Monthly Archives: August 2021

Afganistán – el honor – la reputación (deshonor por honor – mal negocio para la libertad).

Después de ver lo de Afganistán solo queda el honor perdido, de forma, que la frase de Winston Churchill al Primer Ministro Británico Neville Chamberlain: -Entre la guerra y el deshonor, habéis elegido el deshonor, y tendréis la guerra-, está más que de actualidad. La famosa frase que Sir Winston Churchill le soltó al Primer Ministro Británico Neville Chamberlain cuando volvía de entregar Checoslovaquia a los nazis, sin la menor duda, se le puede aplicar al peligroso Presidente de EE.UU., Joe Biden, y a todo occidente.

El pretendido buenismo de las democracias de occidente, término que define aquellos esquemas de actuación social y política. que tienen por esencia la puesta en práctica de programas de ayuda a los desfavorecidos, basadas en sentimentalismo carente de autocrítica hacia los resultados obtenidos, está muy claro y sus efectos perversos también, se le puede aplicar sin remilgos, ya que, siempre prefieren perder la honra por el negocio, aunque, sin duda, pierden el negocio y la honra. Así mismo, se dice que todas las grandes cosas son simples, y muchas se pueden expresar en una sola palabra: libertad, justicia, honor, deber, reputación, etc. Pues “eso”.

Después de la dura realidad expuesta, solo queda la libertad desquebrajada y el peligro para todos, que sin la menor duda llegará antes que tarde a nosotros, convirtiéndose en una desgracia permanente, si las democracias del mundo occidental no reaccionan, aunque el pesimismo dominante parece que se impone sin remedio.

N.BEn Afganistán el honor y la defensa de la libertad, en definitiva, la reputación, han sido sustituidos por el deshonor, lo que implica  un mal negocio para la libertad. El Presidente Biden se ha cubierto y no precisamente de gloria.

Estamos recibiendo afganos, que bienvenidos son, pero el resto de ellos quedan en el limbo de los burkas y encerrados en una libertad cautiva, oprimidos hacia la nada.

La confianza y la reputación son algo difícil de conseguir, aunque facilísimo de destruir y de dificilísima recuperación, de manera, que a la vista de lo ocurrido en esas estamos, razón por la que el peligro para nuestras libertades es evidente.

Lo peor de lo peor son los silencios medrosos y/o cómplices de los socios liberticidas y de todos los buenistas de pro, unos sacando pecho y otros emboscados en el sueño pretendido de los justos nacido de la hipocresía.

Córdoba, a 27 de agosto de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Estafas pandémicas – Negocios jurídicos criminalizados (en aumento y sin remedio)

En estos días llenos de incertidumbre y de inseguridad jurídica, proliferan las estafas pandémicas, al socaire de negocios civiles y mercantiles criminalizados. Resulta curioso, que no se publicite, hable y escriba más sobre esta realidad, al menos como medio preventivo, que está asolando la economía, la confianza contractual y, en muchos casos, el prestigio exterior de España, ya que, muchos de los estafados son contratantes, comerciantes e inversores extranjeros, que confiados en la seguridad jurídica del País están realizando operaciones y transacciones de compraventa y/o financieras en España.

Lo peor aparece, cuando esos negocios civiles y mercantiles que esconden operaciones jurídicas criminalizadas, los perjudicados tienen que proceder a reclamar judicialmente los importes estafados, chocando con una legislación no preparada, una justicia, a veces demasiadas, que no sabe qué camino tomar, si civil o penal, quedando esos perjudicados anclados y sin posibilidades reales de recuperar, -rápido y con el mínimo gasto-, las cantidades defraudadas obtenidas bajo la forma de esos instrumento jurídicos criminalizados, máxime cuando el defraudador, como es normal en estos casos, carece de cobertura aseguradora total o parcial.

Lo expuesto es una realidad, desgraciadamente, en aumento, nacida al influjo nocivo de la pandemia y que parece que nadie quiere atajar, pero que está causando un daño terrible a la economía, a nuestra credibilidad exterior y a las inversiones extranjeras en España.

En nuestro ordenamiento jurídico la estafa existe cuando concurren los elementos del tipo del art. 248 CP, de forma, que se pueden destacar los elementos que deben concurrir en estos casos para apreciar la existencia de ilícito penal:

*  Que exista engaño.

