Tag Archives: Paro

Córdoba – paro – ertes dopados (medidas – reformas – cualificación profesional)

Se habla sin más de política y -no está mal-, pero con la que está cayendo en la economía, en la sanidad y en la salud, así como, en el Estado Social y Democrático de Derecho (en la democracia española), creo, que seguimos teniendo un problema social tremendo, que es el desempleo.

No queda otra, que afrontar el delicado asunto del paro tomando medidas reales de creación de empleo, dejando a un lado los ertes dopados y fracasados, como medida esencial para regular el mercado de trabajo, así:

* Hay que adoptar medidas estructurales de reforma profunda del tejido productivo y del mercado de trabajo, dirigiéndolos a la creación de empleo.

* No hay otra dirección, que aumentar la productividad, llevando al máximo la cualificación de los trabajadores y la competitividad.

* La industrialización abandonada debe renacer, tal y como se ha demostrado con la pandemia.

* Durante tres años, al menos, hay que reducir la presión fiscal y aumentar las ayudas directas de todo tipo a las empresas viables.

* Hay que reducir hasta eliminarlo el desequilibrio entre el sector público y el sector privado, reduciendo el gasto público, especialmente, el improductivo e innecesario sin reducir la protección social.

* Hay que armonizar todas las medidas de reforma unificando las políticas en los distintos niveles administrativos y territoriales, construyendo una política de estado trabajando en la misma dirección.     

*** Hablando de Córdoba, cuando tenemos una oportunidad de crear empleo estable y cualificado, de industrializar toda la provincia y sus alrededores, y, de modernizar nuestro tejido productivo con la creación de la Base Logística del Ejercito de Tierra, hay que afrontar con determinación y eficacia el problema del paro.

Según los datos del Ministerio de Seguridad Social y otras cosas, abril se ha cerrado en la provincia de Córdoba con 96 desempleados, siendo el total de parados de 83.673 y, destacando que en la provincia hay 293.466 personas dadas de alta a la Seguridad Social.

Según el patrón la provincia de Córdoba tiene 781.451 habitantes (398.565 mujeres y 382.886 hombres).

Córdoba Capital tiene 326.039 habitantes, destacando los siguientes pueblos: Lucena con 42.733, Puente Genil con 29.943, Montilla con 22.739, Priego de Córdoba con 22.367, Palma del Río con 20.928, Cabra con 20.347, Baena con 19.045, Pozoblanco con 17.204, La Carlota con 14.079, Aguilar de la Frontera con 13.382 y Peñarroya-Pueblonuevo con 10.561.

*** Los datos de desempleo del Ministerio de S. S. son cifras dopadas, por responder a una realidad puramente contable de registros oficiales, así, que habría que contabilizar los inactivos, los incapacitados permanentes sociales, los ertes y todo el paro oculto derivado de subcontrataciones y empleo parcial.

Por supuesto, los datos del Ministerio ni siquiera hacen referencia a lo que viene con los eres previstos, las empresas zombis y los despidos de las grandes empresas, especialmente, Bancos y Entidades Financieras que afectarán a toda la Provincia de Córdoba.

La recuperación económica, laboral y sanitaria, en definitiva social, es tarea de todos (Gobierno Central, Junta de Andalucía, Diputación, Ayuntamiento de Córdoba y del resto de municipios, Universidad, empresas, colectivos sociales y de todos los ciudadanos), de forma, que si no se trabaja unidos y en una misma dirección de esfuerzo, estaremos pegándonos un tiro en el pie y desaprovechado una ocasión única para modernizar nuestra estructura productiva, adaptándola a los cambios tecnológicos y digitales, mejorando la cualificación profesional de los trabajadores, creando industrias nuevas y transformando las existentes; es decir, que el empleo, la productividad en todos los aspectos, la formación profesional continua y la competitividad deben ser un fin unificado, dirigido a una reforma continua de un ciclo productivo moderno sincronizado con la U. E., Europa y las sociedades nacionales mejor estructuradas y productivas a escala internacional: “Si lo hacemos, el paro dejará de ser un problema endémico en Andalucía y en Córdoba”.

