Daily Archives: 05/06/2021

Respeto a la Ley – la trampa (la segunda vez es culpa de todos nosotros)

La C. E. de 1978 dice en sus arts. 9 y 10, que “los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico” y que “el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”.

Ocurre, que desde hace tiempo parece, qué, en España, han desaparecido el respeto a la ley y el principio de legalidad por algunos poderes públicos, cuando, además, unos pocos partidos políticos y sus dirigentes quieren demoler la Constitución.

Puesto de relieve ese hecho, viene a colación la frase, de que “es prudente, no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez”, dicho popular que, en las actuales circunstancias, viene como anillo al dedo, a todo lo que está sucediendo en España.

El Gobierno del Presidente Sánchez utiliza la trampa del señuelo una y otra vez sin mesura, de manera, que podemos aplicar otra frase popular: “la primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía”.

La falta de los que nos enredan no está en la trampa, sino en que acrecientan nuestra desconfianza en que nos volverán a engañar si los dejamos, aunque es evidente, que –se puede engañar a todo el mundo algún tiempo y se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo-, sin embargo, ellos persisten con sus señuelos envenenados, al estar convencidos de que somos necios o ineptos y, además, con mala memoria, aunque creo que se equivocan, al juzgar al pueblo como un conjunto bobalicón, indeciso y fácil de convencer.

Veamos una trampa de las muchas que poderes públicos prepotentes usan desde su superioridad moral autocomplaciente, así:

La Ministra de Sanidad Carolina Darias ha puesto el señuelo trampa, del acuerdo del Consejo Interterritorial de Salud, que ha sido contestado con vehemencia por las CC. AA. de Madrid, Andalucía, Cataluña, Galicia, Murcia y País Vasco, mientras otras se han abstenido por ahora.

(Ver. Resolución de 4 de junio de 2021, de la Secretaría de Estado de Sanidad, por
la que se publica el Acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional
de Salud sobre la declaración de actuaciones coordinadas frente a la
COVID-19 – -Boe. 05-06-21).

Habrá que ver, si el engaño funciona y todos se concentran en la trampa del Consejo Interterritorial de Salud (que no es cosa baladí), olvidando todo lo demás, como los indultos, Marruecos, impuestos por doquier, etc. etc., aunque da la impresión que no va a funcionar el señuelo engañoso de nuevo, pues el personal está más que harto de que le tomen el pelo.

La Ley 16/2003 establece, que los acuerdos del Consejo Interterritorial de Salud deben adoptarse -por consenso, lo que implica diálogo, acuerdo y respeto a ley; dicho de otra forma, que las CC. AA. saben lo que dice la ley y que ha faltado el consenso, así como, que se ha producido una invasión ilegal de sus competencias, todo adobado por una falta de respeto a la Ley tremenda y perversa, que socaba nuestra Carta Magna.

Así mismo, el Tribunal Supremo ha determinado, que las leyes sanitarias vigentes no permiten a las comunidades anular derechos y libertades fundamentales de nuestro Estado de Derecho, ni limitar, por ejemplo, las reuniones de la población con el pretexto de controlar la pandemia, prohibiendo confinamientos nocturnos y la limitación de personas en reuniones sociales.

Sencillamente, Constitución dice claramente que las CC. AA. no pueden imponer vulneración de derechos fundamentales a los españoles, pero, tampoco, lo puede hacer el Gobierno, como pretende hacer, con la trampa del Consejo Interterritorial de Salud, pues, afortunadamente, ya no estamos en el inconstitucional estado alarmante de duración excesiva, que los españoles hemos padecido con todas sus consecuencias malignas.  

Se ve, que esta vez, el señuelo engañoso, trasmutado en trampa troyana, no va a funcionar, ya que, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha dicho que no aplicará las medidas restrictivas para la hostelería, pero, también, el lehendakari, Iñigo Urkullu, cree que el Gobierno central -ha roto la lealtad y las normas-. En estas circunstancias, donde domina la arbitrariedad y la sinrazón, las declaraciones de la ministra de Sanidad, Carolina Darias sobre que los acuerdos aprobados en el Consejo Interterritorial son de -obligado cumplimiento-, reiterando, desde su superioridad moral inasumible por cualquier persona prudente, que las restricciones -si no cumplen, el Gobierno hará que cumplan-, se asemejan mucho a un brindis al sol.

Porque, sin duda, el Gobierno de D. Pedro Sánchez ha entrado en competencias que son de las CC. AA. sin acuerdo, y, por otro lado, ha decidido romper por su cuenta la ley acordada, encontrándose con el rechazo contundente de las mismas.

En resumen, se suele decir con razón, que la injusticia mayor es la justicia aparente-, porque se incurre en fraude de ley y en una -simple fachada de legalidad- contra el espíritu de la ley, y, en esas condiciones ninguna ley ni ningún acuerdo se podrá aplicar, lo diga Agamenón o su porquero.

A pesar de todo, la trampa está puesta para que todos se entren en ella, olvidando lo obvio, que es lo verdaderamente crucial para todos los españoles, cuando, además, el acuerdo engañoso no sirve a los españoles, porque hay otros asuntos que nos tienen preocupados en grado sumo, como pueden ser, la destrucción de la unidad de España, la demolición de la Constitución de 1978 y/o la perdida de las libertades.

Visto lo expuesto, es evidente, que por algún sitio habrá que empezar, y, salvo otras posibles propuestas, presento el cumplimiento de todos, poderes públicos y ciudadanos, del “respeto a la ley” dentro del mayor grado de consenso, que posibilite la concordia y la confluencia política en el bien común de la sociedad española.

N.B.  El respeto a la Ley por todos, eliminando las trampas engañosas deliberadas, es la única forma clara de empezar a trabajar por la recuperación de España en democracia plena.

Si el poder público y sus representantes se separan de la ley, permitiendo actuaciones fraudulentas a través de señuelos tramposos, con la finalidad de crear una apariencia de legalidad asaltando nuestra democracia, los principios que sostienen el Estado de Derecho desaparecerán y con ellos nuestros derechos y libertades fundamentales.

Córdoba, a 5 de junio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.