Tag Archives: gasto

Estamos como siempre (sin libertades, arruinados, parados y subsidiados y con gasto público desnortado)

En estos días aciagos para todos, el Presidente del Gobierno, Sr. Sánchez, y su gigantesco equipo económico, está que se sale, buscando dinero donde sea y al precio que sea: Deuda Pública, ayuda de la U. E., y, por supuesto, nos freirá a impuestos de todo tipo; sin embargo, desde el principio, existe un principio determinante, que resumiendo es que “el gasto público no se toca, salvo para aumentar”. En España al día de hoy, más de 20.000.000 de ciudadanos dependen del papa Estado, y, tan solo unos 17.000.000 de españoles pertenecen al sector privado, y, según el INE la población total es de 47.329.981 (hombres 23.197.625 y mujeres 24.132.356), quedan por tanto como resto 10.329.981 de personas, lo que implica que 17.000.000 de españoles están manteniendo a 30.329.981, y eso es lo que hay, se mire como se mire.

No son estos días para atacar al Gobierno, sino días para colaborar todos unidos, por ello, creo que el Presidente Sánchez y su equipo de expertos deberían pedir ayuda al Expresidente Rajoy (con todo su equipo, comandado por el Sr. Montoro) para seguir sus sabios consejos en beneficio de todos, de forma, que para empezar debería aprobar por Decreto Ley (por supuesto) una amnistía fiscal como la impuesta a todos los españoles por riles por el Sr. Rajoy y el magnífico Sr. Montoro, que consiguieron recaudar la ingente cifra de 1.300 millones de euros y, además, blanquear a todos los defraudadores de España. Aquí, una pequeña precisión, antes de todo, el Sr. Sánchez debería hacer pública la nómina de blanqueadores acogidos a la amnistía vergonzosa del Expresidente Rajoy y las enormes cantidades que ingresaron en el Tesoro público, por descontado por Decreto Ley, tal como lo hizo el Expresidente Rajoy con su mayoría absoluta.  Estoy convencido, que sería un éxito, en todos los sentidos, como lo fue la amnistía del Sr. Rajoy.

A pesar, de lo dicho, mucho me temo, que el Presidente Sr. Sánchez y su potente equipo no harán pública la lista, hasta hoy secreto de estado, de los beneficiados por esa amnistía fiscal tan desgraciada e  injusta, ya que, salvo error por mi parte, que estoy dispuesto a reconocer, sus nombres y apellidos figuran entrelazados por todos los partidos políticos y por todas las instituciones de España. ¿Alguien lo pone en dudad?

Está muy claro, que, con el estado alarmante y sus Decretos Leyes a mogollón, el Gobierno del Sr. Sánchez ha cometido múltiples y sonoros dislates, que han sido y siguen siendo un losa pesada para todos nosotros, como por ejemplo el hecho, de  privarnos a los españoles de una información veraz (art. 20 C. E.), que ha impedido, que la sociedad civil haya podido colaborar en la lucha contra la pandemia, cuando en cambio se les exige, una y otra vez, responsabilidad con presiones, prohibiciones  y multas de todo tipo. También, está muy claro, que eso no es solo una conducta exclusiva del Sr. Sánchez, sino de todos los gobiernos, pues siempre es preferible para ellos, sacarnos el dinero con más impuestos, que controlar y reducir el gasto público improductivo, avanzando más y más hacia una sociedad sometida, cautiva  y subsidiada, aunque habrá un límite, se quiera ver o no, que saldrá a flote y se verá por todos, cuando el dinero se acabe y la ruina del País alcance a todos, situación, que al paso que vamos desgraciadamente llegará, más pronto que tarde.

En resumen, lo que viene es de órdago, si no se cambia de política y todos trabajamos unidos, pues Europa no dará nada sin políticas estructurales de control de gasto y de múltiples sacrificios de los españoles, y, además, nuestros índices económicos no son de envidiar (deuda pública, déficit, crecimiento del PIB, paro, etc.), Pregúntenle Uds.  a los griegos y a los solidarios países del norte de Europa, que encima se llaman frugales.

N.B.  Como decía al inicio, los españoles estamos como siempre sin libertades, arruinados, parados y subsidiados y con gasto público desnortado.