N.B.  Como decía al inicio, en Córdoba el paro es un problema endémico y ahora tenemos una oportunidad valiosísima de pararlo, controlarlo y acabar con su endemicidad, aunque los ertes dopados ya no sirven, de manera, que hay que ir a medidas y reformas estructural del mercado de trabajo y del tejido productivo, mejorando la cualificación profesional, la productividad y la competitividad.

Es una realidad, que los ertes están siendo sustituidos por los eres, ya que, todos admiten ya, que esos instrumentos de dopaje laboral son una trampa mortal en las actuales circunstancias, de forma, que si no se adoptan con urgencia medidas estructurales profundas, las quiebras y la desaparición de empresas y de nuestro tejido productivo aumentarán, y, también, muchos trabajadores quedarán  abandonados a su suerte sin las indemnizaciones de sus empresas, porque es una realidad, que el Fogasa carece de fondos suficientes para cubrir todas las indemnizaciones de las empresas insolventes.

El paro en Andalucía y en Córdoba es una historia interminable de fracasos, problemas y falta de reformas, con una participación social anulada y desconocida, de forma, que tenemos un problema tremendo, que el Gobierno de la Junta y el Gobierno Central siempre han ignorado.

Así mismo, es un hecho, que en Andalucía y en Córdoba estamos desinformados y arruinadosamenazándonos el Gobierno Central con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos explique, qué está pasando realmente, en qué situación nos encontramos, qué medidas se van a aplicar y cuando, y, qué ajustes tendremos que afrontar para salir adelante.

Sin duda, habrá que tomar ya medidas estructurales de reforma, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de recomposición profunda de nuestra economía, aplicándose un plan eficaz de formación y cualificación de los trabajadores hacia la nueva realidad del sector productivo, controlando, además, la pandemia,  aunque todo ello, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces.

Si seguimos en la inoperancia autodestructiva inane, en Andalucía y en Córdoba el paro aumentará de forma insostenible y sus consecuencias ruinosas llegarán a todos, no solo al sector privado como hasta ahora.

Córdoba, a 6 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Córdoba, a 26 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

III. Ertes – Eres – grandes empresas (sin reformas estructurales – política social topada)

La realidad empieza a mostrar su cara más dura, “España está en la ruina, de forma, que la política dopada de los Ertes está demostrando, que no sirve ya para nada, salvo para crear un bucle interminable de ilusiones incumplibles.  

Las empresas en dificultades ahora, que son muchas y de distintos sectores económicos, están echando el cierre o presentando un Ere, nunca un Erte, pues son conscientes de que estos instrumentos de regulación del mercado laboral están agotados, careciendo, además, de flexibilidad y encerradas en una trampa mortal, que las hace transmutarse en zombis, pues no pueden hacer frente a sus obligaciones ni, por supuesto, devolver los prestamos que se les han concedido, sean operaciones ICO o de cualquier otra entidad financiera.

Los Ertes han llegado a su final operativo real y no hay prevista otra solución, máxime, cuando las grandes empresas empiezan a despedir por Eres, demostrando que no tienen ninguna confianza en los primeros, aplicando medidas de ajuste extintivas en sus medios materiales y personales, así que, examinemos la realidad:

España está en la ruina, de forma, que no hay ningún indicador en el que estemos en una posición razonable, y, si a eso unimos, el retraso, más que evidente, de la llegada de los fondos de recuperación de la U. E. y de los planes de vacunación, más el deterioro agresivo de la situación política, que llega ya a la esfera internacional, la conclusión es muy negativa.

La política dopada de los Ertes está agotada y no sirve ya para nada, así que, la mayor baza del Gobierno llamada a ser un refugio social seguro y estable, está cayéndose a pedazos.

* Los Eres se disparan, mientras los Ertes se muestran inservibles.

Nadie se llama ya a engaño, todos saben que muchas de las empresas acogidas en Ertes acabarán en quiebra y desaparecidas, y, sus trabajadores en el paro y sin indemnización de las mismas.

