Tag Archives: Seguridad Social

Reforma S. S. – Banco España – Ministro S. S. Escrivá (falta información veraz, pero la realidad se impone)

El Banco de España a través de su Director General de Economía y Estadística, Óscar Arce, nos ha dicho alto y claro, cuáles van a ser las bases de la reforma de la S. S. del Gobierno, avaladas por el Ministro de S. S. Escrivá, pues nadie puede creer que el B. E. va por libre, salvo que se admita, que estamos instalados en el mundo de las maravillas.

Dicho de otra forma, el B. E. nos ha dicho por dónde va a ir la reforma de la S. S. y sobre eso no cabe la menor duda, ya que habla por la boca del Gobierno, aunque debe quedar claro, que muchas de las cosas anunciadas son imprescindibles para el mantenimiento del Sistema y de hecho lo he defendido públicamente en varias ocasiones, en lo que estoy en desacuerdo completo, es en la absoluta falta de información veraz en este asunto tan complejo e importante para España, como ha ocurrido y ocurre con otros muchos temas fundamentales para nuestro País.

A pesar de lo dicho, que nadie crea que este Gobierno es el único que se comporta así, es más, todos los gobiernos han partido de la base, de que los ciudadanos españoles son incapaces de comprender cualquier asunto importante y comportase adecuadamente ayudando en su solución, por lo que nunca son capaces de darles información veraz, completa e inmediata, solo Felipe González, se atrevió a consultar a los españoles y convocó un referéndum sobre la OTAN, que por cierto ganó, razón por la que muchos consideramos, junto con otros muchos motivos, que el Sr. González ha sido el mejor  Presidente de España; si alguien lo duda, que ponga en la balanza sus muchos servicios a España y en el otro lado sus errores, y, se verá que sus méritos inclinan la misma a su favor con mucha diferencia.

Volviendo al asunto de la reforma imprescindible de la S. S. y a la declaración del Banco de España, es necesario dejar claro, lo que Óscar Arce ha dicho hablando como representante del Banco y adelantado de la política del Gobierno sobre el tema, aunque, puede ser, que algunos disientan de ello, pues, sin duda, viven en un mundo feliz, así que veamos algunas de las cosas que ha dicho el Banco de España por boca del Sr. Arce, que consiste, dicho llanamente en reducir gastos y aumentar los ingresos:

1º.- Se considera un incremento de la imposición, recordando, sin embargo, que en España las cotizaciones sociales están por encima de la media de la UE, razón por la que se inclina por la fuente impositiva de ingresos, admitiendo que su propuesta de financiar con impuestos afectará a todos los españoles (incluidos los pensionistas de ahora, a los que los recortes les llegarán vía impuestos) con unos gravámenes tanto directos como indirectos, lo que tendrá una importante repercusión en el carácter contributivo del sistema.

2º.- El B. E. ve necesario ajustar la edad real y la legal de jubilación, lo que significa retrasar la edad de jubilación, razón por la que hay que aumentar y mejorar los incentivos para jubilarse después de los 65 años, pues ahora son prácticamente inexistentes.  El Banco de España recuerda, que varios países de la UE como Italia, Portugal, Finlandia o Dinamarca han ligado la edad de jubilación a la esperanza de vida.

3º.- Se plantea, también, la opción alargar los años considerados para el cálculo de la base reguladora, lo que supondría, sin duda, una reducción de la pensión media y previsiblemente tendría mayor incidencia en rentas altas, pero, sin duda, acercaría al sistema español a países de Europa.

4º.- Eliminar el tope máximo de cotización (destopar las bases) lo que aumentaría la recaudación, aunque hay que hacerlo con prudencia, pues afectará negativamente a la demanda de trabajo y generará un aumento del gasto de pensiones, salvo que se mantenga el límite impuesto para la pensión máxima, lo que implica reducir el carácter contributivo del sistema de la S. S.

5º.-   Incentivar el ahorro privado, apoyando claramente los planes de pensiones.

