Tag Archives: partidos

Andalucía elecciones 2018 (Partidos, propuestas y agujeros negros -historia de un desastre anunciado-)

Las noticias sobre España y los españoles no son para tirar cohetes, así, si ánimo exhaustivo:

*  Un sistema político perverso, que nos lleva al abismo, porque no hay manera de salir de él. Ninguno de los partidos que juegan en esta liga de despropósitos ofrece soluciones viables -si es que ofrecen algo-.

*   Un Gobierno Central que avanza, día a día, en la improvisación y que nadie, se diga lo que se diga, sabe a dónde va y como.

*   Unos reinos de taifas (17 autonomías dislocadas) empeñadas en cargarse España olvidando a todos los españoles.

 *   Un gasto público desmadrado (sin control), que cada día crece como un magma maligno sin finalidad conocida, salvo su perversidad innata e increíble, arruinando a todos los españoles, que realmente cada día somos más pobres y menos libres.

*      Una Constitución llena de principios y derechos fundamentales elementales y básicos (libertad, igualdad, justicia, etc.) que todos los poderes del Estado ignoran -legislativo, ejecutivo y judicial-, sin ningún rubor.

*   Una población sometida, que, además, envejece sin límites, y, que se ve privada día a día de sus derechos y libertades, que se aplican con plena desigualdad según donde se viva.

*   Una UE incapaz de defenderse y defender a sus ciudadanos, dirigida por una eurocracia suicida y, además, alegre en su autodestrucción.

Por todo lo dicho, para remediar el desaguisado, tenemos elecciones en Andalucía y los partidos se preparan para demostrarnos, que no tiene propuestas ni ofertas de ningún tipo, es decir, vamos, de forma supuesta y democrática a seguir como estamos.

Una pregunta sencilla: ¿alguien conoce alguna oferta de cualquier partido seria en algún campo de la actividad o vida andaluza -debidamente evaluada-, que nos diga cuanto cuesta social y económicamente, cuando se va a realizar, de donde saldrá el dinero, como gravará a los andaluces, y, si será de interés general y útil para Andalucía y por qué?

N.B. Se que me dirán que vivo un poco en la luna, que pido algo fantástico, pero creo que solo pido, un fallo como el del Tribunal Supremo sobre las hipotecas -rápido, eficaz y razonable, a ser posible-.  Que nadie me cree y que estoy en un agujero negro, pues si, pero en algo hay que confiar, aunque sea una utopía.

Córdoba, a 21 de octubre de 2018

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S, S,

 

 

Agujeros negros: Deuda pública, partidos políticos y elecciones (¿alguien sabe su contenido real y por qué nunca se ve la luz?)

Un agujero negro es uno de los objetos más extraños e inexplicables en el espacio. Se dice que es un área en el espacio donde la gravedad es tan fuerte que incluso la luz no puede escapar de él, razón por la que, se le llama agujero negro. La luz puede viajar más rápido que cualquier cosa que conozcamos, a una velocidad de 300,000 kilómetros por segundo. Los astrofísicos creen que los agujeros negros nacen y se crean en lugares donde la materia es extremadamente densa; cuando la materia está tan densa que la luz no puede escapar de ella, la zona o región que ella abarca se convierte en un agujero negro. Curiosamente los agujeros negros al no irradiar ninguna luz no se pueden ver, pero si se pueden detectar sus efectos. Los agujeros negros tienen muchos tamaños dependiendo de su masa.  Hay agujeros negros enormes y pueden contener la cantidad de material de 100 millones o más de soles,  teniendo varios millones de kilómetros de diámetro.

España parece una reproducción de agujeros negros de 100 millones de soles, ya que hay asuntos que nadie llega a comprender o aclarar, así: la deuda pública inexplicable en todos los sentidos (cuantía real, finalidad, intereses a pagar, etc.);  los partidos políticos (sus cuentas, su funcionamiento, en principio, democrático, la “omerta” silente que los domina, etc.); y, las elecciones (sus listas de candidatos ajenas a su territorio, el costo de las mismas, el propio sistema electoral perverso por sí mismo, etc.). En definitiva, si nadie sabe explicar con claridad  lo que es un agujero negro, el caso de España, no solo por lo expuesto, sino por multitud de supuestos semejantes, constituye una realidad incomprensible e inexplicable, que sobrepasa la existencia y comprensión de los agujeros negros.

