Tag Archives: deuda

Desempleo – Deuda – Déficit (capacidad productiva desequilibrada- medidas concretas e información veraz)

El FMI publicita augurios funestos para nuestra economía con una contracción, que llegará al 13% del PIB este año. Es decir, que estamos en una situación muy complicada y de difícil salida, con desequilibrios a nivel de deuda, déficit o desempleo, que se harán permanentes y se enquistarán creciendo niveles aún desconocidos, sin olvidar aquí, el deterioro permanente de nuestra capacidad productiva, que casi paralizada en sus sectores más importantes del País, sigue en estado latente sin conseguir despegar, además, con enormes desequilibrios territoriales.

La deuda en relación al PIB, según el Banco de España, llegará al 122%, mientras que el déficit superará el 10%, razón por la que España tendrá poca o ninguna capacidad para actuar. Solo un dato, en operaciones realizadas entre marzo y mayo, España ha colocado, en los programas PSPP y PEPP del Banco Central Europeo, un total de 31.746 millones de euros.

Todos los organismos públicos, nacionales y extranjeros, están de acuerdo, aunque, en mi opinión las cifras que manejan son muy prudentes, quizás porque quieren insuflar confianza.

En cuanto al empleo, el FMI prevé que la economía española alcance un nivel de desempleo, que podría llegar a situarse por encima del 20%. Esos cálculos del FMI son muy conservadores para España, ya que, si no fijamos en Andalucía la tasa de paro se disparará por encima del 40% de la población activa y con una duración de varios años.

Por otro lado, no debemos olvidar, que hemos estado confinados y con la economía prácticamente parada y, que desgraciadamente, ahora no existe la marcha atrás, de manera que tenemos que seguir adelante sin remedio, o todos, si no morimos del coronavirus, moriremos de hambre. No es posible un nuevo parón y no queda otra que seguir adelante. Tampoco, debemos olvidar, que hay que evitar, si o si, los rebrotes de la Covid-19, que está asomando de nuevo su cara oscura y peligrosa por toda España. Esa realidad obliga a que el Gobierno (con todos los gobiernos CC. AA., Ayuntamientos, Diputaciones, etc. etc.) debe controlar todas las fronteras (terrestres, marítimas y aéreas), sin olvidar cualquier otro posible foco de rebrote; a la vez, que la sociedad civil sin exclusiones debe cumplir todas las medidas preventivas a rajatabla.  Si no cumplimos todos, si no se hace así, pronto, estaremos todos en situación límite y, además, arruinados sin posibilidad de recuperación.

Sin duda, que todo lo dicho debería ser nuestra máxima preocupación, pues, querer hablar de desescaladas y de recuperación suena a palabras vacías y hueras, si a la vez, no contemplamos las realidades de la deuda, del déficit, del empleo, así como, de las empresas y de cómo reiniciar nuestra capacidad productiva, eliminando, a la vez, cualquier desequilibrio económico y/o territorial.

Si no lo hacemos así,

¿cómo se pagarán las pensiones y toda la asistencia social necesaria en el futuro?

¿alguien cree de verdad, que Europa nos socorrerá sin límites de tiempo y dinero y sin durísimas condiciones?

En resumen, que, el FMI, el BCE, la U.E., el Banco de España y el Gobierno, junto con todos los partidos políticos, nos digan claramente a los españoles, ¿qué medidas se van a adoptar y a que costo?

Entiendo, que, por ahora, seguimos como siempre, sin una información veraz en todos los sentidos (político, sanitario, económico, etc.), ya que, es evidente, que, sin una información completa, inmediata, permanente y real, la sociedad civil estará siempre indefensa y sin capacidad de reacción.

N.B.   Si no adoptamos soluciones adecuadas y eficaces para las situaciones de desempleo – deuda – déficit – reinicio de nuestra capacidad productiva, con medidas estructurales concretas, rompiendo todos los desequilibrios (económicos y territoriales) con base en información veraz inmediata, completa y permanente, vamos directos al abismo económico y social.