6º.- El Director General de Economía y Estadística del Banco de España, también, explica que los incentivos fiscales al ahorro parecen tener un efecto limitado, por lo que cree que hay que mejorar el diseño de esos incentivos.

7º.- Se propone fomentar y desarrollar productos financieros responsables y competitivos complementarios de las pensiones, como la licuación patrimonial con hipotecas inversas o ventas de nuda propiedad para que los mayores puedan recurrir a su riqueza inmobiliaria para acceder a activos financieros líquidos en condiciones atractivas y seguras.

8º.- Dejo para el final, el tema de las jubilaciones anticipadas, que el sistema tiene que controlar con mano férrea, pero, sin duda, no se podrán eliminar mientras existan operaciones financieras de importancia, como la fusión Caixabank y Bankia y otras futuras.

En conclusión, hay que garantizar la sostenibilidad del sistema de S. S., lo que implica, sí o sí, la adopción de reformas estructurales y el sacrificio de todos para evitar la quiebra financiera de la S. S., razón por la que, la intención del Ministro de S. S. Escrivá es buena y constructiva, solo hay que esperar, que su desarrollo sea acorde con sus planteamientos, sin olvidar, que sin una información veraz, completa e inmediata a la sociedad civil la reforma naufragará.

N.B.  La reforma de la S. S. es un asunto ineludible, si queremos que el sistema sea sostenible, ya que la realidad económica se impone, razón por la resultara imprescindible la información veraz a los españoles.

Si se pide hacer sacrificios, hay que explicarlos, y, que se vea claramente, que el esfuerzo es de todos.

Córdoba, a 22 de septiembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Desempleo y Seguridad Social (asuntos descontrolados y sin medidas estructurales)

A final de año, sin duda, el número real de parados (en un cálculo prudente, 9.000.000 de personas) y la sostenibilidad del sistema de S. S. estarán en una situación de descontrol casi absoluto, si no se adoptan ya medidas y reformas estructurales profundas.

** En el mercado de trabajo es una evidencia la destrucción de empleo brutal, que hemos sufrido y que seguimos sufriendo (1,5 millones de parados en tres meses y 4,7 millones de trabajadores que el INE define como ocupados que no trabajan.  Por no hablar de los llamados inactivos, que ni siquiera están realmente en el mercado de trabajo y que ya han perdido su empleo hace tiempo, siendo irrecuperables).

El Ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá (que ha dilapidado su prestigio en unos meses por inacción y por sus declaraciones vacías)decía hace unos días en las redes sociales, que más del 60% de los trabajadores en ERTEs ya había recuperado su empleo, cosa que casi nadie cree realmente, ya que, por un lado, muchos de esos trabajadores en ERTEs acabarán en despidos, porque la empresa no vuelva a la actividad y desaparezca; y, por otro, que algunas de las reincorporaciones serán muy temporales, es decir, la empresa comienza su actividad, pero no remonta y tiene que despedir a muchos de sus trabajadores. Nadie duda ya, que la tasa de desempleo se elevará por encima del 41,5%.

** El último informe del Tribunal de Cuentas (sobre el equilibrio económico, financiero, patrimonial y presupuestario de la Seguridad Social) deja claro, que el sistema adolece de un problema de sostenibilidad de carácter estructural, y, su análisis referido a 2018 dictamina, que la actual configuración del modelo es incompatible con la evolución demográfica y socio-económica del país y está abocado al colapso en ausencia de reformas. Es decir, los ingresos son insuficientes, en consecuencia, el Tribunal de Cuentas considera imprescindible y urgente adoptar medidas que devuelvan el equilibrio a las casi destruidas cuentas de la Seguridad Social. Así, señala, que el gasto medio anual por pensionista ha subido un 18,7% en los años 2016, 2017 y 2018. Sin embargo, el ingreso medio por afiliado ha crecido un 1,3% durante ese mismo periodo. Entre 2010 y 2018, el sistema acumuló un resultado negativo valorado en 115.022 millones de euros y que no hay ningún colchón en el que apoyarse para evitar el colapso de la Seguridad Social: o reformas, o quiebra.

