Tag Archives: Paro

Paro en Andalucía – una historia interminable (problemas, reformas y participación social)

El desempleo en Andalucía es la historia interminable de un problema irresuelto, de carácter permanente, con el que convivimos, al parecer, sin esperanza de solución, de manera, que señalaré los puntos principales de esa problemática, que tenemos enquistada:

* Activos. 3.591.910.

* Parados. 985.179.

* Inactivos. 2.797,100.

* Inactivos que no buscan trabajo. 88.450.m.

* Parados que no han trabajado nunca. En Andalucía su número asciende, aproximadamente, a 118.200 personas, que supone un 12% de parados en Andalucía.

* Parados de larga duración en número de 377,4.m en Andalucía y, de estos, 210.4.m son mayores de 50 años

Además, en Andalucía hay 36.3.m personas mayores de 45 años, que no han trabajado nunca.

* Subocupados. Son los trabajadores, que prestan servicios menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más horas. En Andalucía un 11,8% de trabajadores están subocupados, de manera, que, aunque quieren y están disponibles para trabajar más horas, no encuentran dónde hacerlo.

* Falta de formación y cualificación de los trabajadores.  Sin duda, uno de los mayores fallos de nuestro sistema de empleo, de manera, que hay que orientar y capacitar al colectivo de personas desempleadas para incrementar sus posibilidades de inserción en el mercado laboral.  

*** Visto de otra manera, los parados andaluces reconocidos que no encontrarán empleo (mayores de 55 + inactivos) serán unas 212.400 personas, que, si le sumamos un mínimo de 51.880 de parados de 45 a 54 años en las mismas condiciones, la cifra de parados que nunca encontraran empleo asciende a 264.280 personas, que son incapacitados permanentes sociales (paro estructural mínimo y permanente), lo que supone un 29,58% del paro total de Andalucía.

Por otro lado, la tasa de desempleo se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan como algo irresoluble, porque no se adoptan medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica y larvada de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la pérdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Las desigualdades llegan a ser preocupantes en los distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo, ya que, las zonas más afectadas por el turismo, la hostelería y todo el sector servicios soportan un desempleo mayor, unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

Solo como medida de comparación y en aras de comprender el enorme problema de Andalucía, cito la tasa de paro de dos pueblos grandes de Andalucía (sobre 35.000 a 45.000 habitantes):

La Línea de la Concepción – (Cádiz) = 38,99%.

El Ejido – (Almería) = 17,75%.

La diferencia habla por sí misma.

*** El número total de parados reales en Andalucía (paro registrado + ertes + inactivos) podría aumentar exponencialmente, si no se toman medidas urgentes, pudiendo llegar a 1.525,6 (miles) desempleados, con una tremenda incidencia en los jóvenes, en los mayores de 50 años y en las mujeres, además, agravará el problema, el hecho de que ese paro está distribuido desigualmente por sectores económicos y zonas de Andalucía.

Hay que recordar, que Andalucía tiene una población de 8,4 millones de habitantes, que se distribuyen a lo largo de 87.597 km2, con una densidad de población de 95,8 hab/km2, siendo Andalucía la CC. AA. más poblada de España y la segunda más extensa.

El paro en Andalucía podría alcanzar una tasa general del 42,50%, así mismo, la economía podría descender hasta un 19,5%, como consecuencia de la crisis del coronavirus y la estructura desigual de su tejido productivo.

Hasta la fecha, con lo que está cayendo, nadie ha elaborado un plan de reconstrucción del mercado laboral con reformas estructurales profundas adaptadas al territorio, de eliminación del gasto improductivo estéril y de redistribución de los gastos e inversiones necesarias con equidad territorial y sectores productivos, tratando de igualar a los desiguales.

En Andalucía se ven, además, de lo dicho, una serie de asuntos problemáticos, que afectan su tasa de paro, así que, veamos varios de ellos:

1.- Nuestra población tiene una demografía envejecida día a día, hecho que resulta una realidad muy difícil de contrarrestar.

