Tag Archives: zombis

SEMEJANZAS IV. Zombis (empresas y partidos políticos)

Se dice en las historias de ficción, que los zombis no son más que muertos vivientes, que están en descomposición, aunque ahora, la moda zombi es un hecho dominante y normalizado, apareciendo zombis en cualquier sitio, de forma, que ya, en principio, no dan miedo, sin embargo, es un hecho cierto, que son muy peligrosos, cuando sus copias se hacen realidad.

Todo viene a colación, cuando adquieren forma real empresas zombis o partidos políticos infectados de zombilidad, de manera, que del submundo imaginario pasan a formar parte de la realidad diaria, con las gravísimas consecuencias que provoca su contagio a todos los niveles (económico, político, social, etc.), así:

* Se consideran empresas zombis, aquellas sin rentabilidad real y que solo sobreviven refinanciando su deuda todo lo que pueden, incluso, si el cambalache con sus deudas resulta más perjudicial que la propia desaparición.

Dicho de otra manera, remedando a los zombis, que regresan a la vida tras haber estado muertos, estas empresas tienen una deuda que se traga cualquier beneficio, haciéndolas insostenibles. Sin embargo, lo extraño y malicioso es que no desaparecen, y, se las arreglan para replantear su deuda con entidades financieras o con quien sea, de forma, que siguen funcionando en apariencia, subvirtiendo y aplicando el capital, que, de una u otra forma, encuentran disponible.

Según avisa el Banco de España, un 40% de las empresas no puede cubrir sus gastos financieros, y, que el porcentaje de empresas que no pueden hacer frente a sus gastos financieros se ha incrementado en 27 puntos con respecto a 2019.

Se puede decir, que las empresas zombis están en un bucle continuo, de forma, que no mueren, pero tampoco se son productivas.  Se pueden definir, como parásitos de la economía real, ya que, tiran a la baja los precios de los sectores en los que operan, como una de sus fórmulas para mantenerse en su limbo, crean barreras para la entrada para nuevas empresas, generan listas de impagos, siendo morosas conscientes, etc. En resumen, son perjudiciales y nocivas para toda actividad económica verdadera.

* Se consideran partidos políticos zombis, aquellos sin rentabilidad social, que se mantienen artificialmente en una representación falsa, siendo, además, una barrera cortante que impide la competencia política interior y exterior, estancados en un limbo en constante movimiento interno incapaz de regenerase.

Las elecciones catalanas han demostrado, que esos partidos políticos existen, que son irrecuperables por si mismos, que jamás reconocen sus errores ni hacen la mínima autocrítica y, en definitiva, que se han construido a su medida una barrera cortante, que ni come ni deja comer. En resumen, son perjudiciales y nocivos para toda la sociedad y parásitos del bien común.

Para finalizar, espero, por un lado, que, en los dos casos precitados (empresas y partidos políticos zombis), que son semejantes, se pueda llegar a soluciones que no sean sectarias y que nos lleven por el camino de la libertad económica, política, social y democrática; y, por otro lado, está claro, que no podemos seguir en manos de empresas y/o partidos políticos inanes e irresponsables, que al parecer solo entienden el beneficio de sus cúpulas dirigentes cerradas e incapaces de cualquier renuncia o solución; aunque, los que los mandan, que nadie se llame a engaño,  saben, que son los únicos responsables, y, está muy claro, que no pueden hacer corresponsable a nadie, salvo a sí mismos y a su propia incompetencia preñada de egoísmo.

N.B.  Las semejanzas en ambos casos, en lo negativo, son manifiestas, de manera, que, se bastan ellos mismos para estrellarse en su propia mezquindad zombimientras los ciudadanos de a pie deben limitarse a aplaudir y/o quedarse en sus casas silentes, teniendo, además, cuidado, porque si no, los tacharán de anti-demócratas y enemigos de la libertad económica y política, aunque tengan sus derechos y libertades anuladas de hecho.

Es verdad, que son minoría los dirigentes zombis, pero, también, es cierto, que convencidos de su propia inconsistencia, de que su futuro está acabado y tiene fecha de caducidad, se encastillan en sus cuarteles, dispuestos a resistir hasta el último momento sin renunciar a nada, pues, curiosamente, nada tienen que ofrecer fuera de su poder dopado, de manera, que siempre aguantan hasta el holocausto final. Lo peor de todo, es el daño tan tremendo que hacen mientras se despeñan, aunque eso seguramente les da igual.

Córdoba, a 16 de febrero de 2021

Fo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.