Con la enfermedad de la pandemia, nace otro misterio lleno de informaciones cortadas, que, se puede formular con la siguiente frase: “¿No se combatiría mejor la enfermedad con la participación plena e informada de la sociedad?”.

Ahora cabe la misma adivinanza impenetrable: Nadie entiende nada, pero todos sabemos –porqué-.

* Inmatriculaciones de la Iglesia. Las declaraciones sobre las inmatriculaciones de la Iglesia Católica realizadas por el presidente de la CEE, Monseñor Omella, siendo benévolo, son manifestaciones impropias hechas a contraviento y sin mesura ni prudencia.

Sus efectos, además, solo pueden ser negativos para la Iglesia Católica, pero viniendo del Cardenal-Arzobispo de Barcelona y Presidente de la CEE, Monseñor Omella, a nadie le pueden sorprender, ya que cuando habla, nadie sabe, si habla a España o a la Nación Catalana, donde están algunos de sus amigos, como el Sr. Junqueras.

Es un misterio el proceder de la Iglesia Católica en este asunto, y, debería rectificar el rumbo, aplicando la C. E. a las declaraciones sobre las inmatriculaciones realizadas, obrando en consecuencia, ya que la prepotencia nunca sale gratis para nadie, y, rompe el principio de igualdad constitucional.

Aquí tenemos un nuevo misterio, que sorprende a cualquiera:

¿Cómo es posible, que el Presidente de la C. E. E., Sr. Omella, haga esas declaraciones en el asunto de las inmatriculaciones, con lo que está cayendo sobre España?

Ahora, la adivinanza política muy oscura surge por si sola: Nadie entiende nada, pero todos sabemos ¿por qué?.

* Promesa sorpresa del Presidente del Gobierno de 11.000 millones para empresas, pymes y autónomos.

En este caso, el misterio tiene vida propia, pues nadie sabe de dónde salen los millones y no existe, según la Vicepresidenta, Sñrª. Calviño, un plan formado, ya que ha dicho, que estará en marzo.

No se sabe, si habrá ayudas directas, si habrá préstamos, si se harán reducciones de impuestos, si habrá quita a los bancos en los préstamos ICO, ni cuando se harán efectivas las ayudas, ni que criterios de reparto se aplicarán, etc.; vamos un dislate vacuo y vacío de contenido, que nace misteriosamente a la vida.

Otra promesa vacía de todo contenido del Presidente Sánchez, con ayudas fantasmas para las empresas, pymes y los autónomos, como los 200.000 millones desaparecidos: ¿Qué son -ayudas a los balances- de 11.000 millones que ha anunciado?

De momento, no hay más que promesas vacías y palabras vacuas: Movilizar o impulsar es brindis al sol, si no hay concreción alguna, como otros dislates prometidos y utilizados por el Gobierno estos meses como alternativa a las ayudas o transferencias directas. Es un hecho patente que se pretende mantener una entelequia imaginaria.

Las ayudas para las empresas, las pymes y los autónomos, anunciadas por sorpresa, son un nuevo misterio, que ha llenado de incertidumbre a todos:

¿Cómo es posible, que el Presidente del Gobierno, Sr. Sánchez, realice sorpresivamente esas declaraciones en el tema de las ayudas a empresas, pymes y autónomos sin concretar absolutamente nada, y, además, que la Vicepresidenta Económica diga que no tiene un plan hasta marzo?

Ahora la adivinanza política es notoria y llena de oportunismo: Nadie entiende nada, pero todos sabemos –porqué-.

* Fondos de Recuperación de la U. E. para España y su reparto. Por ahora, nadie sabe cuando llegará el dinero de la Unión y no se conocen los criterios de reparto apalancados en la Moncloa, es decir, estamos en el misterio, en la opacidad y tratando todos de adivinar: ¿Cuándo, cómo y dónde?