Los efectos de las descomprensiones existentes en nuestro País y que nadie quiere arreglar ni solucionar, pesan como una losa sobre los españoles llevándolos a la locura y a un  “cabreo” generalizado, que engendra resultados catastróficos para ellos mismos, lo quieran o no. En las próximas elecciones generales, después de un espectáculo dantesco de todos los partidos electos, nadie puede estar seguro de su voto (suponiendo que se vote), ya que primero hay que decidirse por un partido desconocido en su contenido y en sus políticas, tanto antes como después de las elecciones, y, a continuación, nadie sabe qué hará el partido votado con su voto. Todos los españoles (que votan), se mire como se mire, no saben a quién o a que votan, y, ni se pueden imaginar el destino final de sus votos. Es decir, pueden votar, por ejemplo, al partido que creen de centro derecha y acabar votando al frente unido de izquierdas. En conclusión, un verdadero agujero negro preñado de incertidumbres y de sorpresas, como ocurrió en la anterior legislatura del gobierno en funciones, donde una mayoría absoluta votó a un partido y sus políticas reales resultaron una trituradora de sus bases electorales, no solo en impuestos casi confiscatorios, sino en políticas de financiación autonómica, sanidad, dependencia, copago farmacéutico, unidad de España, terrorismo, gasto público incontrolado, deuda pública, etc.

Por todo lo dicho, el problema de los españoles en las próximas elecciones es irresoluble, ya que solo votarán, con más o menos sentido, los que lo hagan con el corazón de sí o sí; los demás cuando ejerzan su derecho al voto, será como si jugaran a la lotería o a la ruleta rusa, pues voten lo que voten en ese momento se acaba su derecho. En el futuro los partidos electos, todos sin exclusión, harán lo que quieran sus cúpulas directivas, que nadie sabe quién las eligen en realidad, pero que con toda seguridad nunca cumplirán sus programas electorales, salvo en disfrazar y gastar sin freno los impuestos de los españoles en muchos fines incomprensibles y si no les basta, emitiendo deuda pública a mansalva, hasta llegar a la apoteosis final de sumir en la miseria a todos los españoles presentes y futuros durante muchas generaciones. Eso sí, sin explicar nunca realmente sus gastos y despilfarros en la consecución de un bien común inaprensible.

Nota: “La luz como en los agujeros negros con el actual sistema electoral perverso e ineficiente no se verá nunca y, cuando digo nunca, es pura y simplemente nunca jamás”.

Córdoba, a 30 de abril de 2016.

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

 

 

 

 

 

Comentario breve al Barómetro del CIS de octubre de 2014 (quedan pocas opciones, poco tiempo y muchas urgencias)

Ayer se hizo público el avance de resultados del último Barómetro de CIS (octubre/2014.Estudio nº. 3041) y todas las noticias han señalado, que PP¸PSOE y “Podemos”, se mueven en una hoja de papel por la igualdad que presentan en sus opciones políticas.

La verdad es que el dato resulta muy llamativo por muchas razones. Todos se preguntan ¿por qué? o ¿cómo es posible el resultado que recoge el Barómetro del CIS?

Sin entrar en datos sobre la corrupción generalizada, la podredumbre política reinante, el paro, etc., que están en la boca de cualquier español y sirven para justificar sobradamente la indignación general de la mayoría de los ciudadanos, creo que el Barómetro del CIS refleja algunas cifras, en mi opinión muy preocupantes y, que parece, que han pasado desapercibidas.

a). El Barómetro citado recoge, entre otras, dos preguntas, que destaco:

** Pregunta 45.  Actualmente, entre todos los miembros del hogar (incluida la persona entrevistada) y por todos los conceptos, ¿de cuántos ingresos disponen por término medio en su hogar al mes, después de la deducción de impuestos (o sea, ingresos netos)? No le pido que me indique la cantidad exacta, sino que me señale en esta tarjeta en qué  tramo de la escala están comprendidos los ingresos de su hogar.

No tienen ingresos de ningún tipo 0,4. Menos o igual a 300 € 1,1. De 301 a 600 € 7,5. De 601 a 900 € 12,0. De 901 a 1.200 € 14,0. De 1.201 a 1.800 € 15,6. De 1.801 a 2.400 € 8,6. De 2.401 a 3.000 € 4,8. De 3.001 a 4.500 € 3,1. De 4.501 a 6.000 € 1,2. Más de 6.000 € 0,4. N.C. 31,2. (N) (2.480).