* Las grandes empresas han empezado sus ajustes a lo bestia, de manera, que, como poco, 35.000 empleos desaparecerán en ellas.

* El prohibido despedir de los Ertes ha demostrado, que es una trampa mortal para las empresas, ya que, la realidad les está demostrando, que se mueven en una entelequia artificial sin futuro. Dicho de otra forma, las empresas han entendido que están en la ruina y que no podrán remontar solo con la medida política de los Ertes, si no se adoptan medidas de ayudas directas suficientes y una política real de reformas estructurales profundas del mercado de trabajo.

* Muchos trabajadores despedidos solo cobrarán del Fogasa y, teniendo en cuenta su presupuesto, hasta donde lleguen sus fondos, es decir, muchos se quedarán sin cobrar, pues el Fogasa no tendrá dinero para pagar todas las indemnizaciones.

Los servicios públicos de desempleo, la Inspección de Trabajo y S. S., los Juzgados de lo Social y demás instituciones sociales empiezan a colapsar, con el agravante, se quiera reconocer o no por el Gobierno y la Ministra de Trabajo, Sr.ª. Díaz, que el Fogasa no tiene dinero suficiente para hacer frente al cúmulo de indemnizaciones, a las que tendrá que hacer frente.

*  El número de parados real llegará a una cifra cercana a los 7.500.000 o superior, situándose la tasa de paro en el 42,5%, si se suman los parados oficiales, los ertes fallidos, los autónomos desparecidos, los inactivos y los parados que nunca encontrarán trabajo, que llamo “incapacitados permanentes sociales”.

* El retraso en la vacunación está haciendo, que la evolución de la pandemia y sus consecuencias en España haya tomado un camino desesperante y persistente.

* Las previsiones de las empresas, que aguantan, son cada vez más negativas, y, todo apunta a que, lejos de lograr la ansiada recuperación, todos los sectores productivos se enfrentan a un desastre sin precedentes conocidos y a una destrucción de empleo en crecimiento exponencial.

* La baja cualificación profesional de una gran parte de los trabajadores desempleados les impide adaptarse a las nuevas necesidades productivas, lo que imposibilita su acceso a los nuevos empleos y el crecimiento de su productividad.

* Lo domina todo, la incertidumbre, la desesperanza, la falta de seguridad jurídica, la situación política desnortada, el Estado de Derecho en peligro, con su división de poderes bajo mínimos, y, así, un largo etc. de despropósitos, que se corresponden, además, con una falta absoluta de información veraz, que impide la participación social en la toma de decisiones y su implementación.

*** Hemos llegado a los meses más duros y peligrosos de la crisis, y, la pretendida fortaleza de los ertes ha sido conquistada por el paro y la ruina económica de España.

Es un hecho más que comprobado, que en estos meses que vienen, ninguna empresa quiere tener ligaduras administrativas voluntarias con base legal, ya que, a la vista de lo que perciben, solo quieren la máxima libertad y flexibilidad para poder llevar a cabo la estructuración de sus plantillas con despidos individuales o colectivos, si lo necesitan.

La deriva cierta reseñada, sin la menor duda, acabará con los Ertes como medida adecuada para afrontar la crisis, de manera, qué, aunque algunos autónomos, pequeñas empresas (pymes), etc. aún resisten con enormes dificultades, ya se imponen en la práctica los despidos y los cierres de centros de trabajo, siendo la realidad de las grandes empresas con sus Eres y despidos masivos, el colofón de la destrucción de empleo.

El fracaso de los ertes está, a parte de los avances descontrolados de la pandemia, en que en este tema el Gobierno y la Ministra de Trabajo han optado por el cautivismo político, alejado de la realidad y de la eficacia a medio o largo plazo, en vez de aplicar medidas de flexibilidad y de protección adecuada del mercado laboral.

 El paro real en España es ya un problema perverso y contaminado de raíz, que inunda toda la piel de toro y se distribuye desigualmente por territorios, sectores productivos y diferentes grupos de personas, especialmente, menores, mujeres, mayores de 50 años y parados de larga duración; a lo que hay que unir el retraso de la vacunación, el descontrol de los rebrotes del virus y la ausencia de reformas y medidas estructurales eficaces en España, y, por si faltara algo, el marasmo político de todos contra todos, lo que conlleva un mercado de trabajo casi destruido.

