Tag Archives: desigualdad

II. Desigualdad y asimetría (recuperación convertida en disparidad)

La recuperación económica en España está siendo la de la desigualdad y la de la “asimetría, de forma, que solo unos pocos aparecen ubicados en la recuperación, mientras una mayoría de sectores y personas se están quedando atrás e, incluso, olvidados en las cifras opacas de la inactividad.

Dicho de otra forma, se está produciendo una recuperación dispar, que no está llegando a todos los españoles por igual, ya que, aquellas personas que estaban y están en posición de hegemonía en la crisis perciben que su situación económica mejora, pero los que están en la mitad y para abajo o en los sectores o territorios castigados directamente por la pandemia y la crisis, ven que su situación no mejora o empeora y muchas veces sin solución.

Se puede hablar de dos recuperaciones, una es positiva y en algunos sectores, mientras, que, en otra, dominan los efectos negativos. Esto conlleva, por ejemplo, que las corporaciones fuertes se recuperarán más rápido y fuerte que las empresas debilitadas y de menor tamaño, que los trabajadores muy cualificados y ubicados en sectores prevalentes superarán al resto de productores y que todo lo público aumentará sus gastos y sus empleos arrollando lo privado. Dicho de otra forma, se puede ver que se están recuperando, sin duda, algunos sectores del tejido productivo, como las empresas tecnológicas, en cambio ocurre lo contrario con la economía real, y, es un hecho cierto, además, que la disparidad que separa las dos “recuperaciones” aumenta, consolidándose una desigualdad real.

Ante la realidad de la desigualdad creciente, no queda más remedio, que buscar soluciones nuevas y quitar de en medio cualquier limitación o restricción potenciando el sector privado mediante medidas que igualen la diferencia. Los planes nacionales con aumentos constantes de gasto público están fracasando, razón por la que hay que incentivar al sector privado, para evitar una recuperación desigual y asimétrica, en la medida de lo posible, y, tratar de amortiguar o corregir la disparidad.

El paro en España es una manifestación clara de esta dura realidad de desigualdad existente. El desempleo es una masacre continua en algunos sectores, empresas y territorios, así,   más y más empresas de los sectores castigados como los servicios, especialmente, hostelería y auxiliares, se han ido y van a la quiebra, ocurriendo lo mismo, en otros sectores de la economía,  que están cayendo en la ruina y en la insolvencia, tales como, aerolíneas, energía, centros comerciales, oficinas, hostelería, etc., lo que supone una enorme desigualdad, que afecta  a nuestro tejido productivo y a la sociedad en general.

La disparidad se vislumbra en el asunto del desempleo, que puede servir de paradigma, se quiera ver o no, de una desigualdad creciente en sectores y territorios, con efectos claros en la distribución de los ingresos y en reparto de la riqueza.

Frente a la realidad, de que los ingresos laborales se han mantenido o mejorado en algunos sectores (los menos), en razón del sector o empresa en las que se prestan servicios, o si se trata de público o privado, existe otra realidad, donde una mayoría de los españoles están esperando una recuperación que no llega con la consiguiente desigualdad. No hay más que ver, la cifras de los ERTEs y su distribución territorial y sectorial, los números del desempleo y su distribución en todos los sentidos, el aumento exponencial de las personas inactivas en España y su crecimiento desigual en los distintos territorios y sectores.

En resumen, la desigualdad y la asimetría están aumentando en España día a día, y, la recuperación irregular va en aumento de manera injusta, dándose el caso, que cada vez, unos menos ganan más, aumentando, en cambio, la lista de perdedores, distribuyéndose la recuperación de la riqueza de forma irregular.

N.B.  La desigualdad en la recuperación en España es real y se proyecta claramente sobre el desempleo, con todos los efectos negativos que ello conlleva para la sociedad española, y, lo peor esque nadie adopta medidas estructurales profundas, aplicando, además, el Gobierno de la Nación una política regresiva cortoplacista de aumento del gasto público, imposible de mantener durante mucho tiempo dada la situación económica de las cuentas públicas.

