Tag Archives: Desempleo

Paro en Andalucía – una historia interminable (problemas, reformas y participación social)

El desempleo en Andalucía es la historia interminable de un problema irresuelto, de carácter permanente, con el que convivimos, al parecer, sin esperanza de solución, de manera, que señalaré los puntos principales de esa problemática, que tenemos enquistada:

* Activos. 3.591.910.

* Parados. 985.179.

* Inactivos. 2.797,100.

* Inactivos que no buscan trabajo. 88.450.m.

* Parados que no han trabajado nunca. En Andalucía su número asciende, aproximadamente, a 118.200 personas, que supone un 12% de parados en Andalucía.

* Parados de larga duración en número de 377,4.m en Andalucía y, de estos, 210.4.m son mayores de 50 años

Además, en Andalucía hay 36.3.m personas mayores de 45 años, que no han trabajado nunca.

* Subocupados. Son los trabajadores, que prestan servicios menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más horas. En Andalucía un 11,8% de trabajadores están subocupados, de manera, que, aunque quieren y están disponibles para trabajar más horas, no encuentran dónde hacerlo.

* Falta de formación y cualificación de los trabajadores.  Sin duda, uno de los mayores fallos de nuestro sistema de empleo, de manera, que hay que orientar y capacitar al colectivo de personas desempleadas para incrementar sus posibilidades de inserción en el mercado laboral.  

*** Visto de otra manera, los parados andaluces reconocidos que no encontrarán empleo (mayores de 55 + inactivos) serán unas 212.400 personas, que, si le sumamos un mínimo de 51.880 de parados de 45 a 54 años en las mismas condiciones, la cifra de parados que nunca encontraran empleo asciende a 264.280 personas, que son incapacitados permanentes sociales (paro estructural mínimo y permanente), lo que supone un 29,58% del paro total de Andalucía.

Por otro lado, la tasa de desempleo se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan como algo irresoluble, porque no se adoptan medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica y larvada de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la pérdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Las desigualdades llegan a ser preocupantes en los distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo, ya que, las zonas más afectadas por el turismo, la hostelería y todo el sector servicios soportan un desempleo mayor, unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

Solo como medida de comparación y en aras de comprender el enorme problema de Andalucía, cito la tasa de paro de dos pueblos grandes de Andalucía (sobre 35.000 a 45.000 habitantes):

La Línea de la Concepción – (Cádiz) = 38,99%.

El Ejido – (Almería) = 17,75%.

La diferencia habla por sí misma.

*** El número total de parados reales en Andalucía (paro registrado + ertes + inactivos) podría aumentar exponencialmente, si no se toman medidas urgentes, pudiendo llegar a 1.525,6 (miles) desempleados, con una tremenda incidencia en los jóvenes, en los mayores de 50 años y en las mujeres, además, agravará el problema, el hecho de que ese paro está distribuido desigualmente por sectores económicos y zonas de Andalucía.

Hay que recordar, que Andalucía tiene una población de 8,4 millones de habitantes, que se distribuyen a lo largo de 87.597 km2, con una densidad de población de 95,8 hab/km2, siendo Andalucía la CC. AA. más poblada de España y la segunda más extensa.

El paro en Andalucía podría alcanzar una tasa general del 42,50%, así mismo, la economía podría descender hasta un 19,5%, como consecuencia de la crisis del coronavirus y la estructura desigual de su tejido productivo.

Hasta la fecha, con lo que está cayendo, nadie ha elaborado un plan de reconstrucción del mercado laboral con reformas estructurales profundas adaptadas al territorio, de eliminación del gasto improductivo estéril y de redistribución de los gastos e inversiones necesarias con equidad territorial y sectores productivos, tratando de igualar a los desiguales.

En Andalucía se ven, además, de lo dicho, una serie de asuntos problemáticos, que afectan su tasa de paro, así que, veamos varios de ellos:

1.- Nuestra población tiene una demografía envejecida día a día, hecho que resulta una realidad muy difícil de contrarrestar.

