Tag Archives: Desempleo

Contratos temporales III – productividad – absentismo – precariedad (flexibilidad – confianza – seguridad jurídica)

El Ministerio de Trabajo quiere acabar con la contratación temporal, con una reforma laboral diseñada desde la ideología extrema de la Sñrª. Díaz, lo que no implica, que esté equivocada en todo, sino que su reforma así construida, basada en la rigidez normativa y en el trágala unilateral esta condenada a ser inaplicable, ya que, un asunto de esta importancia para el empleo (o mejor para el desempleo) debe nacer de un consenso de todos y de una ley flexible que permita la adecuación del mercado de trabajo legal a la realidad.

La norma de la reforma laboral no puede ser una imposición nacida de una visión colectivista del mercado de trabajo, dominada a la vez solo por una ideología extrema y excluyente de los demás, pues una ley aplicable no puede paralizar la contratación y el empleo, aumentando el paro endémico que padecemos, sobre todo en algunas zonas de España como Andalucía, así:

a). – La ley que reforme el mercado de trabajo en España,  tiene que ser flexible e insertada en la realidad laboral, de forma, que, si no es así, la norma resultará inservible para sus propios fines, llevando a situaciones límites de inaplicación y a consecuencias perversas.

b). – La norma que soslaye el gravísimo problema del desempleo en España, partirá de un imposible, conllevando un crecimiento del paro y/o impidiendo su reducción, porque penalizará la creación de empleo.

c). – Las normas que afecten al mercado laboral, deben ser de desarrollo sostenido progresivo por sectores productivos y consensuadas, ya que, toda medida radical unilateral llevará al fracaso de la norma en algunos sectores, que destacan por la especialidad y modalidad de sus tiempos productivos muy aleatorios.

d). – La Ley que se está publicitando desde el Gobierno se basa en una apuesta unidireccional, que disparará la litigiosidad colapsando los juzgados de lo social.

e). – La ley exige un plan adecuado a la estructura real del tejido productivo, y, además, un estudio económico adjunto a la misma,   que ha posible su realización concreta. Es decir, es necesaria una inversión cuantificada y adecuada a la realidad de nuestro mercado de trabajo sin inmersiones en posturas ideológicas excluyentes.

f). – La Ley no puede olvidar, que los defectos que provocan desequilibrios en la contratación residen en la baja productividad, en el alto absentismo, en la baja cualificación profesional de los trabajadores y en la falta de un modelo consensuado de incentivos laborales (económicos y sociales).

g). – La ley debe devolver la confianza en el respeto a la norma y la seguridad jurídica, ya que, sin ellas será imposible crear empleo estable y de calidad, pues el problema de la temporalidad no está solo en la duración de los contratos, sino en algo tan evidente como la calidad del puesto de trabajo y las retribuciones del mismo.

*** Sin mejora de la productividad no habrá empresas competitivas, que creen puestos de trabajo estables y de calidad; de igual manera, que sin trabajadores cualificados no existirá mejora productiva.

Se quiera ver o no, solo hay una manera de salir del bucle destructivo del desempleo crónico y enquistado que soportamos, que reside no en eliminar la temporalidad al grito de basta ya sin tener una solución al problema, sino en crear las condiciones económicas y productivas que permitan empresas competitivas, y, ello solo será posible con una legislación ágil y flexible, que devuelva la confianza y la seguridad jurídica.

Que hay que mejorar la temporalidad, por supuesto que sí, pero antes hay que fabricar el cesto, que admita crear empleo estable y sólido, y, donde las diferencias entre trabajadores indefinidos y temporales sea solo la duración del contrato, de forma, que hay que empezar, por eliminar las diferencias entre ambas modalidades de contratación en retribuciones y calidad en el trabajo en todos los sentidos.

Finalmente, la lucha contra la precariedad laboral debe ser un objetivo prioritario de la ley y de la reforma laboral.

N.B. Los contratos temporales precarios se sostienen por la baja productividad y el absentismo generalizado, de ahí, que la reforma laboral solo puede descansar en la flexibilidad, la confianza y la seguridad jurídica.