Córdoba, a 28 de junio de 2020

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Desconfinamiento ya – Virus económico (empresas quebradas, paro, deuda y déficit)

 

Ha llegado el momento de levantar el confinamiento y devolver a los españoles sus derechos y libertades (entiendo, que es innecesario para ello, por sabido por todos, citar el art. 116 de la C. E., ni el art. 55, 1. de la misma), pues el estado de alarma no puede seguir limitando  a los españoles sus derechos fundamentales consagrados en la Constitución, de forma que reclamo, que se nos devuelvan los derechos a la libertad en todas sus manifestaciones (el derecho a una información veraz, el derecho a la libre empresa, el derecho al trabajo y, en resumen todos los derechos constitucionales establecidos en el Título I de nuestra Carta Magna), habiendo llegado el momento -de que si el Gobierno no nos devuelve ya nuestros derechos-, de acudir al art. 53 de la Constitución, y, debiendo toda la sociedad civil en bloque acudir  a los Tribunales ordinarios (por un procedimiento basado en los principios de preferencia y sumariedad) y, en su caso, a través del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

La recesión, según el Banco de España, llevará a una caída del 13,4% del PIB español y nos daremos un golpe económico devastador, además, bajo un silencio atronador por parte del Gobierno. Es una realidad, que la gran recesión se ha apoderado de España, miles de empresas están ya quebradas y/o paralizadas, el paro puede superar la tasa del 23%, la deuda será insostenible y tendremos un déficit incalculable, de manera que, si no reaccionamos con fuerza, no podremos iniciar la recuperación como está ocurriendo ya en otros países de la UE.

En esta situación, resulta sorprendente, que el Gobierno se resista a ofrecer cifras y previsiones sobre la situación económica, cuando existe un recuento oficial permanente de infectados y muertos, lo que contrasta con el absoluto silencio oficial que existe en torno a la recesión. El Gobierno, como en casi todo, está grogui, paralizado e inane, y, su máxima responsable, la Vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño permanece en la mudez y se niega a realizar estimaciones sobre el desplome de nuestra economía y a plantear planes de recuperación.

Hay que empezar, a planificar y reiniciar nuestra economía con transparencia plena y con la participación de todos, de manera que el Gobierno no puede seguir sonámbulo en la inacción permanente, hace falta diálogo permanente con todos y para todo, sobre todo con aquellos que saben. No podemos seguir, en manos de un mando único filosófico aparcado en el desconocimiento económico y atrancado en la inoperancia de su propia incapacidad.

Es una realidad, que en España sufrimos un confinamiento demasiado estricto y de una duración peligrosísima. El país ha estado y sigue, prácticamente, parado, de forma, que aproximadamente, el 80% de las empresas ha visto reducida su actividad, una mitad ha decidido paralizar sus planes en todos los sentidos y muchas han optado por cerrar, simplemente, están quebradas.

Por lo dicho, veamos algunos puntos, que nos darán información sobre nuestra realidad económica, así:

Déficit.

España cerró 2019 con un déficit público del 2,8% del PIB. La agencia estadística europea, Eurostat, en su informe ha señalado, que el diferencial entre ingresos y gastos fue negativo en 35.195 millones de euros, de forma, que esta cifra de déficit supone unos 2.300 millones más de lo que había anunciado el gobierno. Por otro lado, el tamaño del Estado entre 2018 y 2019 ha vuelto a producir un aumento progresivo del peso mismo, que en 2019 alcanzó el 41,9% del PIB, calculándose. que el déficit llegará al 12% del PIB en 2020.

Deuda.

La deuda, en cifras absolutas, ha registrado un aumento hasta los 1.188.862 millones de euros con los que cerró 2019, de manera, que el peso de la deuda con respecto al PIB supone, realmente, se quiera ver o no, el 100% del PIB, puesto que existen conceptos que no se computan en su cálculo oficial.

Por otro lado, la deuda pública, por su parte, se situará, como mínimo, en el 120% del PIB en los próximos años, lo que supondrá unos 300.000 millones de euros adicionales, por la sencilla razón, además, de que el Gobierno no podrá acudir a nuevas subidas de impuestos, salvo, que se quiera suicidar y destruir el sistema económico en España.

Paro.

Es un hecho cierto, que el tremendo descenso de la actividad económica tendrá consecuencias perversas y cuantiosas sobre el mercado de trabajo, de forma, que la tasa de paro podría llegará al 23% a cierre de 2020, y, lo que venga años después es algo ignoto.

Además, no se debe olvidar, que partimos de una realidad durísima, así: EPA 4T – 2019 – Habitantes:  47.100.396 – — Hombres:23.089.390 – Mujeres: 24.011.006 – Tasa de paro: 13,78% – Tasa de actividad: 58,74% – Ocupados: 19.066.9. miles – y – Parados: 3.191.9. miles -.

Por todo ello, la crisis económica en el empleo tendrá unas consecuencias desastrosas, si no iniciamos un desconfinamiento rápido, flexible y continuo. El confinamiento hay que levantarlo ya por zonas y sectores, paulatinamente, ya que la prolongación de restricciones tan duras supondrá la quiebra del País.