La estafa como elemento esencial requiere la concurrencia del engaño que debe ser suficiente, además de precedente o concurrente con el acto de disposición de la víctima que constituye la consecuencia o efecto de la actuación engañosa, sin la cual no se habría producido el traspaso patrimonial.

* Engaño bastante que produce error en el perjudicado.

El engaño debe ser antecedente, causante y bastante, entendido como suficiente para viciar el consentimiento del sujeto estafado, de forma, que las falsas maquinaciones -sean suficientes e idóneas para engañar a cualquier persona medianamente avispada-.

* Un acto de disposición patrimonial consecuencia del engaño sufrido.

*Ánimo de lucro, ya sea en beneficio propio o de un tercero, deducible del complejo de los actos realizados.

*Nexo causal entre el engaño provocado y el perjuicio experimentado.

 ***  En la variedad de estafa conocida como -negocio jurídico criminalizado-, el engaño surge,cuando el autor simula un propósito serio de contratar, cuando, en realidad, solo pretende aprovecharse del cumplimiento de las prestaciones a que se obliga la otra parte, ocultando a ésta su decidida intención de incumplir sus propias obligaciones contractuales, aprovechándose el defraudador de la confianza y la buena fe del perjudicado con claro y terminante animo inicial de incumplir lo convenido.

Es decir, todo aparece como normal, pero uno de los contratantes sabe que no va a cumplir, y, no cumple y se descubre después, quedando consumada la estafa al realizarse el acto dispositivo por parte del engañado. En el delito de estafa a través de los llamados negocios jurídicos criminalizadlos, el sujeto activo defraudador sabe desde el momento de la contratación, que no cumplirá o que no podrá cumplir la contraprestación a la que se comprometió.

N.B. Ahora, -al rebufo del covid-19- están proliferando las estafas pandémicas sin remedio legal proporcionado, a través de los llamados negocios jurídicos criminalizados, porque, además, la incertidumbre y la inseguridad jurídica dominante, hacen que se extiendan como una plaga los negocios civiles y mercantiles fraudulentos.

La confianza y la reputación comercial y económica de un país es algo difícil de conseguir, aunque facilísimo de destruir con normas que producen incertidumbre e inseguridad jurídica y con un aumento de las contrataciones civiles y comerciales criminalizadas, de forma, que toda protección legal común resultará escasa. En España esa modalidad de estafa está asolando la economía, la confianza contractual y, en muchos casos, el prestigio exterior, ya que, muchos de los estafados son contratantes, comerciantes e inversores extranjeros, qué confiando en la seguridad jurídica del País, están realizando operaciones y transacciones de compraventa y/o financieras.

Estas operaciones fraudulentas están en aumento, pues solo tienen como muro de contención los jueces y tribunales de justicia, que se rigen por la jurisprudencia del Tribunal Supremo en una aplicación desigual, donde predomina una casuística llena de incertidumbre, excesivamente lenta y unos costos casi inasumibles por los perjudicados, realidad que solo beneficia a los estafadores.

Córdoba, a 23 de agosto de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Capacidad de olvido – sobres – balas – navajas y engaños (desinformación – mentiras)

El miedo a perder el poder desarrolla el engaño, la desinformación y la mentira, de manera, que, sin duda, no hay nada más perverso, que una persona que actúa movida por el pánico a abandonar un lugar de mando, que sabe no le pertenece, sino que es un poder delegado por el pueblo soberano, y, desgraciadamente, eso es lo que se está viendo a diario en España en estos días de incertidumbre e inseguridad jurídica, donde poderes públicos atemorizados blanden su miedo contra cualquier opinión o posición libres, que en su estulticia consideran contra ellos.

Por ello solo leer el Preámbulo de la Constitución Española de 1978 es un desahogo casi necesario:

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada, y

Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

*** Los hechos trufados de falsedad son muchos y casi continuos, de manera que solo citaré tres paradigmáticos acaecidos dos en Madrid y uno en Andalucía de esa forma de entender el poder distorsionado por el miedo a perderlo:

1º.-  Se publicitó por tierra, mar y aire, que se habían recibido por correo cartas dirigidas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a la directora de la Guardia Civil, María Gámez, y al candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, que contenían diversa munición. Tremendo escándalo, que ha quedado en nada, quizás porque carecían de la menor entidad, siempre siendo bienintencionado y respetuoso con la ley.