El que piense, que este asunto de la temporalidad se puede llevar a cabo en una sola dirección, se equivoca de principio a fin, ya que,  es necesaria una actuación consensuada de todos los poderes públicos y de la sociedad civil, en defensa de un sistema abierto de contratación justa, lo contrario, sería abjurar de nuestro Estado social y democrático de Derecho, que consagra como valores superiores la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Contraponer desde la unilateralidad ideológica -contratos temporales- y -trabajadores indefinidos-, distinguiendo entre lo malo y lo bueno supone implantar la nada.

La finalidad debe ser igualar en sus condiciones a trabajadores indefinidos y temporales, cosa que solo es posible con un sistema flexible de contratación, equitativo y justo, que respete la igualdad que proclama el art. 14 de la C. E., sin necesidad de cargarse incluso lo que funciona.

Córdoba, a 14 de julio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Contratos temporales II – cuña de la misma madera (reforma laboral – indultos – engañar a nadie)

En estos días de cambalaches, acuerdos inexplicados e indefinición en la incertidumbre, solo hay una cosa clara, -“que el Gobierno de España no engaña a nadie, que no quiera ser engañado”-.

La CEOE, con el Sr. Garamendi al frente, tacha de -inaceptable- la propuesta del Gobierno sobre la reforma laboral, y, entre otras cosas dice, que rechaza:  que el contrato fijo sea el tipo de contrato ordinario, porque se parte de la desconfianza y la sospecha hacia la empresa.

Como planteamiento inicial de la CEOE no está nada mal, aunque habría que, hacerles a esos dirigentes empresariales agazapados en sus colectivos profesionales una pregunta:

¿Acaso esperaban otra cosa de un Ministerio de Trabajo dominado por una conocida ideología nunca escondida?

Con razón se dice, que no hay peor cuña que la de la misma madera.

Sin duda esta cuña sale de la misma madera de -los indultos-, que la CEOE aprobó sin distinciones (entre lloros) con aplausos unánimes a su Presidente Sr. Garamendi, cuando dijo lo que dijo; de forma, que ahora está recogiendo el fruto de sus apaños, aunque con una diferencia, la regulación colectivista llena de ideología extrema y excluyente, les llegará a todos los empresarios, con una regulación de la contratación temporal apartada de la realidad de la empresa en España.

Así mismo, es un hecho cierto, que la CEOE nadie sabe dónde está, a diferencia del Gobierno y de la Ministra de Trabajo que todos sabemos donde están y a donde van, de manera, que engañar no engañan a nadie, que no quiera ser engañado.

La norma, que se impone a la CEOE y que motiva su protesta cautiva, será una reforma laboral llevada a cabo contra la contratación temporal, de forma, que, aunque nadie desconoce los excesos de la temporalidad sin fin en nuestro tejido productivo, la Ley no puede ser un trágala, que paralice la contratación y el empleo, así:

a). – La ley que regule el tema, tiene que ser flexible y aplicable a la realidad, de forma, que, si no es así, la norma resultará inservible para sus propios fines.

b). – La dura realidad del desempleo en España imposibilita que se adopten normas, que de cualquier forma conlleven un aumento del mismo y/o impidan su reducción, penalizando la creación de empleo.

c). – Las medidas que afecten al mercado laboral, deben ser de desarrollo sostenido progresivo por sectores productivos y consensuadas, ya que, toda medida radical unilateral llevará al fracaso de la norma en algunos sectores, como pueden ser construcción, hostelería, agricultura, etc., que destacan por la especialidad y modalidad de sus tiempos productivos muy aleatorios.

d). – La litigiosidad se disparará con una regulación inflexible y alejada de la realidad, dando lugar a situaciones de colapso en los juzgados de lo social.

e). – No se debe olvidar, que toda norma que pretenda reformar el mercado laboral, necesita, con carácter imprescindible, un plan adecuado a la estructura real del tejido productivo, y, además, una dotación económica adjunta al mismo, que posibilite su realización concreta y verdadera. Es decir, es necesaria una inversión cuantificada y realista.