N.B.  El confinamiento en España debe terminar ya y ahora, pues nuestros derechos y libertades básicas así lo exigen, a la vez, que nuestra economía no podemos dejarla morir, razón por la que hay que iniciar la recuperación de nuestro tejido productivo, empezando por los sectores más esenciales para nuestra economía y por zonas, con la finalidad, además, de crear empleo cuanto antes y frenar el paro antes de que nos ahogue.

Por cierto, es una realidad, qué sin la participación de todos y sin transparencia e información veraz, como consagra el art. 20 de nuestra Constitución, nada será posible ni deseable.

Córdoba, a 23 de abril de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

PROBLEMAS REALES Y OFERTAS CONCRETAS (algunas respuestas a muchas preguntas formuladas)

Después de mis últimos artículos he recibido preguntas de todo tipo, pero sobre todo me envían, repetidamente, un solo mensaje, que se puede resumir, así: Vale estamos mal o peor, pero ¿Cuáles son los problemas y/o asuntos principales que tenemos y que hay que hacer?, o dicho de otra forma, ¿qué hacemos?

Entiendo que los mensajes recibidos están llenos de razón, así que, con independencia de las muchas opiniones que cabrían, se señalan una serie de asuntos esenciales y de ofertas concretas, sin pretender estar en la verdad, pero si en el mundo de las ofertas comprometidas y de las medidas concretas, de forma que veamos:

** Deuda Publica. Es una realidad insostenible, que el gasto público descontrolado no se puede seguir manteniendo, pues la deuda publica está fuera de la realidad económica y social de España. No se puede mantener un gasto basado en aumentar la hipoteca del país, sea por los motivos sean, por qué, ¿qué pasará si aumenta el tipo de interés -que aumentará, sin duda- y se produce una recesión, aunque sea ralentizada y a cámara lenta?

Si seguimos así, la explosión está más que garantizada, por lo que no queda más solución que controlar y reducir el gasto público, devolviendo a la sociedad civil la iniciativa económica y premiando a los ahorradores. Hay que acabar, si o si, con los que tiran con pólvora ajena, por el único camino posible y eficaz, es decir, quitándoles el dinero que no controlan y se gastan en una orgía de despropósitos, fijando a la vez prioridades debidamente valoradas, controladas y cumplidas. En definitiva, no se puede gastar más de lo que se tiene.

** Seguridad Social. Todos admiten que el sistema de Seguridad Social está más que en situación de quiebra. Son hechos reales e indiscutibles: Que la edad de la población aumenta a un ritmo creciente; que el número de cotizantes decrece tanto en su número como en la cantidad de sus cotizaciones; y, en definitiva, que el sistema es deficitario se mire como se mire.

Hay muchas soluciones posibles, pero todas las reales pasan por adecuar el coste del sistema a las posibilidades económicas y sociales de España, lo que significa que con lo que hay (cotizaciones e impuestos, tanto unas como otros conocidos), solo cabe una solución, redistribuirlo todo y cuadrarlo en la solución menos penosa para todos, pero que quede claro, que los sacrificios son inevitables para todos, aunque, admitiendo ese hecho, se deben fijar prioridades, resguardando siempre el principio de igualdad real entre los españoles, sin ninguna excusa ni razón. Finalmente, decir, que el recurso de acudir a la deuda se ha terminado, si queremos que el sistema tenga futuro y que superviva manteniendo un nivel digno para todos.

** Paro. España viene manteniendo un nivel de desempleo muy difícil de aguantar. Es especialmente preocupante, el desempleo entre los más jóvenes y entre los mayores de cincuenta años, existiendo, además, unas diferencias inadmisibles entre comunidades autónomas, por no hablar entre mujeres y hombres.

En la última EPA se vislumbra, como a través de un agujero negro, que la tasa de paro en el futuro aumentará, de manera que hay que adoptar medidas para crear o aumentar el empleo, controlando su crecimiento,, y, desde cualquier punto de vista, solo cabe una solución racional: Controlar la creación de empleo público, aumentar y primar el ahorro privado, dejando que el flujo de la economía se oriente hacia la riqueza, esquilmada hasta le fecha, de la sociedad civil.

** Organización territorial del Estado. Tenemos una Constitución, que hicimos y aprobamos entre todos con grandes renuncias en aras de la concordia y del consenso, de manera que se alguien quiere cambiarla, quien quiera que sea, ya sabe como se hace, no hay más que seguir lo que nuestra Constitución dice al respecto. Que conste que no fue fácil hacerla, ya que todos cedimos, llegamos a un acuerdo y decidimos olvidar lo anterior completamente y empezar de nuevo: Todos iguales dentro de una España unida y diversa.