Si seguimos como estamos, empantanados en una política de gasto improductivo, la situación de España está condenada al desastre social, de forma que, sin duda, el plazo de recuperación de nuestro tejido productivo seguirá sufriendo un pico de retroceso asimétrico, por lo que, sin duda, se alargará en el tiempo dominado por la desigualdad.

Córdoba, a 13 de septiembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Desigualdad – recuperación y desempleo (los menos, tienen más y los más menos)

La C. E. dice en su artículo 14, que los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

El mandato constitucional es claro y meridiano, es decir, no es posible romper la igualdad de los españoles, cualquiera, que sean las circunstancias o condiciones personales o sociales. Aquí no hay interpretaciones sino certezas: Todos iguales, sí o sí.

Ocurre, sin embargo, que la recuperación económica en España está siendo la de la desigualdad, de forma, que solo unos pocos aparecen bendecidos por la recuperación, mientras el resto de sectores y personas se están quedando atrás e, incluso, olvidados.

Dicho de otra forma, se está produciendo una recuperación a medias que no está llegando a todos los españoles por igual, ya que, aquellas personas que estaban y están en posición de hegemonía en la crisis perciben que su situación económica mejora, pero los que están en la mitad o en los sectores o territorios castigados directamente por la pandemia y la crisis, ven que su situación empeora y muchas veces sin solución.

Se puede hablar de dos recuperaciones, una es positiva en algunos sectores, como, por ejemplo, la bolsa, los activos de riesgo y los bienes raíces; mientras, que, en otra, como muchos trabajos en el sector de servicios corren el riesgo de desaparecer para siempre. Los primeros ya pueden decir que se están recuperando e incluso que se han recuperado completamente, sin embargo, el empleo no puede decir lo mismo en su dimensión total, ya que no para de aumentar. Dicho de otra forma, se puede ver que se están recuperando, sin duda, algunos sectores del tejido productivo, como los mercados financieros, en cambio ocurre lo contrario con la economía real, y, es un hecho cierto, además, que el abismo que separa las dos “recuperaciones” aumenta, consolidándose una desigualdad real.

En España se está viviendo esa desigualdad real, ya que, por ejemplo, las empresas tecnológicas, las cadenas de distribución de alimentos, las farmacéuticas y algunas otras conocidas se sitúan en la recuperación buena de nuestra economía, mientras sectores tradicionales de nuestro tejido productivo, cómo por ejemplo, la energía, construcción y todo el amplio sector de servicios aparecen colocados en la parte bajista de la recuperación y de la crisis, de manera, que la irregularidad en la recuperación resulta manifiesta.

Por otro lado, el paro en España es una manifestación clara de esta dura realidad de desigualdad existente, así, es verdad, que mucho empleo se ha mantenido y recuperado, según ha ido impactado la crisis y según se ha ido abriendo la economía, pero en sectores como restaurantes, hoteles, viajes, etc. continúa en declive, cuando más y más empresas de hostelería y servicios auxiliares se han ido a la quiebra, ocurriendo lo mismo, en otros sectores de la economía,  cayendo en la ruina y en la insolvencia, tales como, aerolíneas, energía, centros comerciales, oficinas, hostelería, etc., lo que está creando una enorme desigualdad, que afecta  a nuestro tejido productivo y a la sociedad en general. Se está produciendo en el asunto del desempleo, se quiera ver o no, una desigualdad creciente, que se manifiesta tanto en la distribución de los ingresos como de la riqueza.

Es un hecho cierto, que los salarios se han mantenido o mejorado en algunos sectores (los menos), en razón del sector o empresa en las que se prestan servicios, pero la mayoría de los españoles están esperando una recuperación que no llega con la consiguiente desigualdad. No hay más que ver, la cifras de los ERTEs y su distribución territorial y sectorial, los números del desempleo y su distribución en todos los sentidos, el aumento exponencial de las personas inactivas en España y su crecimiento desigual en los distintos territorios y sectores.

En resumen, la desigualdad está aumentando en España día a día y la recuperación irregular va en aumento de manera injusta, dándose el caso, que cada vez, unos menos tienen más y unos más tienen menos, distribuyéndose la recuperación de la riqueza de forma asimétrica e irregular.