2.- Rebrotes de la pandemia que hay que controlar a todos los niveles, acelerando la vacunación. Es evidente, que, además, hay que implicar a los andaluces en la toma de decisiones, con una información veraz e inmediata.

3.- La economía andaluza, basada en el sector servicios, ha vuelto a caer, sin que el Gobierno andaluz en el marco de sus competencias, haya adoptado medidas eficaces. La economía andaluza vuelve a estar parada y con todos sus sectores productivos esenciales en situación de espera (stand-by), previéndose una caída de nuestro PIB perversa.

4.- La inversión extranjera, esencial para nosotros, se ha reducido en Andalucía a nivel bajo cero y solo queda una solución viable, que el Gobierno de la Junta en el marco de sus competencias, cree las condiciones favorables para que esa inversión, que está esperando y retraída, vuelva a nuestra tierra. En definitiva, restablecer la confianza y la seguridad jurídica.

5.- El empleo privado ha caído en picado, mientras que en sector público ha crecido, lo que conlleva graves desigualdades y la necesidad de restablecer necesariamente el equilibrio entre ambos sectores. Todo el impacto del paro en la crisis se lo ha llevado el sector privado.

6.- Por si faltara algo, en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinados, amenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien explique, qué está pasando realmente y en qué situación nos encontramos.

Finalmente, repetir que en Andalucía el desempleo es un problema esencial, extremadamente espinoso, complicado y gravísimo, y, no se puede dejar solo al arbitrio de la suerte, se han de tomar ya medidas estructurales de reforma del mercado de trabajo adecuándolo a la realidad de nuestra tierra, y, de reestructuración profunda de nuestra economía, buscando siempre la máxima productividad y el máximo equilibrio territorial y sectorial, fortaleciendo la formación continuada y adaptada de los trabajadores a las nuevas realidades de la economía.

El tema de la formación es fundamental para atajar la destrucción de empleo, ya que, el 99% de los empleos destruidos en 2020 era de media o baja cualificación, de manera, que la formación de los trabajadores en la nueva realidad del mercado laboral es de vital importancia, si se quiere crear empleo estable y sólido.

N.B. El paro en Andalucía es una historia interminable de fracasos, problemas y falta de reformas, con una participación social anulada y desconocida, de forma, que Andalucía tiene un problema tremendo, que el Gobierno de la Junta y el Gobierno Central siempre han ignorado, aunque, sin la menor duda, es unasunto extremadamente espinoso, complicado y gravísimo.

Así mismo, es un hecho, que en Andalucía los ciudadanos estamos desinformados y arruinadosamenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E., de forma, que es hora de que alguien nos explique, qué está pasando realmente, en qué situación nos encontramos, qué vamos a recibir de Europa y cuando, y, qué sacrificios tendremos que afrontar para superar esta situación extrema.

Hay que tomar ya medidas estructurales de reforma, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de recomposición profunda de nuestra economía, realizándose,de una vez,un plan eficaz de formación y cualificación de los trabajadores hacia la nueva realidad del sector productivo, a la vez, que se adoptan las prevenciones necesarias para controlar los rebrotes de la pandemia, pero todo ello, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces.

Es una realidad incuestionable, que no es momento ni hora para la inacción esperando un maná inexistente, así que, no queda otra, entre todos, que parar la destrucción económica de nuestro tejido productivo y detener el crecimiento ininterrumpido del desempleo en Andalucía.

Es un hecho indudable, que, si seguimos en la inoperancia autodestructiva, en Andalucía el desempleo aumentará hasta cotas insostenibles y sus consecuencias ruinosas nos llegarán a todos.

Córdoba, a 14 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Empleo público y privado – algo no funciona bien (información y reformas)

***   Acercándonos a la realidad del desempleo:

*  Oficialmente en España, ahora hay un total de 3,89 millones de parados.

