Monthly Archives: March 2021

Mascarillas por mandato legal (no, pero si Sr. Simón)

Se ha hecho pública ayer, la Ley 2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. 

(Disposición final octava. Entrada en vigor. La presente Ley entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado», sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 2 respecto del ámbito de aplicación).

Artículo 6. Uso obligatorio de mascarillas.

<< 1. Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas en los siguientes supuestos:

a) En la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público.

b) En los medios de transporte aéreo, marítimo, en autobús, o por ferrocarril, así como en los transportes públicos y privados complementarios de viajeros en vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, si los ocupantes de los vehículos de turismo no conviven en el mismo domicilio. En el caso de los pasajeros de buques y embarcaciones, no será necesario el uso de mascarillas cuando se encuentren dentro de su camarote.

2. La obligación contenida en el apartado anterior no será exigible para las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

Tampoco será exigible en el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias.

3. La venta unitaria de mascarillas quirúrgicas que no estén empaquetadas individualmente solo se podrá realizar en las oficinas de farmacia garantizando unas condiciones de higiene adecuadas que salvaguarden la calidad del producto. >>

 La ley es muy clara, las mascarillas en general son obligatorias en todo el territorio nacional (incluso al aire libre y con distancia física), así que, sin entrar a valorar la constitucionalidad del mandato, lo expuesto supone un cambio de criterio de grandes dimensiones, respecto a lo que el Ejecutivo Central venía manteniendo desde hace más de un año.

El Sr. Simón, D. Fernando, director del CCAES y factótum del Gobierno en asunto de la pandemia, en su momento dijo: No es necesario que la población use mascarillas.

Fernando Simón explicó (Cadena Ser – 29-04-20) por qué el uso de mascarillas no es obligatorio, aunque la recomendación es fuerte.

Es cierto, que con las mascarillas el Sr. Simón no se ha cortado el pelo nunca, así, en una de sus ruedas de prensa ha calificado de “egoístas” a las mascarillas FFP2, después, como en todas sus predicciones, ya sabemos lo que ha pasado.

Lo relevante en este vidrioso asunto de las mascarillas es el cambio de criterio radical del Gobierno, que nadie explica de mascarillas no y mascarillas si y ahora obligatorias por ley.

Es lo cierto, que ya estamos acostumbrados a los cambios del Gobierno, pero aquí hay algo mucho más importante, ya que, tenemos más de 100.000 muertos y casi 4 millones de contagiados, y eso es un problema que alguien debería de explicar y asumir responsabilidades, de manera, que el Gobierno es necesario que responda a algunas preguntas:

¿Por qué se dijo que las mascarillas no eran necesarias y ahora se imponen obligatoriamente por mandato legal?

¿Cuántas muertes ha costado el no usar mascarillas?

¿Cuántas compras se han realizado de mascarillas por el M. de Sanidad, en que condiciones y cuantas compras ha resultado fallidas?

¿El Comité de Expertos y el Sr. Simón (director del CCAES) por qué no explican a los españoles este cambio brusco de criterio?

¿Por qué en este asunto de las mascarillas no ha existido información veraz y quién es el responsable de esta falta de información a los españoles?

¿Alguien del Gobierno ha asumido o asumirá alguna responsabilidad en este asunto de las mascarillas, cuando se decía no son necesarias, que tantos fallecimientos ha costado y tantísimos contagios ha producido?

*** Ninguna explicación, pero si coerción por parte del Gobierno, de manera, que la opacidad es absoluta y nadie sabe realmente, ¿por qué?, hay que llevar la mascarilla ahora obligatoriamente, pues nadie con responsabilidad pública ha salido a detallar los motivos de dicha imposición legal.

Es inadmisible, que los ciudadanos sigamos instalados en la oscuridad informativa por parte del Gobierno, ya que, para la participación social en la toma de decisiones y su implantación responsable por los españoles, es imprescindible contar con información veraz completa e inmediata.

Información veraz, que es un derecho y un mandato recogido en el C. E. en su art. 20, que dice:

<< 1.- Se reconocen y protegen los derechos: d). A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

2.– El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.>>

Se dirá, que lo que digo es una petición fantasiosa, pero, a pesar de todo, es una realidad incuestionable, que sin la participación informada de los españoles será imposible cumplir la ley, ya que, si los ciudadanos no perciben la misma como participación consciente y aceptada libremente, la obligación nacida de la ley será de imposible cumplimiento, máxime, cuando todos los sujetos destinatarios de mandato legal están más que hartos de los sustos, de las imposiciones y de las restricciones de sus derechos inexplicadas, por muchas que sean las sanciones establecidas. 

Una ley que no es aceptada por el pueblo es de imposible cumplimiento, de forma, que se impone una información al mismo veraz, completa e inmediata en el asunto de las mascarillas, si se quiere que la norma se cumpla por los españoles, sobre todo, porque los ciudadanos siente solo obligaciones, mientras ven a los poderes públicos dominantes enzarzados en guerrillas de poder, sin que ellos puedan hacer nada, pues los tribunales está silentes y cautivos, y,  solo les queda la protesta en cualquiera de sus formas.