La única solución es llamar al Sr. Rajoy y al Sr. Montoro y montar otra “amnistía fiscal”, pero antes ya saben, los nombres y cantidades aportadas a la salvación de España por cada uno de los amnistiados, aunque, realmente, tengo poca fe en que ello sea posible.

Córdoba, a 1 de julio de 2020

Fo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

III. Paro: previsión al alza de la tasa de paro (más gasto, más impuestos, más déficit, más deuda, menos crecimiento y más desempleo)

 

Vengo diciendo, que el paro en España es una desgracia (en Córdoba un disparate, sobre todo para mujeres, jóvenes y mayores de 50 años -algo inaceptable, se mire como se mire-), que ya dura demasiado tiempo y va en aumento, y, que es muy difícil de explicar y aun más de solucionar, de forma, que visto el cuadro macroeconómico 2020-2023 presentado por el Gobierno y ratificado su contenido por la frase de la Vicepresidenta Económica de que “la creación de empleo se está desacelerando, pero dentro de unos niveles francamente señalables”, mi preocupación se acrecienta por muchos motivos, así que señalaré algunos:

*  El crecimiento económico para 2020, según el Gobierno pasa a 1,6%, al parecer ratificado por UE. Es decir, habrá menos crecimiento.

*  El déficit público para 2020 se sitúa en el 1,8%. Es decir, el déficit aumentará.

*  El gasto aumenta, y, además, casi en su totalidad el aumento irá a cubrir el agujero de la Seguridad Social. Es decir, la mayor parte o todo irá a gasto no productivo, como aumentos de gasto de personal público.

*  La deuda pública sigue su ritmo de subida, de manera que ya casi alcanza el 100% del PIB. Es decir, la deuda sube mientras el crecimiento disminuye. Para 2020 se prevé por el Gobierno un 92,4% del PIB, pero eso implica, que será necesario que el crecimiento aumente y la recaudación también.

 *  Necesariamente, como ha dicho el Gobierno, habrá más impuestos.  Es decir, hay que cubrir el aumento del gasto, de la deuda pública y del déficit, si la recaudación lo permite.

* En diciembre de 2019 se han registrado 9,8 millones de pensiones; si se tiene en cuenta el número de pensionistas, este se eleva hasta los 8,9 millones de pensionistas. Por sexos, hay un total de 4,57 millones de hombres pensionistas y de 4,33 millones de mujeres pensionistas. Se estima, así mismo, que los pensionistas aumentaran año a año de forma exponencial y el pago de pensiones, ya representan el 20% del presupuesto del gasto público, superando al 20,2% de la media europea. De acuerdo con las cuentas del Estado, España está afrontando el pago de las pensiones con deuda. En otras palabras y para hacernos una idea, aproximadamente, 150 a 160 euros de cada pensión que cobran los españoles jubilados, se paga con deuda pública.

Finalmente, en el último año, el gasto de la Seguridad Social en pensiones ha crecido el doble que los ingresos y qué en 2019, estas prestaciones costaron unos 135.163 millones y la deuda de la S. S. ascensión a 55.000 millones. Cantidades que con toda seguridad se van a ir incrementando año a año por dos razones: el progresivo incremento del envejecimiento de la población y el compromiso del Gobierno de subir las pensiones al mismo ritmo anual que el IPC, o incluso por encima de este indicador.

*  Se prevé un aumento del paro, ya que el Gobierno sube la tasa hasta el 13,6%. Es decir, los parados subirán en 2020 a una cifra mínima de 300.000, aunque, sin duda serán muchos más. Se pueden comprender ahora, las palabras de la Vicepresidenta Económica, cuando dijo crípticamente: “Que la creación de empleo se está desacelerando, pero dentro de unos niveles francamente señalables”.

En resumen, señalar que, se puede alcanzar una cifra de paro comparable a los de la crisis, lo que nos situaría en una posición insostenible, aumentando la desigualdad y los índices de pobreza a niveles insoportables.

N. B. Reitero que el paro en España es una desgracia (que ya dura demasiado tiempo y en aumento) muy difícil de explicar y aun más de solucionar, de manera que decir, “que la creación de empleo se está desacelerando, pero dentro de unos niveles francamente señalables”, es por si misma indicativa de lo que nos espera, y, por todo lo dicho, está claro que vamos a terrenos muy pantanosos.