2.- Rebrotes de la pandemia que hay que controlar a todos los niveles, acelerando la vacunación. Es evidente, que, además, hay que implicar a los andaluces en la toma de decisiones, con una información veraz e inmediata.

3.- La economía andaluza, basada en el sector servicios, ha vuelto a caer, sin que el Gobierno andaluz en el marco de sus competencias, haya adoptado medidas eficaces. La economía andaluza vuelve a estar parada y con todos sus sectores productivos esenciales en situación de espera (stand-by), previéndose una caída de nuestro PIB perversa.

4.- La inversión extranjera, esencial para nosotros, se ha reducido en Andalucía a nivel bajo cero y solo queda una solución viable, que el Gobierno de la Junta en el marco de sus competencias, cree las condiciones favorables para que esa inversión, que está esperando y retraída, vuelva a nuestra tierra. En definitiva, restablecer la confianza y la seguridad jurídica.

5.- El empleo privado ha caído en picado, mientras que en sector público ha crecido, lo que conlleva graves desigualdades y la necesidad de restablecer necesariamente el equilibrio entre ambos sectores. Todo el impacto del paro en la crisis se lo ha llevado el sector privado.

6.- Por si faltara algo, en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinados, amenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien explique, qué está pasando realmente y en qué situación nos encontramos.

Finalmente, repetir que en Andalucía el desempleo es un problema esencial, extremadamente espinoso, complicado y gravísimo, y, no se puede dejar solo al arbitrio de la suerte, se han de tomar ya medidas estructurales de reforma del mercado de trabajo adecuándolo a la realidad de nuestra tierra, y, de reestructuración profunda de nuestra economía, buscando siempre la máxima productividad y el máximo equilibrio territorial y sectorial, fortaleciendo la formación continuada y adaptada de los trabajadores a las nuevas realidades de la economía.

El tema de la formación es fundamental para atajar la destrucción de empleo, ya que, el 99% de los empleos destruidos en 2020 era de media o baja cualificación, de manera, que la formación de los trabajadores en la nueva realidad del mercado laboral es de vital importancia, si se quiere crear empleo estable y sólido.

N.B. El paro en Andalucía es una historia interminable de fracasos, problemas y falta de reformas, con una participación social anulada y desconocida, de forma, que Andalucía tiene un problema tremendo, que el Gobierno de la Junta y el Gobierno Central siempre han ignorado, aunque, sin la menor duda, es unasunto extremadamente espinoso, complicado y gravísimo.

Así mismo, es un hecho, que en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinadosamenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos explique, qué está pasando realmente, en qué situación nos encontramos, qué vamos a recibir de Europa y cuando, y, qué sacrificios tendremos que afrontar para superar esta situación extrema.

Hay que tomar ya medidas estructurales de reforma, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de recomposición profunda de nuestra economía, realizándose,de una vez,un plan eficaz de formación y cualificación de los trabajadores hacia la nueva realidad del sector productivo, a la vez, que se adoptan las prevenciones necesarias para controlar los rebrotes de la pandemia, pero todo ello, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces.

Es una realidad incuestionable, que no es momento ni hora para la inacción esperando un maná inexistente, así que, no queda otra, entre todos, que parar la destrucción económica de nuestro tejido productivo y detener el crecimiento ininterrumpido del desempleo en Andalucía.

Es un hecho indudable, que, si seguimos en la inoperancia autodestructiva, en Andalucía el desempleo aumentará hasta cotas insostenibles y sus consecuencias ruinosas nos llegarán a todos.

Córdoba, a 14 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Andalucía: Moderación y estabilidad de cristal (lo que no puede ser, no puede ser y, además, es mentira)

Se dice ahora, por el Presidente de la Junta de Andalucía, que descarta un adelanto de elecciones y asegura que la Junta es -un oasis de estabilidad-.