Todos estos años pasados han demostrado, que hay caminos equivocados, no todo se arregla abriendo la mano ante las presiones y dando dinero y más dinero, y, cediendo competencia en una orgía sin fin y siempre desigual para los españoles. Si se rompe la unidad y la igualdad no vamos a ningún sitio. Un andaluz, por ejemplo, no es ni puede ser menos ni más, que cualquier otro español, y, debe quedar claro que aquí no caben discusiones, ni pactos ni componendas de cualquier tipo que sean.

He fijado cuatro puntos y/o asuntos que me parecen de importancia y he dejado caer algunas soluciones y ofertas, de manera que, como estamos en período electoral, pido a cualquier partido que solicite el voto de los españoles, que fije sus propuestas sobre asuntos esenciales de España y concrete sus soluciones para que todos los españoles sepamos a donde nos quiere llevar y que se nos pide a cambio.

N.B.    Espero haber contestado a algunas de las preguntas que se me han hecho, aunque con seguridad habrá muchas opiniones contrarias, pero lo verdaderamente importante es marcar un buen rumbo y pensar siempre en los españoles (en todos sin exclusión y sin ninguna desigualdad)

Córdoba, a 29 de octubre de 2019

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

Deuda Pública (1º. T.) y salarios (II) (todos contentos con las elecciones y sus resultados, pero dentro del sistema con subvenciones para todos irrenunciables)

**   La deuda del conjunto de las administraciones públicas (1º. T.), según el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) y activos financieros frente a Administraciones Públicas, se coloca en 1 046 192 –  billones de euros, lo que supone 12.344 millones de euros más que en el último trimestre del año anterior, con lo que ya está en el  98% del PIB (Banco de España).

En términos interanuales, la deuda pública aumentó, en el primer trimestre, un 5,05%, mientras que en relación con el trimestre anterior, supuso un avance del 1,19%.

Del total de la deuda pública en manos de las administraciones públicas: A la Administración Central le corresponde el 86,7% (907.218 millones de euros), a las CC. AA. el 22,9% de la deuda total (240.411 millones) y a las corporaciones locales el 3,66% (38.302 millones). La Seguridad Social tiene el 1,6% de la deuda (17.190 millones).

** Como decíamos ayer, lo que no podemos hacer, de ninguna manera, es otra reforma laboral del mismo contenido que la anterior y que salarios ya muy bajos disminuyan más. El límite está fijado muy alto, de forma, que resulta evidente,  que el FMI y el Banco de España se equivocan, salvo en la reducción del gasto público y en la reducción del déficit. Llevar a cabo la propuesta del FMI de subir el IVA, abaratar el despido y copago sanitario o la misma del Banco de España que reclama otra reforma laboral, recortes de gasto y subidas en el IVA e impuestos especiales, me parece, además, de injusta para la gran mayoría de los españoles, un disparate social y económico.

Los españoles ya no pueden más y su nivel de indignación se ha puesto de manifiesto en las dos últimas elecciones celebradas, pero que nadie crea, que la cólera generalizada de la población española ha llegado a término, aún falta la traca final, esa que se llevará por delante a todos los partidos enraizados en cúpulas inaccesibles al desaliento, que funcionan de manera unipersonal del ordeno y mando, y, que parece que no se enteran de nada.

**  Según el último Barómetro del CIS en España hay 4.556.980,6 personas que no tienen ningún ingreso,  concretamente el 19,9 por ciento de los activos  22.899.400.

Por otro lado, el paro registrado según el Ministerio de Empleo se sitúa en 4.215.031 personas y según la última EPA (1T)  señalaba que 5.444.600 trabajadores declaraban estar desempleados.

Finalmente, señalar que cada español debe por la deuda pública más de 22.400 euros, habiendo crecido la deuda durante el gobierno de Mariano Rajoy en más de 300.000 millones, una media de más de 250 millones de euros al día y como decíamos, al inicio, la deuda ha aumentado, solo, en el  último trimestre en 12.344 millones de euros.

N.B. Con una situación como la descrita, a quien se le ocurre, en sus cabales, pedir más recortes, más impuestos, más copagos, más reformas laborales, etc. Cuando lo que hay que hacer es reducir drásticamente la deuda, el gasto público y meter en vereda, de verdad, el déficit público.