N.B.  La desigualdad en la recuperación es real y afecta de forma directa en el desempleo, con todos los efectos negativo que ello conlleva para la sociedad española, y, lo peor es, que nadie adopta medidas estructurales profundas, que cuando menos, atenúen esas irregularidades.

El mandato constitucional se debe cumplir, ya que, no es admisible romper la igualdad de los españoles, cualquiera, que sean las circunstancias o condiciones personales o sociales; aquí no puede haber posiciones dudosas, ni interpretaciones sospechosas, sino certezas: “Todos iguales, sí o sí”.

Si no existe trabajo en común de todos y para todos, la situación de España está condenada al desastre social, de forma que, sin duda, el plazo de recuperación de nuestro mercado laboral sufrirá un pico de retroceso, por lo que, sin duda, se alargará, sine die, dominado por la desigualdad.

Córdoba, a 8 de septiembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

II. Desigualdad entre los españoles (es más bien verdad)

 

En diciembre de 2019 colgaba en la web un artículo con el título: “IGUALDAD DE TODOS LOS ESPAÑOLES (¿es verdad o mentira?)”, donde, entre otras cosas, señalaba:

<<Que la Constitución dice en su artículo 14, “que los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”; y, también, decía que lo que la Constitución recoge en su artículo 14 no deja lugar a dudas, pero que una cosa es lo que -consagra- nuestra Carta Magna y otra la realidad de lo que existe sin ningún pudor en España. Es lo cierto, que España es a día de hoy un país desigual y en proceso de destrucción desde su interior. La igualdad entre españoles simplemente no existe>>.

En el mismo sentido, hoy se puede afirmar, que la realidad económica de España (en casi todos sus parámetros básicos) confirma, sin ningún género de dudas, que estamos ante una España completamente desigual, así:

En materia de empleo, paro, riqueza, salarios, crecimiento, pensiones, sanidad, incluso, natalidad y envejecimiento las diferencias entre las distintas CC. AA. (entre españoles) es una desagradable realidad, pero lo más preocupante y significativo está en que el problema de los desequilibrios aumenta día a día.

Conviene por tanto examinar algunos (no todos) parámetros concluyentes:

* En materia de financiación, mientras Cataluña y País Vasco, se ven premiadas por su lealtad a España, las CC. AA., especialmente, las gobernadas por el PP y algunas otras, se ven castigadas económicamente por el Gobierno Central una y otra vez; la última está en la negativa del Gobierno Central (Ministra de Hacienda) a realizar la devolución del IVA, limitación que no afectará lógicamente a Cataluña ni al País Vasco.

*  En materia de crecimiento económico, unas comunidades autónomas están creciendo de forma continuada y acelerada y, en cambio, otras o no crecen o están estancadas. Por ejemplo, Madrid es sin la menor duda la máquina de crecimiento económico más potente de España, mientras Extremadura entre otras se estanca cada vez más.

*  Mirando al empleo, las diferencias no pueden ser mayores, ya que, por ejemplo, la Comunidad de Madrid, durante el año pasado, creó 138.900 empleos, de manera que si comparamos esta cifra con los 402.300 empleos que se crearon en España el pasado año, las desigualdades necesariamente  saltan a la vista sin ningún esfuerzo.

Por otro lado, el crecimiento interanual de empleo en el cuarto trimestre de 2019, que fue de 402.300 empleos, más de la mitad, el 52,3%, se debe a las comunidades y ciudades autónomas donde no gobierna el partido del Gobierno Central y si el centro-derecha (Andalucía, Castilla y León, Galicia, Comunidad de Madrid, Murcia, Ceuta y Melilla).

*  Si pasamos al paro, las desigualdades son tremendas, así, Andalucía y Extremadura están por encima de la media de España, y mucho más, si miramos el paro de mujeres y jóvenes.

Curiosamente, según la EPA, el paro descendió en 22.500 parados en tasa intertrimestral, mientras que en las CC. AA. donde el gobierno tiene orientación de centro-derecha el paro disminuyó en 27.400 personas.