 Si a todo lo anterior se une, la falta de respeto a la Ley por los poderes públicos; las actuaciones ilegales de una policía autoritaria que machaca a los ciudadanos y derriba puerta en domicilios inviolables según la C. E, vulnerando derechos fundamentales; la anulación de la división de poderes con leyes urgentes que secuestran al poder judicial y a su Consejo; el estado de alarma inconstitucional y prorrogado en exceso legal; y, así, un larguísimo etc. de desafueros; que duda cabe, que los ciudadanos no colaborarán, el en cumplimiento de una ley que no aceptan ni comparten, por muchas que sean las sanciones y los policías que se pongan para vigilarlos.

Es un hecho cierto, que en las sociedades libres y democráticas la política del miedo nunca da resultados, por mucho que pueda empujar una policía autoritaria con actuaciones inconstitucionales, como la de la patada en la puerta.

*** Es evidente por todo lo expuesto, que estoy en desacuerdo con el sistema implementado en España de confinamientos y limitaciones de los derechos y libertades constitucionales en la lucha contra la pandemia, de forma, que, sin duda, otro modelo es posible para combatir la epidemia basado en la información veraz a la población, la educación y la formación continuada, solicitando, así mismo, a los ciudadanos su participación y colaboración en el control y lucha contra la enfermedad, como se ha hecho en otros países, como Suecia.

Confinar a los españoles, restringir sus derechos y libertades, realizando a la vez una política de opacidad informativa sin ningún tipo de información veraz, lleva a un engaño colectivo y a la ruina económica y social, mientras la sanidad no mejora ostensiblemente, por la sencilla razón de que los confinamientos masivos son contraproducentes, ya que, no se impide que el virus circule, al existir una parte de los ciudadanos que siguen trabajando y, además, se crea la falsa convicción que el virus se está controlando, lo que implica un aumento del riesgo, al abandonar la población los cuidados de autoprotección permanentes.

Dicho de otra forma, nada hay que puede superar a la información veraz permanente e inmediata a la población, utilizando, a la vez, la formación continua, la educación y los controles de la enfermedad con la máxima amplitud posible sobre la población para controlar la pandemia, sin olvidar la participación social.

El uso de la mascarilla por imperativo legal en espacios abiertos no produce efectos reales de control de los contagios, ya que, la población tendrá la falsa creencia de que usando la mascarilla todo queda controlado, lo que, simplemente, no es cierto, ya que, políticamente, con carácter general, se abandona su educación y su formación integral sobre la enfermedad, sobre todo, si, además, se da de lado a una información veraz e inmediata, a la vez, que conlleva un hecho muy negativo, concretamente, que la población abandona su autoprotección.

Destacando, finalmente, dos cosas de enorme importancia:

1ª.- El efecto positivo o negativo que tiene la ejemplaridad del comportamiento de los poderes públicos, que en España aparece como algo olvidado.

2ª.- Se viene tratando a los ciudadanos como irresponsables sin aptitud para autoprotegerse, así como, considerándolos incapaces de participar y colaborar en la lucha y control de la enfermedad, lo que constituye una simpleza y una temeridad, ya que, si algo han demostrado los españoles en el último año es su espíritu de sacrificio y autodisciplina, aguantando, además, unas actuaciones políticas nefastas del todos contra todos y vale casi todo durante la pandemia (con muchos fallecimientos y contagios), con olvido de los intereses generales de la población.

N. B.   Sin información veraz completa e inmediata para todos los españoles no existe la libertad verdadera ni el Estado de Derecho Constitucional, de forma, que el uso de las mascarillas por mandato legal, del no, pero si del Sr. Simón, será imposible de asimilar por los ciudadanos libres, lo que significa, que no se cumplirá la ley.

Tienen a su favor los españoles:

* La falta absoluta de ejemplaridad de los poderes públicos en el cumplimiento de la ley, ya que, es una tomadura de pelo a los españoles, que se les imponga el cumplimiento de la ley, cuando no han sido informados y, además, ven a los dirigentes políticos enfrascados en ignorar el respeto a la ley, cuando quieren sin pudor ni mesura.

* El tratamiento a los ciudadanos como irresponsables sin aptitud para autoprotegerse, así como, considerarlos incapaces de participar y colaborar en la lucha y control de la enfermedad.

Otro modelo de combatir la enfermedad es posible, como han demostrado otros países, cómo, por ejemplo, Suecia.

Córdoba, a 31 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

II. Respeto a la Ley – Estado de Derecho (principio de legalidad y derechos fundamentales)

En estos días de inseguridad jurídica conviene realizar una defensa del respeto a la ley, algo esencial en cualquier estado social y democrático de derecho, como es el nuestro según la C. E.