Lo peor es, que el informe no recoge la situación de 2019 y 2020, que será cuando el balance de la Seguridad Social muestre resultados más desgraciados, ya que  en el pasado año se agravó la tendencia deficitaria del sistema de pensiones, mientras que durante 2020 se espera que el pozo entre ingresos y gastos se convierta en abismo, multiplicándose por cinco, a causa de la caída  brutal de los ingresos, causada por el paro masivo provocado por la negativa y nefasta política sanitaria y económica llevada a cabo por el Gobierno con ocasión de la pandemia.

El endeudamiento total del sistema, que figura en el balance de la Seguridad Social para finales de 2018, según el Tribunal de Cuentas, alcanza 80.000 millones de euros, y, a finales de 2020 se duplicará, pasando a 160.000 millones.

N.B.  Las situaciones de desempleo y de la Seguridad Social son, actualmente, asuntos descontrolados y sin medidas estructurales inmediatas. Inacción y paralización destructivas.

Resulta incomprensible, que hasta la fecha no se hayan adoptado reformas urgentes de control de todo gasto improductivo, y, que todos los partidos no se hayan puesto manos a la obra, pues ya, simplemente, estamos en fuera de juego y sin tiempo, de manera, que los fondos de Europa, al paso que vamos, no llegarán, ni para empezar.

Solo queda preguntar: ¿Como se pagarán las pensiones y el resto del imprescindible gasto social?

Córdoba, a 9 de agosto de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Acuerdo U. E. – desempleo y prestaciones S. S. (dos problemas complicados y Reglamento de ayudas)

En estos días de hitos históricos por la firma del Acuerdo en la U. E. para el Fondo de Reconstrucción parece, que los problemas principales de España han pasado a segundo plano, pero claro, los problemas cuando menos siguen en el mismo sitio y/o siguen creciendo de forma incontrolada.

Citaré dos asuntos esenciales de los que apenas de habla en estos días de presuntas victorias de España y de Europa, así que, vamos a ello:

a).  Paro real en España.

La situación del paro en nuestro País está disparada y, lo más preocupantes, es que se desconoce la cifra de personas realmente paradas. En un examen primario del problema del paro, es lo cierto, que el número de desempleados reales en España, como he señalado varias veces, a final de este año 2020 se situará en 9.000.000 personas. El sistema de cálculo, que utilizo, es simple, pero sin duda se acerca a la realidad del paro en España, así: Parados oficiales + perceptores del I.M.V. + parados que cobran prestación de desempleo + trabajadores en erte-ere + autónomos desaparecidos por cierre + inactivos desahuciados = Total 9.000.000 de personas. Es decir, un total de personas extremadamente elevado, que se mire como se mire, no trabajan, aunque muchos de ellos, no se reconocen como desempleados.

Por otro lado, hay una dificultad añadida en la situación del desempleo, que reside en los desequilibrios existentes entre esos parados por regiones, edad y sexo, ya que, por ejemplo, la tasa de desempleo en Andalucía casi duplica la media nacional, y, así mismo, las desigualdades en los colectivos de menores, mayores de 50 años y mujeres en situación de paro es abismal respecto a la tasa de otros colectivos.

También, es una realidad, que este problema del paro en España es endémico, que viene superando año tras año la media de Europa, pero en estos momentos la situación ha pasado a inamisible, y, no queda otra que adoptar de inmediato medidas estructurales, que paren el crecimiento del paro y otras dirigidas directamente a la creación empleo. Las subvenciones y las ayudas ahora, sin duda, son imprescindibles pues no podemos dejar en abandono a nadie, aunque nadie duda, que estas medidas solo pueden ser temporales, al admitirse por todos, que no podemos vivir siempre en una sociedad subsidiada por motivos personales, sociales, políticos, sanitarios, y, de dignidad de las personas.