Córdoba, a 14 de febrero de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Sanidad andaluza II (10.824.5 millones al alza es un problema, se mire como se mire)

 

Decía el otro día que Andalucía tiene un grave problema con la sanidad, y, concretando lo dicho, se pone de relieve que su coste es la partida más elevada de la Junta de Andalucía, ya que para 2020 se eleva a 10.824,5 millones, con una subida de casi el 4,5% respecto al año anterior, siendo, además, lo más preocupante que esa cifra de gasto es deficitaria. A vista de lo expuesto se puede concretar una pregunta: ¿Cuál es el déficit real y como se va a cubrir una subida del gasto inasumible e insostenible?

Decía el otro día, que la realidad de la sanidad andaluza es difícil de ignorar y es conocida de forma silente y cómplice por todos, aunque no sé si aceptada por todos, pero sea cual sea lo que hay, lo cierto es que así no podemos seguir; hay que poner sobre la mesa la realidad, repartiéndola de forma justa, y, reclamando lo que se debe a Andalucía con criterios de permanencia y adecuándolo a los cambios, que se producen día a día.

Solo con una absoluta transparencia se puede solucionar el problema. Entiendo, que hay que empezar por reconocer la realidad y actuar en consecuencia. Está muy claro, que no es fácil en ningún sentido, pero disfrazar la realidad y no hacer frente al problema será siempre peor e irreversible. Es lo cierto, que el gasto de la sanidad en Andalucía crece proporcionalmente por encima del crecimiento de la economía andaluza, razón por la que no queda otra solución posible (salvo milagros múltiples, supuesto muy dudoso), que poner sobre la mesa esa realidad, explicarla a los andaluces con sus causas más evidentes y proponer soluciones de todo tipo, pero que todo el mundo sepa lo que hay, ya que sin sacrificios y control exigente del gasto, ejerciendo, a la vez, firmeza frente al poder del Estado no habrá soluciones creíbles (hay que exigir, lo que se nos debe, otros con menos razones llevan años haciéndolo y parece que les da resultado).

N.B. Creo que solo cabe una pregunta para empezar: ¿Cuál es el déficit real de la sanidad andaluza, y cómo y cuándo se piensa cubrirlo?

Córdoba, a 6 de diciembre de 2019

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

Sanidad andaluza (reconocer la realidad y actuar en consecuencia)

 

Seguimos con preguntas repetidas una y otra vez, así que vamos al asunto. Decía el otro día, que el desempleo y la pobreza eran dos de los cinco problemas o asuntos más importantes, que tenemos sobre la mesa; ahora añadiré uno más, que es la sanidad, concretándola en Andalucía.

Que Andalucía tiene un grave problema con la sanidad es algo incuestionable, así que señalaré, sin animo excluyente, algunas de sus causas más notorias:

 *   En su día, se aceptaron unas transferencias de servicios sanitarios, valorados a la baja en todos los conceptos evaluables, de forma, que desde entonces venimos arrastrando un déficit innegable y difícil de ocultar.

La tasa de desempleo existente en Andalucía, que supera todo lo admisible en esa cuestión, desempleo que se ceba, especialmente, en los jóvenes y en los mayores de 50 años.

 *  El nivel tan elevado de andaluces en el umbral de la pobreza, muchos de ellos por sus condiciones de precariedad en sus condiciones de trabajo (contratos temporales, salarios bajo mínimos, jornadas extenuantes, etc.).

*   Concentración, en continuo aumento, de personas mayores de toda España, que buscan las mejores condiciones de vida legítimamente, pero que ocupan un nivel destacado en el uso y disfrute de la sanidad andaluza.

El creciente número de extranjeros asentados en Andalucía, qué entre otras cosas, vienen buscando y atraídos por la sanidad andaluza, cosa que no encuentran en sus países de origen.

*  El constante aumento de la presión inmigrante, controlada o no, pero con acceso a la sanidad universal.

El descenso constante del PIB andaluz, unido, a la vez, al reparto desigual del mismo en Andalucía, lo que origina, además, tensiones entre las ocho provincias.

*  Descontrol en el gasto publico sanitario, donde se busca, desde hace mucho tiempo, la propaganda política, dejando a un lado la realidad andaluza y sin prioridades ajustadas a la realidad, primando siempre criterios de oportunidad.