* Datos de la EPA 3/2020. Tasa de actividad: 57,83. Tasa de paro: 16,26. Ocupados que no han trabajado ascienden a 3.592.800.

Población de 16 años y más (miles):  39.595,8.

Activos 22.899,8.

– Ocupados 19.176,9.

– Parados 3.722,9.

Inactivos 16.696,0.)

*  Oficialmente, el número de asalariados en ERTE ahora suman 755.600 personas.

*  Inactivos (EPA): Siendo prudentes, hay una cifra 3.000.000 de personas, que queriendo trabajar no encuentran trabajo y han abandonado toda esperanza.

*  Ocupados que no han trabajado ascienden a 3.592.800 (EPA 3-T).

* Solo con lo expuesto, el número parados real sería = 3.890.000 + 755.600 + 3.592.800 + 3.000.000 = 11.239.000.

** Por otro lado, se han creado, tirando hacia abajo, según datos oficiales, 159.700 empleados públicos en los últimos doce meses, mientras, el sector privado perdió 519.800 empleos. Es decir, a los datos de empleo oficiales se les ha insuflado una dosis de droga blanda, que implica que esas cifras oficiales de empleo nacen, se miren como se miren, al albur de un gasto público claramente improductivo. Dicho de otra forma, no es empleo es gasto.

** Asimismo, el gasto público crecerá según los PGE en 200.000 millones de euros.

-Solo en la S. S. el gasto en las pensiones llegará a 160.000 millones.

-Los salarios de los empleados públicos y las pensiones suben el 0,9%, aunque aquí está toda la clase política.

** Por si faltara algo a nuestro plan de recuperación basado en el gasto descontrolado, a la dulce espera del maná europeo, aumentan los impuestos, y, se prometen más subidas impositivas y una armonización fiscal, pues está claro que la política de gasto al no va más no tiene límite.

Solo un dato real y preocupante, “un tercio de la población en España sostiene a dos tercios”, dando por hecho y reconociendo que los 2.595.575 de empleados/as públicos (oficialmente), también, contribuyen con sus aportaciones del IRPF a los ingresos del Estado, pero admitiendo, que es un hecho, que añaden muy poco al tejido productivo real.

** Europa al rescate con 140.000 millones en cinco años, que se distribuirán, seguramente, con criterios de igualdad, alejados de toda arbitrariedad y discriminación, algo así, como ha ocurrido con los 10.000 millones y lo que está ocurriendo con las vacunas. (Sobran los comentarios).

** Que cada uno haga sus cuentas.

*** Si la deriva del gasto improductivo sigue en aumento continuo, salvo milagros, y, espero equivocarme, España estará en quiebra en 2023, sobre todo, si el BCE deja de dopar a las deudas públicas y, por cualquier causa, se disparan los tipos negativos de interés al alza.

Es imprescindible, que los Fondos de Recuperación de la U. E. se dirijan a la inversión productiva, a la vez, que se controlan los gastos, eliminando todos los que no añadan riqueza a España, razón por la que, son necesarias medidas estructurales profundas, que regeneren nuestro tejido productivo y disminuyan todos los gastos derivados a fuegos fatuos nacidos de la sub-sidiación política.

N. B.  En España en el empleo público y en el privado algo no funciona bien, pero, antes de todo, es esencial, una información veraz sobre la situación económica a los ciudadanos y su partición libre en la toma de decisiones colectivas.

La situación del empleo y el gasto improductivo descontrolado, aunque se mantengan las ayudas europeas y el BCE siga dopando a las deudas públicas, llegará a un límite insoportable, y, nuestra situación económica romperá el hechizo inducido del Gobierno, apareciendo la ruina sumergida y el paro insostenible que domina la economía real, de forma, que los impagos y las empresas insolventes serán un hecho a la luz del día.