En el Acuerdo glorioso de reconstrucción de la U. E. se habla de muchas cosas en términos de gran amplitud, pero pensando en la situación del paro que soportamos, es preciso ya, que el Gobierno, aprobado el Acuerdo de la U. E., comience a implementar de forma inmediata medidas estructurales para nuestro mercado laboral, de manera que se creen las circunstancias adecuadas para iniciar el renacimiento del empleo.

b).  Prestaciones de la S. S. (Pensiones, IMV, desempleo, etc.)

Otro de los problemas extremadamente sensible, que tenemos, es la situación real de nuestro sistema de Seguridad Social, que se encuentra en una encrucijada límite con una deuda creciente (100.000 millones de eurs.) y un déficit creciente, un sistema de pensiones (contributivas y no contributivas) insostenible, un I.M.V. incontrolado, prestaciones de desempleo de todo tipo incalculables económicamente, etc., etc.

Está muy claro, que el Acuerdo de Reconstrucción ya se fija en esta cuestión de España y, sin duda, será uno de los asuntos donde figurará la condicionalidad acordada, de manera, que el Gobierno de España debe empezar a tomar medidas de forma inmediata y, además, iniciar una campaña de información completa a los españoles de la situación y de las medidas que se van a adoptar en esta cuestión tan importante para todos los españoles, aunque ello signifique, anunciar recortes y sacrificios, ya que no podemos seguir en la opacidad absoluta de arenas movedizas.

Así mismo, es un hecho, que Bruselas está haciendo un Reglamento sobre el funcionamiento de las ayudas, que pretende, dejar claro cuáles serán los deberes de los miembros de la U. E. perceptores de los fondos de ayudas para la reconstrucción.  Un fondo, como se ha anunciado, que condicionará el gasto a los miembros afectados por la pandemia, que son objeto de la ayuda financiera de la U. E., y, sin dudad, en el Reglamento se podrían concretar las medidas, que se deberán adoptar los países afectados, entre otros asuntos, en materia de mercado laboral y de pensiones.

Finalmente, señalar que los Estados miembros podrán potencialmente vetar el gasto de otros países, accionando el llamado “freno de emergencia”, cuando entiendan que algún país no cumple las recomendaciones específicas elaboradas por la Comisión para cada Estado miembro, y, podrán poner en marcha el referido freno de emergencia de las ayudas.

N.B. En España, como hemos dicho, tenemos dos problemas que el Gobierno debe abordar de inmediato, que son el desempleo y prestaciones S. S., asuntos ambos espinosos y complicados, a los que sin duda la Comisión va a dedicar especial atención.

Firmado el Acuerdo del Fondo Recuperación U. E., con presunta satisfacción de todos, publicitado, además, en España como un gran triunfo personal del Presidente del Gobierno, Sr. Sánchez, parece que habrá ayudas, pero condicionadas en todos los sentidos, y, con seguridad nos esperan a los españoles reformas, ajustes y sacrificios.

Por otro lado, en España volvemos a lo de siempre, los ciudadanos estamos en la inopia, aunque ya es hora, ya que pagamos impuestos y más, incluidos los de nueva creación de la U. E., que alguien nos explique qué ha pasado realmente y que vamos a recibir y a sufrir.

Son obligaciones del ineludibles de todos nuestros representantes políticos (europarlamentarios, parlamentarios, senadores y de todo el Gobierno de España) informarnos, pormenorizadamente, hasta que comprendamos, que es lo que se ha aprobado y cuál es su contenido, sobre todo, en aquellas cuestiones, como el mercado laboral y el desempleo, que son vitales para todos nosotros sin exclusión.

Córdoba, a 24 de julio de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

S. S. – Pensiones – Extra – Brotes oscuros (ni pensiones sin pagar ni controles si hacer)

Hay dos cosas que España no se puede permitir, así que, las señalo, aunque habrá otras, pero estas son esenciales aquí y ahora:

I.  Pensiones. Hay que mantener las pensiones, pase lo que pase y cueste lo que cueste.

La Seguridad Social gastó en este junio 9.862,3 millones de euros para pagar de las pensiones contributivas, y, a la paga extraordinaria destinó la cantidad 9.586,31 millones de euros.

