Tag Archives: salarios

Deuda Pública (1º. T.) y salarios (II) (todos contentos con las elecciones y sus resultados, pero dentro del sistema con subvenciones para todos irrenunciables)

**   La deuda del conjunto de las administraciones públicas (1º. T.), según el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) y activos financieros frente a Administraciones Públicas, se coloca en 1 046 192 –  billones de euros, lo que supone 12.344 millones de euros más que en el último trimestre del año anterior, con lo que ya está en el  98% del PIB (Banco de España).

En términos interanuales, la deuda pública aumentó, en el primer trimestre, un 5,05%, mientras que en relación con el trimestre anterior, supuso un avance del 1,19%.

Del total de la deuda pública en manos de las administraciones públicas: A la Administración Central le corresponde el 86,7% (907.218 millones de euros), a las CC. AA. el 22,9% de la deuda total (240.411 millones) y a las corporaciones locales el 3,66% (38.302 millones). La Seguridad Social tiene el 1,6% de la deuda (17.190 millones).

** Como decíamos ayer, lo que no podemos hacer, de ninguna manera, es otra reforma laboral del mismo contenido que la anterior y que salarios ya muy bajos disminuyan más. El límite está fijado muy alto, de forma, que resulta evidente,  que el FMI y el Banco de España se equivocan, salvo en la reducción del gasto público y en la reducción del déficit. Llevar a cabo la propuesta del FMI de subir el IVA, abaratar el despido y copago sanitario o la misma del Banco de España que reclama otra reforma laboral, recortes de gasto y subidas en el IVA e impuestos especiales, me parece, además, de injusta para la gran mayoría de los españoles, un disparate social y económico.

Los españoles ya no pueden más y su nivel de indignación se ha puesto de manifiesto en las dos últimas elecciones celebradas, pero que nadie crea, que la cólera generalizada de la población española ha llegado a término, aún falta la traca final, esa que se llevará por delante a todos los partidos enraizados en cúpulas inaccesibles al desaliento, que funcionan de manera unipersonal del ordeno y mando, y, que parece que no se enteran de nada.

**  Según el último Barómetro del CIS en España hay 4.556.980,6 personas que no tienen ningún ingreso,  concretamente el 19,9 por ciento de los activos  22.899.400.

Por otro lado, el paro registrado según el Ministerio de Empleo se sitúa en 4.215.031 personas y según la última EPA (1T)  señalaba que 5.444.600 trabajadores declaraban estar desempleados.

Finalmente, señalar que cada español debe por la deuda pública más de 22.400 euros, habiendo crecido la deuda durante el gobierno de Mariano Rajoy en más de 300.000 millones, una media de más de 250 millones de euros al día y como decíamos, al inicio, la deuda ha aumentado, solo, en el  último trimestre en 12.344 millones de euros.

N.B. Con una situación como la descrita, a quien se le ocurre, en sus cabales, pedir más recortes, más impuestos, más copagos, más reformas laborales, etc. Cuando lo que hay que hacer es reducir drásticamente la deuda, el gasto público y meter en vereda, de verdad, el déficit público.

Aunque esto que señalamos, solo es en plano económico, pues existe un vacío moral y de principios en la élite gobernante, que resulta imposible comprender que no se den cuenta, que la sociedad española ha llegado al límite de su capacidad de aguante. Las últimas elecciones y sus resultados han puesto de manifiesto algo determinante (se quiera aceptar o no), de manera que lo cambiamos todo hacia un sistema más justo en todos los sentidos o vamos al desastre (sistema electoral, partidos y su financiación, corrupción, subvenciones públicas inaceptables, gastos incontrolados e inservibles a la sociedad, sistema impositivo que ha destruido a la clase media y la ha empobrecido, privilegios políticos como aforamientos generalizados, etc.).

Córdoba, a 13 de junio de 2015

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

FMI, Banco de España y salarios (más reformas, pero con que salarios y con que productividad)

** El FMI pide subir el IVA, abaratar el despido y copago sanitario

**  El Banco de España se suma al FMI al pedir más reformas al Gobierno: Exige y reclama otra reforma laboral, recortes de gasto y subidas en el IVA e impuestos especiales.

**  Luis Linde, gobernador del Banco de España, cree necesaria en España una nueva reforma laboral, subidas de impuestos que permitan recaudar más por IVA, impuestos especiales y medioambientales y recortes de gasto para reducir el déficit.