Es cierto, que la U. E. está funcionando como una caja de bombas, no hay más que ver, entre otros casos, la contratación de las vacunas y su suministro, los casos de expedientes a Polonia y Hungría por la condicionalidad del estado de derecho (que se va extendiendo por Europa como una plaga afectando a la economía), y, la aplicación fraudulenta de las euroórdenes de España, pero en las fechas que estamos y en la situación de ruina de los estados miembros, especialmente, los países del sur, no es que corra prisa este tema de los fondos de recuperación,  sino que no se puede perder un minuto, de manera, que es mejor hoy que mañana.

De nuevo más misterio, que impide cualquier aplicación efectiva de los fondos de rescate, llenando de incertidumbre a todos:

En España los fondos ya están en el papel de los Presupuestos Generales del Estado de este año, pero cuando llegarán y como se distribuirán es un misterio inescrutable.

Esta vez la adivinanza, también, es política y está llena de incertidumbre y miedo: Nadie entiende nada, pero todos sabemos –porqué-.

* Deuda pública. La deuda pública, dopada por el B. C. E., en España ha superado todos los registros alcanzando oficialmente el 117% del PIB y seguirá creciendo sin mesura, aunque, empiezan a parecer signos negativos (tipos de interés en aumento, países miembros de la Unión que protestan, B. C. E. que empieza a ser cuestionado en su actual política de compra sin límite de la deuda emitida por los estados miembros, etc.), lo que sin duda es muy preocupante para España, máxime, si los fondos de rescate de la U. E. se retrasan o encasquillan con el veto de algún país.

Otro misterio que surge con fuerza y que es inocultable: ¿Cuánto tiempo podremos aguantar emitiendo deuda pública en crecimiento, aun contando con el B. C. E.?

Esta vez la adivinanza, también, es política y económica y, además, aparece amenazante en la realidad: Nadie entiende nada, pero todos sabemos –porqué-.

* Gasto en empleados públicos. En España se habla mucho de brecha salarial hombres y mujeres, pero ahora existe una brecha, que va camino de ser un abismo perverso, que está en las diferencias que han nacido entre lo público y lo privado.

Los empleados públicos no solo no han visto reducidos sus haberes y su nivel de vida, sino que, además, este año se aumentan sus retribuciones un 0,9%, creciendo, también, el número de trabajadores públicos (125.000 en 2020); por el contrario, el sector privado ha cargado con todo el desempleo del país, reduciendo las retribuciones a sus trabajadores más de un 20% en las empresas con actividad, sin hablar aquí de los ertes y el subempleo.

En definitiva, es conocido por todos los españoles, que hay una brecha terrible entre lo público y lo privado, que no es posible aguantar mucho tiempo, aunque es un misterio como hacerlo, con un Gobierno dominado por la idea de lo público a cualquier precio y a gastar sin medida en su único propósito.

Esta vez, se trata de una realidad misteriosa, que está a la vista de todos: ¿Cuánto tiempo podremos soportar esta brecha sin reventar?

Otra vez, la adivinanza, también, es política y económ.ica, estando a la vista de todos: “Nadie entiende nada, pero todos sabemos -porqué-”.

* Etc. (Añadir todos/as los/as que se quieran).

N.B.   Es una realidad, que hay misterios y adivinanzas de las que nadie entiende nada, pero todos sabemos -porqué-.

El 28/02/2021 celebramos muchos el día de una Andalucía libre, autosuficiente y gobernada desde dentro, sin dependencias políticas ajenas y extrañas, y, aquí cabe un misterio y una adivinanza: ¿Para cuándo?

Córdoba, a 27 de febrero de 2021

Fo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Tribunal Supremo – Tribunal Constitucional – reforma poder judicial (no son, demasiadas veces, lugares de cobijo y amparo)

En estos días los partidos políticos están empecinados en la renovación del C. G. P. J., cosa que todos ven lógica y normal, con indiferencia del trabajo de mercaderes persas con que se lleva a cabo, que por lo que se vislumbra, no llevará a la independencia del Poder Judicial, sino a un alambicado proceso de cambiarlo todo para seguir igual; es decir, no existe división de poderes real y efectiva (que es una de las bases de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho consagrado por la Constitución Española), sin la que la democracia no existe.