En resumen, la CEOE debe dejar de jugar a la política, a las subvenciones y a los artificios profesionales de sus dirigentes, dedicándose a sus fines verdaderos, que al poco que se mire van en una dirección, concretamente, el interés de los empresarios grandes y pequeños, incluidos, por supuesto,  los emprendedores autónomos.

N.B. A la CEOE y a sus dirigentes profesionalizados se les pide, simplemente, que hagan lo que tienen que hacer, que no es otra cosa, que contribuir a establecer un mercado laboral que funcione.

Si tienen alguna duda, que pregunten a la CEE y a su presidente M. Omella y Omella, que con seguridad es la misma madera, o si se prefiere la peor cuña.

Contraponer desde la unilateralidad ideológica -contratos temporales- y -trabajadores indefinidos-, distinguiendo entre lo malo y lo bueno en razón de un mantra dogmático (-entre lo que no se quiere reconocer que existe y lo que solo se quiere regular por ley extrema-), supone defender una ensoñación en la realidad diaria.

Hay que conseguir arbitrar una norma, que permita igualar en sus condiciones de trabajo a productores temporales e indefinidos, cosa que se puede lograr con un sistema flexible de contratación, equitativo y justo, que respete la igualdad que proclama el art. 14 de la C. E., sin necesidad de aniquilar todo lo demás.

En este asunto de la temporalidad es necesaria una actuación consensuada del Gobierno, de todos los poderes públicos y de la sociedad civil, en defensa de un sistema abierto de contratación justa, lo contrario, sería abjurar de la Constitución Española de 1978, que consagra en su artículo 1.: Que España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Córdoba, a 10 de julio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Córdoba – paro – ertes dopados (medidas – reformas – cualificación profesional)

Se habla sin más de política y -no está mal-, pero con la que está cayendo en la economía, en la sanidad y en la salud, así como, en el Estado Social y Democrático de Derecho (en la democracia española), creo, que seguimos teniendo un problema social tremendo, que es el desempleo.

No queda otra, que afrontar el delicado asunto del paro tomando medidas reales de creación de empleo, dejando a un lado los ertes dopados y fracasados, como medida esencial para regular el mercado de trabajo, así:

* Hay que adoptar medidas estructurales de reforma profunda del tejido productivo y del mercado de trabajo, dirigiéndolos a la creación de empleo.

* No hay otra dirección, que aumentar la productividad, llevando al máximo la cualificación de los trabajadores y la competitividad.

* La industrialización abandonada debe renacer, tal y como se ha demostrado con la pandemia.

* Durante tres años, al menos, hay que reducir la presión fiscal y aumentar las ayudas directas de todo tipo a las empresas viables.

* Hay que reducir hasta eliminarlo el desequilibrio entre el sector público y el sector privado, reduciendo el gasto público, especialmente, el improductivo e innecesario sin reducir la protección social.

* Hay que armonizar todas las medidas de reforma unificando las políticas en los distintos niveles administrativos y territoriales, construyendo una política de estado trabajando en la misma dirección.     

*** Hablando de Córdoba, cuando tenemos una oportunidad de crear empleo estable y cualificado, de industrializar toda la provincia y sus alrededores, y, de modernizar nuestro tejido productivo con la creación de la Base Logística del Ejercito de Tierra, hay que afrontar con determinación y eficacia el problema del paro.

Según los datos del Ministerio de Seguridad Social y otras cosas, abril se ha cerrado en la provincia de Córdoba con 96 desempleados, siendo el total de parados de 83.673 y, destacando que en la provincia hay 293.466 personas dadas de alta a la Seguridad Social.

Según el patrón la provincia de Córdoba tiene 781.451 habitantes (398.565 mujeres y 382.886 hombres).

