Tag Archives: coronavirus

El difícil camino de la verdad (derecho a una información veraz -art. 20 C.E.-)

 

Desde el principio y al día de hoy, somos conscientes todos los españoles, que nunca el Gobierno nos ha facilitado información veraz sobre la epidemia del coronavirus, desde la fecha en que se produjo el primer contagio en España hasta los tests falsos o, si alguien lo prefiere, hasta la última mascarilla o el número de sanitarios contagiados en su puesto de trabajo por falta de medios de protección individuales y colectivos.

La pregunta por tanto solo puede ser: ¿qué sabemos sobre la epidemia del coronavirus los españoles por informaciones del Gobierno y cual de ellas es veraz?

La respuesta a las dos preguntas solo puede ser una y la misma: “nada”.

Al día de hoy oficialmente, los contagiados ascienden a la cifra de 182.816 y el número de fallecidos (con la última sorpresa del Sr. Torra) aumenta a 21.920, con un dato extremadamente preocupante, que es el número de sanitarios infectados en una cifra de 26.672, casi un 20% de los contagiados, aunque, sindicatos y asociaciones de sanitarios fijan en el doble el número de afectados, al no realizarse tests masivos a los profesionales por una evidente falta de material de prevención adecuado, por no hablar de las residencias de mayores, teniendo, además, en cuenta que España oficialmente es el país que más fallecidos tiene del mundo en proporción a sus habitantes, y, que, la curva de la pandemiaparece una entelequia, que, además, no se consigue doblegar desgraciadamente por ahora; así mismo, señalar, que la mortalidad, según unos registros civiles colapsados, es un 65% más alta de lo normal; por otro lado, en el mes pasado de marzo, el número de pensionistas se ha reducido en una cifra superior a más de 8.000 personas respecto a febrero de este mismo año -febrero núm. de 8.904.789 y marzo núm. de 8.896.412-, básicamente, por el descenso en las pensiones de jubilación y viudedad, datos que en abril desgraciadamente supondrán una bajada mayor;  por todas estas razones conviene, si es posible, acercarnos al camino de la verdad para que los españoles tengamos una información veraz sobre el coronavirus y el ¿por qué de su incidencia real y extremadamente grave en España?

Los españoles nos preguntamos, ¿cuando llegó la epidemia a nuestro País y como se ha expandido tan rápido hasta alcanzar el tremendo número de contagiados y fallecidos precitado?, aunque solo hablamos de datos oficiales, que todos sabemos mal informados, de escasa o nula credibilidad y apartados de la realidad (los contagiados reales desgraciadamente se desconocen por ahora, aunque su número se estima muy superior a los datos oficiales, y los fallecidos, desconocidos en su mayoría, triplican los números oficiales), de forma que examinemos algún hecho contrastado, que podría explicar o arrojar luz sobre la expansión de la enfermedad de manera incontrolada por toda España, buscando siempre el camino de la verdad:

La Audiencia Nacional (Sala de lo Social) en tres Autos, todos de fechas 6 de abril de 2020, núms. 18/20, 19/20 y 20/20, ha dejado en sus hechos como probado, que cuando menos el día 24/01/20 el Gobierno conocía perfectamente, que la epidemia del coronavirus se había propagado por España.

Partiendo de esta fecha cierta (verdad judicial), es lógico llegar a la conclusión razonable de que el Gobierno, cuando menos, unos 15 días antes de la fecha 24/01/20 conocía que la epidemia estaba extendida por España y, sorprendentemente, desde enero los españoles vemos recibiendo, incomprensiblemente, noticias oficiales del siguiente tenor:

* Se trata de una simple gripe.

* El coronavirus no es un problema en España.

* Lo tenemos todo controlado.

* Las mascarillas no son necesarias, incluso son contraproducentes.

* Los Centros hospitalarios están preparados.

* Existe un mando único, que lo controla todo.

* El Gobierno está realizando tests rápidos y masivos.

* Así, podríamos seguir hasta casi el infinito, etc. etc.

Al mismo tiempo, fuera de toda lógica, conociendo perfectamente lo que se sabía, se autorizaron por el Gobierno actos multitudinarios, como las manifestaciones del 8M en toda España o el acto de Vox, mientras los españoles recibíamos información manifiestamente falsa, en un bombardeo de noticias menospreciando la incidencia y los efectos de la epidemia, de forma que llegamos tarde y mal al control del coronavirus, propagándose la epidemia de forma descontrolada; ademáscon otras indeseables consecuencias, que todos conocemos: “Estado de Alarma que sobrepasa la Constitución, confinamiento nacional, limitación y suspensión de derechos y libertades fundamentales, paralización de la actividad económica, de todos los centros educativos, destrucción tremenda de empleo, aumento exponencial del paro, Congreso y Senado cerrados y falta de control al Gobierno, paralización casi completa de la función judicial con todo lo que conlleva, y, una falta absoluta de información veraz, que consagra nuestra Carta Magna en su art. 20.