**  Pregunta 46. ¿Y en qué tramo de esa misma escala están comprendidos sus ingresos personales, después de las deducciones de impuestos, es decir, sus ingresos netos?

No tiene ingresos de ningún tipo 19,5. Menos o igual a 300 € 3,0. De 301 a 600 € 13,6. De 601 a 900 € 13,7. De 901 a 1.200 € 12,2. De 1.201 a 1.800 € 9,8. De 1.801 a 2.400 € 3,5. De 2.401 a 3.000 € 1,2. De 3.001 a 4.500 € 0,4. De 4.501 a 6.000 € 0,2. Más de 6.000 € 0,1. N.C. 22,6. (N) (2.480).

b). Según la última EPA la población activa experimenta un descenso de 44.200 personas en el tercer trimestre de 2014 y se sitúa en 22.931.700, siendo la tasa de actividad del 59,53%.  En cuanto a los hogares su número se sitúa en 18.355.700, siendo los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro de 1.789.400.

Si la población activa, en el tercer trimestre de 2014 (EPA), se sitúa en 22.931.700 y siendo el número de personas que no tienen ningún ingresos el 19,5% según el CIS, tenemos 4.471.815 de personas fuera de la sociedad, se mire como se mire.

En cuanto a los hogares su número se sitúa en 18.355.700, siendo los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro de 1.789.400 y siendo el 9% los hogares que solo llegan, como máximo a 600 euros mensuales, tenemos 161.046 hogares que no llegan de media ni se aproximan a los 600 euros mensuales, que dividiendo entre los miembros de hogares de cuatro personas, nos situamos en 150 euro por persona y mes, en el más favorable de los casos.

Conclusión.  Lo dicho, explica sobradamente, ¿por qué? el Barómetro del CIS dice lo que parece sorprender a mucha gente, pero, es que si, además, a esos datos expuestos, se le suman la corrupción generalizada, la podredumbre política reinante, el paro, los rescates bancarios como el de Bankia (22.000 millones de euros), el gasto público ineficiente e innecesario, etc., lo que de verdad extraña es que la sociedad española siga pacífica y ejemplar. El crecimiento exponencial de “Podemos” y su ventaja en voto directo, que pone de manifiesto el Barómetro del CIS, no solo es comprensible, sino lógico y normal.

Pero si lo anterior no me sorprende, si me maravilla el comportamiento de los partidos políticos establecidos en los extensos prados del presupuesto público. ¿Cómo es posible que no hayan cogido el toro por los cuernos, eliminando todas sus subvenciones públicas y sus privilegios, reformado en su totalidad la ley electoral, estableciendo listas verdaderamente abiertas por distritos, eliminando y reestructurando el gasto público, quitando lo superfluo, innecesario e inútil y devolviendo a los españoles su protagonismo verdadero?

Mientras los partidos políticos, que pueden, no reformen el sistema desde dentro en profundidad y con medidas creíbles para los españoles, están condenados a morir matando, a costa de la inmensa mayoría de los ciudadanos, los partidos como “Podemos” seguirán subiendo, gobernarán y acabaremos en la ruina bolivariana.

Córdoba, a 6 de noviembre de 2014

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado. Inspector de Trabajo y S. S.

Corrupción general (II) (¿es posible cambiar el sistema político vigente desde dentro y con la partitocracia dominante?)

La Constitución establece en su artículo 6: Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos .

¿Alguien puede decir que el mandato constitucional de “estructura interna y funcionamiento democrático” se cumple?

En principio, salvo que alguien demuestre lo contrario, estamos dentro de un laberinto sin fin y del que no hay salida. La partitocracia establecida y dominante, solo permite jugar con sus reglas, sin posibilidad real de regeneración. Nacen nuevos partidos dentro del sistema y, automáticamente, se convierten en parte del “sistema” y, además, sirven para justificar la existencia del propio régimen que dicen querer regenerar (estoy seguro, que en muchos casos con una idea encomiable y llenos de buenas intenciones).