Sin respeto a la Ley no existe el estado de derecho, pero es lo cierto, que ese deber de respeto es exigible al máximo, cuando se trata de poderes públicos (también a el CGPJ y los Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, que están silentes y en posición de espera), ya que, mientras los ciudadanos tienen un deber general negativo de abstenerse de cualquier actuación que vulnere el cumplimiento de la Ley, los titulares de los poderes públicos tienen, además, un deber general positivo de realizar sus funciones de acuerdo con la Ley.

** La Constitución Española establece lo siguiente:

<< – Artículo 9: 1.  Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico. 3.  La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.

Artículo 10: 1.  …   …, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.>>

Además, en España el Tribunal Constitucional se apoya en el respeto a la ley, como fundamento del orden político y de la paz social, para avalar la obligación de respetar el ordenamiento jurídico.

En España se están produciendo a diario dislates tremendos de falta de respeto a la Ley, así que señalaré supuestos claros de falta de respeto a la ley, que son ejemplos de perversión de la ley, pero que son como un el lago de los muertos o piélago, que lo inunda todo, así:

 * Admisión generalizada de la presunción de inocencia invertida como base de cualquier desafuero, de forma, que poderes públicos (incluso una Ministra del Gobierno), televisiones, radios, y muchos medios de comunicación, etc. aceptan algo contrario a la Constitución, que consiste, en defender contra ley que siempre se es culpable en vez de inocente.

La Constitución Española dice:

<< – Artículo 24.

1. Todas las personas tienen derecho a obtener tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

2. Asimismo, todos tienen derecho …   … a la presunción de inocencia.>>

Como se ve, constitucionalmente se trata de un despropósito y un dislate jurídico incalificable, pero, que, sin duda, es un claro ejemplo de falta de respeto a la Ley, sobre todo si afecta a los ciudadanos de la calle, como está ocurriendo a diario, ya que, se encuentran indefensos ante la pasividad de los poderes públicos y de un T. C. silente y cautivo, de forma, que cuando se ve la resolución del T. C. alemán sobre la paralización del fondo de recuperación de la U. E., se siente un poco de envidia, al comprobar, que allí existe un contrapoder real.

* La policia sin orden judicial derriba una puerta y entra en un domicilio particular, vulnerando el art. 18. 2 de la Constitución y el derecho fundamental de “la inviolabilidad del domicilio” por una infracción administrativa, cuando acudiendo al Juzgado de Guardia, en minutos, podían haber obtenido una orden judicial.

(Nota: Los particulares implicados está muy claro, que son necios, gilipo…, y unos irresponsables absolutos, pero, sin duda, hay otros métodos legales menos invasivos de las libertades y que no vulneran derechos fundamentales. Algún poder público competente debería tomar medidas inmediatas y serias, para que hechos tan fuera del estado de derecho no se repitieran).

A este respecto la Constitución dice:

<< – Artículo 17. 1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley. 3. Toda persona detenida debe ser informada de forma inmediata, y de modo que le sea comprensible, de sus derechos y de las razones de su detención, no pudiendo ser obligada a declarar. Se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca.

– Artículo 18. 2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá del domicilio hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.>>

Aquí hay que recordar, la conocida frase de Winston Churchill de que la democracia consiste en que, cuando suena el timbre de madrugada, uno puede estar seguro de que es el lechero.

En consecuencia, sobra cualquier comentario, pues lo que no podemos, de ninguna manera, es aguantar un estado autoritario y policial con derechos fundamentales suprimidos y coartados; de otra forma, la Constitución no existe ni viviremos en un Estado Social y Democrático de Derecho.

Está claro, que se trata, una vez más, de un ejemplo de falta de respeto a la Ley incalificable e inadmisible en un estado de derecho, donde, se supone, existe la división de poderes constitucionalmente.

* Vivimos desde hace casi un año bajo un estado de alarma inconstitucional, se mire como se mire, con nuestros derechos fundamentales y nuestras libertades suprimidos y/o limitados.

La C. E. dice:

<< – Artículo 116.

1.  Una ley orgánica regulará los estados de alarma, de excepción y de sitio, y las competencias y limitaciones correspondientes. 2.  El estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante alarma decreto acordado en Consejo de Ministros por un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo. El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración. 5. No podrá procederse a la disolución del Congreso mientras estén declarados algunos de los estados comprendidos en el presente artículo, quedando automáticamente convocadas las Cámaras si no estuvieren en período de sesiones. Su funcionamiento, así como el de los demás poderes constitucionales del Estado, no podrán interrumpirse durante la vigencia de estos estados.

6.      La declaración de los estados de alarma, de excepción y de sitio no modificarán el principio de responsabilidad del Gobierno y de sus agentes reconocidos en la Constitución y en las leyes.

– Artículo 53.

1.      Los derechos y libertades reconocidos en el Capítulo Segundo del presente Título vinculan a todos los poderes públicos. Sólo por ley, que en todo caso deberá respetar su contenido esencial, podrá regularse el ejercicio de tales derechos y libertades, que se tutelarán de acuerdo con lo previsto en el artículo 161, 1, a).