¿Alguien de verdad cree, que con tres modelos de contratos se reforma el mercado laboral?

¿Es posible que la reforma de la Seguridad Social sea aún un misterio sin resolver del Ministro Escrivá?

N.B.  Es una realidad, que los ertes están siendo sustituidos por los eres, creciendo las extinciones de contratos  exponencialmente, ya que, todos admiten ya, que esos instrumentos de dopaje laboral son una trampa mortal en las actuales circunstancias, de forma, que si no se adoptan con urgencia medidas estructurales profundas, esto va ser una escabechina de quiebras y desaparición de empresas y de nuestro tejido productivo, y, también, con muchos trabajadores abandonados a su suerte sin las indemnizaciones de sus unidades productivas (empresas), y, encima, el Fogasa carece de fondos suficientes para cubrir todas las indemnizaciones, que se producirán por la quiebra o desaparición de las empresas insolventes.

El paro real en España es ya un problema extremadamente peligroso, y, lo peor es, que se vislumbra un futuro sombrío, ya que, con el descontrol en la vacunación y los rebrotes del virus y la ausencia de medidas estructurales eficaces en España, unido todo a la descomposición política, estamos solo con los Ertes dopados como solución, aunque parece, que se está realizando una reforma laboral tremenda con tres contratos y mucha propaganda, a la vez, que la reforma de la seguridad social avanza hacia la nada. 

Córdoba, a 26 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Asuntos pendientes (poderes públicos en espera y dedicados a sus necesidades básicas)

El estado de alarma aprobado contra el art. 116 de la C. E., ha supuesto, una limitación extraordinaria o de eliminación de nuestros derechos y libertades fundamentales consagrados en la Constitución de 1978, que tiene difícil encaje en nuestro Estado Social y Democrático de Derecho (art. 1.1 C. E.), aunque ese no es, el único asunto pendiente que tenemos en España, de manera, que conviene señalar algunas de esas prioridades que debemos de afrontar:

* La vacunación lenta y sin posibilidades de mejorar por ahora, de forma, que esta es sin la menor duda una prioridad.

* La concreción ante Bruselas del Plan de Recuperación, que debe aportar soluciones de conformidad con las exigencias de la U.E., que tiene fecha límite, aunque, luego se prorrogue ante la tardanza de algunos Países miembros.  

* La Seguridad Social con las pensiones al frente que exige unas reformas urgentes y que es uno de los escollos señalados y vigilados por la U. E.

* La reforma laboral que no puede ir contra las peticiones de Europa y que hay que concretar en el Plan, antes o después.

* La deuda.  España aparece como la 5ª. economía más endeudada del mundo, con una ratio sobre PIB del 120%, sólo por detrás de Japón, Grecia, Italia y Singapur. El Banco de España confirma que 2020 cerró con una deuda récord de 1,35 billones. En 2020 la deuda aumentó en 7,6 billones de euros y para 2021 se espera que la misma aumente en otros 3,2 billones de euros.

* El paro problema en el que somos los campeones de Europa, de manera, que nuestro desempleo real (paro oficial + ertes + inactivos + paro oculto + incapacitados permanentes sociales), sin la menor duda, supera la cifra de 6 millones de personas, además, está distribuido irregularmente por territorios y sectores productivos produciendo una tremenda desigualdad.

* El déficit público en aumento exponencial por un gasto público descontrolado.

* Las diferencias entre el sector público y el sector privado qué crece día a día en detrimento del último, que nos está llevando a una desigualdad inasumible. Es imposible, que un tercio de la población mantenga indefinidamente a dos tercios, pues los recursos a la deuda y al déficit tienen un límite.

* La recuperación creativa del tejido productivo afrontando las nuevas realidades económicas y de productividad, que exige medidas estructurales profundas y urgentes.