En este contexto tenebroso, donde domina la opacidad y la falta de transparencia y de información veraz a los españoles, se sitúa uno de los problemas que tiene la justicia en España, concretamente, el papel del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional, que lejos de ser ambos tribunales un lugar de cobijo y amparo para los ciudadanos españoles, se han convertido en demasiados casos, en el día a día de la justicia, en barreras cortantes, como arrecifes de coral malignos, que impiden a los ciudadanos de a pie, acercarse a sus máximos Órganos de justicia en petición del último amparo judicial posible sobre el fondo del asunto.

Es un hecho desgraciado, que ocurre por variados motivos, pero la realidad es la que es: que cada día es más difícil para el ciudadano llegar a obtener una resolución de fondo en esos Órganos judiciales”, que ampare sus derechos preteridos o denostados por cualquier causa, y, que solo en último extremo podrían solucionar dichos Tribunales Superiores.

Detallaré varios principios y causas, que impiden el amparo de sus derechos a los españoles en el T. S. y en T. C., sin ánimo cerrado ni excluyente, pero que, cada vez, ocupan más espacio limitativo de sus derechos a una justicia verdadera:

* Primero señalar que:  

a).- El Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional solo tienen su razón de ser, si son un lugar de cobijo y amparo del ciudadano, que por la causa que sea, entiende que se han vulnerado alguno de sus derechos. Si no es así, ambos Tribunales no pueden tener existencia democrática en un estado de derecho real y efectivo.

b).- Todos los formalismos excluyentes de su competencia y amparo, que impidan a los ciudadanos de a pie acudir ante ellos pidiendo justicia y cobijo sobre el fondo de un asunto, deben desaparecer.

c).- Las costas en sus procedimientos deben ser eliminadas o reducirse a un mínimo equivalente a un salario mínimo, excluyendo siempre, los costes derivados de la participación de cualquier funcionario público, como pueden ser los abogados del estado y ese larguísimo etc. de supuestos servidores públicos pagados con nuestros impuestos, y, que, curiosamente, siempre están contra el ciudadano.

d).- Si el T. S. y/o el T. C. necesitan más medios de cualquier tipo (personales o materiales), -teniendo en cuenta el despilfarro actual del gasto público en España-, deben ser proporcionados de inmediato, sin excusas ni pretextos de clase alguna.

* Segundo, concretar algunas de las causas que impiden el acceso efectivo ante el T. S. y el T. C. de los españoles, que son muchas y variadas, además, en constante aumento cuantitativo y cualitativo, así que, señalaré algunas con ánimo abierto:

a).- Los formalismos excluyentes se han apoderado de ambos Tribunales, de forma, que, en aumento continuo, constituyen una barrera inaccesible, que siempre quedan libremente en las manos del Tribunal, como pueden ser las estimaciones o no de los llamados “intereses casacional o constitucional”.

Es un hecho cierto, que, en muchos casos, se quiera reconocer o no, el asunto termina con una Providencia de medio folio con mera apariencia de motivación, que se limita a decir, que no se cumple la Ley y que no existe ese interés, convirtiéndose todo en una arbitrariedad inadmisible para cualquier estado de derecho; de manera, que el ciudadano a su casa y con costas, lo que, simplemente, es un despropósito.

b).- Las llamadas Salas de Admisión son una barrera inexpugnable, donde se comprueba todo lo que impide el acceso al Tribunal sobre el fondo del asunto, como puede ser, por ejemplo, el número de folios del recurso, o cualquier otra formalidad a la que se le ha dado naturaleza de ley limitativa de derechos.

c).- Las normas procesales de admisión de los recursos se interpretan y aplican, casi siempre, en perjuicio del ciudadano que recurre, incluso llevando a cabo una interpretación “a fortiori” de las mismas. El problema para el ciudadano (que pide el amparo del Tribunal Supremo o Constitucional sin ni siquiera admitirse su recurso), está, en que después no hay otra opción, y, solo queda recoger la resolución de inadmisión y volverse a su casa.