2.      Cualquier ciudadano podrá recabar la tutela de las libertades y derechos reconocidos en el artículo 14 y la Sección 1.ª del Capítulo Segundo ante los Tribunales ordinarios por un procedimiento basado en los principios de preferencia y sumariedad y, en su caso, a través del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. Este último recurso será aplicable a la objeción de conciencia reconocida en el artículo 30.

3.      El reconocimiento, el respeto y la protección de los principios reconocidos en el Capítulo Tercero informarán la legislación positiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos. Sólo podrán ser alegados ante la Jurisdicción ordinaria de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen.

– Artículo 55.

1.  Los derechos reconocidos en los artículos 17, 18, apartados 2 derechos y 3, artículos 19, 20, apartados 1, a) y d), y 5, artículos 21, 28, apartado libertades 2, y artículo 37, apartado 2, podrán ser suspendidos cuando se acuerde la declaración del estado de excepción o de sitio en los términos previstos en la Constitución. Se exceptúa de lo establecido anteriormente el apartado 3 del artículo 17 para el supuesto de declaración de estado de excepción.

2.  Una ley orgánica podrá determinar la forma y los casos en los que, de forma individual y con la necesaria intervención judicial y el adecuado control parlamentario, los derechos reconocidos en los artículos 17, apartado 2, y 18, apartados 2 y 3, pueden ser suspendidos para personas determinadas, en relación con las investigaciones correspondientes a la actuación de bandas armadas o elementos terroristas.

La utilización injustificada o abusiva de las facultades reconocidas en dicha ley orgánica producirá responsabilidad penal, como violación de los derechos y libertades reconocidos por las leyes.>>

De nuevo, otro ejemplo mayúsculo de falta de respeto a la Ley incalificable e inadmisible en un estado de derecho, con el poder judicial sometido y cautivo, el T. C. en “stand by” (en espera), el Congreso anulado, los ciudadanos confinados y restringidos en sus derechos fundamentales en un País de puertas derribadas contra ley.

*** Algunas cosas claras.

A pesar de todo, siempre queda un halo de esperanza y algunas cosas están más claras:

1º.- España se desangra por la pandemia, el paro y la ruina, pero los poderes públicos dominantes y sus dirigentes juegan a la ruleta rusa con los españoles, de manera, que ellos a lo suyo y vale todo.

2º.- Sabemos ya, ¿por qué? quieren controlar el poder judicial y su independencia. Ellos no respetan la Ley, ni siquiera la suya, y, además, a mayor inri, ocupan en exclusividad la justicia, yendo todos en tropel a pedir amparo a jueces y tribunales, mientras los ciudadanos de a pie ven, como sus solicitudes de cobijo y amparo judicial se inadmiten una tras otra.

Solo queda creer en la justicia y en la división de poderes, esperando que los jueces, apliquen la Ley sin condicionamientos ideológicos, y, siempre en favor del pueblo dónde reside la soberanía, y, del que nace, crece y se sostiene la justicia en las democracias constitucionales.

N. B.   Sin respeto a la Ley por todos y, especialmente, por los poderes públicos no existe el Estado de Derecho Constitucional.

Sin ejemplaridad de los poderes públicos en el cumplimiento de la ley, es una ofensa a los españoles, que se les pida su cumplimiento.

Sin embargo, lo peor es, que actúan así contra la ley algunos muchos, quizás demasiados, porque se sienten impunes, de forma, que les da igual, aunque puede ser cierto, que los culpables son los ciudadanos por su mala memoria.

Solo una pregunta: ¿alguien puede explicar lo que está ocurriendo en España y por qué se ignora por los poderes públicos la Ley?

No se puede poner en duda, que las cosas están muy claras, luego que nadie se queje.

Córdoba, a 30 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

II. La incertidumbre crece – T. C. Alemania – Fondo de Recuperación (ayudas en el aire, con retraso y un poco de envidia)

La incertidumbre es lo contrario a la tranquilidad, a la confianza o a la certeza, y, se manifiesta en inquietud y parálisis. La incertidumbre proviene de la falta o escasez de conocimientos, es pues, la duda permanente por la falta de información veraz y la insuficiencia de las razones o pruebas en las que se puede fundar una actuación razonable, implicando falta de conocimiento seguro y claro. El exceso de incertidumbre conlleva, que, casi siempre, el ciudadano paraliza su actividad en espera de que la situación sea más clara y confiable.

En España es una realidad indiscutible, que está creciendo la incertidumbre a todos los niveles (político, social, económico y sanitario), apareciendo la inseguridad, la inquietud y la indecisión, entre todos los ciudadanos (con reflejo interior y exterior) con todas sus consecuencias nocivas.