Finalmente, con lo dicho, sobra cualquier comentario, de forma que es algo evidente, que el Gobierno “nunca” ha facilitado a los españoles información veraz, y, al día de hoy, nadie de los españoles de a pie sabemos, ¿qué ocurre con la epidemia del coronavirus?, ¿qué incidencia real tiene en España?, ¿cuántos son los contagiados?, ¿cuántos son los fallecidos? ¿si la curva del Ministro de Sanidad, Sr. Illa, se doblega o todo es una creación e información falaz? ¿cuánto tiempo durará el estado de alarma que elimina derechos y libertades y vulnera la Constitución? ¿alguna vez se facilitará por el Gobierno información veraz?, y, así, podríamos seguir preguntando inútilmente hasta el infinito, convencidos, de que los españoles no nos merecemos un Gobierno que miente siempre y una oposición que no cumple su deber con los españoles de controlar al gobierno, sumidos en la desesperanza, en el dolor por el número inasumible de españoles fallecidos y en la aceptación desgraciada del hecho indudable, de que si no nos mata el coronavirus vamos a morir de hambre.

N. B.  Lo dicho en este artículo vuelve a ser, sin duda, pura y simplemente la verdad, para vergüenza del Gobierno y de la oposición inane y de todos nosotros, todos implicados y todos sin distinción, ya que los españoles sin distinción están muriendo como si fueran simples chinches y, encima, desconocemos su número real, lo que conlleva, que una mayoría amplísima de  españoles sintamos, sin poder evitarlo, dolor, horror y vergüenza sin límites.

El camino de la verdad en España se presenta lejano e inaccesible, y, lo peor de todo, es que los españoles siguen muriendo, muchos en la oscuridad y apartados de sus familias, sin que nadie, al parecer, quiera poner fin a tanta iniquidad y comportamiento falsario, negligente y culpable.

Córdoba, a 16 de abril de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Cuarentena por coronavirus – Estado de Alarma (derecho de igualdad constitucional politizado).

 

La Constitución dice en su art. 14: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Así mismo, la visión general del principio de igualdad ante la ley y no discriminación se encuentra en las grandes declaraciones internacionales de derechos: La Declaración Universal de Derechos Humanos de 10 de diciembre de 1948 (artículos 1, 2 y 7); el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 19 de diciembre de 1966 (artículos 2.1º y 2º, 20.2, 26 y 27); el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 19 de diciembre de 1966 (artículos 2.2º y 3º); la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño de 20 de noviembre de 1959 (artículos 1 y 10); el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Públicas de 4 de octubre de 1950 (artículo 17), y la Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea proclamada solemnemente en Niza el 7 de diciembre de 2000 (artículos 20, 21 y 23).

Por otro lado, parece, que ha nacido un intérprete del derecho de igualdad constitucional de reconocido prestigio internacional, ya que el Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha declarado este viernes, en el caso del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que está justificado que no guarden el periodo de cuarentena establecida para todos los españoles. Simón ha dicho “urbi et orbi”, qué, aunque la recomendación de cuarentena es de carácter general, hay situaciones en las que, por múltiples razones, determinadas personas por su actividad laboral están excluidas de dicha norma general.

Los españoles hemos aprendido, sin más remedio, por las múltiples declaraciones mal formativas del Sr. Simón, que su politización ha ido aumentando progresivamente con la pandemia, de forma, que ahora, aunque se escude en la Dirección del Centro de Coordinación precitado es un “mandado” sin ningún pudor del Gobierno; y qué,  por cierto, dados todos los pufos que ha metido a los españoles debería, por vergüenza ajena, haber dimitido hace tiempo (recordemos, a título de ejemplo: es una simple gripe, no afectará a España, está todo controlado, etc. etc., no hay más que ver sus comparecencias desde el inicio de la pandemia).

Llama la atención en él, además, algo extraordinario, pues ya no solo se limita mal formar la información sobre el coronavirus y sus efectos perversos como un pretendido experto, sino qué transmutándose en jurisconsulto maravilloso, se convierte en intérprete de la Constitución y de su derecho fundamental de igualdad de todos los españoles, convalidando sin pudor una violación de la ley en favor de aquellos que deben ser siempre sus máximos garantes y que le mantienen en el cargo.

