Tag Archives: acuerdos

Ley Repartidores (Riders) – lo que no puede ser no puede ser (realidad – ideología – unilateralidad)

Se ha publicado (12/05/2021) la Ley conocida como Riders por el Real Decreto-ley 9/2021, de 11 de mayo, por el que se modifica el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, para garantizar los derechos laborales de las personas dedicadas al reparto en el ámbito de plataformas digitales. (Fecha Entrada en Vigor: 12/08/2021. (BOE) – N. Boletín: 113)

En Andalucía se utiliza una frase preñada de sorna, ingenio y sentido del humor, que la hace divertida, atribuida por algunos a uno de los maestros del toreo Rafael Guerra o Rafael Gómez Ortega “El Gallo”: “Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”.

Se suele utilizar, cuando algo es totalmente inviable, cuando se pide algo, que no puede conseguir, aquel al que se le pide.

Eso es lo que he sentido al leer la urgente Ley de Repartidores, ya que, entiendo que R. D. L. será muy difícil de adaptar al mercado laboral, al presentar una serie de rigideces que lo apartan de la realidad, y, que, harán imposible su aplicación efectiva, no hay más que ver su contenido y, especialmente, su Exposición de Motivos, así:

1º.- “ —   — los métodos de cálculo matemáticos o algoritmos se han aplicado a las relaciones de trabajo revolucionando la forma en que se prestan los servicios, optimizando recursos y resultados. Un mercado de trabajo con derechos es garantía de una sociedad moderna, asentada en la cohesión social, que avanza democráticamente; un mercado centrado en las personas, que convierte a su tejido productivo en menos volátil y más resiliente ante los cambios”.

2º.- “Este real decreto-ley, por tanto, es fruto del Acuerdo adoptado , el pasado 10 de marzo de 2021, entre el Gobierno, CC. OO., UGT, CEOE y CEPYME, tras tras el trabajo desarrollado por la Mesa de Diálogo constituida, a tal efecto, el 28 de octubre de 2020.

3º.- “La nueva disposición adicional incorpora los criterios y parámetros establecidos por el Tribunal Supremo en dicha sentencia, primera dictada en unificación de doctrina, valiéndose para ello de la prevalencia del principio de realidad en el sentido señalado por sentencias precedentes, como la STS 263/1986, de 26 de febrero de 1986, o STS de 20 de enero de 2015, recurso 587/2014, y en la que se destaca, asimismo, la necesidad de adaptar los requisitos de dependencia y ajenidad al contexto actual”.

4º.- “Los algoritmos merecen nuestra atención y análisis, por los cambios que están introduciendo en la gestión de los servicios y actividades empresariales, en todos los aspectos de las condiciones de trabajo y, sobre todo, porque dichas alteraciones se están dando de manera ajena al esquema tradicional de participación de las personas trabajadoras en la empresa”.

5º.- “todo lo anterior pone de manifiesto la urgencia de garantizar condiciones de trabajo justas en la economía de las plataformas digitales de reparto, a través de una presunción de laboralidad de las personas que prestan servicios en dicho ámbito, que asegura la igualdad de trato de las empresas, ya operen con formas de trabajo estándar o no estándar.

*** La Exposición de Motivos reseñada, da una idea clara de que se trata de una norma, que funciona en una sola dirección producto de una ideología colectivizada y unilateral, que se separa de una parte de la realidad, ubicándose en un mundo paralelo donde solo existe su propia verdad.

Habrá que ver su desarrollo en la práctica, pero de entrada su regulación forzada impedirá su implantación efectiva, así:

* Se dice, que es fruto del Acuerdo adoptado, el pasado 10 de marzo de 2021, entre el Gobierno, CC. OO., UGT, CEOE y CEPYME, tras el trabajo desarrollado por la Mesa de Diálogo constituida, a tal efecto, el 28 de octubre de 2020, lo que indica de entrada, que se ha excluido a una parte importante del colectivo afectado, como sin duda, son las empresas implicadas, las organizaciones de autónomos y los propios repartidores. El Acuerdo citado tiene toda la apariencia de estar dopado y subvencionado.

* Así mismo, solo será posible su efectividad a través de flexibilidad, adaptada a la realidad de esas relaciones laborales y con una gran libertad en su implantación, donde sin pérdidas de derechos por el trabajador y la empresa, su aplicación sea consensuada a la práctica del tejido productivo, suponiendo agilidad, rapidez y productividad.

* En relación con su urgencia es más que discutible la misma, así como, que se haya acudido al mecanismo del R. D. L., que es un procedimiento alejado de la concordia y de la sensatez política, de manera, que el argumento de que su aprobación y publicación otorgará seguridad jurídica a los operadores, se asemeja a una falacia alejada de la realidad.