Córdoba Capital tiene 326.039 habitantes, destacando los siguientes pueblos: Lucena con 42.733, Puente Genil con 29.943, Montilla con 22.739, Priego de Córdoba con 22.367, Palma del Río con 20.928, Cabra con 20.347, Baena con 19.045, Pozoblanco con 17.204, La Carlota con 14.079, Aguilar de la Frontera con 13.382 y Peñarroya-Pueblonuevo con 10.561.

*** Los datos de desempleo del Ministerio de S. S. son cifras dopadas, por responder a una realidad puramente contable de registros oficiales, así, que habría que contabilizar los inactivos, los incapacitados permanentes sociales, los ertes y todo el paro oculto derivado de subcontrataciones y empleo parcial.

Por supuesto, los datos del Ministerio ni siquiera hacen referencia a lo que viene con los eres previstos, las empresas zombis y los despidos de las grandes empresas, especialmente, Bancos y Entidades Financieras que afectarán a toda la Provincia de Córdoba.

La recuperación económica, laboral y sanitaria, en definitiva social, es tarea de todos (Gobierno Central, Junta de Andalucía, Diputación, Ayuntamiento de Córdoba y del resto de municipios, Universidad, empresas, colectivos sociales y de todos los ciudadanos), de forma, que si no se trabaja unidos y en una misma dirección de esfuerzo, estaremos pegándonos un tiro en el pie y desaprovechado una ocasión única para modernizar nuestra estructura productiva, adaptándola a los cambios tecnológicos y digitales, mejorando la cualificación profesional de los trabajadores, creando industrias nuevas y transformando las existentes; es decir, que el empleo, la productividad en todos los aspectos, la formación profesional continua y la competitividad deben ser un fin unificado, dirigido a una reforma continua de un ciclo productivo moderno sincronizado con la U. E., Europa y las sociedades nacionales mejor estructuradas y productivas a escala internacional: “Si lo hacemos, el paro dejará de ser un problema endémico en Andalucía y en Córdoba”.

N.B.  Como decía al inicio, en Córdoba el paro es un problema endémico y ahora tenemos una oportunidad valiosísima de pararlo, controlarlo y acabar con su endemicidad, aunque los ertes dopados ya no sirven, de manera, que hay que ir a medidas y reformas estructural del mercado de trabajo y del tejido productivo, mejorando la cualificación profesional, la productividad y la competitividad.

Es una realidad, que los ertes están siendo sustituidos por los eres, ya que, todos admiten ya, que esos instrumentos de dopaje laboral son una trampa mortal en las actuales circunstancias, de forma, que si no se adoptan con urgencia medidas estructurales profundas, las quiebras y la desaparición de empresas y de nuestro tejido productivo aumentarán, y, también, muchos trabajadores quedarán  abandonados a su suerte sin las indemnizaciones de sus empresas, porque es una realidad, que el Fogasa carece de fondos suficientes para cubrir todas las indemnizaciones de las empresas insolventes.

El paro en Andalucía y en Córdoba es una historia interminable de fracasos, problemas y falta de reformas, con una participación social anulada y desconocida, de forma, que tenemos un problema tremendo, que el Gobierno de la Junta y el Gobierno Central siempre han ignorado.

Así mismo, es un hecho, que en Andalucía y en Córdoba estamos desinformados y arruinadosamenazándonos el Gobierno Central con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos explique, qué está pasando realmente, en qué situación nos encontramos, qué medidas se van a aplicar y cuando, y, qué ajustes tendremos que afrontar para salir adelante.

Sin duda, habrá que tomar ya medidas estructurales de reforma, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de recomposición profunda de nuestra economía, aplicándose un plan eficaz de formación y cualificación de los trabajadores hacia la nueva realidad del sector productivo, controlando, además, la pandemia,  aunque todo ello, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces.

Si seguimos en la inoperancia autodestructiva inane, en Andalucía y en Córdoba el paro aumentará de forma insostenible y sus consecuencias ruinosas llegarán a todos, no solo al sector privado como hasta ahora.