De ese total de 9.862,3 millones de euros que se destinaron a pagar las pensiones, a pensiones de jubilación (7.057,6 millones de euros); a viudedad 1.702,3 millones, a incapacidad permanente 937,7 millones; a orfandad 139,2 millones; y, a favor de familiares de 25,3 millones.

Es fácil ver el tremendo esfuerzo, que toda la Nación realiza para pagar las pensiones, pues no hay más que sumar, teniendo en cuenta, que las cifras anteriores son solo de pensiones contributivas, a las que, hay que sumar todas las pensiones no contributivas, incluido el IMV.

Aquí, hay que poner de relieve una realidad, que nuestro sistema de S. S. está quebrado, pues solo la deuda de la S. S., contando los prestamos del Estado, este año alcanzará, como mínimo, la cifra de 100.000 millones de euros.

La cantidad resulta enorme y difícil de bardar, pero está claro, que no podemos dejar fuera a nadie, esto es de todos y para todos.

 II. Controles del coronavirus.

Hemos estado confinados y con la economía prácticamente parada tres meses y, desgraciadamente, ahora no existe la marcha atrás, de manera que tenemos que seguir adelante sin remedio, o todos, si no morimos del coronavirus, moriremos de hambre. No es posible un nuevo parón y no queda otra que seguir adelante.

Hay que evitar, si o si, los rebrotes de la Covid-19, que al parecer está rebrotando por toda España. Esa realidad implica, que el Gobierno debe, de forma imprescindible, realizar controles de todas las fronteras (terrestres, marítimas y aéreas), sin olvidar cualquier otro posible foco de rebrote; si no se hace así, pronto, estaremos todos en situación límite y, además, arruinados sin posibilidad de recuperación.

En resumen, esto es lo que hay, y, no tenemos otra realidad, que afrontar los dos asuntos precitados.

N.B.   El Sistema de la S. S. y los rebrotes oscuros por falta de controles en las fronteras y en todos los lugares de riesgo, y, de observancia de las medidas de prevención de una minoría de españoles y personas procedentes de otros lugares (que bien ya viven aquí o que llegan del exterior por cualquier medio) es algo que ya no podemos permitirnos de ninguna manera, pues, de otro modo vamos al desastre absoluto.

Se mire como se mire, esto es lo que hay. Todos o ninguno, no hay otra.

Córdoba, a 26 de junio de 2020

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Incapacitados permanentes sociales (Ingreso mínimo vital)

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha dado este jueves un dato, que exige ser examinado con atención y preocupación: Un tercio” de los perceptores de la renta mínima -no son empleables- a día de hoy, lo que implica, que no tienen las capacidades que exige el mercado laboral para encontrar cualquier empleo. El Ministro Escrivá ha puesto como ejemplo, a personas que cobrarán la ayuda y tienen problemas de “drogadicción”, “psicológicos” o a las que, debido al “abandono escolar”, tienen una “formación precaria”, a día de hoy, calculando una cifra de personas de 280.000 no empleables.

Sin entrar a hablar del IMV ni de sus condiciones, que al menos una gran mayoría consideramos necesario (principalmente, en tiempos de crisis, por la sencilla razón, de que ninguna nación se puede permitir abandonar a su suerte a ninguno de sus nacionales o por cualquier causa legal equiparados), es lo cierto, que el Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Sr. Escrivá, ha planteado un asunto de enorme importancia, que reside en la existencia en España de un grupo numeroso de personas, que se puede llamar “incapacitados permanentes sociales”.

Entiendo, por principio, que estas personas no deben estar incluidas en el colectivo del IMV, pues dicha prestación asistencial únicamente debe ir dirigidas a personas empleables, ya que de otra forma se produce una contradicción con la naturaleza íntima del IMV. La solución debe estar, en determinar claramente quienes son esas personas, y, excluirlas del IMV, pero incluyéndolas en “una prestación de incapacidad permanente no contributiva de la Seguridad Social en la modalidad precisa”.