La fórmula del Real Decreto Ley a la que se ha adherido con determinación persistente el Gobierno del Presidente Sánchez, sin duda, es la más artera y la menos participativa para imponer una norma del poder ejecutivo, ya que, reduce al mínimo el debate y la enmienda de los parlamentarios, anulando la transparencia y la libertad, cosa, que es la que ha ocurrido con esta Ley Riders, máxime, cuando saltándose toda prudencia, se convierte en un ariete duradero contra los principios de la democracia, haciéndose recurrente una y otra vez.

*  Finalmente, se acude como fundamento del R. D. L. a la doctrina del Tribunal Supremo, lo que es algo impreciso, cuando el propio Gobierno discute casi a diario las resoluciones del Alto Tribunal, cuando el T. S. ha dejado de ser un lugar de cobijo y amparo convirtiéndose en una barrera cortante de arrecifes, preñado de causas de inadmisión de los recursos por causas procedimentales, obviando en demasiados casos las cuestiones de fondo que quedan olvidadas, y, máxime, cuando las decisiones de la justicia pueden y deben entrar en el marco de la crítica y de la libertad de expresión según nuestra Constitución.

***   En estos meses de pandemia son hechos indiscutibles, que las relaciones de trabajo han evolucionado hacia un nuevo concepto de la naturaleza de la unidad productiva, y, que han aparecido nuevas realidades en las relaciones laborales, entre ellas los repartidores que es un trabajo completamente nuevo y diferente, con características propias, que ha nacido para quedarse, de forma, que no queda más remedio que intentar comprender esta nueva realidad del trabajo nacida de una nueva necesidad, regulándola con lógica y prudencia sin apresuramientos.

Hay que reconocer la otra realidad distinta de los riders, que podríamos llamar, producción independiente, que se incardina fuera del concepto tradicional de las relaciones productivas de la empresa, que el mercado laboral actual ha dejado obsoletas, ya que, ahora, prevalecen la libertad y la productividad, es decir, estamos en un mundo de resultados.

Es lo cierto, que ha nacido un modelo productivo más contractual, ganando en agilidad, posibilidades de cambio en su estructura y organización, tanto de personal como de medios materiales, de forma, que la empresa y el productor ganan en la mejora de todos sus procesos, posibilitando, además, la mejora de la productividad.

** De igual modo, destacar, que hay una serie de conceptos que son definitorios esta nueva actividad productiva, si se quiere comprender su naturaleza:

* Confianza. * Productividad. * Flexibilidad. * Libertad. * Acuerdo. * Descentralización.

Cada uno de esos conceptos configuran la naturaleza del nuevo trabajo, nacido, sin duda, de la necesidad de las unidades productivas y de los propios trabajadores de adaptarse a una realidad nueva y en cambio permanente, apoyado por la transformación digital en constante desarrollo.

*** A su vez, hay que poner de relieve, que el trabajo de los riders no puede estar dominado por la unilateralidad ni de la empresa ni del trabajador, ni del Gobierno, como tampoco por la rigidez normativa de los poderes públicos, de forma, que en este asunto regirán los principios del acuerdo y de los contrapoderes mutuos, ya que, por mucho que se quiera intervenir por las distintas fuerzas sociales y el poder público, será imposible de regular con éxito sin libertad y flexibilidad, ya que, por sí mismo, su naturaleza y realidad actual,  implican una transformación del régimen contractual nueva y desconocida, que afecta a la esfera personal del trabajador y a la capacidad de organización y dirección de la empresa.

En el mismo sentido, para hacer posible una ley exitosa del trabajo de los repartidores, es imprescindible señalar, que la productividad es un elemento esencial de la prevalencia de esta forma de trabajo, ya que, si el trabajador resulta improductivo, la empresa abandonara esa actividad, porque pierde la confianza en la rentabilidad del  productor, que solo puede ser controlado por los resultados concretos de su trabajo, y, a su vez, el trabajador quiere una retribución acompasada a su rendimiento.

La cuestión esencial reside, –en que es una nueva realidad ineludible en las relaciones laborales-, donde el trabajador gana en flexibilidad, en autonomía y mejora su salario con su rendimiento, ya que, lo importante para la empresa es el resultado del trabajo de su empleado, sea autónomo o por cuenta ajena.

Es evidente, qué si se quiere, que el trabajo de los repartidores funcione, solo puede ser a través del equilibrio de contrapoderes, flexibilidad dentro de un marco de libertad y acuerdo, regido todo por la confianza mutua de las dos partes implicadas. Quedando claro, qué con un exceso de regulación exhaustiva y rígida, como se quiere por los poderes públicos, sindicatos y afines, será muy complicado que esta norma funcione. Sin embargo, que nadie lo ponga en duda, los riders han llegado y se quedarán con ley o contra ley.