* En estos días se habla de la politización del poder judicial”, pero volviendo a la realidad del ciudadano de a pie, es verdad, que la división política de poderes del Estado es muy importante para la toda la sociedad sin la menor duda, aunque hay otros asuntos de la justicia olvidados, que no funcionan o funcionan mal, como son los casos expuestos del T. S. y del T. C., de los que parece, que nadie se ocupa.

Si la justicia no está al alcance de los ciudadanos, sin barreras de obstáculos ni trámites formalistas aplicados con rigor extremo y en constante aumento, no se puede decir que estamos en un estado de derecho donde existe división real de poderes.

Se podrá estar o no de acuerdo con lo dicho, pero que el problema existe es una realidad incuestionable, lo mismo que, es un hecho indiscutible, que afecta a los ciudadanos, tanto o más, que la elección de los miembros del C. G. P. J.

Por todo lo dicho, al T. S. y al T. C. no solo deben ir los mejores juristas, sino, también, los mayores defensores de la justicia con mayúsculas, es decir, los que nunca se parapetan tras requisitos formales exprimidos contra el ciudadano sin entrar en el fondo del asunto, pues lo contrario es, simplemente, una injusticia que mina el estado de derecho.

Quizás, las circunstancias políticas dominantes en la España plurinacional no son las más apropiadas para hablar ahora de este problema: “una justicia que funcione de verdad sin excesos formalistas y abierta siempre en favor de los ciudadanos”.

Lo que ocurre, a veces, en el T. S. y en el T. C., no es, sino una manifestación más de la degradación de nuestro estado de derecho, algo inadmisible en cualquier democracia que se precie.

N.B. Es una realidad, que, a veces y en aumento, ni el Tribunal Supremo ni el Tribunal Constitucional son lugares de cobijo y amparo para los ciudadanos, quizás porque la verdad es, que casi todo en la justicia al mayor nivel está dedicado a “lo político”, de manera, que solo se habla y se falla, mayormente, por ejemplo, sobre el Procés, sobre Gurtel, sobre recursos de inconstitucionalidad, etc., etc., que no es que sean asuntos sin importancia, sino que, parece que se olvida, que la justicia es del pueblo donde reside la soberanía y de sus ciudadanos, de manera, que si se ignora ese hecho primigenio,  estamos listos.

Desde otra perspectiva, los efectos de lo expuesto sobre el T. S. y el T. C., solo pueden ser negativos para España y para la confianza exterior que proyectamos en la U. E. y en el resto de Europa; de forma, que la reforma de la justicia en España debe empezar en favor de sus ciudadanos, pues, no se debe olvidar de cara al exterior, como se dice vulgarmente, que todo se sabe”.

Como ejemplo, de lo que puede ocurrir en Europa: Ayer 23/02/2021, la Euro-cámara limitó el levantamiento de la inmunidad del fugado Puigdemont al caso de la euroorden pendiente en Bélgica, lo que traducido al román paladino, significa, que se hará lo que diga el juez belga. Es decir, la petición del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena al Parlamento Europeo (que versa sobre la orden de detención que quedó congelada en Bélgica cuando asumió el acta de eurodiputado el Sr. Puigdemont), queda en el limbo, lo que implica, una vez más, que el T. S. de España queda en Europa a los pies de los caballos en este asunto de los independentistas fugados.

Está bien defender la división de poderes, pero no solo en la política, la verdadera división de poderes está en la justicia del pueblo de donde nace, crece y se sostiene. Lo contrario es, simplemente, un error, siendo benévolo al calificar la situación.  

Córdoba, a 25 de febrero de 2021

Fo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

Inmatriculaciones de la Iglesia – Monseñor Omella (declaraciones prepotentes e impropias)

El cardenal Omella (arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal) ha declarado en Trece TV, que:

La Iglesia no es una multinacional, sino un servicio dirigido al bien común.

Remarcando, que: -No queremos privilegios-.

Diciendo, a continuación, que nosotros hemos seguido la ley, y, dudar de si se ha hecho bien o mal, es poner a los registradores de la propiedad en mal lugar, porque cumplen la ley.