Córdoba, a 6 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Córdoba, a 26 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Paro en Andalucía – una historia interminable (problemas, reformas y participación social)

El desempleo en Andalucía es la historia interminable de un problema irresuelto, de carácter permanente, con el que convivimos, al parecer, sin esperanza de solución, de manera, que señalaré los puntos principales de esa problemática, que tenemos enquistada:

* Activos. 3.591.910.

* Parados. 985.179.

* Inactivos. 2.797,100.

* Inactivos que no buscan trabajo. 88.450.m.

* Parados que no han trabajado nunca. En Andalucía su número asciende, aproximadamente, a 118.200 personas, que supone un 12% de parados en Andalucía.

* Parados de larga duración en número de 377,4.m en Andalucía y, de estos, 210.4.m son mayores de 50 años

Además, en Andalucía hay 36.3.m personas mayores de 45 años, que no han trabajado nunca.

* Subocupados. Son los trabajadores, que prestan servicios menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más horas. En Andalucía un 11,8% de trabajadores están subocupados, de manera, que, aunque quieren y están disponibles para trabajar más horas, no encuentran dónde hacerlo.

* Falta de formación y cualificación de los trabajadores.  Sin duda, uno de los mayores fallos de nuestro sistema de empleo, de manera, que hay que orientar y capacitar al colectivo de personas desempleadas para incrementar sus posibilidades de inserción en el mercado laboral.  

*** Visto de otra manera, los parados andaluces reconocidos que no encontrarán empleo (mayores de 55 + inactivos) serán unas 212.400 personas, que, si le sumamos un mínimo de 51.880 de parados de 45 a 54 años en las mismas condiciones, la cifra de parados que nunca encontraran empleo asciende a 264.280 personas, que son incapacitados permanentes sociales (paro estructural mínimo y permanente), lo que supone un 29,58% del paro total de Andalucía.

Por otro lado, la tasa de desempleo se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan como algo irresoluble, porque no se adoptan medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica y larvada de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la pérdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Las desigualdades llegan a ser preocupantes en los distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo, ya que, las zonas más afectadas por el turismo, la hostelería y todo el sector servicios soportan un desempleo mayor, unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

Solo como medida de comparación y en aras de comprender el enorme problema de Andalucía, cito la tasa de paro de dos pueblos grandes de Andalucía (sobre 35.000 a 45.000 habitantes):

La Línea de la Concepción – (Cádiz) = 38,99%.

El Ejido – (Almería) = 17,75%.

La diferencia habla por sí misma.

*** El número total de parados reales en Andalucía (paro registrado + ertes + inactivos) podría aumentar exponencialmente, si no se toman medidas urgentes, pudiendo llegar a 1.525,6 (miles) desempleados, con una tremenda incidencia en los jóvenes, en los mayores de 50 años y en las mujeres, además, agravará el problema, el hecho de que ese paro está distribuido desigualmente por sectores económicos y zonas de Andalucía.

Hay que recordar, que Andalucía tiene una población de 8,4 millones de habitantes, que se distribuyen a lo largo de 87.597 km2, con una densidad de población de 95,8 hab/km2, siendo Andalucía la CC. AA. más poblada de España y la segunda más extensa.

El paro en Andalucía podría alcanzar una tasa general del 42,50%, así mismo, la economía podría descender hasta un 19,5%, como consecuencia de la crisis del coronavirus y la estructura desigual de su tejido productivo.

Hasta la fecha, con lo que está cayendo, nadie ha elaborado un plan de reconstrucción del mercado laboral con reformas estructurales profundas adaptadas al territorio, de eliminación del gasto improductivo estéril y de redistribución de los gastos e inversiones necesarias con equidad territorial y sectores productivos, tratando de igualar a los desiguales.

En Andalucía se ven, además, de lo dicho, una serie de asuntos problemáticos, que afectan su tasa de paro, así que, veamos varios de ellos:

1.- Nuestra población tiene una demografía envejecida día a día, hecho que resulta una realidad muy difícil de contrarrestar.