* La imprescindible recualificación de los trabajadores, adecuándoles a la nueva economía, lo que pasa necesariamente por una formación continua y de calidad.

* Resolver con rapidez los problemas de nuestro Estado de Derecho, haciendo verdadera la división de poderes y recuperando nuestros derechos y libertades.    

*** Es un hecho evidente, que todos los partidos políticos con sus gobiernos están implicados exclusivamente en las elecciones, cosa que imagino debe ser una prioridad para ellos, sin embargo, dejar en “estand by” todos los asuntos pendientes es una temeridad manifiesta, pues España no se puede paralizar completamente, máxime, cuando tenemos al poder judicial cautivo y maniatado, y, al Tribunal Constitucional dedicado a sus aventuras políticas, demostrando, que lo que debía ser un lugar de cobijo y amparo para los españoles, se ha convertido en un lodazal político.

Así mismo, es una realidad, que, sin la participación social en la toma de decisiones y su implementación, acompañada de una información veraz inmediata y completa, las posibles soluciones están ubicadas en el vacío.

La Constitución Española dice en su art. 1. 2., que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

En España el Estado de Derecho está diluyéndose y desapareciendo, mientras el español de a pie está cautivo e indefenso, en una incertidumbre y en una desconfianza crecientes, viendo como sus esperanzas desaparecen. Al pueblo del que emana la soberanía según la C. E., se le ningunea de forma permanente, a la vez, que se le pide responsabilidad y se le acusa de irresponsabilidad, mientras asiste incrédulo a la completa falta de ejemplaridad de los poderes públicos.

N.B.  La realidad es que asuntos pendientes hay bastantes, algunos de ellos muy urgentes, pero los poderes públicos de España están en espera y dedicados a sus necesidades básicas, que ciertamente no son las de los ciudadanos.

Ni que decir tiene, que un nuevo estado alarmante no resolvería nuestros problemas precitados, sino que los complicaría sin remedio, y, sin la menor duda, anularía la soberanía del Pueblo de nuevo, realizándose un despojo de la misma con claro abuso de derecho, de forma, que la confianza de los españoles en el estado de derecho se difuminaría aún más, máxime, cuando la división de poderes está en entredicho, y,cuando, además, se contemplan ciertas actuaciones de los poderes públicos hegemónicos y de algunos jueces embridados y dependientes de su ideología, despreciando el respeto a la ley, que el art. 10 de la Constitución consagra.

La única posición viable es intentar resolver los problemas citados con la participación de la sociedad civil, que ha demostrado una responsabilidad indiscutible y plena.  

Córdoba, a 20 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Paro en Andalucía – una historia interminable (problemas, reformas y participación social)

El desempleo en Andalucía es la historia interminable de un problema irresuelto, de carácter permanente, con el que convivimos, al parecer, sin esperanza de solución, de manera, que señalaré los puntos principales de esa problemática, que tenemos enquistada:

* Activos. 3.591.910.

* Parados. 985.179.

* Inactivos. 2.797,100.

* Inactivos que no buscan trabajo. 88.450.m.

* Parados que no han trabajado nunca. En Andalucía su número asciende, aproximadamente, a 118.200 personas, que supone un 12% de parados en Andalucía.

* Parados de larga duración en número de 377,4.m en Andalucía y, de estos, 210.4.m son mayores de 50 años

Además, en Andalucía hay 36.3.m personas mayores de 45 años, que no han trabajado nunca.

* Subocupados. Son los trabajadores, que prestan servicios menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más horas. En Andalucía un 11,8% de trabajadores están subocupados, de manera, que, aunque quieren y están disponibles para trabajar más horas, no encuentran dónde hacerlo.

* Falta de formación y cualificación de los trabajadores.  Sin duda, uno de los mayores fallos de nuestro sistema de empleo, de manera, que hay que orientar y capacitar al colectivo de personas desempleadas para incrementar sus posibilidades de inserción en el mercado laboral.  

