Monthly Archives: September 2021

Falsedad, prevaricación y algo más (principio de legalidad y respeto a la Ley)

Hoy jueves, 30 de septiembre de 2021, leo en el Portal C.G.P.J – Poder Judicial –www.poderjudicial.es-, Noticias Judiciales, la Comunicación del Poder Judicial, que entre otras cosas dice lo siguiente:

[“Que el juez confirma al tribunal italiano que la euroorden contra Puigdemont está vigente y que no ha sido suspendida por el planteamiento de la cuestión prejudicial”.

El magistrado de la Sala II del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ha remitido hoy un oficio al representante de España en Eurojust para que traslade al tribunal de apelación de Sassari (Italia), el auto en el que acordó la prisión provisional del expresidente de la Generalitat y con el que sustentó la euroorden emitida el 14 de octubre de 2019 contra él. 

Abogacía del Estado y la suspensión de la euroorden que nunca se adoptó

Añade el oficio que en el procedimiento ante el TGUE, según parece recogerse en la resolución, la Abogacía del Estado del Reino de España informó al Tribunal que estaban suspendidas las OED emitidas por este Instructor. Como se ha dicho, eso no es así. La decisión de suspender una medida cautelar que era ejecutiva desde el año 2019, es una decisión de este instructor (Recomendación 25) y nunca ha sido adoptada

Agrega el magistrado que esta situación no sería desconocida para la Abogacía del Estado, pues es parte en el procedimiento penal que se sigue ante el Tribunal Supremo de España. Como se ha dicho en el punto 5, nunca le ha sido notificada a la Abogacía del Estado una posible decisión de suspender las OEDs, como tampoco la Abogacía del Estado ha promovido que tal decisión se produzca

Considerando que el Tribunal Supremo no tiene intervención en el procedimiento ante el TGUE y que sí la tiene la Abogacía del Estado, pues el Reino de España es coadyuvante con el Parlamento europeo en ese proceso, el Juez hace referencia a la información facilitada por la Abogacía del Estado y explica a la autoridad judicial italiana que, «”se desajuste de información podría explicar la incorrección que sobre la vigencia de las OEDs aparece en una parte de la resolución del TGUE del pasado 30 de julio, al no haberse podido aportar para la resolución la información proveniente de la Autoridad Judicial a la que corresponde decidir sobre la subsistencia de las medidas cautelares”.]

*** Lo dicho exime de cualquier comentario, aunque solo plantear una pregunta:

¿Qué pasaría si cualquier abogado presenta un documento público en el Tribunal Supremo, al estilo del presentado por la Abogacía del Estado del Reino de España en procedimiento ante el TGUE?

N.B. Falsedad, prevaricación y algo más.

El principio de legalidad y respeto a la Ley por todos los poderes públicos y los ciudadanos son algo consagrado por la Constitución Española.

Aquí sobra cualquier comentario como se ha dicho, solo leer la Noticia Judicial comunicada por el Poder Judicial en su Portal.

Córdoba, a 30 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Sobre la verdad y otras fantasías (trolas, mentiras y medias verdades)

La Constitución dice que la información veraz es un derecho fundamental consagrado en el art. 20.1. de la misma, cuando establece, que se reconocen y protegen los derechos: -d). A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión-.

Por otro lado, es evidente, que el respeto a la ley por todos sin exclusiones de clase alguna (arts. 9 y 10 C. E.) no es en estos momentos una realidad ni lejana en España, ya que, los españoles estamos encerrados en un laberinto infinito de mentiras y medias verdades hasta alcanzar la desinformación completa. Dicho de otra forma, el derecho a una -información veraz- para todos nosotros es una entelequia sumergida en el mundo de las fantasías.

Solo en un enunciado rápido se puede comprobar, que el nivel de información veraz de los españoles es un número elevado al infinito de la nada, así:

¿Sabemos algo de los Fondos de la U. E.? – No.

¿Sabemos algo de lo que pasará mañana en la economía, en el mercado laboral, en las pensiones, etc. etc.? – No.

¿Sabemos que está pasando con la división de poderes? – No.

¿Alguien apoderado por el Pueblo Soberano informa de algo? – No.

Las consecuencias de esa desinformación continuada y casi ancestral son, que reinan la desconfianza, la incertidumbre y la inseguridad jurídica, en definitiva, fallan todas las bases para una recuperación social, política y económica, de manera, que ahora, cuando todos se ponen las manos en la cabeza, a ser posible en la de otros, reclamando el maná de los poderes públicos inanes, solo queda la nada para responder de tanta irresponsabilidad, aunque una cosa es cierta, que cada uno a lo suyo y los demás que arreen.