La gravedad de los hechos invita a que el epidemiólogo y/o politólogo abandone hasta su profesión por el bien de todos, ya que su conducta como experto consejero ha sido destructiva para España, siendo estas últimas declaraciones justificando al Presidente y a su Vicepresidente en su salto de la cuarentena, determinante final de su falta de adecuación al puesto que ocupa, probando con ello, que exclusivamente se mueve por criterios políticos partidistas y que causa con su conducta arribista un perjuicio gravísimo al control de la pandemia en detrimento de todos los españoles. Si el Presidente Sánchez y el Vicepresidente Iglesias se saltan la cuarentena dejando al resto de los españoles con el culo al aire y con cara de tontos de capirote por respetar sus propias normas generales, y, además, se les justifica atropelladamente por el mal llamado experto Sr. Simón, el coronavirus acabará con todos nosotros.

N.B. Está muy claro, que se ha roto derecho fundamental de los españoles consagrado en el art. 14 de la C. E., ya el salto de la cuarentena por coronavirus en el Estado de Alarma, protagonizado por el Presidente y su Vicepresidente, justificado, además, sin pudor por el Sr.  Simón, pone fin al principio de igualdad constitucional, iniciándose por ello, un camino peligroso hacia la arbitrariedad más absoluta.

Córdoba, a 20 de marzo de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

¿De quién son los hijos? (ahora está muy claro, son del coronavirus)

 

Una ministra del Gobierno ha declarado de forma indubitada que: “No podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres”.

Sin embargo, el coronavirus ha venido al menos a aclarar una cuestión discutida por muchos, así: “Todos los niños de España están al cuidado de sus padres y en sus casas sin salir ni al parque para jugar”.

Aunque, parezca una obviedad decirlo, todos los padres saben que sus hijos son responsabilidad suya. Todos los padres sin exclusión son plenamente conscientes de que cualquier cosa le ocurra a su hijo, así: si se pone enfermo, si necesita comer, si tiene que hacer los deberes, si hay que llevarlo al colegio, etc. es su problema; saben a ciencia cierta, qué si él o ella no lo hace, nadie más lo hará (dejando a salvo a los abuelos excluidos por él coronavirus). En España ya nadie duda de a quién pertenecen los hijos, tan es así, que no hace falta ni decirlo, y, todo gracias al coronavirus que ha venido a dejar claro y manifiesto el asunto, resolviéndolo definitivamente.

N.B. Sin duda, lo dicho exime de cualquier comentario presente o futuro, y, bien haría la Sr.ª. Ministra de tomar nota, haciendo autocrítica y modificando su radical comentario, que sin duda, debió ser consecuencia de una acalorada controversia política.

Córdoba, 15 de marzo de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

IX. Paro – Coronavirus – Recesión y colapso económico (las consecuencias en el empleo serán muy negativas)

 

La queja que circula por la población sobre la pandemia del coronavirus, se basa principalmente en la falta de información transparente y real, y, la tardanza de todas las administraciones públicas sin excepción en adoptar medidas eficaces en todos los frentes, así:

1.- Se ha dicho machaconamente, de forma irresponsable: Que el coronavirus es como una gripe, que tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo y que no hay que alarmarse.

Por lo visto, parece que el discurso oficial no se corresponde con la realidad y ha llevado a que la mayoría de los españoles hayan adoptado una conducta irresponsable, de forma, que el mensaje de serenidad y calma del Gobierno ha resultado equivocado y en la sociedad civil ha arraigado, se mire como se mire:

El miedo, la impotencia y una inquietud creciente.  

2.- Se ha ignorado que este virus, sin duda, es uno de los más peligrosos que se ha aparecido y se ha establecido en todo el mundo, de manera, que la epidemia aumentará de forma creciente e incontrolada si no se adoptan medidas muy severas.

3.- No se ha reconocido, que el sistema sanitario está a punto de colapsarse, si no cortamos entre todos el contagio.

4.- Se puede prever un freno importante de la actividad económica, de manera que se vislumbra una recesión de enorme magnitud.

Por otro lado, está muy claro, que todo este grave problema para la salud pública afectará al empleo y provocará un crecimiento exponencial del desempleo, que se cebará como siempre en los jóvenes, en las mujeres y en los mayores de 50 años, si no se adoptan también medidas urgentes y eficaces para poner freno al paro que sin duda nos golpeará.

Entiendo, que no podemos volver a una cifra de empleo inasumible socialmente como la que soportamos en la última crisis económica. Todos los sectores económicos están sin duda afectados por la pandemia del coronavirus, pero lo que no podemos hacer, sin olvidar por supuesto el problema sanitario, es permanecer en la inacción como el D. Tancredo del ya pasará. El impacto del paro en el sector servicios en general será tremendo, pero dentro de este amplísimo sector en España, el desempleo en la hostelería y sus servicios colaterales puede ser catastrófico, si no se toman por todos los poderes públicos medidas realmente eficaces y sumamente urgentes. Cuando hablo con los profesionales del sector, me hablan ya de cifras muy preocupantes, de manera que tenemos que parar entre todos la expansión del virus, controlarlo y restablecer la tranquilidad en la población española y en todos aquellos que quieran visitarnos. En este punto, no puedo olvidarme de Andalucía por su tasa de paro actual y por la importancia del sector servicios en la CC. AA., razón por la que con independencia de lo que haga el Gobierno Central, dentro de sus competencias, sin complejo alguno, el Gobierno Andaluz debe poner todos sus efectivos sin excluir ninguno adoptando medidas muy severas de control sanitario y medidas muy eficaces  (económicas y laborales) que impidan la destrucción de empleo y el aumento del paro que se prevé.