Los fondos de recuperación de la U. E. solo pueden cubrir un tercio de nuestras necesidades de gasto, los ingresos del Estado son ya claramente insuficientes y la deuda está en su límite de no retorno, de forma, que la realidad del paro explotará.

Si se quiere evitar la quiebra y el rescate duro, solo hay una solución posible: Reestructurar el gasto público hacia la inversión y la productividad, realizando todos los ajustes que sean necesarios, pero siempre, salvando la igualdad social y evitando toda discriminación.

Córdoba, a 6 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Lección de historia – España – el Imperio (sistema productivo – cambio estructural)

Siempre he dicho, que el gran problema de España es el tremendo desempleo estructural, que venimos manteniendo desde hace muchos años, pero está claro que no es el único, ni, además, ningún Gobierno ha afrontado con rigor las reformas estructurales y profundas necesarias para que podamos salir del problema.

Durante años, quizás, demasiados, se ha venido defendiendo un sistema productivo basado en el turismo, pero, que, como ha demostrado la pandemia del coronavirus, tenía los pies de barro, además, ha propiciado un mercado laboral con poco valor productivo, que conlleva salarios bajos y temporales.

En definitiva, no queda otra, que transformar nuestro sistema económico buscando mayor valor productivo, que permita elevar los salarios atrayendo inversión extranjera, pues está muy claro, que siempre habrá algún país más barato, que vuelque la ola del turismo.

Tenemos un personal productivo adecuado y preparado, pero que está fuera o dedicado a labores poco productivas, aunque, quizás, ahora, con la crisis de la pandemia podamos girar hacia arriba y empezar a reconstruir España.

Las ayudas de Europa, que la mitad habrá que devolver, pueden ser la palanca para llegar a un sistema productivo diferente, sólido, sostenible y con mayor valor añadido, pero, no debemos engañarnos, la aplicación de esos recursos debe ser eficaz, diferenciada hacia los sectores con mayor valor añadido y rápida; si no lo hacemos así, estaremos abocados al desastre.

Hay cosas que son elementales y no podemos olvidar, así:

1.- La inversión extranjera es imprescindible, y, aquí tenemos una pequeña ventaja, ya que, de la misma forma, que creamos un mercado del turismo, podemos atraer al inversor extranjero, y, sus empresas podrán crear puestos de trabajo productivos con mayor valor añadido y mejores salarios en todos los sentidos.

2.-  Necesitamos que atraer fondos privados, que creen empleos de calidad y que se queden de forma estable.

Es un hecho, que no podemos vivir solo del dinero público (fondos europeos, por poner un ejemplo), necesitamos dinero del sector privado, que venga, además, con avances tecnológicos, con trabajadores cualificados, que no solo produzcan, sino que, también, nos comuniquen y nos inculquen sus experiencias y sus conocimientos.

3.- Es otro hecho cierto, que debemos mantener una protección social suficiente, pero, igualmente, es cierto, que no podemos proteger a todo el mundo. Debemos saber a quién tenemos que proteger y a quién no, ya que, en un mundo globalizado, si proteges a todo el mundo innecesariamente pierdes competitividad, yendo al furgón de cola.

4.- El Estado no está para competir con el sector privado, está para apoyar e ir a la par con él, quizás, para corregir defectos estructurales del mercado, pero no para subsidiarlo todo hasta que se acaben los fondos.

5.- La pandemia ha dejado en evidencia, que tenemos un sistema productivo insostenible, se mire como se mire, y, que hay que transformarlo para sobrevivir.

6.- Solo como un ejemplo de todo lo dicho: “El sueldo de los funcionarios y las pensiones las podemos subir hasta un límite, pero una economía improductiva tiene los días contados”, y, nos ocurrirá como en otros lugares -solo citar, Grecia-, ya que, las malas decisiones se pagan siempre, de forma, que puede ser, que no las soporte el actual pensionista, pero sí tendrán que pagarlas su hijo y los funcionarios futuros.