Lo hemos hecho según la ley y se ha hecho bien. Es posible que en algún caso haya duda, pero lo resolverá el tribunal y no hay inconveniente.

Para finalizar, el presidente de la CEE ha precisado, que, si alguien cree que alguna propiedad le pertenece, lo diga, ya que los registradores dan un plazo largo para recurrir. Si no ha habido reclamaciones es que estaba bien hecho, pero si alguien no se enteró que tenía el título, lo puede recurrir. El cauce es dialogar con la Iglesia y, si no hay acuerdo, para eso están los jueces, como en todo litigio.

Esas han sido, en parte, las declaraciones públicas televisadas de D. Juan José Omella -presidente de la Conferencia Episcopal Española-, pero, con independencia de todo su contenido, que puede ser verdad o mentira, lo cierto es, que ha actuado con una prepotencia manifiesta, más propia de su amigo independentista Sr. Junqueras, que, del máximo responsable y representante de la Iglesia Católica en España, entre otras, por las siguientes razones:

** Ha dicho, que el cauce es dialogar con la Iglesia y, si no hay acuerdo, para eso están los jueces, como en todo litigio.

¿De verdad cree Monseñor Omella, que ese es el camino, que cualquier ciudadano debe y/o puede iniciar?

-Dejamos fuera a los poderes públicos (Gobierno Central, CC. AA., Provincias, Municipios, etc.) para que hagan lo que quieran o acuerden-.

A cualquier observador, mínimamente imparcial, lo primero que se le ocurre, es que, una reclamación judicial contra la Iglesia Católica es una lucha muy desigual, algo así, como la pelea de David contra Goliat, con la diferencia de que David tenía detrás un ejercito y la protección divina.

El ciudadano de a pie necesita tiempo, recursos de todo tipo, buscar y pagar profesionales y, así, un larguísimo etc., para poder plantear una reclamación contra la Iglesia Católica, no solo en su propio beneficio, sino, también, del interés general de la sociedad.

Solo en este punto, la prepotencia de M. Omella es manifiesta y patente.

** El presidente de la CEE ha precisado, también, que, si alguien cree que alguna propiedad le pertenece, lo diga, ya que los registradores dan un plazo largo para recurrir.

Esta declaración, por su propio contenido, es un abuso de poder patente, ya que, el ciudadano puede creer legítimamente que el bien pertenece a la sociedad en la que vive y paga sus impuestos; de manera, que debería tener claro el Sr. Omella, que la parte que debe demostrar públicamente y con toda transparencia la propiedad, sin duda, debe ser el beneficiado por la inmatriculación, que, por cierto, lo ha hecho con toda la oscuridad que la ley permite. Razón por la que escudarse, así mimo, en que los registradores dan “un plazo para recurrir” es una maldad superior, ya que, el ciudadano de a pie no tiene (salvo que sea un lector privilegiado de todos los boletines oficiales del País), ni tiempo ni dinero para realizar una investigación de esas proporciones.

De nuevo en este punto, la prepotencia de M. Omella es clamorosa, y, para cualquiera supone un despropósito rayano en la falta de transparencia y en la opacidad, incluso, de ética.

** El presidente de la CEE ha declarado, también, que, <<la Iglesia no es una multinacional, sino un servicio dirigido al bien común, remarcando, que, no queremos privilegios>>.

¿De verdad, cree el Sr. Cardenal Omella, que lo que la Iglesia ha hecho con las inmatriculaciones, no es un privilegio y que está al alcance de cualquiera?

No entro en discutir su afirmación del <<bien común>> o si es <<un servicio o no>>, pues eso depende de las creencias de cada uno y eso, además, la libertad de expresión es un derecho fundamental protegido por la Constitución, pero decir, que la Iglesia no quiere privilegios, se me antoja harto discutible, siendo un ejemplo contrario por sí mismo, todo este asunto de las inmatriculaciones.