** España se sitúa a la mitad de la tabla de la UE por sueldos por hora y por su productividad.

Es algo evidente, que los sueldos en España son muy bajos, y, además, hemos pasado a multiplicar los acuerdos de moderación en los costes laborales y, por otro lado, han crecido los contratos a tiempo parcial y se ha reducido la jornada, quizá para evitar más despidos.

¿Cuánto cobramos los españoles en comparación con los trabajadores de los demás países de la UE? Según Funcas en cuanto a costes laborales en la Eurozona España está en la mitad, aunque en nuestro País los costes no salariales están por encima de la media, lo que tiene un impacto negativo en los sueldos finales. Así, para  Eurostat y hablando de los sueldos brutos por hora: Los daneses cobran 25 euros a la hora, los españoles 9,4 euros y los búlgaros 1,5 euros. Entre medias, se reparte el resto de los países.

Es un hecho cierto, que no hay mucho que discutir: sueldos y productividad van ligados y en España tenemos que mejorar la productividad si queremos mejores salarios.

Tenemos problemas estructurales que necesitamos corregir, así, sin ánimo de exhaustividad: sistema educativo, empresas muy pequeñas, aumentar la capitalización y el ahorro, reducir los contratos temporales y aumentar los fijos con incentivos a la formación de los trabajadores, fomentar la excelencia, incentivar a los productores más productivos y no proteger a los improductivos, facilitar la creación de empresas, abrir los mercados.

N. B. Debemos ir a que la economía española, con la mayor rapidez y el menor plazo posible, mejore su relación costes/productividad, buscando ponernos por encima de nuestros competidores.

Lo que no podemos hacer, de ninguna manera, es otra reforma laboral del mismo contenido que la anterior y que salarios ya muy bajos disminuyan más. El límite está fijado muy alto, de forma, que resulta evidente,  que el FMI y el Banco de España se equivocan, salvo en la reducción del gasto público y en la reducción del déficit.

Córdoba, a 12 de junio de 2015

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

 

Salarios en España (deben mantenerse, bajar o subir)

Una cuestión vidriosa y sometida a un debate diario en España reside en determinar si los salarios son suficientes o se está creando una realidad económica, que lleva a que el número de pobres “reales” sean la gran mayoría de los trabajadores. En España es algo indiscutible, que trabajar no significa estar situado fuera del umbral de la pobreza. Muchos trabajadores están situado en un nivel de ingresos de 1.000 euros mensuales brutos, que dependiendo de su situación familia resulta, sin duda, insuficiente, se mire como se mire, ya que sus ingresos reales no son superiores a 800 euros mensuales.

A pesar de lo dicho, muchas opiniones (tanto en la UE como en España) insisten, con la justificación de la competitividad y otras muchas razones de semejante raíz, en que de ninguna forma deben aumentar los salarios, encontrando e, incluso, amenazando con todos los males presentes y futuros en base a una paralización de la recuperación económica.

Personalmente, creo que no es posible una verdadera recuperación económica y social, si los salarios en toda su variedad y niveles, no se ajustan a las necesidades sociales de los españoles. Entiendo, sin lugar a dudas, que los salarios deben estar configurados de conformidad a la necesidad “real” de las personas. Cuando hablo de “salarios reales”, me refiero a cubrir las necesidades básicas de la persona según su situación familiar e individual (familiares a cargo, situaciones de dependencia, enfermedad y farmacia, etc.).

Desde otra perspectiva, teniendo en cuenta la  situación económica de nuestra Seguridad Social, ¿cómo va a ser sostenible un sistema, cuando muchos beneficiarios (pensionistas) perciben ingresos muy superiores al colectivo que mantiene con sus cotizaciones la situación financiera del propio sistema?, ya que el llamado reparto en esta realidad no tiene base de subsistencia ni de futuro sostenible. Además, ¿hasta cuándo esa mayoría mileurista estará dispuesta a mantener el sistema establecido?. Está claro, que estamos ante un imposible, si los salarios no se adecúan a la realidad de las circunstancias.

Veamos varios datos y alguna opinión al respecto:

**  La población total a 01/07/2014 se sitúa en 46.464.053 de habitantes.

** Más de 19 millones de españoles ingresan menos de 1.000 euros brutos al mes. Lo que es lo mismo, 14.000 euros anuales antes de pagar impuestos incluyendo dos pagas extraordinarias.

** Datos sobre pensiones en España.

Pensionistas nº.: 9.900.000. Pensión máxima mensual aprobada: 2.560,9 euros. (sobre 2.000.000 de pensionistas perciben de 2.000 a 2.560,9 euros mensuales, por 14 pagas).