La estabilidad en Andalucía es una realidad manifiesta oficialmente, así que, veamos algunos casos que confirman ese estado:

* El Sr. Moreno Bonilla es un ejemplo de unidad frente al Sr. Casado, que se supone, es el presidente de su partido a nivel nacional. Los ejemplos son claros, de forma, que no hay más que ver lo bien que se lleva estos días en sus congresos provinciales en Andalucía el P.P.

El presidente ha declarado, también, que lo importante es la lucha contra la pandemia, de forma, que lo demás, pasa segundo plano, y, además, curiosamente, no ha dicho nada en defensa de su partido en Madrid y de la Sñrª. Ayuso: Es lo que se llama moderación, lealtad y apoyo a sus supuestos amigos.

Lo dicho, es público y notorio, razón por la que sobran las explicaciones. Es decir, todo es estabilidad interna en un oasis de paz silente y medrosa, aunque por lo que se ve, se trata, más bien, de una charca casi seca.

* Los socios de Cs. del Gobierno Andaluz son todo de fiar, no hay más que ver lo bien que se llevan entre ellos mismos: Consejera Ruiz y Vicepresidente Sr. Marín. (Como para fiarse de ellos).

Es otro motivo más de estabilidad.

* La estabilidad de la coalición del PP y Cs. es de puro cristal, después de ver lo de Murcia, lo de Madrid y las posturas erráticas de la Sñrª. de Arrimadas, que está con Sánchez, con los independistas o con quien sea, siempre que no sea la derecha. Solo, Andalucía es un verdadero oasis de estabilidad cristalina.

Es lo que se llama estabilidad y confianza entre conmilitones con principios, los suyos, que, además, se cambian si vislumbran que el oasis se puede secar. El P. P. y Cs. en Andalucía es evidente que no forman una coalición, simplemente, están “arrimados”, con todo lo que ello supone de estabilidad real.

* Vox es un partido imprescindible para el Gobierno del Sr. Moreno Bolilla, pero no le admite como digno de una democracia, aunque haya sido elegido en elecciones libres y legítimas, pero pacta por el bien de Andalucía, con luz o sin luz, con el PSOE y/o con U.P., que son un ejemplo constante de moderación, concordia y ayuda.

Es decir, Vox es necesario para el Sr. Moreno Bonilla, pero parece como una especie de repudiado/a, que solo se precisa en la coyunda.

Es lo que se llama estabilidad y respeto a los andaluces que votan libremente.

* Cataluña y el País Vasco se llevan el santo y la limosna, de manera, que Andalucía recibe lo que le quieren dar como ocurre todos los días, pero la Junta de Andalucía acepta la situación, porque hay que ser moderado siempre, aunque te roben en la cara y encima hagan ostentación de ello.

Es lo que se llama un oasis de estabilidad.

*** Sin embargo, Andalucía es lo único importante para muchos de nosotros, de manera, que si esta es la estabilidad que salvará a los andaluces: apaga y vámonos.

 El Sr. Moreno Bonilla es un ejemplo de moderación y de bonhomía, siendo públicamente amigo de sus enemigos a los que nunca levanta ni la voz y enemigo mortal de sus amigos populares que no bailan a su son y de aquellos de los que necesita su voto. Forma parte del escuadrón de barones que le dicen al Sr. Casado lo que tiene que hacer y claro, así le luce a su líder nacional, pero en cambio con el Presidente del Gobierno se muestra moderado, sumiso y complaciente, lo que le produce a él y a Andalucía grandes beneficios, de manera, que todo se lo dan a Cataluña y al País Vasco, y, aquí quedamos en el furgón de cola, pero claro, los andaluces todos contentos, porque no nos imponen el art. 155, aunque la realidad es la misma.

N. B.   La realidad oficial del Presidente de la Junta es que Andalucía es “un oasis de estabilidad”, pero por lo que se ve, a simple vista, lo que no puede ser no puede ser y, además, es mentira.