*** Visto de otra manera, los parados andaluces reconocidos que no encontrarán empleo (mayores de 55 + inactivos) serán unas 212.400 personas, que, si le sumamos un mínimo de 51.880 de parados de 45 a 54 años en las mismas condiciones, la cifra de parados que nunca encontraran empleo asciende a 264.280 personas, que son incapacitados permanentes sociales (paro estructural mínimo y permanente), lo que supone un 29,58% del paro total de Andalucía.

Por otro lado, la tasa de desempleo se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan como algo irresoluble, porque no se adoptan medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica y larvada de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la pérdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Las desigualdades llegan a ser preocupantes en los distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo, ya que, las zonas más afectadas por el turismo, la hostelería y todo el sector servicios soportan un desempleo mayor, unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

Solo como medida de comparación y en aras de comprender el enorme problema de Andalucía, cito la tasa de paro de dos pueblos grandes de Andalucía (sobre 35.000 a 45.000 habitantes):

La Línea de la Concepción – (Cádiz) = 38,99%.

El Ejido – (Almería) = 17,75%.

La diferencia habla por sí misma.

*** El número total de parados reales en Andalucía (paro registrado + ertes + inactivos) podría aumentar exponencialmente, si no se toman medidas urgentes, pudiendo llegar a 1.525,6 (miles) desempleados, con una tremenda incidencia en los jóvenes, en los mayores de 50 años y en las mujeres, además, agravará el problema, el hecho de que ese paro está distribuido desigualmente por sectores económicos y zonas de Andalucía.

Hay que recordar, que Andalucía tiene una población de 8,4 millones de habitantes, que se distribuyen a lo largo de 87.597 km2, con una densidad de población de 95,8 hab/km2, siendo Andalucía la CC. AA. más poblada de España y la segunda más extensa.

El paro en Andalucía podría alcanzar una tasa general del 42,50%, así mismo, la economía podría descender hasta un 19,5%, como consecuencia de la crisis del coronavirus y la estructura desigual de su tejido productivo.

Hasta la fecha, con lo que está cayendo, nadie ha elaborado un plan de reconstrucción del mercado laboral con reformas estructurales profundas adaptadas al territorio, de eliminación del gasto improductivo estéril y de redistribución de los gastos e inversiones necesarias con equidad territorial y sectores productivos, tratando de igualar a los desiguales.

En Andalucía se ven, además, de lo dicho, una serie de asuntos problemáticos, que afectan su tasa de paro, así que, veamos varios de ellos:

1.- Nuestra población tiene una demografía envejecida día a día, hecho que resulta una realidad muy difícil de contrarrestar.

2.- Rebrotes de la pandemia que hay que controlar a todos los niveles, acelerando la vacunación. Es evidente, que, además, hay que implicar a los andaluces en la toma de decisiones, con una información veraz e inmediata.

3.- La economía andaluza, basada en el sector servicios, ha vuelto a caer, sin que el Gobierno andaluz en el marco de sus competencias, haya adoptado medidas eficaces. La economía andaluza vuelve a estar parada y con todos sus sectores productivos esenciales en situación de espera (stand-by), previéndose una caída de nuestro PIB perversa.

4.- La inversión extranjera, esencial para nosotros, se ha reducido en Andalucía a nivel bajo cero y solo queda una solución viable, que el Gobierno de la Junta en el marco de sus competencias, cree las condiciones favorables para que esa inversión, que está esperando y retraída, vuelva a nuestra tierra. En definitiva, restablecer la confianza y la seguridad jurídica.

5.- El empleo privado ha caído en picado, mientras que en sector público ha crecido, lo que conlleva graves desigualdades y la necesidad de restablecer necesariamente el equilibrio entre ambos sectores. Todo el impacto del paro en la crisis se lo ha llevado el sector privado.

6.- Por si faltara algo, en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinados, amenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien explique, qué está pasando realmente y en qué situación nos encontramos.

Finalmente, repetir que en Andalucía el desempleo es un problema esencial, extremadamente espinoso, complicado y gravísimo, y, no se puede dejar solo al arbitrio de la suerte, se han de tomar ya medidas estructurales de reforma del mercado de trabajo adecuándolo a la realidad de nuestra tierra, y, de reestructuración profunda de nuestra economía, buscando siempre la máxima productividad y el máximo equilibrio territorial y sectorial, fortaleciendo la formación continuada y adaptada de los trabajadores a las nuevas realidades de la economía.