N.B.  La recesión y colapso económico y sanitario tendrán consecuencias, además, de en la salud, en el empleo y sin duda serán muy negativas. Aun estamos a tiempo de adoptar medidas entre todos (administraciones públicas y todos los ciudadanos en su nivel y sin exclusiones) para poner en marcha medidas eficaces, aunque, en principio, puedan parecer extremas o duras, pues no queda otra para cortar el contagio, dinamizar la economía y evitar un crecimiento inaceptable del paro.

Córdoba, a 12 de marzo de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

II. MENTIRAS: Coronavirus (los culpables son Trump y EE. UU.)

 

En China, quizás la dictadura más antigua, grande y terrible del mundo, se ha desencadenado, con  controles desconocidos, total opacidad y absoluta falta de transparencia, una tremenda y temible epidemia con el virus conocido como coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, y, que se ha expandido por el resto del mundo con consecuencias impredecibles y de todo tipo.

Es sumamente curioso, que siendo China “el adalid del mundo mundial del libre comercio y de la lucha contra el cambio climático”, se ha extendido por todo el mundo una cortina de comprensión y benevolencia con la situación, acompañada de un silente cómplice de todas las dictaduras del mundo (Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Rusia, etc., etc.), pero aun es más sorprendente la cortina traslúcida corrida por todo el mundo llamado occidental (UE, Canadá, Reino Unido, Australia, etc.) sobre la responsabilidad de China y sobre los tremendos efectos que la epidemia está teniendo ya en sus economías, sistemas sanitarios, sistemas educativos, etc., incluso, ya se siente, como algunos países, medios de comunicación y redes sociales empiezan a señalar como culpables a Trump y a EE. UU., porque claro algo habrán hecho.

Dicho lo expuesto, con absoluto respeto a todas las opiniones, entiendo que hay que realizar, sin ánimo de exhaustividad, algunas preguntas:

** ¿Qué habría ocurrido si la epidemia del coronavirus hubiera nacido en EE. UU. y se hubiera extendido como una plaga por todo el mundo?

** ¿Alguien conoce cuantos son los muertos y afectados realmente en China?

Según los datos publicados hoy por la Comisión Nacional de Sanidad del país asiático, la epidemia de coronavirus ha dejado ya 722 muertos entre los 34.456 contagios diagnosticados hasta la fecha en China. Aunque, dada la opacidad y falta de transparencia reinante en China, todos temen que el número de fallecidos y afectados es muy superior; solo a título de ejemplo, una persona tan prestigiosa y poco dada a escándalos como el Dr. Cavadas ha declarado que los datos facilitados por China son posiblemente falsos y que el número de afectados será previsiblemente muy superior.

** ¿Alguien puede decir, aunque solo sea aproximadamente, cuantos muertos hay ya, y, cuantos son los afectados por la pandemia en el resto del mundo?

** ¿Alguien sabe cuales serán los efectos de la epidemia en los servicios sanitarios de todo el mundo (personal sanitario y no sanitario, de infraestructura sociales y económicas, etc.)?

** ¿Alguien puede calcular cual será la consecuencia del coronavirus en la economía y en el PIB de todos los países del mundo mundial?

** ¿Se está informando con toda transparencia a los ciudadanos en todos los países del mundo de los efectos del virus y de todas sus consecuencias?

Resumiendo, es algo evidente, que sería beneficioso para todos los habitantes del mundo, que esas preguntas fueran respondidas por todos los países con transparencia absoluta, de forma, qué por una vez, los silencios cómplices y los secretos políticos inconfesables se hagan públicos en beneficio de todos, consiguiendo que la verdad prevalezca. Que conste, que no me hago ilusiones y que no soy un crédulo irredento, pero algún deseo increíble debe uno tener.

N.B. Es claro, que mentiras hay y que Trump y EE. UU, no son los únicos mentirosos, pues no hay más que mirar alrededor, solo en España las hay para aburrir. Mirándolo con optimismo, el coronavirus puede ser una oportunidad para sanear en todos los campos buscando la verdad y que la sociedad civil participe en dicho saneamiento sin exclusiones.

Córdoba, a 9 de febrero de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba, Inspector de Trabajo y S. S.