2019.T4. EPA. (miles)

Ocupados                                                    19.966,9

Tasa de paro                                                     13,78

Parados                                                          3.191,9

Tasa de actividad                                        58,74 0,13

Centrándome solo en Córdoba, señalar que sigue estando a la cabeza de España en la tasa de paro, solo precedida por Ceuta, Melilla, Cádiz y Badajoz).

El paro sube en Córdoba en el último año y su tasa es la segunda más alta de Andalucía: La provincia ha cerrado 2019 con un aumento del paro en 6.300 personas respecto al año anterior, registrando 87.900 desempleados y una tasa del 23,70%, la segunda más alta de Andalucía. La EPA sigue reflejando las dificultades que tienen las mujeres para acceder a un puesto de trabajo. De las personas empleadas, 122.200 son mujeres, lo que supone solo el 43,2% del total, mientras que 160.600 son hombres. 

* Si hablamos de pensiones, las desigualdades en su cifra económica, vuelven a ser significativas, ya que Andalucía y Extremadura, por ejemplo, están muy debajo de las pensiones que se perciben en el País Vasco o Madrid.

* Si hablamos de salarios, señalar, que el salario medio en España, en 12 pagas, ronda los 1.850 euros, en cambio, CC. AA. como Andalucía y Extremadura se sitúan en su salario medio sobre los 1. 500 a 1.600 euros. Quede claro que hablamos de salarios medios de España, ya que, si comparamos directamente con Madrid, País Vasco y Cataluña se verá que están muy arriba del salario medio de España.

Finalmente, las desigualdades recogidas ponen de relieve las diferencias entre las distintas comunidades autónomas en España, de forma que existen ya desigualdades importantes entre las CC. AA, pero lo peor es que esas diferencias por muchos motivos van a más día a día.

N.B. Como decía en el primer artículo, es lo cierto, que España es a día de hoy un país desigual y, a mayor inri, en proceso de destrucción desde su interior. La igualdad entre españoles simplemente no existe y lo más preocupante es que está aumentando inexorablemente la desigualdad entre ellos día tras día sin dique alguno. El Gobierno Central y todos los demás deben modificar de raíz las políticas aplicadas, ya que si seguimos el camino de la desigualdad vamos derechos al abismo de una destrucción muy complicada y segura.

Córdoba, a 10 de febrero de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

Desigualdad en España y Alemania (están mejor, pero la desigualdad es un problema general de Europa)

En España  (según datos del CIS de febrero) la brecha de la desigualdad seguía creciendo, ya que la desigualdad de la sociedad española, además, de ser evidente, aumenta, y, que según el CIS hay 4.697.467,2 de personas (relación EPA 4 T) que no tienen ningún ingreso neto, exactamente un 20,4%.

= Las empresas que componen el principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, obtuvieron en 2014 un beneficio neto conjunto que superó los 32.069 millones de euros, un 41,4% más que un año antes.

=  Una cifra superior a 18.500.000 de trabajadores no superan los 1.000 euros mensuales,  o lo que es lo mismo, 14.000 euros anuales antes de pagar impuestos incluyendo dos pagas extraordinarias, y, además, la bajada de los salarios en el sector privado se ha situado en el 20%. Las cifras citadas,  incluidas las del CIS, ponen de manifiesto, que algo no funciona bien en la recuperación económica y en la salida de la crisis en España. Es cierto que se está creando empleo, pero, mientras unos (como las empresas del Ibex 35) obtienen unos beneficios extraordinarios, la gran mayoría de los españoles bajan su calidad de vida día a día. En resumen, la desigualdad crece al parecer sin control efectivo, de manera que, algo no funciona como debería.

** En España existen muchos problemas de todo tipo, estructurales y coyunturales, pero desde una perspectiva por importancia y dimensiones señalaría que los “desequilibrios dominantes”, que sin duda tienen naturaleza estructural, son unos de los más preocupantes, cualquiera que sea el prisma desde el que se examine la situación.

Si no se resuelven los desequilibrios, la aparición de soluciones políticas “aventureras” con poder será en poco tiempo una realidad y que Dios nos coja confesados, porque, me da la impresión de que cada vez son más los cabreados, indignados y que siente que no tienen nada que perder.