** Salario mínimo (último aprobado el 26/12/2014): 648,60 euros mensuales.

**  Según la última EPA la población activa se sitúa en 22.931.700, siendo la tasa de actividad del 59,53%.  Si la población activa, en el tercer trimestre de 2014 (EPA), se sitúa en 22.931.700  y siendo el número de personas que no tienen ningún ingresos el 19,5% según el CIS, tenemos 4.471.815 de personas fuera de la sociedad, se mire como se mire.

**   En cuanto a los hogares (EPA) su número se sitúa en 18.355.700, siendo los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro de 1.789.400; siendo el 9% los hogares que solo llegan, como máximo a 600 euros mensuales, tenemos 161.046 hogares que no llegan de media ni se aproximan a los 600 euros mensuales, que dividiendo entre los miembros de hogares de cuatro personas, nos situamos en 150 euro por persona y mes, en el más favorable de los casos.

**    El BANCO DE ESPAÑA  (43 BOLETÍN ECONÓMICO. INFORME TRIMESTRAL DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA, 18.12.2014) señala lo siguiente:

<<“El Banco de España cree que los aumentos salariales cortarían la recuperación. Considera “fundamental” seguir aumentado el grado de descentralización de las decisiones salariales al nivel individual.

El Banco de España cree que la dinámica salarial debe seguir apoyando la recuperación, por lo que “la vuelta a incrementos salariales generalizados” supondría un paso atrás que podría interrumpir el proceso de recuperación de la competitividad de la economía española.

En resumen, de cara al futuro, la dinámica salarial debe seguir apoyando el proceso de recuperación de la competitividad y favorecer la absorción rápida del elevado número de desempleados. A la vez, debe asegurar la vinculación de los costes laborales con la situación específica de las empresas. En esta situación, la vuelta a procedimientos que impliquen incrementos salariales generalizados que se extiendan de manera uniforme a todos los sectores y empresas, supondría un paso atrás que podría interrumpir el proceso de recuperación de la competitividad de la economía española y dañar una de las bases fundamentales de su recuperación”.>>

N.B. Conclusión: Estamos en una realidad muy complicada, es evidente que se está creando empleo y que estamos en una senda de crecimiento, pero, también, es una realidad indiscutible que el empleo que estamos creando es precario (temporal y bajo de ingresos) y, por otro lado, la reactivación económica (de que se habla en niveles superiores) no llega a la gran mayoría de los españoles.

Es posible, que el Banco de España y otras voces que cargan contra las subidas salariales estén en lo cierto desde un punto de vista puramente económico, pero si algo resulta evidente es que la situación social está al límite de sus posibilidades y hay que aplicar soluciones urgentes. Si los salarios no se pueden subir existen otras parcelas sociales, que sin duda pueden mejorarse, me refiero a las ayudas o subvenciones públicas a las situaciones de necesidad (pobreza energética, situaciones de dependencia varias, ayudas a hogares multifamiliares, personas sin viviendas, etc.).

Cuando hablamos de una deuda pública de más de un billón, con un pago de intereses de la misma cifrados, según los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en un total de 35.490 millones de euros, un 12% más que este 2014, lo que supone una media de 100 millones de euros diarios, me imagino que algo podrá hacerse para mejorar o complementar los salarios de una gran mayoría de españoles.

Córdoba, a 28 de diciembre de 2014

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

 

Pobreza en España (4) (pobreza severa y situación de las familias bajo el umbral de necesidad real)

 

El ministro de Hacienda Sr. Montoro dijo, hace unos días, en el Congreso que: “los salarios no están bajando en España, sino moderando su crecimiento”,  además, “insistió en que una cosa es bajar y otra moderar el crecimiento”.

Un día después, el presidente del Círculo de Economía, Josep Piqué (entre otras muchas voces) corregía al Sr. Montoro al señalar que el ministro “no lleva razón” porque es “obvio” que los salarios reales “han bajado en España desde hace años”. Entiendo, sin embargo, que la realidad en España es aún más dura para muchos españoles. No se trata de que los salarios estén bajando, sino que los empleos, de todas clases, están desapareciendo y muchas familias no llegan a fin de mes.