Sin hablar ahora de elecciones al estar Andalucía en un oasis de estabilidad, solo resaltar, que en el Gobierno de Andalucía domina la opacidad y la falta de transparencia,  existen sin solución problemas, que ni se quieren abordar, como  el desempleo y el paro oculto, las diferencias salariales entre jóvenes, mujeres y mayores de 50 años, la desigualdad creciente entre el sector público y privado, con una desigualdad creciente dentro de la propia Andalucía y sus distintos territorios, situaciones que se descubre sin mucho esfuerzo, como una desigualdad real e inadmisible y sin que se adopten medidas estructurales eficaces e inmediatas.

Solo la tasa de desempleo juvenil superior al 42% del colectivo, que, además, se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan como algo irresoluble, porque no se adoptan medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la pérdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Es un hecho cierto, por ejemplo, que en Andalucía la vacunación se debería ser una prioridad nacional, ya que, las diferencias en el paro y en la inactividad sobrevenida por la pandemia son tan grandes y tan profundas, que, si no se corta de raíz la enfermedad y se restablece cuanto antes la normalidad productiva, la ruina se convertirá en una desgracia permanente, lo que significa, que habrá que elevar la voz para que nos oigan.

A pesar de todo lo dicho, oficialmente, lo dice el Sr. Presidente Moreno Bonilla, estamos instalados en “un oasis de estabilidad”, que por lo que se ve, no impide que estemos a la cola y todas las prebendas vayan a Cataluña o País Vasco, aunque es evidente, que debemos los andaluces ser moderados, silentes y cautivos, pues, a pesar de todas la desventuras y miserias, gozamos de “un oasis de paz y tranquilidad”.

A pesar de tanta estabilidad, es una realidad en la calle, que muchos andaluces no estamos de acuerdo con la verdad oficial, pues, entre otras muchas cosas, queremos una Andalucía libre y con verdadero poder de decisión sobre nosotros mismos.

Córdoba, a 11 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

II. Sector Público y Sector Privado (desigualdad y discriminación – 4 millones de paro registrado)

El muro que ya hay levantado entre el sector público y el sector privado se acrecienta, existiendo dos mundos paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos, de manera, que se están produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales: donde unala pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vean, al menos, indicios de que se intenta reconstruir la igualdad.

La nota discriminatoria más importante, resideen que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve, están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte camino de la ruina y, además, la privadasi seguimos este camino en dirección contrariaestá en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

*** España ya ha superado la cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre 2020, la cifra de 3.379.100 de personas con nómina a cargo del contribuyente.

Por lo dicho, veamos otros datos significativos de la EPA-4T-2020que pueden llevar a comprender la magnitud de problema y la necesidad imperiosa de hacer frente al asuntoque se quiera admitir o no, es de todos, así:

** INE – 4T – 2020.  En un añoel número total de empleados públicos ha crecido en 125.800 personasfrente al descenso del número de asalariados privados de 730.400 personas.

En un solo ejercicio oficialmenteel número de trabajadores al servicio de las administraciones (tanto funcionarios como personal laboral o temporales) ha crecido casi un 4%. Concretamente un 3,86%. Esto contrastacon el desplome en el número de asalariados del sector privadoque se ha hundido un 5,37%, según las cifras que pone de relieve el INE.

** Encuesta de Población Activa – Trimestre 4/2020. (miles)

Ocupados:             19.344,3.

Parados:                 13.719,8.

Tasa de actividad:  58,19%.

Tasa de paro:         16,13%.

Inactivos:              16.571.4.

Empleados públicos:  3.379.1

* En el último año la población activa se ha reducido en 94.700 personas.

* España finalizó el año con una subida del paro de 527.900 personas, un 16,5% más que en 2019, hasta alcanzar la cifra de los 3.719.800 desempleados

*  Así las cosas, si a los 3.719.800 parados oficiales les sumamos los inactivos y los sometidos a ERTE, la destrucción real del mercado de trabajo (solo sector privado), queda reflejado en una cifra ruinosa. (Paro, además, dopado con 125.000 empleados públicos más).

* El Gobierno (con gasto descontrolado) cerró el año con 3.379.100 individuos, con nómina a cargo del contribuyente.