**   Por otro lado, según el FMI en 2020 habrá todavía más de un 20% de paro en España, y, además, respecto al reparto de la bonanza, un 54% de los ciudadanos cree que ha descendido de clase social durante la crisis.

Según el FMI en el reparto de la recuperación, los plazos son muy  elásticos. No sólo porque España sea el país de la OCDE en el que la desigualdad ha crecido de forma más rápida en el periodo 2007-2014, sino porque en el 2020,  todavía habrá una tasa de desempleo superior al 20% de la población activa. Más aún: el único grupo de parados que crece de forma constante, es el de desempleados de larga duración: en 2014, el número de personas que dejó su empleo hace tres años o más era de 1,4 millones.

A ello hay que unir, según el FMI, las condiciones en las que sobreviven amplias capas de asalariados: nueve de cada 10 contratos firmados el año pasado fueron temporales y un tercio de ellos, además, a tiempo parcial. Por otro lado, el poder adquisitivo de los salarios ha retrocedido varias décadas y más de dos millones de activos son considerados “trabajadores pobres”.

**   En Europa tampoco están para tirar cohetes, así en Alemania hay cerca de 7,5 millones de personas con ‘minijobs’. Un porcentaje creciente de la población queda por debajo del umbral de pobreza, y es significativo, el número cada vez mayor de trabajadores —dos millones el año pasado, un 13% más que en 2011— que para llegar a fin de mes necesitan dos o incluso más empleos.

Es cierto que en Alemania están en niveles récord del número de ocupados, pero también que cada vez se encuentra más gente que entra en la categoría de ‘trabajadores pobres’. En los últimos 15 años no solo han caído los ingresos disponibles de las familias. El reparto de la riqueza también se ha hecho más desigual. “La desigualdad es el gran reto al que se enfrenta Alemania en los próximos años”.

Alemania se ha acercado en los últimos años a los países industrializados más desiguales en el reparto de los ingresos, pero en lo que sí es campeona la locomotora europea es en la disparidad de la riqueza que acumulan sus ciudadanos más ricos y más pobres.

Paritätischen Wohlfahrtsverband publicó un informe en el que calculaba que el 15,5% de la población —unas 12,5 millones de personas— viven por debajo del umbral de la pobreza.

Se admite que estas cifras pueden ser equívocas, porque se incluyen también a estudiantes o a personas que, por las circunstancias que sean, caen momentáneamente por debajo de esa frontera del bienestar. Pero incluso deshaciéndose de estos grupos de población, las estadísticas muestran que un 10% de los alemanes dependen de la asistencia social para llevar una vida digna.

**    PARO REGISTRADO EN ESPAÑA. (Datos paro, abril 2015).

-Número de desempleados registrados:  4.333.016 personas.

-Número de parados EPA: 5.444,6.

-Diferencia: 1.111.600 parados.

-Beneficiarios desempleo: 2.318.581  menos  4.333.016  = 2.014.435  más  1.111.600  = 3.126.035 de personas sin prestaciones de desempleo.

** Según los datos del CIS hay 4.697.467,2 de personas (relación EPA 4 T) que no tienen ningún ingreso neto, exactamente un 20,4%, solo hablo de activos.

Hay 3.126.035 de personas sin prestaciones de desempleo, según los datos de la EPA y los datos del Paro Registrado.

Conclusión: Total – en España hay – : Casi 4. 700. 000 personas activas, sin ningún ingreso o tipo de prestación.

(N.B. La desigualdad de la sociedad española resulta evidente y, además, aumenta, como hemos señalado, reiterando que solo hablamos de  activos (EPA) y que, además, dejo fuera a los situados en el cuadrante de los muy millonarios, aunque como se ha señalado en Europa no estamos solos en esa tendencia).

Córdoba, 11 de mayo de 2015.