La verdad en España, suponiendo que exista, no es para los ciudadanos de a pie, ya que, a ellos se les pide -únicamente- por tierra, mar y aire responsabilidad individual a todos los niveles, aunque eso sí sin información veraz y completa, y, además, exigiéndoseles que cumplan la ley, aunque esos poderes públicos que la exigen, es público y notorio que no la cumplen jamás.

En estos días de puigdemones, desmanes varios y de lucha de todos contra todos entre esos representantes elegidos del pueblo, vale todo, da igual que sea el Gobierno como la oposición, pues lo importante para esos poderes públicos es el ejercicio cainita y malévolo del poder. A título de ejemplo no excluyente sino abierto, no hay más que ver el espectáculo deplorable de Génova contra Sol o la batalla para acabar con la división de poderes en esa lucha vergonzosa por apoderarse del poder judicial.

El INE ha bajado a la Ministra de Economía, Sñrª. Calviño, de su pedestal trilero, así que la pregunta es clara:

¿Cabe otra posibilidad de recuperación que no sea una desgracia tras otra?

Como se dice ahora: Pues -eso-.

A la Compañía Plus Ultra 53 millones y a los afectados por el Volcán 10,5 millones. Viva la igualdad ante la ley y la información veraz.

N.B. Todo sobre la verdad y otras fantasías, es decir, trolas, mentiras y medias verdades, quedando la información veraz en la nada, pues está claro, que no es un derecho, sino una entelequia ignota perdida en un laberinto de incertidumbre e inseguridad jurídica, donde el respeto a la Ley ha quedado destruido.

En España la recuperación social y económica se ralentizará, produciéndose un efecto perverso de endogamia, que impedirá avanzar hacia soluciones verdaderas, porque parece que nadie cree en nada, quizás, porque le han enseñado que la verdad es un mal negocio, y, que el engaño es una forma de prosperar, aunque sea a costa de ignominia.

El Sr. Eurodiputado Puigdemont -Carles- es un ejemplo de éxito y de triunfo en una España desmembrada y sin sus valores tradicionales, donde una mayoría parece haber asumido, que la honradez, la honorabilidad y el cumplimiento de la ley son un camino que conduce al ridículo y a la pobreza.

En resumen, si continuamos sumidos en la incertidumbre y en la inseguridad jurídica, derivadas de la falta de igualdad y de libertad informada en la verdad, perderemos los cimientos de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho consagrado en la Constitución de 1978, que tanto trabajo y renuncias nos costó a todos.

Córdoba, a 28 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Faltan trabajadores – escasez de mano de obra – salario de reserva (oportunidades – confianza – libertad de contratación)

¿Faltan trabajadores?Si.

Me comentan unos lectores empresarios, que no encuentran trabajadores cualificados con las condiciones económicas y laborales que ofrecen, y, nuestra comprobación nos abre paso hacía una situación inédita para nuestro mercado de trabajo, así vemos:

Que es un hecho, que por primera vez después de muchos años al revés,  los trabajadores, si no todos, muchos pueden elegir si trabajar o no, o en que quieren trabajar,  según ven,  tienen posibilidades reales de obtener mejores condiciones de trabajo en todos los sentidos, empezando por un aumento de sus retribuciones; dicho de otra forma, están aumentado las ofertas de trabajo, pero siempre -unidas a compromisos de empleo individuales según cualificación profesional- y -la posible rentabilidad para la empresa que los contrata-”.

Lo dicho se explica ¿por qué? faltan trabajadores en determinados sectores y puestos de trabajo.

Por una vez, parece que la oferta de trabajo supera con claridad a la demanda de trabajadores, porque, los trabajadores han visto, que pueden superar en su contratación el “salario de reserva” y encontrar un empleo mejor en todas sus condiciones, así, que no están dispuestos a ocupar cualquier empleo que se les ofrezca si no completa sus aspiraciones.

Esta es una realidad impuesta por la nueva economía, los nuevos mercados laborales, el auge de los trabajos independientes y la libertad de contratación que se está imponiendo, pese a las tendencias regresivas de colectivizar los mercados de trabajo -y- acabar con la libertad de contratar como se quiera y con quien se quiera.

Hay ya una población importante de personas activas que no está dispuestas a trabajar en las condiciones actuales de precariedad, de manera, que la masa de trabajadores dispuesta entrar en cualquier empresa y en cualesquiera condiciones, se ha reducido a un mínimo negativo y escasea la mano de obra, porque los trabajadores ven que pueden exigir mejores condiciones de trabajo.  