El tema de la formación es fundamental para atajar la destrucción de empleo, ya que, el 99% de los empleos destruidos en 2020 era de media o baja cualificación, de manera, que la formación de los trabajadores en la nueva realidad del mercado laboral es de vital importancia, si se quiere crear empleo estable y sólido.

N.B. El paro en Andalucía es una historia interminable de fracasos, problemas y falta de reformas, con una participación social anulada y desconocida, de forma, que Andalucía tiene un problema tremendo, que el Gobierno de la Junta y el Gobierno Central siempre han ignorado, aunque, sin la menor duda, es unasunto extremadamente espinoso, complicado y gravísimo.

Así mismo, es un hecho, que en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinadosamenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos explique, qué está pasando realmente, en qué situación nos encontramos, qué vamos a recibir de Europa y cuando, y, qué sacrificios tendremos que afrontar para superar esta situación extrema.

Hay que tomar ya medidas estructurales de reforma, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de recomposición profunda de nuestra economía, realizándose,de una vez,un plan eficaz de formación y cualificación de los trabajadores hacia la nueva realidad del sector productivo, a la vez, que se adoptan las prevenciones necesarias para controlar los rebrotes de la pandemia, pero todo ello, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces.

Es una realidad incuestionable, que no es momento ni hora para la inacción esperando un maná inexistente, así que, no queda otra, entre todos, que parar la destrucción económica de nuestro tejido productivo y detener el crecimiento ininterrumpido del desempleo en Andalucía.

Es un hecho indudable, que, si seguimos en la inoperancia autodestructiva, en Andalucía el desempleo aumentará hasta cotas insostenibles y sus consecuencias ruinosas nos llegarán a todos.

Córdoba, a 14 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Andalucía: Moderación y estabilidad de cristal (lo que no puede ser, no puede ser y, además, es mentira)

Se dice ahora, por el Presidente de la Junta de Andalucía, que descarta un adelanto de elecciones y asegura que la Junta es -un oasis de estabilidad-.

La estabilidad en Andalucía es una realidad manifiesta oficialmente, así que, veamos algunos casos que confirman ese estado:

* El Sr. Moreno Bonilla es un ejemplo de unidad frente al Sr. Casado, que se supone, es el presidente de su partido a nivel nacional. Los ejemplos son claros, de forma, que no hay más que ver lo bien que se lleva estos días en sus congresos provinciales en Andalucía el P.P.

El presidente ha declarado, también, que lo importante es la lucha contra la pandemia, de forma, que lo demás, pasa segundo plano, y, además, curiosamente, no ha dicho nada en defensa de su partido en Madrid y de la Sñrª. Ayuso: Es lo que se llama moderación, lealtad y apoyo a sus supuestos amigos.

Lo dicho, es público y notorio, razón por la que sobran las explicaciones. Es decir, todo es estabilidad interna en un oasis de paz silente y medrosa, aunque por lo que se ve, se trata, más bien, de una charca casi seca.

* Los socios de Cs. del Gobierno Andaluz son todo de fiar, no hay más que ver lo bien que se llevan entre ellos mismos: Consejera Ruiz y Vicepresidente Sr. Marín. (Como para fiarse de ellos).

Es otro motivo más de estabilidad.

* La estabilidad de la coalición del PP y Cs. es de puro cristal, después de ver lo de Murcia, lo de Madrid y las posturas erráticas de la Sñrª. de Arrimadas, que está con Sánchez, con los independistas o con quien sea, siempre que no sea la derecha. Solo, Andalucía es un verdadero oasis de estabilidad cristalina.

Es lo que se llama estabilidad y confianza entre conmilitones con principios, los suyos, que, además, se cambian si vislumbran que el oasis se puede secar. El P. P. y Cs. en Andalucía es evidente que no forman una coalición, simplemente, están “arrimados”, con todo lo que ello supone de estabilidad real.