Por si nos faltara algo, en ese proceso continuo de aumento de la inseguridad y de falta de certeza, siguen apareciendo hechos nuevos inesperados, que acrecientan la incertidumbre, así:

*** El Tribunal Constitucional en Karlsruhe, Alemania, paraliza el Fondo de Recuperación, ordenando al presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, que no firme la aprobación de la decisión de recursos propios. El tribunal señala, que Steinmeier no puede firmar la decisión hasta que la corte haya resuelto el recurso urgente de una serie de demandantes, que alegan, que el Fondo de Recuperación es contrario a los Tratados de la U. E. y a la Constitución alemana.

El T. C. de Alemania funciona cuando sus ciudadanos demandan amparo, lo que claramente no ocurre en España, dónde el T. C. esta en “stand by” (en espera), silente y cautivo de los poderes públicos y donde los ciudadanos tienen prohibido acudir en solicitud de cobijo y amparo, dónde no se admite nada, y, existe, además, un arrecife cortante impeditivo, que es el llamado interés constitucional.

Si olvidar, la necesidad imperiosa que los españoles tenemos de esos fondos, es lo cierto, que cualquiera siente envidia, cuando se ve, que los alemanes tienen un estado de derecho de verdad.

Sea cual sea la decisión final del Tribunal Constitucional Alemán y se   pronuncie como se pronuncie, el hecho de que paralice una decisión política importante y de profundas consecuencias para toda la U. E., produce la sensación tranquilizadora de que existen contrapoderes efectivos al poder político, cosa que en España es impensable al estar la división de poderes en fase terminal.

Así mismo, en Alemania, se ve, que no creen, que el dinero público no es de nadie; y, saben, que cuesta mucho esfuerzo y sacrificio crearlo y que no se debe gastar indebidamente, teniendo muy claro, que es de los ciudadanos alemanes, no como en España, que se gasta en aumento y sin control demasiado dinero público en gastos superfluos e innecesarios.

En los PGE de 2021 ya figuran 27.000 millones de fondos europeos, de manera, que ya veremos cuando y como llegan los 140.000 millones, pues esto de la Unión Europea es de traca y de una eficacia que asusta, ya que, no son solo las ayudas, sino, también, los asuntos de las vacunas, los planes de vacunación y las medidas de movilidad que casi nadie entiende.

Es público y notorio, que la Comisión Europea  no puede acudir a los mercados para captar los fondos necesarios, hasta que todos los Estados miembros hayan aprobado la decisión de recursos propios. El Ejecutivo comunitario ya sabía, que iba a ser un proceso lento el lograr que todos los Estados lo aprobaran, pero esta decisión de Karlsruhe es un contratiempo más, que no se esperaban, de forma, que ya no son solo Polonia y Hungría los que impiden con su veto, también, están sin aprobación 14 países, entre ellos los llamados frugales.

A destacar, que el comunicado de la corte constitucional alemana no señalacuánto tiempo se tomará hasta resolver el caso por el que ha detenido la ratificación, aunque, parece que un mínimo de tres meses será casi inevitable.

Karlsruhe quiere tener la última palabra sobre la aplicación del derecho de la Unión en Alemania, ya que, en en Tribunal Constitucional alemán se dice, que el BCE no es el amo del universo, teniendo en cuenta, que el T. C. sabe, que los ciudadanos alemanes están en contra de las ayudas a los países despilfarradores, España entre ellos, pues entienden, que nada debe ser gratis y sin control estricto, máxime cuando hay cantidades a fondo perdido.  

Veremos como termina todo, aunque por ahora vamos mal, sin olvidar la condicionalidad del estado de derecho, que con las medidas aprobadas “a fortiori” por el Gobierno de España, como la ley que limita el poder del CGPJ impidiendo los nombramientos necesarios de jueces y magistrados, entramos en fase de veto del cualquier País de la Unión o de una posible intervención paralizadora de los fondos por el Ejecutivo comunitario o el Euro-Parlamento, si entienden, que se limita y ataca la independencia judicial y la división de poderes.

Ahora, está más que claro, que son necesarias, con carácter inmediato, reformas y medidas estructurales de control de gasto público innecesario y superfluo.

*** La incertidumbre crece.

Por todo lo expuesto, es una realidad, que, los españoles sienten que la incertidumbre aumenta, lo que lógicamente les paraliza en todos los sentidos un poco más cada día, impidiéndose la recuperación.

La dura realidad es que estamos entrado en un campo desconocido, lleno de incertidumbre e inseguridad, lo que nos obligará a todos a transformar nuestro entorno económico y social, quitando y transformando todo lo que se pueda, intentando adaptarnos al contexto operativo actual y a la realidad económica nacida de la pandemia.

Es evidente, que la U. E. está superada en todos los sentidos, pero lo del Tribunal Constitucional de Alemania le ha dado el tiro de gracia, pero ha servido para que todos entendamos la fragilidad de la situación en que nos encontramos.

