Daily Archives: 18/04/2021

Estado alarmante y otros despropósitos (liberticidas y ciudadanos ignorados)

El día 9 de mayo de 2021 termina el estado de alarma (inconstitucional) aprobado contra el art. 116 de la C. E., que ha supuesto, una limitación extraordinaria o de eliminación de nuestros derechos y libertades fundamentales consagrados en la Constitución de 1978, además, durante demasiado tiempo y que tiene difícil encaje en nuestro Estado Social y Democrático de Derecho (art. 1.1 C. E.)

Sin la menor duda, todo se ha hecho en beneficio de los españoles, pues no había otro modo de controlar la enfermedad del coronavirus, al menos esa es la –verdad oficial-, que se ha impuesto; sin embargo, otros países han demostrado, que existe otro modelo posible y eficaz para luchar con el covid-19, que no conlleva limitar libertades fundamentales ni imponer un autoritarismo soterrado, como puede ser el caso de Suecia.

Por otro lado, ya se ha puesto en marcha la maquinaria de propaganda, dirigida a imponer una prórroga del estado alarmante aceptada de forma cautiva y silente, para que, al Presidente Sánchez se le pida de rodillas más alarma por los políticos, por las CC. AA. y por todo el mundo mundial, en base a una razón perversa repetida hasta alcanzar la verdad oficial, de que no existe otra posibilidad.

Es algo extraordinario, rayano en el suicido colectivo de las libertades, que ya hay voces de poderes públicos liberticidas, que aceptan el envite oficial convertido en “mantra verdadero” de más prórrogas del estado de alarma, que debe ser, porque no han tenido bastante con lo que ha caído sobre nuestras libertades (como puede ser, la anulación del Congreso, la eliminación de la división de poderes, el abuso de legislar por Decretos Leyes hasta el infinito, la falta de transparencia del Gobierno en muchos asuntos, la invasión y toma  de las instituciones del Estado -CIS, TVE, el abuso policial de la fuerza vulnerando derechos fundamentales, etc.-), mientras un poder judicial inane (como el Tribunal Constitucional) está en situación de espera (stand by) para los españoles que piden cobijo y amparo, cuando lo que es imprescindible, no es un nuevo estado de alarma, sino una vacunación masiva y urgente, realizando, a la vez, los poderes públicos, sin excepción, una información veraz inmediata y completa sobre la pandemia, de forma, que la  participación de la sociedad civil en la lucha y control de la enfermedad sea una realidad, pues otro modelo es posible y absolutamente necesario en defensa de nuestros derechos y libertades constitucionales.

*** La Constitución Española dice en su art. 1. 2., que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

En España el Estado de Derecho está diluyéndose y desapareciendo sin pausa ni control, de manera, que aceptar voluntariamente un nuevo estado de alarma es “una renuncia a la libertad”, que, como todos los españoles sabemos, es fácil de eliminar, pero muy complicado, costoso y difícil de recuperar.

El español de la calle está más que harto de que nadie le haga partícipe de cualquier solución, ni le informe verazmente de nada, además, está quemado por la pandemia, se siente en la ruina, lleno de incertidumbre y de desconfianza y tiene poca esperanza de futuro, por lo que, si, además, se le impone un nuevo estado alarmante, verá como sus derechos y libertades se funden en la nada.

Si el pueblo del que emana la soberanía según la C. E., se le ningunea con un nuevo estado de alarma, cuando está demostrado a nivel internacional, que existen otras posibilidades y otros modelos de combatir el virus, respetando los derechos y libertades, en base a una participación social informada y responsable, que nadie argumente en falso, que los españoles no son responsables, pues, han demostrado una responsabilidad ejemplar antes de la transición, en la misma y, después, durante más de cuarenta años cumpliendo la Ley, cosa que no se puede decir de algunos-muchos poderes públicos, cuya falta de ejemplaridad es difícil si no imposible de igualar.

N.B.  Aprobar otro estado de alarma es una situación alarmante y un despropósito, aunque la posición del Presidente Sánchez se entiende y, además, no engaña a nadie, que no quiera ser engañado, la paradoja está en la conducta de representantes de algunos poderes públicos liberticidas, que se someten voluntariamente a la esclavitud perdiendo sus derechos y libertades, rendidos a un poder dominante y autoritario, entregando la libertad de sus ciudadanos, sin conseguir nada más que una auto-tranquilidad engañosa y vacía de contenido.

Un nuevo estado alarmante anularía la soberanía del Pueblo,sustituyéndola por una soberanía contraria a la Ley y, por tanto, realizándose un fraude de la misma con claro abuso de derecho, de forma, que la confianza de los españoles en el estado de derecho se destruirá, máxime, cuando la independencia judicial es inexistente, y,cuando, además, se contemplan las actuaciones de los partidos políticos dominantes y de algunos jueces embridados y dependientes de su ideología, despreciando el respeto a la ley que el art. 10 de la Constitución consagra.  

La última faena del Tribunal Constitucional, referida al apartamiento de Toni Cantó de la lista electoral, es un ejemplo claro de lo que hay y de libro de miedo, produciendo incredulidad y desconfianza de los españoles en la justicia, y, también, en una Ley que los poderes públicos no respetan, salvo que sea en provecho propio.

Córdoba, a 18 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.