– La Administración central tiene 554.800 empleados en la actualidad. Es decir, ha crecido en 20.000 personas.

– Las comunidades autónomas han aumentado su plantilla en casi 100.000 personas en 2020, llegando en el cuarto trimestre de 2020 a 1,94 millones de personas. Han crecido en 92.000 trabajadores más.

– En las entidades locales han llegado a 667.200 empleados, creciendo en 2.500 trabajadores más.

– Las empresas públicas han aumentado la plantilla en 11.200 personas, de forma, que ahora tienen a 172.700 empleados.

***   Paro registrado y paro real.

El paro registrado ha superado al cierre de febrero la cifra de los cuatro millones de personas. En concreto, 4.008.789 trabajadores están registrados en las oficinas públicas de empleo, 44.436 más que en enero.

A finales de febrero, los afectados ERTEs se fueron hasta 900.000 personas, frente a los 740.000 trabajadores registrados un mes antes.

Es un hecho no discutido, que todo el paro, los ertes, el subempleo, los inactivos, etc. afectan exclusivamente al sector privado, lo que significa, que la desigualdad aumenta sin barreras de control. (Desgraciadamente, estamos ya en cifra real de paro de los 7 millones de personas).

Además, el sector productivo privado español es cada vez más pequeño y sostiene a un Estado cada vez más grande, que sólo sabe gastar, subvencionar y aniquilar la riqueza, por ciertocada vez más difícil de generar y en descenso, como lo prueba la caída del PIB al 11%.

*** Desde otra perspectiva, la IGAE (Intervención General Administración del Estado – Ministerio de Hacienda), en su Inventario de unidades públicas clasificadas dentro del sector Administraciones Públicas (S.13), dice lo siguiente:

Subsector Administración Central (S.1311): recoge la totalidad de las unidades públicas no de mercado controladas por el Estado, incluyendo la propia Administración General del Estado.

Subsector Administración Regional (S.1312): comprende las unidades públicas no de mercado controladas por la Administración General de cada una de las diecisiete Comunidades Autónomas, identificando para cada unidad la Comunidad Autónoma que ejerce el control.

Subsector Administración Local (S.1313): incluye las corporaciones locales propiamente dichas (identificadas como Administración General) así como, en su caso, las unidades públicas no de mercado controladas por aquéllas.

Subsector Fondos de la Seguridad Social (S.1314), incluye las unidades públicas que gestionan cotizaciones y prestaciones sociales.

Datos por subsector:

Subsector Administración Central (S.1311): 317 unidades.

Subsector Administración Regional (S.1312): 1.314 unidades.

Subsector Administración Local (S.1313): 15.191 unidades.

Subsector Fondos de la Seguridad Social (S.1314): 29 unidades.

Total, de unidades públicas: 16.851.

*** Lo dicho, pone de manifiesto y reflejaque el Sector Público aumenta día a díavampirizando sin tregua al Sector Privado, razón por la que, las diferencias y los desequilibrios están creando sociedades desiguales, donde la equidad está desapareciendo.

Para terminar, es un imposibleque menos de un tercio de la población de un País sostenga y mantenga a los otros dos tercios y que el gasto público esté descontrolado, de forma, que cuando se agoten las posibilidades de la deuda, los fondos de recuperación de la U. E. se gasten (si llegan) y la recaudación del Estado decrezca, si no se recupera la productividad y se igualan las dos sociedades resultantes deshaciendo la desigualdad y recuperando las diferencias entre ellas, España entrará en fase de quiebra sin remedio.

N.B.  Es una realidad, que España no puede recuperarse y progresar sin que el Sector Público y el Sector Privado estén embridados, de manera, que no existan mundos paralelos y sociedades desiguales, existiendo desigualdad y discriminación por pertenecer a uno u otro sector, como desgraciadamente está ocurriendo, donde lo público se convierte en la sociedad hegemónica postergando y sometiendo al sector privado.