2.- Rebrotes de la pandemia que hay que controlar a todos los niveles, acelerando la vacunación. Es evidente, que, además, hay que implicar a los andaluces en la toma de decisiones, con una información veraz e inmediata.

3.- La economía andaluza, basada en el sector servicios, ha vuelto a caer, sin que el Gobierno andaluz en el marco de sus competencias, haya adoptado medidas eficaces. La economía andaluza vuelve a estar parada y con todos sus sectores productivos esenciales en situación de espera (stand-by), previéndose una caída de nuestro PIB perversa.

4.- La inversión extranjera, esencial para nosotros, se ha reducido en Andalucía a nivel bajo cero y solo queda una solución viable, que el Gobierno de la Junta en el marco de sus competencias, cree las condiciones favorables para que esa inversión, que está esperando y retraída, vuelva a nuestra tierra. En definitiva, restablecer la confianza y la seguridad jurídica.

5.- El empleo privado ha caído en picado, mientras que en sector público ha crecido, lo que conlleva graves desigualdades y la necesidad de restablecer necesariamente el equilibrio entre ambos sectores. Todo el impacto del paro en la crisis se lo ha llevado el sector privado.

6.- Por si faltara algo, en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinados, amenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien explique, qué está pasando realmente y en qué situación nos encontramos.

Finalmente, repetir que en Andalucía el desempleo es un problema esencial, extremadamente espinoso, complicado y gravísimo, y, no se puede dejar solo al arbitrio de la suerte, se han de tomar ya medidas estructurales de reforma del mercado de trabajo adecuándolo a la realidad de nuestra tierra, y, de reestructuración profunda de nuestra economía, buscando siempre la máxima productividad y el máximo equilibrio territorial y sectorial, fortaleciendo la formación continuada y adaptada de los trabajadores a las nuevas realidades de la economía.

El tema de la formación es fundamental para atajar la destrucción de empleo, ya que, el 99% de los empleos destruidos en 2020 era de media o baja cualificación, de manera, que la formación de los trabajadores en la nueva realidad del mercado laboral es de vital importancia, si se quiere crear empleo estable y sólido.

N.B. El paro en Andalucía es una historia interminable de fracasos, problemas y falta de reformas, con una participación social anulada y desconocida, de forma, que Andalucía tiene un problema tremendo, que el Gobierno de la Junta y el Gobierno Central siempre han ignorado, aunque, sin la menor duda, es unasunto extremadamente espinoso, complicado y gravísimo.

Así mismo, es un hecho, que en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinadosamenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos explique, qué está pasando realmente, en qué situación nos encontramos, qué vamos a recibir de Europa y cuando, y, qué sacrificios tendremos que afrontar para superar esta situación extrema.

Hay que tomar ya medidas estructurales de reforma, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de recomposición profunda de nuestra economía, realizándose,de una vez,un plan eficaz de formación y cualificación de los trabajadores hacia la nueva realidad del sector productivo, a la vez, que se adoptan las prevenciones necesarias para controlar los rebrotes de la pandemia, pero todo ello, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces.

Es una realidad incuestionable, que no es momento ni hora para la inacción esperando un maná inexistente, así que, no queda otra, entre todos, que parar la destrucción económica de nuestro tejido productivo y detener el crecimiento ininterrumpido del desempleo en Andalucía.

Es un hecho indudable, que, si seguimos en la inoperancia autodestructiva, en Andalucía el desempleo aumentará hasta cotas insostenibles y sus consecuencias ruinosas nos llegarán a todos.

Córdoba, a 14 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Empleo público y privado – algo no funciona bien (información y reformas)

***   Acercándonos a la realidad del desempleo:

*  Oficialmente en España, ahora hay un total de 3,89 millones de parados.

* Datos de la EPA 3/2020. Tasa de actividad: 57,83. Tasa de paro: 16,26. Ocupados que no han trabajado ascienden a 3.592.800.

Población de 16 años y más (miles):  39.595,8.

Activos 22.899,8.

– Ocupados 19.176,9.

– Parados 3.722,9.