Cuando habían aparecido rayos de esperanza, como las vacunas, los fondos de recuperación y la compra de la deuda de los países por el B. C. E. en grandes cantidades para sostener temporalmente un aumento del gasto público de asistencia social y sanitario, el caso citado de la resolución del T. C. alemán ha demostrado, que los obstáculos contra la pandemia y sus efectos van apareciendo uno tras otro, haciendo que los planes del Ejecutivo de la Unión se derrumben, sin que nadie, además, de una explicación a los ciudadanos preocupados y desinformados.

En España, ya sabemos lo que hay, de forma, que la incertidumbre en todos los campos imaginables ha tomado un rumbo de no retorno, ya que, se mire a donde se mire, solo aparecen obstáculos cada vez mayores, que impiden el inicio de la recuperación. La dura realidad es, que estamos a la cola de Europa – U. E. en casi todo, y, ahora, Alemania con la resolución de su T. C. dispara nuestra incertidumbre, llegando a un punto de parálisis abisal.

N.B. Es algo indiscutible, que la incertidumbre crece en España de forma exponencial, provocándonos una parálisis terminal, de manera, que cuando el T. C. de Alemania paraliza el Fondo de Recuperación la desconfianza aumenta, pues, sinceramente, nadie sabe, que hacer, ni que decisión puede adoptar; es decir, estamos apalancados en una situación permanente de inseguridad plena, que imposibilita tomar decisiones, lo que conlleva una parálisis total, nociva y perversa para todos, que tiene un reflejo interior y exterior, consolidándose en desconfianza para España.

En España son necesarias con carácter urgente reformas estructurales, para adaptarnos a la situación actual, aunque desgraciadamente, cada día que pasa, muestra que eso parece un imposible, ya que, los poderes públicos dominantes están en una guerra de trincheras con olvido de los ciudadanos, mientras que, al haber casi desaparecido la división de poderes, el CGPJ, el Tribunal Constitucional y el T. S. están silentes y cautivos.

A pesar de todo lo dicho, ha nadie puede sorprender, que se tenga     un sentimiento de envidia por el funcionamiento del T. C. de Alemania como verdadero contrapoder, que en España es un mero espejismo; pero lo cierto es, que la incertidumbre por el Fondo de Recuperación y su realidad inmediata hace, que las ayudas queden en el aire, retrasándose peligrosamente, lo que a la vez conlleva, que crezca la desconfianza en nuestra recuperación, paralizándose todo en un bucle perverso de inacción completa.

Si a la incertidumbre, la inseguridad jurídica y la pérdida de confianza que ya tenemos, le unimos in el retraso o lo que sea en los fondos de ayuda de la U. E., el resultado es descorazonador para todos, convirtiéndose en catástrofe política, social, económica y sanitaria.

Córdoba, a 28 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Incertidumbre – inseguridad jurídica – pérdida de confianza (información veraz y participación social en las decisiones)

La incertidumbre supone inseguridad, inquietud, desasosiego, duda, indecisión, vacilación, recelo, sospecha, siendo, por tanto, lo contrario de tranquilidad, de confianza o de certeza, lo que crea, y, se manifiesta en inquietud. La incertidumbre proviene de la falta o escasez de conocimientos, es pues, la duda permanente por la falta de información veraz y la insuficiencia de las razones o pruebas en las que se puede fundar una actuación razonable, implicando falta de conocimiento seguro y claro. Dicho de otra forma, la incertidumbre se refiere a anomalías epistémicas, que implican información imperfecta o desconocida.

Es un hecho indudable, que la incertidumbre siempre va a estar presente en la vida de las personas, sin embargo, el exceso de incertidumbre conlleva, que, casi siempre, el ciudadano paraliza su actividad en espera de que la situación sea más clara y confiable.

En España es una realidad indiscutible, que reina la incertidumbre a todos los niveles (político, social, económico y sanitario), de manera, que se quiera admitir o no, aparece la inseguridad, la inquietud, la duda, la indecisión, el recelo y la sospecha entre todos los ciudadanos (con reflejo interior y exterior) con todas sus consecuencias nocivas, así:

* Político.

Lo que está ocurriendo en nuestro País a este nivel, es algo escatológico (significando excrementos y suciedades y en el lenguaje del pueblo grosería e indecencia), cosa que nadie pone en duda, donde todos contra todos, se olvidan de la pandemia, de la ruina, del paro, del gasto descontrolado, etc., llegando a un punto, que los españoles solo sienten “una gran incertidumbre”, que lógicamente les paraliza en todos los sentidos.

Los ejemplos son tantos que eximen de cualquier relación de ellos, aunque las consecuencias presentes para todos sin nicivas y perversas:

* Social.

La sociedad española está dividida y enfrentada, de manera, que existen brechas diferenciales abismales, así: Sector público y Sector Privado; diferencias entre CC. AA. políticas, económicas y sanitarias; distorsiones en el paro, donde existen grandísimas desigualdades por territorios, sectores económicos y productivo, colectivos de jóvenes, mujeres y mayores de 50 años; desigualdades en el gasto público entre zonas y personas; desconfianza creciente a nivel internacional hacia España; y, así, una larguísima lista de diferencias inasumibles, cuando debería reinar la igualdad y las semejanzas en la sociedad española.