Otra vez, las declaraciones del presidente CEE, sencillamente, para cualquier observador imparcial, entran en el terreno movedizo de la sospecha y apariencia de una posesión o situación privilegiada.

*** Con lo expuesto, es más que suficiente para ver, que salvo transparencia e información veraz al ciudadano de a pie, en el tema de las inmatriculaciones ha habido de todo, pues no basta con ser honrado, sino que, también, hay que parecerlo, de forma, que aquí, se mire como se mire, domina la opacidad y la falta de información a la sociedad, es decir, al pueblo español en el que reside la soberanía según la C. E. (art. 1.2).

Así mismo, la Constitución dice en su art. 20, entre otras cosas:

<<1.  Se reconocen y protegen los derechos:

d). A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

2.         El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.>>

*** La postura de la Iglesia Católica, Sr. Omella, no debe ser la que Ud. ha declarado, sino que, ante cualquier duda, debe ser la Iglesia la que debe acudir a los jueces y tribunales, exigiendo resoluciones judiciales, que justifiquen y motiven la inmatriculación realizada. Estarse quieto, pidiendo justicia desde una situación encumbrada y prevalente, conlleva una injusticia manifiesta, que deja todo el peso de conseguir una resolución judicial en el ciudadano de a pie, situado en una posición de inferioridad.

Actuar de otra forma, se quiera admitir o no, es un privilegio rechazable, que, por descontado, no esta al alcance del pueblo soberano.

Para terminar, la C. E. dice en su art. 9:

<<1.  Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.

2.  Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones igualdad para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

3.  La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía jurídica normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos

Así mismo, la C. E. en su art. 14 dice: <<Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.>>

N.B. Las declaraciones sobre las inmatriculaciones de la Iglesia Católica realizadas por el presidente de la CEE, Monseñor Omella, siendo benévolo, son manifestaciones impropias hechas a contraviento y sin mesura ni prudencia.

Sus efectos, además, solo pueden ser negativos para la Iglesia Católica, pero viniendo del Cardenal-arzobispo de Barcelona, Monseñor Omella, a nadie le pueden sorprender, ya que cuando habla, nadie sabe, si habla a España o a la Nación Catalana, donde están algunos de sus amigos, como el Sr. Junqueras.

Ruego a la Iglesia Católica, que rectifique el rumbo, y, aplique la C. E. a las inmatriculaciones realizadas, obrando en consecuencia, ya que la prepotencia nunca sale gratis para nadie, y, rompe, sí o sí, el principio de igualdad constitucional.

Córdoba, a 20 de febrero de 2021

Fo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Buenas noticias – un pedrusco – Tasa Google – Fondos de Recuperación U. E. (opacidad, pensiones, incertidumbre y desesperanza)

España no deja de producir buenas noticias, que se expanden sin control por la U. E., Europa y el extenso mundo internacional (EE. UU., China, Marruecos, y, un larguísimo etc. de países), a la vez, que en la Nación continúan las broncas del Gobierno, la dispersión territorial, la extensión de la pandemia, la vacunación desigual e insuficiente, las subidas indiscriminadas de impuestos, el descontrol del gasto, a la vez, que crece la ruina y la destrucción de nuestro tejido productivo, aumenta la deuda y el déficit y los fondos europeos se retrasan y peligran, así, veamos algunas de las buenas nuevas:

*  Crece el miedo a que las ayudas europeas se retrasen por culpa de las broncas internas en el Gobierno; a nadie se esconde, que la Vicepresidenta, Sr.ª. Calviño, tuvo que rebajar la apuesta prometida en Bruselas sobre las reformas de pensiones y laboral, a la vez, que el M. de S. S. Escrivá (a pesar de lo dicho al Comisario de Economía) puso la marcha atrás en la reforma publicitada de las pensiones, diciendo, no he dicho eso; quedando claro, que, el Sr. Escrivá tiene o presenta dos caras, una en la U. E. y otra en nuestro País en este asunto clave de la S. S.; mientras, en el ámbito laboral, la M. de Trabajo, Yolanda Díaz, quiere cargarse los aspectos esenciales de la reforma laboral.