Aquí es, donde esta fallando estrepitosamente el Gobierno, porque solo mira en una dirección, habiendo abandonado unilateralmente toda posibilidad contraria, que no sea la suya. Los trabajadores, cualificados, rentables y competitivos que son muchos, no están dispuestos a desaparecer como individuos en una orgía colectiva de condiciones, que no son las suyas ni las que quieren, y, que, además, saben, que les perjudican a ellos en beneficio de algunas empresas y de otros trabajadores no productivos para la economía.

En otras palabras, los trabajadores han visto la oportunidad de mejorar sus condiciones generales de trabajo, y, no están dispuestos a abandonar el camino que saben que le conviene, lo diga el Gobierno coercitivo o las empresas abusivas, ya que, para ellos los dos son la misma cosa:-un enemigo a batir-.

Los rechazos y las renuncias a ciertos puestos de trabajo antes infrecuentes van en aumento, no siendo esas manifestaciones sino una muestra de la confianza en que el mercado de trabajo está renaciendo por una dirección insospechada para casi todos (Gobierno, sindicatos, empresas, patronales y demás instituciones implicadas).

Curiosamente, fuera del sistema tradicional siempre intervenido por el Gobierno de turno ha nacido una nueva realidad, que tiene sus propias reglas y normas de conducta, y, donde la iniciativa individual es la que se impone, lo que no implica que haya que cargarse todo lo demás, sino dejarlo que se desarrolle con libertad, evitando las legislaciones rígidas y faltas de flexibilidad. Las dos direcciones opuestas pueden coexistir en armonía, pero lo que no puede ser es que la colectivización impuesta acabe con la otra oportunidad de mejora de las condiciones de trabajo; es decir, con la iniciativa, la libertad y la productividad competitiva en cualquier mercado, que crea empleos de calidad y permanentes, haciendo que nazcan contratos indefinidos a jornada completa.

Solo una advertencia, lo expuesto no significa que el tremendo problema del paro esté remitiendo, sino que ha aparecido, casi por sorpresa, una nueva realidad que está señalando otro camino para reestructurar nuestro mercado de trabajo, que tiene plantadas sus raíces en conceptos orientados siempre hacia la uniformidad, la negociación colectiva y a una productividad en almoneda, que ni come ni deja comer, y, donde la permanencia en el puesto de trabajo no es un premio a la productividad, sino un embozo que impide, bajo una capa falsa de protección, al trabajador mejorar sus condiciones y a la empresa protegerse frente a un despido imposible por su cuantía, que viene esclerotizando las relaciones laborales en una espiral autodestructiva.

La realidad del mercado de trabajo en España era y es perversa, de forma, que no queda otra que adaptarse a las nuevas realidades del mercado de trabajo, así que, veamos algunas notas de nuestro mercado encajonado y contraído, que los nuevos mercados de trabajo tendrán que corregir o eliminar, así:

* El contrato laboral temporal y precario ha campado a sus respetos sin control normativo ni económico, de manera, que abundan los contratos de trabajo por horas, tanto en sector privado como en el sector público. (Si alguien duda de lo que digo, por ejemplo, que pregunten a los médicos sobre sus contrataciones en Hospitales Públicos en fines de semana, guardias, festivos y vacaciones).

La incertidumbre y la inseguridad jurídica dominan el mercado de trabajo con todas sus consecuencias perversas, con una legislación intrincada generadora de pleitos continuos, y, con Juzgados de lo Social sobrecargados y en colapso permanente.

*  El trabajo indefinido a jornada completa es un espejismo en las actuales condiciones.

* La precariedad es la moneda corriente, y, muchas condiciones de trabajo se sostienen en desequilibrio permanente, siendo menores los salarios y menores cotizaciones a la S. S. en proporción al PIB, con lo que todos perdemos y el sistema de la S. S. languidece, esperando inanes solo más impuestos para sufragar necesidades propias e impropias en un bucle interminable.

Las empresas desconfían por miedo a los costes de las extinciones de los contratos y por temor a la híper-regulación, y, en vez de crear empleo, dividen el que hay entre varios trabajadores, simulando una bonanza inexistente.

En resumen, no queda otra, que adaptarse a una realidad competitiva, lo que implica que la normativa del Gobierno debe ser flexible, sin rigideces y adaptada a los nuevos mercados, mejorando todo lo que sea posible, pero sin ser un obstáculo a la competitividad, a la productividad y a la flexibilidad de los nuevos mercados y a sus tendencias productivas, posibilitando la creación de puestos de trabajo permanentes dentro de las empresas.