Volvemos a lo mismo, los españoles solo sienten “una gran incertidumbre”, que lógicamente les provoca inseguridad y les impide tomar decisiones fundadas, llevando a desigualdades y consecuencias nocivas y perversas a nivel social.

* Económico.

El B. de España ya difiere los efectos de una posible recuperación a 2022, además, las ayudas a las empresas son una miseria y el dinero del rescate de la U. E. está en almoneda (pendiente de los votos y los vetos), y, si a lo dicho, le sumamos el desmadre político a nivel estatal, regional y local, es una realidad que la economía se está destrozando, aumentado, también, las diferencias por CC. AA y por sectores económicos, creándose una desigualdad insoportable (las empresas de turismo y el sector servicios hechos picadlo, mientras, otros sectores como el digital, el tecnológico o el energético crecen y aumentan sus beneficios).

Las consecuencias económicas de la pandemia nos están llevando a un campo desconocido, lleno de incertidumbre e inseguridad, obligando a las empresas a redimensionar sus estructuras, quitando y transformando medios personales y materiales, en su intento de adaptarse al contexto operativo y a la realidad económica.

Los fondos europeos de recuperación para España, cuando lleguen, si llega, ayudarán, pero sin un cambio estructural profundo y rápido de nuestra economía no habrá soluciones adecuadas, de manera, que urge una unidad de actuación de todos para transformar nuestro tejido productivo, sin olvidar, que no pueden seguir subsistiendo los desequilibrios existentes en territorios y en sectores productivos.

De nuevo estamos en lo mismo, los españoles no pueden asimilar tanta “incertidumbre” e inseguridad jurídica, que, además, se refleja en la desconfianza que los inversores internacionales sienten en España.

* Sanitario.

En España en el tema de la vacunación, por la desidia de la U. E. y de nuestro Gobierno, vamos retasados varios meses, lo que nos costará miles de contagios y muchas muertes más, además, de sus nefastos efectos negativos en la economía en general.

Países como Chile, Israel, Reino Unido, EE. UU., tienen un nivel de vacunación elevadísimo, mientras España y otros países de la Unión, no es que llevamos retraso, es que estamos abandonados por unos gobernantes inanes e irresponsables.

A este nivel los españoles perciben una “incertidumbre” y “una inseguridad” persistente, que se plasma en desconfianza interior y exterior paralizándose todo.

*** Si a todo lo expuesto, le añadimos la falta de información veraz a los españoles y la falta de participación social en las decisiones, con clara vulneración de nuestros derechos y libertades constitucionales, la situación solo es “incertidumbre, inseguridad jurídica y una desconfianza creciente, que lo paralizan todo, llevándonos a la ruina política, social, económica y sanitaria.

Sin olvidar, que en Europa – U. E. las ayudas de todo tipo se difieren, llevando a cabo los poderes ejecutivos de la Unión una política inane, ineficaz, lenta e irresponsable en muchos asuntos, como, los temas de los fondos de recuperación y en las vacunas, con retrasos inasumibles e inexplicables, solo respondidos con un estruendoso silencio intolerable.

N.B. Es una realidad, que la incertidumbre, la inseguridad jurídica y la pérdida de confianza generan incertidumbre y lo paralizan todo, además, si a ello se une la falta de una información veraz inmediata y completa a los ciudadanos y la falta de participación social en la toma de decisiones, el resultado solo puede ser uno: La ruina política, social, económica y sanitaria.

Los ciudadanos no pueden ser rehenes cautivos de sus propios gobernantes, y, que, además, los lleven a una ignorancia opaca y vidriosa, sin que, a mayor inri, los poderes públicos de la U. E. y de España, tampoco, explique nada ni respondan de verdad por tantos errores inexcusables, solo un silencio estruendoso y estremecedor. 

Córdoba, a 26 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

V. Europa – U. E. – vacunas (de peor a peor – un misterio silencioso y silenciado)

El asunto de las vacunas en la U. E. es de vergüenza ajena, agravado, además, con el silencio de Ursula Gertrud von der Leyen (que, además, es médica alemana), siendo como todos sabemos presidenta de la Comisión Europea.

Es increíble, que países como Israel, Israel, Chile, Reino Unido, Estados Unidos o Hungría estén por encima de España y de la mayoría de los países miembros de la U. E., e, incluso en estos países, siendo ingenuos, podríamos encontrar una explicación, pero que, por ejemplo, Marruecos, Barbados o Turquía también estén vacunando más rápido, no es que sea increíble, sino que es un insulto a todos los ciudadanos españoles, y, también, a muchos otros ciudadanos de la U. E., como pueden ser los nacionales de Alemania, Francia, Italia y Portugal.