Surgen partidos como “Podemos”, que se sitúan en una espiral de ascenso imparable, pero lo admitan o no, entran a formar parte del sistema establecido antidemocrático, rígido, inflexible y sin salida. Todos los partidos que participan y se integran en el “sistema”, no tienen más remedio que aceptar reglas de por si inasumibles y, sin demora, comienzan a recibir prebendas, que unos y otros (es decir, todos) justifican con los más variaos motivos, por ejemplo, los sueldos astronómicos, dietas, gastos exentos, etc., no son para ellos sino para el partido, etc. Ninguno habla del resto de los privilegios de los que disfrutan: Pensiones, seguros generosos, subvenciones públicas de todo tipo, funcionarios de confianza libremente elegidos (a dedo por ellos mismos), despachos, ordenadores, teléfonos de última generación, viajes, comidas, etc.

Aquí, se debe formular unas preguntas: ¿es posible participar sin someterse al sistema partitocrático y dominado por las cúpulas de los partidos? ¿es posible cambiar el sistema desde dentro? ¿no es más cierto, que al participar, votar aunque sea en blanco, se está legitimando el sistema de por si corrupto?

El sistema establecido, dominante y limitador de las libertades dentro de los propios partidos, no permitirá ni asumirá, de ninguna forma, una regeneración verdadera de su realidad, porque sus cúpulas saben, a ciencia cierta, que al establecer una libertad real y una democracia verdadera su desaparición sería inmediata.

La corrupción generalizada a todos los niveles institucionales, solo puede encontrar cobijo y amparo en la oscuridad, de manera que la impunidad sea su santo y seña, al menos, como finalidad última nacida de agotar todas las posibilidades, que puedan imaginar para ocultar los desmanes creados al amparo del miedo interno de sus partícipes directos o indirectos, pero siempre lucrándose del fondo, al parecer infinito, de la gran mayoría de los españoles. La “omerta” se constituye en base angular del sistema, ya que cuando afloran corrupciones “algunos se avergüenzan públicamente”, pero ninguno denuncia ni antes ni después de las distintas fechorías. Por ejemplo, el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid y  Bankia (por citar alguno de los muchos existentes), no es cierto, que a diversos y altos niveles institucionales, era de dominio público y que durante más de diez años nadie denunció y todos callaron. (Nota: Ninguno de los implicados sabían que lo que hacían era abusivo o inmoral, ya que lo consideraban un derecho de su impunidad, aunque siendo personas formadas (economistas, inspectores de hacienda, abogados, directivos de empresas, etc.), tenían que saber que sus gastos opacos no sufrían retenciones ni los declaraban en su renta como ingresos, cuando menos ¡increíble¡).

Es un hecho, que no admite discusión, que mientras la mayoría de los españoles sufrían en todos sus niveles de vida, una minoría privilegiada, golfa y desvergonzada vivía a todo tren con un nivel de lujo inconcebible a costa del sacrificio general de la sociedad española.

Sin embargo, lo peor y más impresentable es la sensación de impunidad, que hasta la fecha se ha transmitido a los españoles. Ahora todos dicen, que hay que devolver lo afanado y que aquí no ha pasado nada. Esta solución, que se quiere vender, es inaceptable e inadmisible para la sociedad española y para la regeneración verdadera y real. La sociedad en su conjunto y todos los españoles deben ser resarcidos de todos los daños y perjuicios sufridos (véintidos mil millones en Caja Madrid por ejemplo) y los autores, cómplices y encubridores pasar por los juicios públicos necesarios con detenciones y prisiones, sufriendo las condenas y sanciones que nuestras leyes consagran y establecen.

Creo que hay que buscar una fórmula aceptada mayoritariamente para empezar de nuevo, ya que desde dentro del sistema actual no cabe ni puede nacer una regeneración verdadera, que erradique todos los males y corruptelas que se encuentran incrustadas en los cimientos de la partitocracia dominante.

La única solución posible, real y eficaz para solucionar el problema existente es ejercer el derecho constitucional de no votar a ningún partido, ni siquiera en blanco, ya que, también, utilizan tu voto como participación. Salvo que alguien proponga algo más eficaz, defiendo la abstención absoluta, como forma de regeneración en las próximas elecciones; si nadie vota no habrá más remedio de empezar de nuevo, sin que sirva la llamada al voto útil, que ya ha demostrado que no sirve para nada.

Córdoba, 28 de octubre de 2014

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado. Inspector de Trabajo y S. S.