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA.-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Desigualdad que aumenta: los costes laborales bajan y las empresas del Ibex 35 crecen en su beneficio neto en un 41,4% (algo no funciona como debería)

El otro día decía que, conocidos los últimos datos del CIS, la brecha de la desigualdad seguía creciendo, y, destacaba: Que la desigualdad de la sociedad española, además, de ser evidente, aumenta, ya que frente a una cifra de personas (50,6%) que no pasan de 900 euros netos/mes, hay un 2,2% de personas que superan  los 2.401 euros de ingresos netos mensuales según los datos del CIS de febrero y, que según el CIS hay 4.697.467,2 de personas (relación EPA 4 T) que no tienen ningún ingreso neto, exactamente un 20,4%.

= Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL). INE. Cuarto Trimestre de 2014. (17 de marzo de 2015).

**  Coste laboral según sus componentes.

El coste laboral por trabajador y mes alcanza los 2.638,80 euros en el cuarto trimestre de 2014, lo que supone un descenso del 0,5% respecto al mismo periodo del año anterior.

Del coste total por trabajador y mes en el que incurre un empleador por la utilización del factor trabajo, 1.991,84 euros corresponden a salarios y 584,52 euros a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social. El resto corresponde a indemnizaciones, prestaciones sociales….

El coste salarial, que comprende salario base, complementos salariales, pagos por horas extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos atrasados, medidos en términos brutos, disminuye un 0,2% en tasa anual, pasando de 1.995,68 a 1.991,84 euros por trabajador y mes. Si se excluye el factor variable de los salarios (pagos extraordinarios y atrasados), que decrece un 1,3%, se obtiene el coste salarial ordinario, que aumenta un 0,1%.

Los otros costes (costes no salariales) bajan un 1,5%. Su principal componente, las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social, crece un 1,8%, mientras que las percepciones no salariales bajan un 18,3% debido al descenso de las indemnizaciones por despido y de las otras percepciones no salariales (indemnizaciones por fin de contrato, pagos compensatorios, pequeño utillaje, ropa de trabajo, selección de personal, etc.).

El coste laboral por hora baja un 1,2%. Este descenso, superior al del coste por trabajador, se debe a un aumento en el número de horas efectivas de trabajo. Si se elimina este efecto y la estacionalidad, el decrecimiento estimado del coste hora es del 0,2%.

**  Resumen.

Coste laboral por trabajador                                       Otros costes (coste no salarial)

Euros                                     Tasa 1                              Euros                               Tasa 1

Coste laboral total 2.638,80 -0,5                                  Total (otros costes) 646,96         -1,5

Coste salarial 1.991,84           -0,2                           Cotizaciones obligatorias 584,52 1,8

Otros costes 646,96               -1,5                         Percepciones no salariales 77,87 -18,3

———————————————                                     Subv. y bonific.  215,42 18,3

Coste salarial                                                                    Coste por hora

Euros                                           Tasa (1)                         Euros                            Tasa (1)

Coste salarial total 1.991,84        -0,2                  Coste por hora efectiva 20,34     -1,2

Coste salarial ordinario 1.628,75 0,1                 Coste por hora pagada 17,64       -0,2

(1) Mismo trimestre del año anterior            (2) Las subvenciones se sustraen de los otros costes

= Las empresas que componen el principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, obtuvieron en 2014 un beneficio neto conjunto que superó los 32.069 millones de euros, un 41,4% más que un año antes.

=  Conclusión: En los últimos años, una cifra superior a 18.500.000 de trabajadores no superan los 1.000 euros mensuales,  o lo que es lo mismo, 14.000 euros anuales antes de pagar impuestos incluyendo dos pagas extraordinarias, y, además, la bajada de los salarios en el sector privado se ha situado en el 20%. Las cifras citadas,  incluidas las del CIS, ponen de manifiesto, que algo no funciona bien en la recuperación económica y en la salida de la crisis en España. Es cierto que se está creando empleo (aunque su calidad se caracteriza por la precariedad), que la macroeconomía presenta signos positivos y que el Gobierno saca pecho a la menor oportunidad, pero, mientras unos (como las empresas del Ibex 35) obtienen unos beneficios extraordinarios, la gran mayoría de los españoles bajan su calidad de vida día a día. En resumen, la desigualdad crece al parecer sin control efectivo, de manera que, algo no funciona como debería. Algo no cuadra, ni resiste la prueba del nueve.

Córdoba, 19 de marzo de 2015

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de trabajo y S. S.