Los datos expuestos, los razonamientos realizados y las conclusiones obtenidas, son realidades incuestionables, se miren como se miren, ya que, frente a la evidencia no caben interpretaciones oscurasque siempre apuntan a intereses privativos ideologizadosopuestos al bien común y general de las sociedades democráticas.

Sin control del gasto público solo puede existir desigualdad y discriminación entre los españoles, de forma, que, además, el Estado puede entrar en quiebra y las consecuencias serán desastrosas para la sociedad española.

Destacar, que Andalucía desafortunadamente tiene uno de los niveles más elevados de paro y subempleo (36,3%), aunque si miramos las tasas de desempleo de jóvenes, mayores de 50 años y mujeres la situación es terrible, ya que superamos todo lo imaginable (42%).

En Córdoba en febrero subió el paro en 1.754 personas, en la provincia había el mes pasado 83.265 desempleados (11.482 más que hace un año), un 2,15% más que en enero, de forma, que si se mira la comparativa anual hay una subida del desempleo de un 16%.

Córdoba, a 2 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Deuda – inflación – ertes – paro – insolvencia (final del recorrido)

El Banco de España advierte, que solo con los ERTEs no se sale de la crisis. El director de Economía del Banco de España ha dicho: que los ERTEs dejarán de ser efectivos si la crisis se extiende a largo plazo y que son necesarias más medidas coyunturales para paliar al impacto de la pandemia en el empleo o en la actividad económica a medio y largo plazo.

Un dato terrible: El número de personas en ERTEs se dispara en 140.000 en once días de febrero.

*** Lo dicho es una realidad muy negativa, de forma, que ahora conviene señalar una serie de asuntos preocupantes, que enlazan con la advertencia del Banco de España, así:

** La deuda pública cierra 2020 con una histórica subida hasta el 117% del PIB.

** Inflación. Está empezando a dar señales de vida y tendrá su impacto en los tipos de interés de mercado, por lo que se empezará a percibir en las cuentas públicas.

Es un hecho, que los precios de la deuda están en máximos por las compras realizadas por el BCE, lo que quiere decir, también, que su rendimiento está en mínimos casi desconocidos y ello conlleva que una gran cantidad de bonos europeos tiene rendimientos negativos; es decir, que el comprador recibirá menos dinero de lo que invierte, lo que supone algo perverso en la política monetaria actual, sin olvidar, que esos rendimientos negativos incluyen la expectativa de una inflación nula o negativa.

Si las previsiones sobre la inflación crecen, por la razón que sea, la cotización de los títulos de deuda caería. Es decir, sus rendimientos aumentarían, aunque el BCE continuara dopando el mercado con la compra de bonos.

La política del BCE con tipos de interés a cero, se quiera aceptar o no, tiene fecha de caducidad, de manera, que en algunos Estados Miembros como Alemania se empiezan a ver movimientos de subida de los tipos de interés y la consiguiente inflación, hecho que tendrá consecuencias negativas en los países fuertemente endeudados.

** Ertes. Un instrumento fallido y agotado en su actual configuración, si no va acompañado de medidas coyunturales inmediatas y eficaces, especialmente, a través de ayudas directas a las empresas solventes y/o recuperables.

** Paro. El número real de desempleados se sitúa ya en los siete millones de personas, y, además, la cifra de paro se distribuye de forma irregular por las CC. AA. y entre ellas mismas territorialmente, a la vez, que existen colectivos de trabajadores donde el desempleo es una verdadera tragedia: Jóvenes, mayores de 50 años y mujeres.

** Empresas insolventes y empresas zombis.

El B. E. calcula, que actualmente el 40% de los negocios españoles arrastra problemas para cubrir sus gastos, mientras que más de un 14% ha alcanzado la insolvencia.

*** Por lo expuesto, brevemente, y, en síntesis, estamos al final del recorrido, de manera, que, o se adoptan de inmediato medidas eficaces para restaurar nuestro tejido económico, o llegará un momento en que la recuperación será a muy largo plazo, suponiendo que llegue algún día.