N.B. Se está viendo ya que faltan trabajadores cualificados, y, el llamado salario de reserva ya no es un blindaje útil ante la precariedad, porque hay nuevas oportunidades, esta resurgiendo la confianza y la libertad de contratación. En definitiva, esta naciendo un nuevo mundo laboral regido por la productividad, la competitividad y la libertad de contratación, donde las nuevas figuras de trabajo más libre están ocupado un lugar preponderante, lugar donde, además, se sitúan los trabajadores más productivos.

Parece que la oferta de trabajo puede superar a la demanda de trabajadores, porque, los trabajadores han comprendido, que pueden superar en su contratación el salario de reserva y encontrar un empleo mejor en todas sus condiciones, así, que no están dispuestos a ocupar cualquier empleo que se les ofrezca si no completa sus aspiraciones-

Lo anterior, no significa que disminuya el desempleo, sino que ha aparecido otro camino nuevo paralelo al anterior, aunque no opuesto sino complementario, donde será posible crear empleo estable y de calidad.  

Córdoba, a 22 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Contratación indefinida repartida – Trabajo por horas (empleo troceado – desconfianza – información veraz)

La recuperación laboral oficial no se corresponde con la realidad del mercado laboral en España, simplemente, porque es una noticia alejada de una información veraz y porque las empresas con su actuación demuestran lo contrario, de forma, que estamos viviendo en un mundo paralelo, por un lado, la historia oficial dopada y llena de medias verdades, de otro lado, el día a día que soportan empresas y trabajadores.

La realidad que viven los trabajadores y las empresas se puede comprender con algunas notas esclarecedoras, así:

* Aproximadamente, casi la mitad de los nuevos puestos de trabajo empleos indefinidos son por horas incompletas.

* La incertidumbre y la inseguridad jurídica que domina el mercado de trabajo, hacen que los empresarios desconfíen de la recuperación oficial, de manera, que detienen y ponen trabas al proceso necesario de la contratación fija a jornada completa.  

El desempleo no se está recuperando al ritmo necesario, por lo que encontrar un trabajo en España es complicado, pero convertirse en trabajador indefinido a jornada completa, se ha convertido en una labor que raya en la fantasía.

*  Ahora mismo, en nuestro mercado de trabajo, el productor que pretende y quiere trabajar a jornada completa, solo suele encontrar trabajo a tiempo parcial por horas.

* Una cifra superior a 500.000 empleos en España, que se han creado hasta finales de agosto, se calcula que son a tiempo parcial.

* La realidad de nuestro mercado laboral es, que está aumentando su precariedad y se están destruyendo muchas condiciones de trabajo que lo podrían mejorar, creciendo los contratos con menos horas de trabajo, lo que supone menores salarios y menores cotizaciones a la S. S., aunque el contrato sea indefinido.

* Las empresas desconfían, de forma, que no quieren obligaciones de futuro, lo que significa, que no harán contratos indefinidos donde los trabajadores tengan una jornada completa.

* Así mismo, los empresarios apuestan por rebajar retribuciones, cotizaciones y costes de los posibles despidos, es decir, se inclinan a dividir el empleo que tienen entre más trabajadores, buscando un refugio ante la incertidumbre y el miedo, aunque ello suponga eliminar la rentabilidad y la mejora de la productividad, que, sin duda, son los pilares de la reducción de costes, y, de la creación de empleo de carácter indefinido a jornada completa.

*** El Gobierno está falseando la situación real del desempleo, pues los indefinidos con menos horas no computan en el recuento de paro dopado, a la vez, que lleva a cabo una ampliación de los empleados en las administraciones, con lo que, además, está computando como creación de empleo, lo que realmente es gasto innecesario e improductivo.

La recuperación social y económica publicitada es otro artificio de propaganda, de manera, que ahora más que nunca es imprescindible -una información veraz, completa e inmediata-.

España necesita crear sin fraudes empleo real de calidad y rentable, lo que conlleva a modernizar nuestro mercado laboral mediante una legislación abierta, flexible, eficaz y consensuada, porque sin un espacio de trabajo abierto y trasparente para todos, dominado por la justicia, la igualdad y la equidad, seguiremos instalados en el reparto del empleo, pero sin crear ningún puesto de trabajo permanente de carácter indefinido y a jornada plena.

Así mismo, la creación de empleo solo puede salir adelante, aplicando una política eficaz de formación permanente y recualificación profesional de los trabajadores, para que puedan adaptarse a los nuevos mercados, mejorando su productividad, y, posibilitando la creación de puestos de trabajo permanentes dentro de las empresas.