Los salarios en España, con casi 6.000.000 de personas en paro según la EPA, no bajan, como dice el Ministro de Hacienda, por lo siguiente:

a). Los puestos de trabajo desaparecidos por extinciones de contratos (con pactos o sin ellos, despidos, acuerdos colectivos, ERES, etc.) no bajan sus salarios por razones evidentes, simplemente dejan de existir. 

b). La reducciones de jornada a las que van unidas las de salarios, hacen que estos no bajen sino que se adaptan al recorte de la jornada, lo que significa que técnicamente el salario no baja en proporción a la jornada, aunque el poder adquisitivo del trabajador se desploma.

c). Los contratos a tiempo parcial la mayoría temporales, en principio, no suponen una bajada de salarios, sino que la remuneración va unida a las horas de trabajo, lo que implica como en el supuesto anterior que desciende el poder adquisitivo y técnicamente la remuneración del trabajador no baja.

d). Los contratos de falsos autónomos que se multiplican en todas las actividades tampoco suponen una bajada de salarios de los trabajadores, sino que nacen emprendedores obligados por las circunstancias y con ingresos muy por debajo de los convenios colectivos que serían aplicables, aumentando las afiliaciones de autónomos, aunque siempre disminuye el poder adquisitivo de estas personas.

Casos como los expuestos abundan y se han multiplicado por toda la geografía de nuestro País, dejando como resultado el nacimiento de bolsas de pobreza reales, que se sostienen con la ayuda de la familia y de organizaciones humanitarias y ONGS, que los últimos años se han multiplicado por dos o por tres. Además, el empobrecimiento de la población se ha incrementado por la subida impositiva en todos los niveles de la administración pública y la subida de otros servicios (iva, IBI, tasas municipales de todo tipo, copagos sanitarios, subidas de la luz, de muchos productos necesarios para el hogar, etc.), con lo que la no bajada de salarios (moderado crecimiento según el Ministro de Hacienda) se convierte en situación de necesidad real para muchos españoles.

Cáritas en su informe sobre EMPOBRECIMIENTO Y DESIGUALDAD SOCIAL de 10 Octubre 2013 recoge que la pobreza severa (con menos de 307€ al mes) alcanza ya a 3 millones de personas (el doble de los que estaban en esta situación antes de la crisis). Siendo la cifra de Cáritas y el resto de su informe tremendos, creo que la situación real es aún peor de lo que dice, ya que siguiendo nuestros  artículos de días anteriores, teniendo en cuenta, que la población total de España asciende a 46.704,313  de personas en 2013, según  el INE, el barómetro del CIS y lo que se percibe en la realidad social, los españoles en riesgo de pobreza (bajo el umbral de pobreza) se pueden cifrar en más de 15.000.000 personas.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha afirmado en el Pleno del Congreso de los Diputados (09/10/13):  “que los presupuestos generales del Estado para 2014 son los primeros presupuestos de la recuperación económica y de la creación de empleo neto”; remarcando: “ que son los que apoyan en esta salida de la crisis y en este inicio de la recuperación a aquellos que más lo necesitan: a los pensionistas y a los parados”.

La afirmación de la Ministra de Empleo y S.S. no se acerca ni con mucho a la verdad para los españoles de a pié, se necesitan, como mínimo, 70.924 millones de euros para combatir la pobreza en España de forma inmediata, cantidad que debe figurar ya en los PGE de 2014. Los gastos públicos propuestos por el Gobierno para 2014 en su conjunto deben recortarse drásticamente, de forma inmediata, porque hay margen real para hacerlo, a pesar de lo que digan los municipios, las provincias, las mancomunidades, las CC.AA. y el propio Gobierno Central.

Los gastos de las administraciones públicas en su conjunto son excesivos, de forma que todo el dinero disponible se lo llevan los gastos públicos improductivos e inútiles, mientras la población de a pié se encuentra cada día en peor situación de necesidad.

Además, de lo señalado en días anteriores sobre la pobreza en nuestros artículos (I) (II) y (III), ayer en nuestra web publicábamos las subvenciones de los partidos políticos de gastos de funcionamiento ordinario y de seguridad correspondientes al tercer trimestre de 2013, sin otro ánimo que poner de manifiesto que en los PGE existen muchos gastos que son prescindibles, como todas las subvenciones a partidos, sindicatos, fundaciones políticas, etc. Asimismo, destacar que el Parlamento costará a los españoles 83.968.415,25 euros el año que viene, con una reducción tan significativa del 0,21 por ciento respecto a 2013.

La conclusión es, que hay muchos gastos públicos donde recortar para destinarlos a la eliminación o reducción de la pobreza en España en los PGE de 2014, teniendo en cuenta que la población española ya no puede con más recortes ni rigor impositivo ni con más subidas del coste de la vida, no todo se resumen en la llamada pobreza severa.

Córdoba, 16 de octubre de 2013

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado. Inspector de Trabajo y S.S. (excedente)