N.B.  La Ley de Repartidores (Riders) aprobada de urgencia será inaplicable, ya que, como dice la frase popular, que todo el mundo entiende, “lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible”, al ser totalmente inviable y contraria a la realidad económica y social, estando cargada y llena de ideología colectivista, naciendo, además, de una unilateralidad excluyente.

Es una realidad, que la mejor manera de que el trabajo de los riders funcione, es con flexibilidad y con contrapoderes mutuos empresa productor, de forma, que siempre primará el consenso y nunca triunfara la unilateralidad.  Así mismo, esta modalidad de trabajo exige que la corresponsabilidad empresa – productor sea mutua, lo que implica necesariamente, que tenemos que eliminar cualquier legislación rígida, y, establecer reglas basadas en la confianza, la libertad, los acuerdos, la productividad y la flexibilidad, dentro de un clima de equidad y justicia.

Finalmente, no se debe olvidar, que ninguna actividad puede existir en los nuevos mercados extremadamente competitivos, si no se adapta a la realidad social, y, sin duda, la tarea de los repartidores es una de ellas.

Córdoba, a 14 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Prepotencia U. E. – Veto Hungría y Polonia (se defienden como pueden y la Unión no negocia – amenaza)

Es un hecho más que probado, que los que mandan e imponen sus criterios en la U. E. no saben ni quieren negociar con quienes están en desacuerdo con ellos, solo vencer a fuego, además, no están acostumbrados a que les lleven la contraria, solamente el Brexit es un ejemplo de lo dicho, por mucha culpa que tenga el R.U., que sin duda la tendrá y mucha.

Aquí cabe una pregunta preferente:

¿En la toma de decisiones en la U. E. se respeta a las minorías y a los más pequeños, o solo hay contratos de adhesión?

Es lo cierto, que en Bruselas solo se oyen amenazas a Hungría y Polonia y al Grupo de Vi Sagredo (eso es, al menos, lo que se publicita), cuando muchos en ella saben (que más allá de las circunstancias concretas de este veto y sus consecuencias prácticas nocivas), que había un conflicto latente, que han ignorado a sabiendas de que existía, y, que empieza a tener ahora consecuencias relevantes en la U. E.

*** La prepotencia de Bruselas y su venda ciega se ponen de manifiesto, cuando se oyen cosas como las siguientes:

* “Aquí, hay dos partes, una de ellas muy minoritaria, que no comparte los elementos básicos de lo que significa formar parte de la Unión Europea”.

-Imagino que Hungría y Polonia y otros estados miembros se preguntarán, como mínimo:

¿Qué pasa con el principio de respeto a las minorías?

*  El Parlamento Europeo ya ha anunciado que no va a mover sus líneas rojas y no renegociará nada”.

Está claro, que un parlamento está para debatir y negociar, y, sobre todo, para preguntarse, si han sido justos con Hungría y Polonia y si han respetado el principio de igualdad entre los Estados miembros, tratándolos a todos por igual y sin discriminaciones.

* “No barajamos ninguna alternativa. No estamos en esa casilla ni queremos barajarla. Nadie está pensando en reabrir el acuerdo de julio. Si la temperatura sube, no sé dónde acabarán los que están atizando el fuego”.

-Lo dicho suena a amenaza e imposición, no, desde luego, a negociación.

* “El resto de Estados miembros opinan, que este movimiento por parte de Hungría y Polonia es un problema creado por ellos mismos y que deben resolverlo solos. No veo por qué deberíamos movernos nosotros”.

-Quizás, sea porque están negociando y eso es lo que se hace cuando se negocia, moverse.

* “Ellos sabrán lo que hacen, explicando que Budapest y Varsovia deben decidir qué hacen con sus ciudadanos, qué hacen con sus socios, qué hacen con todos los que hemos arropado una integración tan exitosa de ambos países en la UE”.

-Nada suena a moderación en esas llamadas fuentes de Bruselas, desde fuera parecen unos chulos redomados

* “Ni Hungría ni Polonia pueden arriesgarse a pagar el precio real del bloqueo que están manteniendo en estos momentos”.

-Parece, sin duda, una amenaza y una declaración de guerra, -van sobrados de prepotencia-.

* La Cumbre de líderes de Europa de ayer, donde Hungría y Polonia defendieron su veto al presupuesto europeo ante el silencio de la mayoría de los líderes europeos, como si desbloquear los Fondos no fuera el asunto más crucial para todos los Estados de la Unión.

-Vuelven a demostrar los que mandan en la U. E., que ellos pasan de negociar, ya que solo quieren la rendición sin condiciones de los que están en desacuerdo. Ayer debería haber quedado desbloqueado el asunto, sin que nadie se levantara sin llegar a un acuerdo, pero, la dura realidad, es los que imponen las condiciones por la fuerza, solo esperan la entrega de armas y bagajes con sumisión de unos supuestos “rebeldes”, además, denostados e insultados.