2º.- La ministra de Industria, Reyes Maroto, en el mismo período de tiempo, recibe una amenaza en el Ministerio en un sobre con una navaja aparentemente ensangrentada y se inicia una investigación inmediata. Después como en el caso anterior la nada.

La Ministra informó al Presidente y al Ministro del Interior, saliendo a la puerta del Congreso de los Diputados, declarando sentir -un poco de miedo-, porque están-amenazando su vida-, y, afirmando que no se iba a amedrentar, diciendo que -esto va en serio y nadie se está inventando nada-.

Después de estos dos gravísimos hechos ya todos sabemos que nada de nada, cosa verdaderamente tremenda que pone en un brete nuestro estado de derecho.

3º.- EnAndalucía no se quedan atrás, se firma un pacto de no agresión para mantener el poder con representaciones del pueblo ya inexistentes, pues, acudir a las urnas y someterse al juicio popular es lo último, máxime si asoma la pérdida de poder.

Mientras tanto Andalucía sometida y cautiva, pues lo esencial es mantener el poder y una representación popular ficticia. Que Cataluña y el País Vasco se lleven siempre el santo y la limosna, a la vez que Andalucía pierde derechos y libertades de todo tipo (políticas, económicas, sociales, etc.) en un agravio comparativo insoportable, es lo de menos para los aprensivos de perder un poder, que saben que no les pertenece, aunque lo detentan como suyo frente a su pueblo soberano.

Este hecho perverso y notorio para todos los andaluces, se presenta como algo insostenible, se mire como se mire. La pregunta solo puede ser una:

¿Hasta cuándo podemos aguantar tanta injusticia los andaluces?

*** Ciertos poderes fácticos, nacidos a costa del pueblo soberano (CEOE, CEE, Banca) y mantenidos por el mismo sin su voluntad, colaboran con el poder establecido -ensamblados por el miedo y el interés-, cooperando con su amenaza, pensando que es posible apaciguar al leviatán con una aptitud sumisa y cautiva, olvidando que el miedo a sí mismo es la fuerza de la bestia, que le impulsa a amedrentar a todo lo que tiene enfrente como forma de escapar de su propio miedo.

Los hechos que se vienen produciendo en España, tienen su único apoyo y razón de ser en el miedo de todos ellos y sus adláteres a perder el poder y sus regalías, que han ocupado con la fuerza de todo artificio y mantienen imponiendo su miedo, porque ellos creen, que la amenaza (la porra) es un arma eficaz para sus fines, de manera, que no se detienen ante nada, pues su desequilibrio, nacido de la desconfianza en su propia fuerza, es la razón de su poder.

El Estado Social y Democrático de Derecho se fundamenta, en la división de poderes y en una serie de derechos y libertades fundamentales consagradas en la Constitución, aunque, en estos días de peligro e incertidumbre se han superado por el Gobierno todos los límites admisibles, de forma, que solo por poner un ejemplo clarificador, el Presidente Sánchez lleva firmados más de cien R. D. L., que es una figura legislativa,que solo se justifica por -extraordinaria urgencia y necesidad-, cosa, que, por simple lógica, es materialmente imposible que ocurra tantas veces.

Tras esta forma tenebrosa de gobernar, se ocultan actos arbitrarios de todo tipo y color, aunque, lo más inquietante, es el sometimiento cautivo de los poderes fácticos, que solo buscan su beneficio, y, del resto de poderes políticos, que asisten silentes e impávidos al despojo de sus territorios y de los derechos y libertades de sus ciudadanos.

España se encuentra en una encrucijada inquietante en todos los sentidos (económico, político, social y sanitario), de manera, que necesita de la colaboración de todos, aunque por lo que se ve esta es una idea desterrada desde el poder, ya que, no hay más que observar lo que se hace día tras día contra Madrid para comprender la gravedad de la situación.

*** Es una verdad absoluta, que la libertad es un bien y un derecho que no se defiende solo, y, que es más fácil quitarla, que mantenerla y/o recuperarla, aunque, afortunadamente está calando en los españoles un sentimiento de autodefensa de sus libertades y derechos, máxime, cuando desde un poder desquiciado se traspasan todas las fronteras de la justicia y de la equidad.

En la calle se nota ya el rechazo a esa forma de actuar, que se está extendiendo corrosivamente contra los liberticidas, apoyado, cada vez más, por los españoles, que, curiosamente, está haciendo desaparecer –su capacidad de olvido- por las continuas tropelías.