N.B. En España la contratación indefinida está dominada por el trabajo por horas y a tiempo parcial, de manera, que se trocea el mercado laboral sacrificando la productividad, a la vez, que desaparece la libertad de contratación con lo que la recuperación social y económica se ralentizará, produciéndose un efecto perverso de endogamia, que impide avanzar hacia soluciones verdaderas para la creación de empleo.

Es algo innegable, que, sin una información veraz y una formación continuada de los trabajadores que devuelvan la confianza al tejido productivo, reduciendo la incertidumbre y eliminando toda inseguridad jurídica, la creación de empleo estable será imposible.

En resumen, el paro en España decrece forzado artificialmente por el Gobierno, pero, es lo cierto, que otros mercados competitivos, flexibles, con figuras contractuales nuevas nacidas del trabajo independiente nos pasarán por encima a base de competitividad, rentabilidad y libertad.En otras palabras, no podremos crear empleo permanente o indefinido a jornada completa, si continuamos sumidos en la incertidumbre y en la inseguridad jurídica derivadas de la falta de libertad, y, de una legislación rígida y falta de flexibilidad.

Córdoba, a 14 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Mitad y mitad (y) V (empleo público – empleo privado)

Esta mitad y mitad desigual es clarificadora para comprender, que los datos de los Ministerios de Trabajo y de Inclusión, S, S, y Migraciones (es decir, del Gobierno) sobre el empleo está dopados, ya que, un hecho patente e indiscutible lo demuestra: Sube el empleo público, pero el paro real permanece.

La recuperación laboral publicitada oficialmente, simplemente, no es verdad, porque la realidad económica prueba lo contrario, si o si, estamos muy lejos de los niveles de empleo prepandemia.

Es un hecho patente, que el Gobierno (además, de todo lo dicho en artículos anteriores) está falseando la situación real del desempleo, llevando a cabo una ampliación de los empleados en las administraciones, cuyo número real se desconoce, aunque, en una estimación prudente en el último año, se podría estimar en al menos 250.000 personas.

Dicho de otra forma, los datos de empleo publicitados oficialmente estarían muy por debajo de la realidad económica de España, si descontamos el aumento en el número de asalariados contratados por el Estado. Solo mirando las EPAs de los 2Ts trimestres de 20 y 21 aparece una cifra de nuevos empleados de 214.000 (funcionarios y contratados).

Las dos mitades destacadas en este artículo muestran, que el paro sigue en las mismas cifras de siempre, es decir, que la recuperación social y económica publicitada es otro artificio de propaganda, por lo que se vuelve a solicitar el derecho consagrado en el art. 20 de la C. E.: Una información veraz, completa e inmediata.

Los datos dopados sobre el descenso del paro de los Ministerios de Trabajo y de Inclusión, S. S. y Migraciones ¿son reales?, pues, simplemente, “no”.

El engaño como forma de gobernar es algo muy negativo y nocivo, porque cuando cala en la sociedad destruye la confianza en el sistema, ya que, lo más devastador de esa forma de ejercer el poder está, en que ya sabemos, que nos volverán a engañar.

España necesita crear sin engaños empleo de calidad y rentable, lo que implica reestructurar nuestro mercado laboral con medidas de reforma viables y aplicables, que, además, sean aceptadas por los poderes públicos, por todas las instituciones y organizaciones y por las empresas y trabajadores, cosa que será imposible sin una legislación abierta, flexible, eficaz y consensuada.

Dicho de otra forma, el desequilibrio creciente entre el sector público y el privado es nocivo y, especialmente, dañino para la creación de empleo, pues nace del engaño y de la desigualdad, de manera, que es imprescindible estructurar un espacio de trabajo abierto y trasparente para todos, dominado por la justicia, la igualdad y la equidad.

N.B. Esta mitad y mitad engañosa de empleados públicos y privados es dañina, provocando diferencias con agravios comparativos clamorosos, subiendo el empleo público, pero a costa del sector privado, aumentando sus costes y su paro, lo que pone de manifiesto, que los datos y cifras de empleo del Gobierno están maquillados.

En resumen, el paro decrece forzado artificialmente por el Gobierno, a costa, además, de aumentar el gasto público improductivo.

El desempleo en España es una situación insostenible, de forma, que, el problema no se arregla maquillando o cocinando cifras, sino con una reforma del mercado de trabajo compartida y consensuada.

Los mercados competitivos y sus figuras contractuales de trabajo independiente exigen flexibilidad y productividad, estando marcados por la competencia, la rentabilidad y la libertad de contratación, lo que exige disponer por todos de información veraz actualizada, completa e inmediata.

Córdoba, a 6 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.