Aunque esto que señalamos, solo es en plano económico, pues existe un vacío moral y de principios en la élite gobernante, que resulta imposible comprender que no se den cuenta, que la sociedad española ha llegado al límite de su capacidad de aguante. Las últimas elecciones y sus resultados han puesto de manifiesto algo determinante (se quiera aceptar o no), de manera que lo cambiamos todo hacia un sistema más justo en todos los sentidos o vamos al desastre (sistema electoral, partidos y su financiación, corrupción, subvenciones públicas inaceptables, gastos incontrolados e inservibles a la sociedad, sistema impositivo que ha destruido a la clase media y la ha empobrecido, privilegios políticos como aforamientos generalizados, etc.).

Córdoba, a 13 de junio de 2015

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Elecciones ¿por qué votar? y ¿a quién? (partido de la abstención absoluta)

Estamos en elecciones convocadas para que todo siga igual y financiadas por todos los españoles, quieran o no, así:

**  La deuda del conjunto de las administraciones públicas ha cerrado marzo con un repunte de 6.283 millones de euros respecto a febrero y ya ronda el 99% del PIB, según los datos publicados por el Banco de España.

Según el Banco de España, el Gobierno deja ya una deuda de 22.127 euros por español. El organismo supervisor ha indicado que la deuda del conjunto de las administraciones públicas aumentó en marzo en 51.317 millones respecto al mismo mes del año pasado y se situó exactamente en 1.047.151 millones de euros.

**   Por otro lado, se repiten declaraciones de personas, que se dicen importantes, apelando al voto útil y del miedo: -  o ellos o la desgracia nacional - .

**  Desde otra perspectiva opuesta, está claro, que es necesaria una reforma radical del sistema político establecido; siendo un hecho reconocido por todos los españoles, que la regeneración es imposible desde dentro del propio sistema; todos los partidos establecidos hablan de regeneración, pero no dicen cómo ni cuándo.  Es, por ello, que la única solución posible y real es  la abstención absoluta en las elecciones y partir de cero en busca de una realidad no dominada por cúpulas partidistas, que impiden la regeneración.

El partido de la abstención absoluta tiene numerosas ventajas y, prácticamente, ningún inconveniente:

1.- Coste cero para los españoles.

2.- Permite acabar con  el actual sistema corrupto, carente de democracia real y crear, partiendo de nuevo de la base ciudadana, una realidad política con normas iguales para todos.

3.- El día siguiente de unas elecciones sin votantes, la partidocracia dominante desaparecerá de raíz e iremos a un  proceso constituyente.

4.- Las listas abiertas reales y por distritos unipersonales (que, además, cualquiera pueda presentarse con un número de firmas razonables de su distrito y ante la Junta Electoral correspondiente) serán algo inevitable, los partidos que quieran participar tendrán que ser democráticos, las cúpulas de los partidos serán transparentes y la financiación de los partidos correrá a cuenta de los propios afiliados.

5.- El protagonismo será de los españoles.

**     ¿Alguien cree de verdad que los partidos actuales dominantes, los no dominantes, y los que se creen dentro de sistema arreglarán el problema que tenemos en España? ¿es posible partir de cero sin una solución radical que extirpe de raíz el sistema partidocrático establecido? ¿con el sistema de partidos que domina las elecciones, las listas, los candidatos, etc., es posible una reforma real y democrática?

Mientras, los partidos políticos,  reclaman y exigen el voto ciudadano  para las elecciones, (todo con cargo, básicamente, a las subvenciones públicas pagadas con los presupuestos públicos en un 100%), la situación sigue deteriorándose para la gran mayoría de españoles, de forma que los síntomas de mejoría económica de la que presume y habla el Gobierno y algunos interesados que participan en el festín, tardarán muchos años en llegar a la gente de la calle.

No hay más solución, que partir de medidas radicales para encontrar soluciones acordes con la realidad social y económica de España, que, sin duda, se puede calificar de emergencia. La abstención total es muy fácil de llevar a cabo, no cuesta nada, se ejercita un derecho democrático, es pacífica, no exige ningún esfuerzo ni apuntarse a ningún partido y, persigue solucionar los problemas de los españoles de raíz: Que nadie vote en las elecciones y a empezar desde cero. Si nadie vota, el problema político, social y económico de España, al día siguiente, estará solucionado de forma radical y definitiva para la gran mayoría de los españoles.

**   Para terminar, solo una pregunta, aunque podrán hacerse mil parecidas, que están en la mente de todos los españoles: ¿de los casi 70.000 millones de euros entregados a la Banca, cuantos se han devuelto?

N.B. Propongo la abstención absoluta y total, pero, por supuesto, que cada uno haga lo que quiera en el uso de su libertad, aunque luego no se queje del uso que dan a su voto (quede claro, que el voto en blanco no sirve, ya que lo contabilizan como participación).

Córdoba, 17 de mayo de 2015.

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.