* Así mismo, el Reglamento del Fondo de Recuperación y Resiliencia prevé, que su concesión se controle por Bruselas cada seis meses, pudiendo ser vetado e interrumpido por la denuncia de un solo estado miembro en cualquier momento.

Las distorsiones negativas en la vacunación ponen en riesgo grave la recuperación, y, las ayudas europeas vienen advirtiendo de cosas muy perjudiciales para España, ya que su llegada no está asegurada según mentideros oficiales de la U. E.

Por si faltara algo, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, advierte de una doble recesión en la UE por la aceleración, que ha sufrido, el crecimiento de la pandemia.

* EEUU avisa que actuará contra la -discriminatoria- tasa Google, pues, dejando a un lado, los halagos fatuos al Presidente Sr. Biden, la pela es la pela, aunque, sea un hecho cierto, por ejemplo, que, parece, que Inditex paga en España, casi 15 veces más impuestos que Apple, Amazon, Facebook y Google juntas.

* Conocemos, que la contestación de Sanidad, en un alarde de transparencia, a un preguntón, que le pedía conocer el sueldo de Fernando Simón (Director del Centro de Alertas y Emergencias), es que se trata de un asunto de -gran complejidad- y que no puede responder antes de dos meses.

*** Es una realidad, que España está situada en la opacidad, en la incertidumbre y en la desesperanza, y, precipitándose en la ruina política, económica, social y sanitaria, confiándose todo por un Gobierno manirroto en las ayudas europeas, que solo unos pocos elegidos sabrán cuando llegaran si llegan, mientras, los españoles asistimos, presos de un estado alarmante, a la destrucción sistemática de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho constitucional, empezando por la división de poderes y la eliminación progresiva de nuestros derechos y libertades fundamentales, como la libertad de expresión y el derecho a una información veraz, que garantiza el art. 20 de la C. E.

La verdad es, que caben todas las opiniones, pero, para cualquier observador imparcial, es una realidad, que vamos cuesta abajo y sin frenos, siendo lo peor de todo, que no solo dentro del Gobierno de España, sino que, nadie presenta una oferta colectiva de unión, que consiga, el menos, en algún asunto, una fuerza común centrípeta, que inicie el camino de una recuperación verdadera asumida por todos y para todos.

N.B.  Es cierto, tenemos buenas noticias, un pedrusco opaco, una Tasa Google, unos Fondos de Recuperación U. E. en almoneda, un estado alarmante, unas limitaciones de derechos y libertades manifiestas, una división de poderes en regresión (lo dice a gritos el propio CGPJ), etc., de forma, que, todo junto y a la vez, producen opacidad, incertidumbre, desesperanza y pérdida de prestigio y confianza fuera y dentro de España.

Si seguimos perdiendo prestigio internacional (incluso, entre nuestros propios socios y aliados de la U. E., la cosa no pinta bien, pues, la confianza en el funcionamiento de nuestro Estado de Derecho, de nuestras instituciones democráticas, y, de los principios básicos de cualquier democracia que funcione, como la seguridad jurídica, la igualdad, la no discriminación, la libertad, la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos y del resto de ellos), la recuperación política, social, económica y sanitaria solo será una entelequia en España.

En España, se quiera admitir o no, peligran la división de poderes, el estado de derecho, la libertad de expresión y otros derechos y libertades, estando nuestra democracia maltratada por un Gobierno de tintes colectivos, que intenta, una y otra vez, demoler la Constitución de 1978, además, sin que exista un control legal ni judicial independiente.

Se puede negar, pero realmente es así, de forma, que, si seguimos pegándonos tiros en los pies y girando todo sin control verdaderolas consecuencias serán nefastas para la gran mayoría de los ciudadanos españoles.

Córdoba, a 25 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Jueces embridados – ciudadanos desconfiados (sin división de poderes no existe estado de derecho)

En este tema vidrioso, podemos acudir al refranero popular tan rico y verdadero, cuando dice: El diablo solo tienta, a aquel con quien ya cuenta.