Elecciones europeas, deuda pública, medidas y promesas a la caza del voto (la abstención absoluta es la única solución para cambiar el modelo político)

Decía hace unos días que no hay más solución, que partir de medidas radicales para encontrar soluciones acordes con la realidad social y económica de España, que, sin duda, se puede calificar de emergencia.

Proponía la defensa del partido de la abstención en las próximas elecciones europeas, que ya están a muy pocos días.  La propuesta no cuesta nada, se ejercita un derecho democrático, es pacífica, no exige ningún esfuerzo ni apuntarse a ningún partido y, persigue en solucionar los problemas de los españoles de raíz. Defiendo crear y poner en valor el partido de la abstención total en las elecciones europeas, que nadie vote y a empezar desde cero.

El Gobierno y todos los partidos empiezan a la caza y captura del voto para las elecciones, aunque la realidad es difícil de ocultar:

1º.- Según  los datos del Banco de España, la deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó el 94% del PIB en 2013, alcanzando la cifra de 961.555 millones de euros en el último mes del año. El cálculo se ha hecho con un PIB de 1.022.496 millones de euros, teniendo en cuenta la evolución económica de los últimos cuatro trimestres, según las estimaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), llegando la tasa interanual de la deuda pública a un incremento del 8,69%.

Resumiendo, se puede decir, con las cifras de deuda pública fijadas por el Banco de España, que nuestra producción anual es igual a nuestra deuda pública, con lo que ello supone de cara a nuestra recuperación económica para hacer frente al pago de la misma y a sus intereses.

2º.- El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, siguiendo la política de agradar a la mayoría de los españoles machacados con el coste abusivo de la luz, ha modificado la estructura del componente regulado de la tarifa con el objetivo de que se reduzca la factura eléctrica de los grupos de mayor consumo, como son las primeras residencias y especialmente las familias con hijos, unos colectivos penalizados por la anterior estructura de los peajes de acceso.

El Gobierno ha modificado la ponderación de las dos partes que marcan el precio de la luz para el pequeño consumidor(fija y variable), para que no se penalice a los consumidores que más consumen, como se venía haciendo los últimos años. En las últimas órdenes de peajes, el Gobierno ha ido corrigiendo esta situación de desequilibrio en la factura eléctrica desde las primeras residencias y familias con hijos hacia las segundas residencias y viviendas vacías.

3º.- El Gobierno, vista la deuda pública, el aumento del gasto público, la corrupción generalizada, la partidocracia establecida y dominante, el desprestigio de la clase política, la tremenda subida de la factura eléctrica para los hogares y familias (ver la factura de enero), etc., está buscando a la vista de las elecciones europeas, congraciarse con la sociedad mayoritaria (con medidas populistas y promesas de futuro, como los impuestos se van a bajar), que, hasta hace poco, venía soportándolo todo, pero que últimamente ha empezado a mostrar su hartazgo, como demuestran las encuestas de voto y el aumento desbocado de la abstención.

4º.- El resto de partidos políticos establecidos actúan de la misma manera, así, que no hay que llamarse a engaño.

Vistos los datos de la deuda pública y lo dicho sobre la modificación de los peajes por las subidas de la luz y demás realidades del País, está muy claro, que la situación de emergencia de España es una cosa que no se le oculta a nadie, el Gobierno y el resto de partidos establecidos los primeros, pero para ellos el voto es el voto, es decir, la subsistencia del sistema a cualquier precio, porque existen demasiados intereses en juego.

Está claro, que es necesaria una reforma radical del sistema político establecido; siendo un hecho reconocido por todos los españoles, que la regeneración es imposible desde dentro del propio sistema; todos los partidos establecidos hablan de regeneración (listas abiertas, acabar con las subvenciones públicas, acabar con la politización de la justicia, etc.), pero cuando pasan las elecciones las promesas se olvidan y todo sigue igual. En consecuencia, hay que implantar un medio que permita partir de cero, crear un  modelo político sin los males y deficiencias del establecido de partidocracia, lo que significa acabar de manera completa e inmediata con el sistema establecido. Es, por ello, que propongo la abstención absoluta en las elecciones europeas y partir de cero en busca de una realidad no dominada por cúpulas partidistas, que impiden la regeneración del modelo imperante.

Córdoba, 20 de febrero de 2014

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado. Inspector de Trabajo y S.S. (excedente)