Las circunstancias no son las más favorables, pero dejarse caer en las manos del miedo ajeno impuesto sin pudor, solo conduce al desastre, de manera, que ahora los españoles libres no olvidan y recuerdan, al haber aguantado por mucho tiempo lo posible y lo imposible, de una forma de entender el poder desde la imposición del engaño  y el miedo.

Debe, también, quedar claro, que los liberticidas no han engañado a nadie, que no haya querido ser engañado, ya que, frente a la libertad solo ha existido y se palpa un poder colectivista y autoritario, que ha demostrado hasta donde puede llegar en la imposición de su miedo.

“La primera vez es culpa del que te engaña, la segunda, sin duda, es culpa de uno, por no hablar de las siguientes”.

El autoritarismo y la toma del poder está a la vista de todos, de forma, que ya no cabe engaño ni justificación posible en el silencio cautivo y la inacción, pues las opciones son claras, de un lado, la libertad, y, de otro lado, la desaparición del estado de derecho, los gravámenes de todo tipo, la coerción de las libertades, la imposición del miedo, el gasto público empoderado a sus ideas, la aparición de la pobreza para todos y la desaparición del estado de bienestar.

Se quiera reconocer o no, estamos en la ruina política, económica y social.

N.B. Una nueva realidad ha aparecido:La capacidad de olvido de los españoles frente a las afrentas está en fase de destrucción-, de manera, que ahora sobran los -sobres-, las -balas-, las -navajas-, la -desinformación-, las -mentiras- y los -engaños-.

Los españoles saben lo que hay y que son una mayoría en defensa de sus libertades, de manera, que el engaño y la proyección perversa del miedo ya no surten efecto; Madrid ha sido un ejemplo, de forma, que cuanto más persistan en su acoso, mayor será el rechazo de todos los ciudadanos ansiosos de -libertad-, de -igualdad-, y, de -justicia-, desinhibidos por fin de cualquier miedo ajeno.

Fuera de la Constitución y sin los derechos que consagra, sin respeto a la Ley por los poderes públicos, no existe la libertad”.

Córdoba, a 15 de agosto de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Ley Riders II – Deliveroo se va – los demás al regate (trampas – autónomos – subcontratas – precariedad – Ley que falla)

La ley de los repartidores vendida como un gran triunfo del M. de Trabajo y del Gobierno deviene como inaplicable al nacer de una ideología autoritaria, que, además, impone sus criterios unilateralmente sin consenso, destacando, también, su rigidez normativa, que coadyuva a que su implementación práctica sea un despropósito destructor de empleo.

Desde mañana 12 de agosto las empresas deberán utilizar trabajadores asalariados para el reparto a domicilio.

Todo el dislate normativo se pretende justificar con una sentencia del T. S. (09-20) que recoge: que Glovo no es una mera -intermediaria- en la contratación de servicios entre comercios y repartidores, pues esos repartidores no tenían organización empresarial propia, ni autónoma, al prestar sus servicios formando parte de la empresa.

Todo se basa para Ley en una interpretación a “fortiori” de la sentencia, aceptando como un todo lo que solo es una parte, pues habrá casos de dependencia y ajenidad y otros en que ni de lejos concurran esas dos cualidades, situándose fuera del trabajo por cuenta ajena.

Así mismo, la Ley Riders desconoce conceptos determinantes del empleo llamado independiente, basado en la contratación individualizada trabajador – empresa, adoleciendo de una necesaria libertad, ya que, solo se sostiene en una ideología colectivista rígida desde postulados autoritarios, que solo admiten una dirección de pensamiento y una actuación unilateral alejada del consenso necesario para implantar una ley aplicable a la realidad del mercado de trabajo existente, partiendo de una contradicción contra natura.   

Por todo lo dicho la Ley produce y producirá efectos perversos, que la harán inaplicable, así:

* Solo con carácter previo señalar, que una Ley dirigida a regular solo una actividad del mercado laboral, como los repartidores, es un dislate inmenso, ya que, por la misma razón habría que regular otras actividades con su propia Ley, como por ejemplo: construcción, hostelería, agricultura, confección de calzado, textil, banca, etc.; lo que sin duda daría lugar a un inmenso piélago de leyes, que sería inmanejable para cualquier jurista y no digamos para las empresas.  