*  Desigual e injusto reparto del gasto sanitario entre las ocho provincias andaluzas, donde priman los criterios políticos, cuando el gasto, por principio, debe estar regido por las necesidades presentes y, sobre todo, futuras, y, a la vez, calculadas todas con parámetros de crecimiento inversamente proporcional a la riqueza provincial.

*   La urgente necesidad de reclamar al Estado el déficit inicial perversamente aceptado en silencio cómplice, de manera que se cuadre un presupuesto real del gasto sanitario, reclamando, a la vez, los aumentos del gasto sanitario derivado de las transferencias de personas, que no solo Andalucía debe soportar.

*   Explicar claramente a los andaluces la realidad del gasto sanitario y su déficit intrínseco, de manera que puedan elegir soluciones, prioridades y sacrificios, si fuera necesario.

** Estas realidades de la sanidad andaluza son difíciles de ignorar y son conocidas de forma silente y cómplice por todos, aunque no sé si aceptadas por todos, pero sea cual sea lo que hay, lo cierto es que así no podemos seguir; hay que poner sobre la mesa la realidad, distribuirla de forma justa, y, reclamando lo que se debe a Andalucía con criterios de permanencia y adecuándolo a los cambios, que se producen día a día.

N. B.  Entiendo, que reconocer la realidad y actuar en consecuencia no es fácil en ningún sentido, pero disfrazar la realidad y no hacer frente al problema será siempre peor e irreversible. Vivir en “la nube como un archivo digital” puede ser una distracción incluso aceptable, pero desde luego no resuelve el problema y nos sitúa día a día en la desesperanza.

Córdoba, a 4 de diciembre de 2019

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

 

 

Gasto público, déficit e impuestos (el período electoral pone contra las cuerdas la contención del déficit)

**    El Gobierno (Ministro de Economía, Luis de Guindos) mantiene que el crecimiento será superior al previsto y que gracias al control del gasto, no habrá problemas para cumplir los objetivos de déficit.

Bruselas considera, en cambio, que no se cumplirá con el déficit,  porque con las elecciones “se ha abierto la mano” del gasto público. La UE cree que Madrid, tras haber cumplido en 2014 con un 5,8% con las ayudas a la banca, volverá a incumplir los objetivos de déficit en 2015 y en 2016.

Según lo acordado en 2013, el déficit público debería ser del 4,2% este ejercicio y del 2,8% en 2016, sin embargo, el documento publicado ayer y pronostica que el déficit español será del 4,5% en 2015 y del 3,5% en 2016, una desviación de siete décimas y otro incumplimiento añadido.

El Sr. Moscovici dijo: “que en España hay una recuperación fuerte del crecimiento, pero el paro sigue siendo muy alto y quedan todavía esfuerzos por hacer para reducir el déficit”.

La diferencia para este año entre el objetivo y las previsiones es de apenas tres décimas, pero eso son 3.000 millones de euros.

Si miramos al paro la situación se complica. Europa ve una tasa del 22,4% a final de la legislatura del Presidente Rajoy y todavía del 20,5% en 2016, la cifra más elevada de Europa después de Grecia (23,2%).

**  Según la última EPA:

*  El paro baja en 13.100 personas hasta marzo, pero se destruyeron 114.300 empleos, subiendo la tasa de paro hasta el 23,78%.

* El número de activos disminuye este trimestre en 127.400 hasta 22.899.400, pero hay que destacar y señalar, que los salarios han bajado y ha crecido la temporalidad y la parcialidad en la contratación, y, que crecen los autónomos, que muchos llaman ya, “falsos autónomos”. Es decir, hay menos personas buscando trabajo, hay menos parados pero, también, menos gente trabajando.

* En el sector privado se registró un retroceso de la ocupación de 143.500 personas, mientras que el empleo público aumentó en el primer trimestre en 29.200.

** Acudir a los impuestos ya no es una solución factible, si se quiere mantener la economía; el objetivo solo debe y puede ser contener el gasto público. En los  últimos años, más que contenerse el gasto público ha ido subiendo y, ahora, con motivo de las elecciones  si no se remedia, la cosa irá a peor, por tanto solo hay una solución, tomar medidas inmediatas, sobre todo en las CC.AA.

Conclusión: La contención del gasto público es algo imprescindible.

 Córdoba, 7 de mayo de 2015.

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.