Se evitaría, así, cualquier confusión, se clarificaría el sistema asistencial del IMV y se controlarían muchas complicaciones administrativas, a la vez, que se reduciría el fraude en la percepción del IMV, y, ese colectivo no empleable pasaría a estar ubicado en el lugar a que pertenece, ya que nunca, ninguno de sus miembros, va a encontrar un trabajo y son, sin duda, incapacitados permanentes sociales en cualquiera de sus grados.

La Ley lo permite sin ningún género de dudas, no hay más, que ver nuestra Constitución y lo que dice la L. G. S. S., que solo precisaría una ligera reforma, así:

** La Constitución Española dice en su artículo 41: Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres.

** Por otro lado, la L. G. S. S. establece en los artículos que se citan, lo siguiente:

Artículo 1. Derecho de los españoles a la seguridad social. 

El derecho de los españoles a la Seguridad Social, establecido en el artículo 41 de la Constitución, se ajustará a lo dispuesto en la presente ley.

Artículo 2. Principios y fines de la seguridad social.

1. El sistema de la Seguridad Social, configurado por la acción protectora en sus modalidades contributiva y no contributiva, se fundamenta en los principios de universalidad, unidad, solidaridad e igualdad.

2. El Estado, por medio de la Seguridad Social, garantiza a las personas comprendidas en el campo de aplicación de esta, por cumplir los requisitos exigidos en las modalidades contributiva o no contributiva, así como a los familiares o asimilados que tuvieran a su cargo, la protección adecuada frente a las contingencias y en las situaciones que se contemplan en esta ley.

Artículo 193. Concepto.

1. La incapacidad permanente -contributiva- es la situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral. No obstará a tal calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral del incapacitado, si dicha posibilidad se estima médicamente como incierta o a largo plazo.

Artículo 194. Grados de incapacidad permanente.

1. La incapacidad permanente, cualquiera que sea su causa determinante, se clasificará, en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado, valorado de acuerdo con la lista de enfermedades que se apruebe reglamentariamente en los siguientes grados:

a) Incapacidad permanente parcial.

b) Incapacidad permanente total.

c) Incapacidad permanente absoluta.

d) Gran invalidez.

2. La calificación de la incapacidad permanente en sus distintos grados se determinará en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo que reglamentariamente se establezca.

A efectos de la determinación del grado de la incapacidad, se tendrá en cuenta la incidencia de la reducción de la capacidad de trabajo en el desarrollo de la profesión que ejercía el interesado o del grupo profesional, en que aquella estaba encuadrada, antes de producirse el hecho causante de la incapacidad permanente.

***   En resumen, lo que propongo se puede hacer, sin ningún tipo de problema de singular importancia, de forma, que se reduciría el gasto administrativo en la gestión y control del IMV y, además, se clarificaría la situación un colectivo no empleable, que cualquiera puede ver que está mal ubicado en el IMV, y, de lo que solo se derivarán problemas constantes para todo el sistema.

N.B.  Las personas no empleables de las que habla el Ministro Escrivá, realmente, son incapacitados permanentes sociales, qué al estar fuera del mercado de trabajo, están indebidamente incluidos en el llamado Ingreso Mínimo Vital (IMV), ya que todos saben, que no podrán encontrar un puesto de trabajo, por la sencilla razón, de que no existe trabajo para ellos y nunca van a trabajar en ningún sector.

Mantener 280.000 personas nunca empleables, como mínimo, incluidos en el colectivo del IMV, es una distorsión profunda del sistema asistencial conocida y admitida, ya que esa masa de población afectada, podría llegar a 700.000 personas, dado el número de inactivos (16.525.900 – EPA – 1T – 2020) y la cifra prevista por el M. de S. S. de perceptores del IMV, siendo, sin duda, contraproducente para el sistema asistencial y de S. S. de España. Si no sabemos con toda claridad a donde va destinado el gasto, nunca sabremos de donde debe salir el dinero necesario para cubrir ese gasto, y, está muy claro, que no se debe aplicar una cantidad de fondos públicos, sin conocer su verdadera estructura final.

Córdoba, a 15 de junio de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.