* La inseguridad jurídica manifiesta, que ya padecemos, se incrementará, dando lugar a la destrucción de empleo que eliminará trabajo productivo e impedirá la creación de puestos de trabajo independientes.

*   La productividad de las empresas caerá, lo que hará imposible su mantenimiento y desarrollo viable.

* Otras empresas no nacerán o, simplemente, se irán como Deliveroo. Calculando prudentemente, la marcha de Deliveroo dejará sin trabajo una cifra cercana a los 3.900 trabajadores, que difícilmente recuperarán su empleo.

* Otras empresas intentarán trolear la Ley creando figuras de trabajadores con autonomía e independencia, que podrán tener razón jurídica más o menos sólida, pero que, sin duda, darán lugar a un incremento del trabajo de la Inspección de Trabajo y a innumerables pleitos sociales.

* Aumentará la precariedad y de posibles –falsos autónomos- podrían pasar a mileuristas reales con contratos temporales mínimos, pero eso sí, siendo laborales por cuenta ajena, lo que, sin duda, será para ellos un gran avance en sus derechos como trabajadores riders, tal y cómo !!! –cualquier persona sensata puede comprender y compartir– ¡¡¡ .

*  Lo más extraordinario es, -que otras soluciones son posibles con un poco de menos rigidez y más flexibilidad, estando erradicadas de raíz incomprensiblemente-, ya que, lo que se trata no es de legislar unilateralmente, sino de hacer leyes que mejoren las condiciones de los trabajadores en todos los aspectos (retribuciones, situaciones de trabajo, igualdad, seguridad y salud laboral, descansos, cualificación profesional y su mejora, etc.), eliminando toda precariedad.

* La subcontratación aumentará, de manera que los repartidores no sabrán siquiera de quien dependen y sus retribuciones bajarán, así como el resto de sus condiciones laborales.

*Desconocer la realidad distinta de los riders, que constituye una producción independiente, fuera del concepto tradicional de las relaciones productivas de la empresa, dondeprevalecen la libertad y la productividad, caminando a un mundo de resultados.

La Ley Riders ignora, que ha nacido un modelo productivo más contractualganando en agilidad, posibilidades de cambio en su estructura y organización, tanto de personal como de medios materiales, de forma, que la empresa y el productor construyen día a día con la mejora de todos sus procesos, consiguiendo elevar la productividad.

Finalmente, señalar, que hay una serie de conceptos que son definitorios esta nueva actividad productiva, como la: * Confianza. * Productividad. * Flexibilidad. * Libertad. * Acuerdo. * Descentralización.

La cuestión esencial reside, en que es una nueva realidad ineludible en las relaciones laborales-, donde el trabajador gana en flexibilidad, en autonomía y mejora su salario con su rendimiento, ya que, lo importante para la empresa es el resultado del trabajo de su empleado, sea autónomo o por cuenta ajena, que lo que elimina la Ley Riders nacida sin consenso.

N.B.  Deliveroo se va – los demás al regate con -trampas-,-nuevos autónomos-, -subcontratas-, y, -precariedad-,  porque la Ley Riders falla. La Ley de Repartidores aprobada de urgencia será inaplicable, al ser totalmente inviable y contraria a la realidad económica y social, estando, además, cargada de ideología colectivista, y, naciendo de una unilateralidad excluyente.

No se puede olvidar, que ninguna actividad puede existir en la incompetencia y sin adaptarse a la realidad social, llevando, además, a la desesperanza, y, la tarea de los repartidores es una de ellas.

Córdoba, a 11 de agosto de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Ley Riders -Deliveroo huye (el cascabel al gato – el principio del no puede ser)

  

Lo que no puede ser no puede ser, de forma, que la realidad se impone frente a la  ideología autoritaria y la unilateralidad: Deliveroo huye, la plataforma de reparto de comida a domicilio ha anunciado que se va de España días antes de que entre en vigor la ley Rider.

Se publicó el día 12/05/2021 la Ley conocida como Riders por el Real Decreto-ley 9/2021, de 11 de mayo, para garantizar los derechos laborales de las personas dedicadas al reparto en el ámbito de plataformas digitales. (Fecha Entrada en Vigor: 12/08/2021. (BOE) – N. Boletín: 113).

En Andalucía se utiliza una frase rellena de sorna, ingenio y sentido del humor, que la hace divertida, atribuida a uno de los maestros del toreo Rafael Guerra o Rafael Gómez Ortega “El Gallo”: “Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”.