Por si faltara algo, los Fondos de Ayuda de la U. E., ya se sabe, que no llegarán antes de julio, suponiendo, que todo el viento sea favorable, y, por otro lado, la inmunidad de las vacunas, según lo que se ve y se oye, no llegará siendo optimistas hasta finales de septiembre.

En resumen, nos encontramos en una situación delicada, que exige una determinación política rápida y acertada, exenta de errores propios y con los máximos consensos, cosa que, por lo que se está viendo en España por los factores políticos, económicos y sanitarios, se presenta harto complicada.

N.B.  Es un hecho, que estamos casi al final del recorrido o, al menos, eso parece, si se mira la deuda, la previsión de inflación, el mercado de trabajo y los ertes fallidos, el paro y las posibles insolvencias y empresas zombis.

Además, por lo que se ve, no parece, que las fuerzas políticas en España estén por la labor de hacer las cosas bien y rápido, sin que se pueda decir, que se adopta una postura pesimista, pues lo que hay está a la vista de todos: Menos acuerdos de todos para sacar adelante el País, cualquier cosa.

Aquí y ahora, estamos en el todos contra todos y que salga “el sol por Antequera”.

Mientras en Europa estamos perdiendo prestigio y la confianza de todos los Estados que por ahora nos apoyan, cosa, que, si seguimos así, acabará mal, ya que nos pueden ver incapaces de iniciar una recuperación sólida y mantenida en el tiempo.

La imagen que proyectamos, es de desunión, de gasto altivo y de inacción positiva, de forma, que llegará un momento de ajustes de cuentas por la fuerza y de intervención de nuestra economía por Europa, con todos los efectos perversos que ello conllevará.

Córdoba, a 19 de febrero de 2021

Fo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

Paro oculto – jóvenes – mujeres – mayores de 50 años (sector público y privado – desigualdad y opacidad)

Cuando se habla públicamente del desempleo, casi siempre parece que se olvida, lo que podemos concretar como paro oculto, que es una realidad que todos tratan de obviar, pero, que, sin duda, es algo que constituye lo más duro y vidrioso de una situación muy delicada, y, que, por si misma, se convierte en una desigualdad inadmisible para la sociedad española y su desestructurado mercado laboral.

Para definir y contextualizar este pequeño comentario unos datos y unas conclusiones:

 ***   INE – 3T – 2020. (Nota prensa 17-12-2020)

El coste laboral de las empresas se sitúa en 2.525,41 euros por trabajador y mes en el tercer trimestre de 2020, con un descenso del 1,1% respecto al mismo periodo de 2019.

El coste salarial por trabajador y mes disminuye un 0,9% y alcanza los 1.859,12 euros de media. Por su parte, los otros costes bajan un 1,5%, situándose en 666,29 euros por trabajador y mes.

Del coste total por trabajador y mes en el que incurre un empleador por la utilización del factor trabajo, 1.859,12 euros corresponden a salarios y 612,15 euros a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social. El resto corresponde a indemnizaciones, prestaciones sociales…

El coste laboral en País Vasco y Comunidad de Madrid supera en más de 400 euros la media nacional. En Canarias y Extremadura dicho coste es inferior a la media en la misma cantidad.

Total: 2.525,41.

Andalucía: 2.271,89.

Madrid: 2.979,67.

País Vasco: 3.081,42.

*** Mercado laboral – Doble fractura: territorial y colectivos afectados.

El problema oscuro del paro en España reside en la desigualdad territorial y en la desigualdad entre colectivos, así:

Primero. El coste laboral expuesto de una idea clara de la desigualdad entre CC. AA. y ya explica, porque se produce una diferencia entre ellas, con las consecuencias que se manifiestan en el mercado laboral y en el desempleo en las mismas.

Segundo. Existe una fractura del mercado laboral oculta, que se representa claramente en varios colectivos: jóvenes, mujeres y mayores 50 años.

Así mismo, se descubre una dualidad preocupante entre contratación temporal y fija, que produce una desigualdad perversa y extremadamente dilatada en el tiempo.