Durante muchos años los jueces han estado jugando a un juego peligroso y endiablado, formando asociaciones llenas de ideología y exigiendo puestos en el C.G.P.J. en razón de esas ideas, que componen ellos mismos, al señalarse como progresistas, conservadores, moderados de centro e incluso independientes (aunque, creía que todos lo eran).

Las consecuencias perversas de ese comportamiento ideológico están a la vista, sobre todo, cuando se dictan resoluciones, diciendo que proceden de un juez progresista o conservador para explicar su contenido, que exige apartarse de la ley y dirigiéndose a un terreno dominado por cualquier ideología excluyente, que se quiera reconocer o no, concita la desconfianza de los ciudadanos en la justicia. Ejemplos hay casi a diario, de forma, que en muchos casos ya se sabe por donde irá la resolución según el juez que lleva el caso, aunque siempre hay ingenuos que hablan de posibles recusaciones e incluso abstenciones.

Está muy claro, que cada uno puede vivir en el mundo de sus propios sueños, aunque está comprobado que dictar una resolución basada en interpretaciones ideológicas destruye la confianza en la justicia, que, aunque a veces no lo parezca, nace del poder soberano del pueblo.

Todo lo dicho viene, porque el Gobierno de España continúa empeñado en controlar el Poder Judicial, y, ayer miércoles, con al apoyo de PSOE y Podemos, la Mesa del Congreso ha aceptado tramitar por el procedimiento de urgencia la reforma para limitar las competencias al Consejo General del Poder Judicial mientras se encuentre en funciones, rechazando, además, solicitar informes de los jueces y la Comisión de Venecia sobre esa modificación. Así que, aprobada esa tramitación por la vía de urgencia, vamos camino de la ideología en la justicia, convalidada por el Congreso sin informes consultivos sobre la reforma de los jueces ni de la Comisión de Venecia.

Que el 17 de diciembre el CGPJ solicitara a la Cámara Baja emitir una opinión sobre la reforma, por afectar al núcleo esencial de las competencias, que la Constitución le atribuye expresamente en garantía de la independencia judicial, simplemente se ignora, y, lo peor es, que nadie hace nada dentro de sus competencias para evitar ese ataque sin precedentes a la división de poderes y a la independencia del poder judicial; de manera, que como decía al principio, “de aquellos polvos, estos lodos”, ya que, padecemos ahora las consecuencias nefastas de muchos errores garrafales, que pudiéndose evitar en su  momento, se consintieron y admitieron cuando hubo ocasión de realizar una propuesta contundente, que garantizara esa independencia.

Se dice, que los Vocales del Poder Judicial están indignados, porque este ataque a la justicia da miedo, pero la verdad es que no hacen nada eficaz para defender la independencia judicial, pues, si eso es lo que hay, podrían acudir a los tribunales españoles, a la Justicia Europea, a la Comisión de Venecia y a las instituciones de la U. E.

Por otro lado, es lo cierto, al margen de lo que lo que el CGPJ pueda hacer, la U. E (Europa) tendrá que decir algo, como hizo con Polonia, ya que, el derecho de la UE y la jurisprudencia de su Tribunal de Justicia exigen, que en toda iniciativa legislativa que afecte al poder judicial, se dé audiencia a todos los sectores implicados.

Esperemos, además, que esa iniciativa no afecte a la condicionalidad del estado de derecho, y, ningún estado miembro vete por esa causa los Fondos de Recuperación.

N. B.  La única verdad es, que, si hay jueces embridados, hay   ciudadanos desconfiados de la justicia, de manera, que sin división de poderes no existe estado de derecho.

El autoritarismo a la menor oportunidad limita las libertades, de forma, que si seguimos avanzando en esta carrera de despropósitos inconstitucionales acabaremos mal, ya que, en España, ahora mismo, nuestros derechos y libertades están en peligro, al no existir respeto a la Ley por los poderes públicos, ni libertad, ni justicia, ni igualdad, y, por si faltara algo, se quiere terminar con la división de poderes.

Córdoba, a 14 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.