Se suele utilizar, cuando algo es totalmente inviable, cuando se pide algo, que no puede conseguir, aquel al que se le pide.

¿Vamos a ver, quién le pone el cascabel a este gato?

No se trata solo de los raiders, sino que, también, hay que mirar a la inversión extranjera, a la incertidumbre que ha generado y a la desconfianza derivada de la inseguridad jurídica creada por una Ley desprovista de sentido común, que, además, disparará los datos del paro en el sector directamente y afectará a otros sectores por el factor desconfianza.

Decía lo que había sentido en su día al leer la urgentísima Ley de Repartidores, entendiendo que R. D. L. sería muy difícil de adaptar al mercado laboral, al presentar una serie de rigideces que lo apartaban de la realidad, que harían imposible su aplicación efectiva, pues su contenido y, especialmente, -la huida de  Deliveroo- como ejemplo del no puede ser, da una idea clara, de que la norma riders  funciona en una sola dirección producto de una ideología colectivizada y unilateral, que se separa de una parte de la realidad, ubicándose en un mundo paralelo donde solo existe su propia verdad.

DELIVEROO ha llegado a la conclusión, de que alcanzar y mantener una posición de mercado de alto nivel en España, requeriría un nivel de inversión muy elevado -con un rendimiento potencial muy incierto a largo plazo-, que afectará la viabilidad económica del mercado.

Dos notas sobre la Ley Riders:

* Solo será posible su efectividad a través de flexibilidad, adaptada a la realidad de esas relaciones laborales y con una gran libertad en su implantación, donde sin pérdidas de derechos por el trabajador y la empresa, su aplicación sea consensuada a la práctica del tejido productivo, suponiendo agilidad, rapidez y productividad.

En relación con su urgencia es más que discutible la misma, así como, que se haya acudido al mecanismo del R. D. L., que es un procedimiento alejado de la concordia y de la sensatez política, de manera, que el argumento de que su aprobación y publicación otorgará seguridad jurídica a los operadores, se asemeja a una falacia alejada de la realidad.

La fórmula del Real Decreto Ley es la más artera y la menos participativa para imponer una norma del poder ejecutivo, ya que, reduce al mínimo el debate y la enmienda de los parlamentarios, anulando la transparencia y la libertad, cosa, que es la que ha ocurrido con esta Ley Riders, máxime, cuando saltándose toda prudencia, se convierte en un ariete duradero contra los principios de la democracia.

***    Hay que reconocer la otra realidad distinta de los riders, que podríamos llamar, producción independiente, que se incardina fuera del concepto tradicional de las relaciones productivas de la empresa, que el mercado laboral actual ha dejado obsoletas, ya que, ahora, prevalecen la libertad y la productividad, es decir, estamos en un mundo de resultados.

Ha nacido un modelo productivo más contractualganando en agilidad, posibilidades de cambio en su estructura y organización, tanto de personal como de medios materiales, de forma, que la empresa y el productor ganan en la mejora de todos sus procesos, posibilitando, además, la mejora de la productividad.

** Destacar, una serie de conceptos que son definitorios esta nueva actividad productiva:

* Confianza. * Productividad. * Flexibilidad. * Libertad. * Acuerdo. * Descentralización.

En el mismo sentido, para hacer posible una ley exitosa del trabajo de los repartidores, es imprescindible señalar, que la productividad es un elemento esencial de la prevalencia de esta forma de trabajo, ya que, si el trabajador resulta improductivo, la empresa abandonara esa actividad, porque pierde la confianza en la rentabilidad del  productor, que solo puede ser controlado por los resultados concretos de su trabajo, y, a su vez, el trabajador quiere una retribución acompasada a su rendimiento.

N.B.   Deliveroo huye de la Ley Riders, porque lo que no puede ser es imposible y nadie será capaz de poner el cascabel al gato.  

La Ley de Repartidores (Riders) aprobada de urgencia es inaplicable, ya que, al ser totalmente inviable y contraria a la realidad económica y social, está, además, cargada y llena de ideología colectivista, naciendo de una unilateralidad excluyente.

Ninguna actividad puede existir en los nuevos mercados extremadamente competitivos, si no se adapta a la realidad económica y social, y, sin duda, la tarea de los repartidores es una de ellas.

Córdoba, a 4 de agosto de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.