Inactivos 16.696,0.)

*  Oficialmente, el número de asalariados en ERTE ahora suman 755.600 personas.

*  Inactivos (EPA): Siendo prudentes, hay una cifra 3.000.000 de personas, que queriendo trabajar no encuentran trabajo y han abandonado toda esperanza.

*  Ocupados que no han trabajado ascienden a 3.592.800 (EPA 3-T).

* Solo con lo expuesto, el número parados real sería = 3.890.000 + 755.600 + 3.592.800 + 3.000.000 = 11.239.000.

** Por otro lado, se han creado, tirando hacia abajo, según datos oficiales, 159.700 empleados públicos en los últimos doce meses, mientras, el sector privado perdió 519.800 empleos. Es decir, a los datos de empleo oficiales se les ha insuflado una dosis de droga blanda, que implica que esas cifras oficiales de empleo nacen, se miren como se miren, al albur de un gasto público claramente improductivo. Dicho de otra forma, no es empleo es gasto.

** Asimismo, el gasto público crecerá según los PGE en 200.000 millones de euros.

-Solo en la S. S. el gasto en las pensiones llegará a 160.000 millones.

-Los salarios de los empleados públicos y las pensiones suben el 0,9%, aunque aquí está toda la clase política.

** Por si faltara algo a nuestro plan de recuperación basado en el gasto descontrolado, a la dulce espera del maná europeo, aumentan los impuestos, y, se prometen más subidas impositivas y una armonización fiscal, pues está claro que la política de gasto al no va más no tiene límite.

Solo un dato real y preocupante, “un tercio de la población en España sostiene a dos tercios”, dando por hecho y reconociendo que los 2.595.575 de empleados/as públicos (oficialmente), también, contribuyen con sus aportaciones del IRPF a los ingresos del Estado, pero admitiendo, que es un hecho, que añaden muy poco al tejido productivo real.

** Europa al rescate con 140.000 millones en cinco años, que se distribuirán, seguramente, con criterios de igualdad, alejados de toda arbitrariedad y discriminación, algo así, como ha ocurrido con los 10.000 millones y lo que está ocurriendo con las vacunas. (Sobran los comentarios).

** Que cada uno haga sus cuentas.

*** Si la deriva del gasto improductivo sigue en aumento continuo, salvo milagros, y, espero equivocarme, España estará en quiebra en 2023, sobre todo, si el BCE deja de dopar a las deudas públicas y, por cualquier causa, se disparan los tipos negativos de interés al alza.

Es imprescindible, que los Fondos de Recuperación de la U. E. se dirijan a la inversión productiva, a la vez, que se controlan los gastos, eliminando todos los que no añadan riqueza a España, razón por la que, son necesarias medidas estructurales profundas, que regeneren nuestro tejido productivo y disminuyan todos los gastos derivados a fuegos fatuos nacidos de la sub-sidiación política.

N. B.  En España en el empleo público y en el privado algo no funciona bien, pero, antes de todo, es esencial, una información veraz sobre la situación económica a los ciudadanos y su partición libre en la toma de decisiones colectivas.

La situación del empleo y el gasto improductivo descontrolado, aunque se mantengan las ayudas europeas y el BCE siga dopando a las deudas públicas, llegará a un límite insoportable, y, nuestra situación económica romperá el hechizo inducido del Gobierno, apareciendo la ruina sumergida y el paro insostenible que domina la economía real, de forma, que los impagos y las empresas insolventes serán un hecho a la luz del día.

Los fondos de recuperación de la U. E. solo pueden cubrir un tercio de nuestras necesidades de gasto, los ingresos del Estado son ya claramente insuficientes y la deuda está en su límite de no retorno, de forma, que la realidad del paro explotará.

Si se quiere evitar la quiebra y el rescate duro, solo hay una solución posible: Reestructurar el gasto público hacia la inversión y la productividad, realizando todos los ajustes que sean necesarios, pero siempre, salvando la igualdad social y evitando toda discriminación.

Córdoba, a 6 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.