Daily Archives: 10/05/2021

Impuestos – subidas – Plan de Reformas U. E. (gasto público – sector privado – empleo y paro)

El Gobierno de España siguiendo la estela del resto de naciones de la U. E., Europa y resto del mundo, se ha puesto como objetivo ante U. E. subir los impuestos casi 79.000 millones, como mínimo, aumento que recaerán irremediablemente sobre las clases medias y bajas.

La Ministra de Hacienda, Dñª. María Jesús Montero dijo el pasado año: Se lo voy a decir con mucha claridad: Este Gobierno no va a subir los impuestos a la clase media ni a la clase trabajadora.

Parece que va a ser que no; es decir, todo lo contrario.

Las subidas fiscales recaerán en las rentas medias y bajas para intentar cuadrar unas cuentas públicas -quebradas, o al borde de ello-, que presentan un déficit de más del 11% -50% estructural-, con una deuda pública que supera el 120% del Producto Interior Bruto (PIB).

El Plan de Reformas enviado a Bruselas (que el Gobierno ha presentado varias veces sin cuantificar), promete a Bruselas una subida histórica de los impuestos a las clases medias y trabajadoras para contrarrestar el desastre de sus cuentas, así subirán y/o nacerán los siguientes impuestos:

IRPF.

Sucesiones y patrimonio. 

Peajes autovías. 

Diésel. 

IVA. 

Cotizaciones sociales.

Tasa Google y Tasa Tobin.

Gravámenes a plusvalías ficticias (renta y municipales)

Es cierto, que el Gobierno Central del Presidente Sánchez podría haber optado por otra solución para cuadrar las cuentas del Estado, que sería eliminar y reducir un gasto público disparatado, que tenemos y soportamos, aunque parece que no van por ahí los tiros. Se trataría, como han hecho otros países, de eliminar el gasto innecesario e improductivo y administrarse con arreglo a las normas de ortodoxia más elementales; dicho de otra forma, se trataría simplemente de administrarse bien, como se dice tradicionalmente, como un buen padre de familia.

Sin embargo, se ha optado por todo lo contrario, más gasto público sin control alguno, alza fiscal indiscriminada para paliar unas cuentas públicas insostenibles, además, España será el único país del entorno que sube impuestos en plena crisis.

Solo un ejemplo de los despropósitos: En España se han destruido en el sector privado 500.000 empleos (manejando solo datos oficiales, que todos sabemos dopados) y se han creado 136.700 empleos en el sector público, además, en el sector privado sus empleados han sufrido una baja en sus retribuciones superior al 22%, mientras el sector público no solo no ha reducido sus retribuciones en nada, sino que, además, aumenta las mismas en los PGE un 0,9%. En definitiva, un dislate increíble y disparatado.

El Gobierno ha aprobado unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 con la mayor cifra de gasto alcanzada hasta la fecha: 456.073 millones; de forma, que si el gasto público se redujera solo un 15% tendríamos 68.410,9 millones de euros más, lo que supone una cantidad parecida a lo que se ha prometido a Bruselas recaudar de más por impuestos. Las cifras de gasto superan por mucho los 379.000 millones del 2020, lo que supone 77.073 millones más.

El trallazo fiscal a los españoles va a ser de “mírame y no te menees”, aunque lo que más llama la atención del Plan de Reformas de España para Bruselas, es el misterio que le rodea, ya que, para Europa se presenta una subida del esfuerzo fiscal en España de casi 79.000 millones, aunque a los españoles solo se les trasmite silencio oprobioso, donde falta como siempre información veraz, habiéndose presentado el Plan al día siguiente del 4 de mayo, lo que de por sí ya implica un delito de ocultación de manera perversa.

El argumento del Gobierno acerca de que sus subidas de impuestos sólo afectan a una minoría, ha quedado en almoneda y no se lo cree nadie, ya que, serán las clases medias y bajas las que soportarán el impuestazo.

La tasa Google, aprobada de forma unilateral de Europa, es un ejemplo claro de lo que no se debe hacer, porque, poder se puede, ya que, sin medir sus efectos negativos es evidente que se ha hecho.

Cuando hablamos y hablamos de recuperación, es pegarse un tiro en el pie, empezar por imponer unas reformas impositivas desacertadas en el momento más contraindicado, máxime, cuando todos los países del entorno van en otra dirección, de manera, que es como el pre suicida, que va en dirección contraria y dice: “hay que ver cuanta gente va equivocada”.

La reducción del gasto público eliminando los gastos innecesarios e improductivos, a la vez, que se realiza una administración rigurosa y controlada, es la única opción aceptable en estos momentos de ruina, sin olvidar las reformas estructurales profundas, que permitan regenerar nuestro tejido productivo y llevar nuestro mercado laboral a la senda de su reconversión creando empleo.

La Constitución dice, entre otras cosas, que no deben caer en el olvido:

Artículo 31. 1.   Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio. 2. El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.

Artículo 33. 1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia. 3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

N.B.  Las subidas de impuestos indiscriminadas conllevarán más destrucciones de empleo y un aumento del paro, aunque lo peor es la doble cara, que subyace en la información, de forma, que en Bruselas se dice, y, se ofrece una cosa, mientras en España se oculta o se disfraza el golpe impositivo, a la vez, que crece sin control un gasto público ineficiente y disparatado.

La desconfianza de los españoles en salir de la ruina y empezar la recuperación está bajo cero, ya que, las actuaciones de los poderes públicos se sospechan realizadas en abuso de derecho.

Establecer e imponer un sistema tributario injusto dañando la igualdad de los españoles y con tintes confiscatorios, es contra la Ley, y, si al mismo tiempo, se impone una política de gasto público apartada de la equidad y alejada de los criterios de eficiencia y economía, se está contra la ley, y, si a la vez, se ataca el derecho a la propiedad privada y a la herencia con impuestos abusivos, se está vulnerando la Ley.

Si los impuestos pasan a ser confiscatorios, impidiendo la recuperación, mientras crece desbocado el gasto público, se estará vulnerando la Constitución y empobreciendo a los españoles.

Córdoba, a 10 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.