Es curioso, que nadie en la U. E. asume responsabilidad alguna, cuando, como mínimo, los daños son manifiestos a los 450 millones de ciudadanos de la Unión, así:

– Daños económicos difíciles de calcular, pero, sin duda, muy elevados.

– Los ciudadanos de la U. E. sin vacunar a tiempo en una gran mayoría, de forma, que el retraso en su vacunación se traducirá en miles de contagios y en muchas muertes.

Se habla de un retraso en la vacunación completa de la mayoría de la población de la U. E. de hasta final de año:

¿Cuánto costará a la salud de los ciudadanos de la Unión y que coste económico tendrá?

Que conste, que todo es un misterio silenciado, pues nadie de los líderes de la U. E. se apresta a dar una explicación, de forma, que solo hay un silencio estruendoso en este asunto de las vacunas.

En resumen, un despropósito de proporciones galácticas inexplicado, como puede ser la materia oscura del universo.

Parece, que aquí todo se ha solucionado, con una comparecencia parlamentaria de la Presidenta de la Comisión pactada y dopada, donde ya todos sabían que solo habría apoyos y aplausos, pues para nuestros líderes gobernantes lo verdaderamente importante no es resolver el problema y buscar las vacunas ya, sino proteger sus cargos a cualquier precio, que, simplemente, pasa siempre por aumentar los privilegios de todo tipo de la Euro-Cámara. Después, silencio, opacidad y falta absoluta de explicaciones a los ciudadanos de la U. E., incluidos los españoles.

*** Por otro lado, los efectos negativos para nosotros son enormes en todos los sentidos (social, económico y sanitario), así, por ejemplo, el Banco de España ya confirma y reconoce, que en 2021 el primer semestre se ha perdido, y, que la recuperación prometida, sí la hay, será para el segundo semestre.

Es una verdad indiscutible, que sin vacunación masiva no habrá recuperación económica posible, todo lo demás son brindis al sol y engaños colectivos.

En Europa, Alemania confinada y con marcha atrás de la Sr.ª. Merkel; España con los ciudadanos encerrados en sus ciudades, aunque inundados de europeos a la fuga; parte de Italia de nuevo confinada; en Francia con medidas represivas; y, gran parte de la U. E. sin vacunar y castigada al cerramiento masivo, además, con la pandemia machacando a Europa; mientras, por ejemplo, en Estados Unidos el 1 de mayo toda la población adulta ya estará vacunada.

Según los datos al alcance de cualquiera, el 20% de los estadounidenses ha recibido una dosis y más del 10% están completamente inmunizados, por el contrario, en Europa, solo el 6,9% ha recibido una dosis y únicamente el 3,1% está inmunizado. Es un misterio, cuando los ciudadanos en edad de producir y trabajar de Europa estarán vacunados o si se cumplirá el pronóstico de la vacunación del 70% de la población para mediados de julio.

*** Así mismo, seguimos sin noticias reales sobre los publicitados 750.000 millones de euros (140.000 para España), con los que Bruselas tiene que recuperar a los Estados miembros e impulsar el crecimiento económico. La U. E. demuestra, que su funcionamiento es lento, ineficaz y complejo, siendo sus tripas administrativas un laberinto peor que el del minotauro.

Mientras tanto, -la tasa de paro, la deuda, el déficit, el posible crecimiento económico, el gasto público, etc.- están todos fuera de control en muchos países de la U. E y por descontado en España, de manera, que por todo lo dicho, el asunto de las vacunaciones es un misterio silencioso y silenciado por la U. E. y por supuesto por el Gobierno de España, por lo que, entiendo, que a los españoles se les debe por la presidenta de la C. E. una explicación y una información veraz inmediata y completa, como al resto de los ciudadanos de la Unión.

N.B.  En Europa – U. E. el asunto de las vacunas cada vez huele peor, siendo un misterio silencioso y silenciado.

La U. E. – la Comisión – su Presidenta, Úrsula Von der Leyeny el Parlamento Europeo (en el asunto de la compra y suministro de las vacunas), se han perdido en apoyos y aplausos incomprensibles, sin nadie haya comparecido hasta hoy, para explicar que se va a hacer para solucionar de inmediato el retraso en la vacunación y qué medidas se van a adoptar para solucionarlo.

Los líderes de la U. E. han demostrado sobradamente que son malos administradores de nuestros intereses, pero, además, que no explican nada, sino que, ocultan la compra y suministro de las vacunas, y, el ¿por qué? del retraso en las vacunaciones a sus millones de ciudadanos, dejando toda transparencia de lado, frente a 450 millones de personas que los mantienen y sostienen.

No puede ser, que los ciudadanos se conviertan en rehenes por sus propios gobernantes y que se les sumerja en una ignorancia opaca y vidriosa, sin que nadie del ejecutivo de la Unión responda de verdad por tantos errores inexcusables. Lo de la U. E. con la vacunación y las vacunas va dìa a día de peor en peor, de forma, que ahora, como muestra del descontrol existente, cada uno va por su lado buscando vacunas.

Córdoba, a 25 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.