Es una realidad, que España cuenta con la tasa de paro juvenil más alta de toda Europa y, además, cerca del 72% de los ocupados menores de 25 años tienen contrato temporal, y, aquí, podemos añadir, además, colectivos de mujeres y trabajadores mayores de 50 años.

Examinado los indicadores del mercado laboral, se puede observar que cualquier indicador genérico esconde una fractura interna del mercado laboralel desempleo juvenil aumenta descontrolado, como lo hace el paro del colectivo de mujeres y trabajadores mayores de 50 años.

Las medidas desplegadas por el Gobierno para suavizar el golpe, como los ertes o los avales a empresas han protegido a una parte importante trabajadores, sin embargo, sigue habiendo algunos colectivos, sin olvidar los  señalados, que sufren la crisis con mucha más intensidad que la mediacomo es el caso, de los trabajadores temporales y de menor formación.

Esta realidad pone de relieve la dualidad extrema de nuestro mercado laboral, razón por la que, los trabajadores más jóvenes, temporales y con menor formación son los más afectados por la inactividad y son los que pasan primero a la lista del paro.

Curiosamente, además, es una realidad preocupante, que aproximadamente un 72% de los ocupados españoles menores de 25 años tienen un contrato temporal. Por si eso fuera poco, la falta de experiencia y de formación deja a los trabajadores más jóvenes fuera de juego, razón por la que, el desempleo entre los jóvenes resulta más acuciada, cuando se produce una actividad económica a la baja; sin olvidar, además, que los sectores productivos más dañados por la crisis, son aquellos más embridados en empleo juvenil, como, la hostelería, turismo y el sector servicios en general, lo que conlleva un efecto pernicioso para este colectivo, produciéndose un paro exponencial en él.

*** La desigualdad oculta, además, se ceba en los distintos territorios, incluso de las propias CC. AA., produciéndose tasas de paro, de contrataciones temporales y salarios a la baja según la zona en la que produce el trabajo, ya que, si hay algo que eleve las diferencias, es la existencia de tejidos productivos desiguales en todos los sentidos, como pueden ser: las diferencias salariales, los efecto del paro, las modalidades de contratación precarias, y, la falta de formación y experiencia laboral.

En Andalucía, por ejemplo, las desigualdades llegan a ser abismales en sus distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo, ya que, las zonas más afectadas por el turismo, la hostelería y todo el sector servicios soportan un desempleo mayor, unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

***   Por si faltara algo para que la opacidad se convierta en tenebrosa, junto al paro oculto de jóvenes, mujeres  y mayores de 50 años, emergen, se quieran tapar o no, las diferencias que se están produciendo entre  el sector público y el sector privado profundizando en la desigualdad, así: en el primero, paro ninguno y en el segundo, la tasa crece exponencialmente, a pesar de los ertes y otros artificios falaces; sin olvidar, las diferencias salariales entre uno y otro, ya que, el público no solo no derece su retribución, sino que, además, aumenta por los PGE aprobados un 0,9%, mientras el privado baja sus salarios al menos un 20% en el empleo que se mantiene.

N. B.   La opacidad, el paro oculto y las diferencias salariales entre jóvenes, mujeres y mayores de 50 años, entre el sector público y privado y entre los distintos territorios se descubre, como una desigualdad real e inadmisible, sin que se adopten medidas estructurales eficaces e inmediatas.

Pero, a pesar de lo expuesto, nada es comparable con una tasa de desempleo juvenil superior al 42% del colectivo, que, además, se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan, si no se actúa directamente en este colectivo, como algo irresoluble, así que, hacen falta medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la perdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Solo por lo dicho, se explicaría, que en Andalucía la vacunación se convirtiera en una prioridad nacional, ya que, las diferencias en el paro y en la inactividad sobrevenida por la pandemia son tan grandes y tan profundas, que, si no se corta de raíz la enfermedad y se restablece cuanto antes la normalidad productiva, la ruina se convertirá en una desgracia permanente.

Córdoba, a 17 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.