* Vox es un partido imprescindible para el Gobierno del Sr. Moreno Bolilla, pero no le admite como digno de una democracia, aunque haya sido elegido en elecciones libres y legítimas, pero pacta por el bien de Andalucía, con luz o sin luz, con el PSOE y/o con U.P., que son un ejemplo constante de moderación, concordia y ayuda.

Es decir, Vox es necesario para el Sr. Moreno Bonilla, pero parece como una especie de repudiado/a, que solo se precisa en la coyunda.

Es lo que se llama estabilidad y respeto a los andaluces que votan libremente.

* Cataluña y el País Vasco se llevan el santo y la limosna, de manera, que Andalucía recibe lo que le quieren dar como ocurre todos los días, pero la Junta de Andalucía acepta la situación, porque hay que ser moderado siempre, aunque te roben en la cara y encima hagan ostentación de ello.

Es lo que se llama un oasis de estabilidad.

*** Sin embargo, Andalucía es lo único importante para muchos de nosotros, de manera, que si esta es la estabilidad que salvará a los andaluces: apaga y vámonos.

 El Sr. Moreno Bonilla es un ejemplo de moderación y de bonhomía, siendo públicamente amigo de sus enemigos a los que nunca levanta ni la voz y enemigo mortal de sus amigos populares que no bailan a su son y de aquellos de los que necesita su voto. Forma parte del escuadrón de barones que le dicen al Sr. Casado lo que tiene que hacer y claro, así le luce a su líder nacional, pero en cambio con el Presidente del Gobierno se muestra moderado, sumiso y complaciente, lo que le produce a él y a Andalucía grandes beneficios, de manera, que todo se lo dan a Cataluña y al País Vasco, y, aquí quedamos en el furgón de cola, pero claro, los andaluces todos contentos, porque no nos imponen el art. 155, aunque la realidad es la misma.

N. B.   La realidad oficial del Presidente de la Junta es que Andalucía es “un oasis de estabilidad”, pero por lo que se ve, a simple vista, lo que no puede ser no puede ser y, además, es mentira.

Sin hablar ahora de elecciones al estar Andalucía en un oasis de estabilidad, solo resaltar, que en el Gobierno de Andalucía domina la opacidad y la falta de transparencia,  existen sin solución problemas, que ni se quieren abordar, como  el desempleo y el paro oculto, las diferencias salariales entre jóvenes, mujeres y mayores de 50 años, la desigualdad creciente entre el sector público y privado, con una desigualdad creciente dentro de la propia Andalucía y sus distintos territorios, situaciones que se descubre sin mucho esfuerzo, como una desigualdad real e inadmisible y sin que se adopten medidas estructurales eficaces e inmediatas.

Solo la tasa de desempleo juvenil superior al 42% del colectivo, que, además, se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan como algo irresoluble, porque no se adoptan medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la pérdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Es un hecho cierto, por ejemplo, que en Andalucía la vacunación se debería ser una prioridad nacional, ya que, las diferencias en el paro y en la inactividad sobrevenida por la pandemia son tan grandes y tan profundas, que, si no se corta de raíz la enfermedad y se restablece cuanto antes la normalidad productiva, la ruina se convertirá en una desgracia permanente, lo que significa, que habrá que elevar la voz para que nos oigan.

A pesar de todo lo dicho, oficialmente, lo dice el Sr. Presidente Moreno Bonilla, estamos instalados en “un oasis de estabilidad”, que por lo que se ve, no impide que estemos a la cola y todas las prebendas vayan a Cataluña o País Vasco, aunque es evidente, que debemos los andaluces ser moderados, silentes y cautivos, pues, a pesar de todas la desventuras y miserias, gozamos de “un oasis de paz y tranquilidad”.

A pesar de tanta estabilidad, es una realidad en la calle, que muchos andaluces no estamos de acuerdo con la verdad oficial, pues, entre otras muchas cosas, queremos una Andalucía libre y con verdadero poder de decisión sobre nosotros mismos.

Córdoba, a 11 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.