*** Los llamados Líderes europeos, por lo que se siente entre los ciudadanos de a pie de la U. E., no son los lideres del pueblo, simplemente, parece que viven en otro mundo. Esto es lo que hay, la dura verdad, que se quiere ignorar, pero a sabiendas de su realidad. De forma, que, si alguien lo pone en duda, no tiene más que salir a la calle y preguntar: Es un hecho indiscutible, que lo que sienten los españoles y el resto de muchos ciudadanos de la U. E. es que Europa, las Instituciones de la U. E. están manejadas por unos pocos políticos y muchos burócratas bien pagados, que por cierto, nunca conocen, pero si saben, que viven muy por encima de ellos y con muchos privilegios de todo tipo, que nunca tendrán ellos ni van a tener.

Otra pregunta, al respecto:

¿Algunos de estos políticos y euro-burócratas han sentido la crisis y han visto bajar sus potentes salarios y su superior nivel de vida?

*** Lo que se expone, no es una fantasía, pues en España muchos estamos preocupados por la deriva autoritaria del Gobierno de España, y, en cambio, vemos, que la U. E., salvo avisos y advertencias vacías de contenido al Ejecutivo español, no hace nada real que nos ampare, mientras, contra Hungría y Polonia se abren expedientes varios por su política con la independencia del poder judicial, siendo, encima,  ponente, el eurodiputado socialista y exministro de justicia, Sr. López Aguilar, que, a más, llama mafiosos a esos Países.

Por lo dicho, ¿a alguien puede extrañar, que Hungría y Polonia pongan el grito en el cielo y usen su derecho de veto para defenderse, con la única defensa que tienen?

*** España necesita ya los Fondos de Recuperación de la U. E., y, mientras tanto, nuestros “supuestos” representantes con una prepotencia superlativa amenazan y quieren someter por la fuerza a Estados soberanos, que son minoritarios y pequeños dentro de la Unión, pero, que, sin duda, solo tienen a su alcance una defensa efectiva, concretamente, su derecho de veto nacido del respeto a las minorías.

*** Para terminar de embarrar de suciedad el problema, el millonario Soros aparece y “exige a la UE que plante cara al veto de Hungría y Polonia, de forma, que por si éramos pocos, pario la abuela.

Creo, que le echan de menos en Venezuela, en Nicaragua, en Cuba, en China y en otros regímenes democráticos.  Con seguridad, la U. E. no está para recibir lecciones de demócratas reconocidos como el Sr. Soros, ¿o sí?

N. B.  Sin duda, estamos tutelados por unos incapaces de pactar y consensuar algo razonable para todos, como, el eurodiputado español, López Aguilar, que, con gran valor personal y sin prudencia alguna, irresponsablemente, porque nadie le pedirá cuentas y se siente impune,  hace declaraciones insultantes a dos Estados miembros y socios en la U. E., enconando  y pervirtiendo al infinito el problema, produciendo a España un duro castigo, que de ninguna forma merecemos, ya que, hay que deshacer el bloqueo de los Fondos de Recuperación y ese no puede ser el camino adecuado, pues tenemos prisa y mucha, aunque para ello, haya que retirar todas las afrentas y amenazas y negociar de verdad sin prepotencia.

En otras palabras, los líderes de la U. E. deben caerse del caballo y concertar de buena fe, sin que decaiga el estado de derecho, pero sin romper el principio de igualdad entre los Estados Miembros, y, sin que prospere discriminación para ninguno de ellos.

No se puede decir públicamente, cosa que reitero, que Hungría y Polonia están haciendo un chantaje con actitudes mafiosas, por muy eurodiputado que sea el socialista Sr. López Aguilar, pues esas declaraciones, ciertamente, solo perjudican a España, máxime, cuando esos socios tienen derecho de veto, y, cuando, además, el parlamentario europeo de marras ha sido ponente en los expedientes abiertos a esos dos Estados miembros de la U. E.

(Siempre, es posible, que se concilien más contra España, pero se antoja difícil superar el listón fijado por López Aguilar en su esfuerzo por lograrlo).

Si a España no llegan ya los Fondos de Recuperación de la U. E., no se podrá aguantar un gasto público atrabiliario por más tiempo, y, los ajustes más severos llegarán de inmediato impuestos por la U. E., porque, simple y llanamente, Europa no puede permitir la deriva económica del Estado Español, que le arrastraría, también, a ella a la ruina. No queda otra, que negociar y rápido, aunque la Cumbre de Líderes de ayer fue desesperanzadora para todos y para el estado de Derecho en la U.E.

Córdoba, a 20 de noviembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.