*** Por otro lado, la Historia de España nos puede servir de ejemplo, aprovechado lo bueno y desechando lo malo.

Es un hecho, que el Imperio Europeo arruinó a España, además, todos nuestros recursos americanos y propios se gastaron en sectores improductivos expansivos para consolidar unos territorios, que nos aportaron casi nada, perdiéndose la oportunidad de invertir esa riqueza en España.

Se podrá discutir, si fue así fielmente o no, pero lo que no se puede discutir, es que la inversión fue equivocada y que después pagamos de sobra las consecuencias.

Ahora, tenemos una nueva oportunidad, si la aprovechamos bien y cambiamos nuestro modelo productivo hacia otro más competitivo y eficaz con la ayuda de Europa. Es evidente, que se puede hacer, pero hay que olvidar las fantasías, sean conscientes o inconscientes, como puede ser un gasto público desnortado, dirigido a la subvención social totalitaria, ya que, eso es hoy día imposible en un mundo globalizado y sumamente competitivo, de forma, que su consecuencia solo puede ser la ruina.

Así mismo, el paro en España es una desgracia terrible, no solo por su propia entidad que supera cualquier tasa aceptable, sino porque, se trata de una situación estructural devenida sin soluciones de muchos años, además, distribuida de manera desigual por sectores productivos, territorios y colectivos de trabajadores.

Solo hay que fijarse en algunos datos del desempleo (-de sobra conocidos y citados, que son innecesarios de repetir-), por ejemplo, de Madrid y de Andalucía, para comprender el problema abismal que tenemos, no solo por las tasas de paro diferenciales, sino por su distribución entre colectivos de trabajadores, como pueden ser, personas jóvenes menores de 25 años, mujeres y/o trabajadores mayores de 50 años y por su distribución territorial y sectorial.

N.B. El sistema productivo en España precisa de una reforma estructural profunda, y, la historia nos ha dado una lección magistral, que no conviene desaprovechar, de forma, que ahora, por la pandemia y por los Fondos de Recuperación, tenemos una oportunidad de iniciar un nuevo camino hacia la competitividad y la productividad.

De acuerdo con lo expuesto, si nos equivocamos de dirección, la sociedad presente y todas las generaciones futuras difícilmente nos lo perdonaran.

España no podrá soportar por más tiempo sin soluciones inmediatas y eficaces, la tasa destructiva para la sociedad de desempleo estructural, que mantenemos desde hace tantos años y agravándose, pues, está muy claro, que el Estado español, diga lo que diga el Gobierno, será imposible, que nos tenga a todos subsidiados y asistidos, manteniendo para siempre un gasto público desnortado e insoportable para la riqueza real de nuestro País.

Córdoba, a 9 de diciembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Información veraz – desnortados – desempleo (ejemplos varios – desinformación – cada uno a lo suyo)

Se publican por el Ministerio de Trabajo los parados registrados, en las oficinas de los servicios públicos de empleo al terminar noviembre, que cifra en 3.851.312 desempleados; no se incluyen a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un ERTE, que fija en 746.900 personas.

Son datos del Gobierno, que todos, al parecer, admiten sin problema alguno, aunque sabemos, que no son ciertos, ya que como mínimo, habría que sumarle los inactivos (incapacitados permanentes sociales) en numero de 3.000.000 millones (con un añadido, gravísimo, ya que son personas paradas estructurales, que nunca van a encontrar trabajo). Es decir, que el número de parados sería, como mínimo, el siguiente: Parados registrados: 3.851.312 + trabajadores en Ertes: 746.000 + inactivos permanentes: 3.000.000 = 7.598.212.

Dicho de otra forma, el dato del paro registrado es realmente el paro oficial del Ministerio, que todos saben que, de ninguna forma, se mire como se mire, es una información veraz, así, que como se ha señalado, se trata de una desinformación que se aparta del contenido constitucional de veracidad como derecho de los españoles (art. 20 C. E.).

Por otro lado, cambiando el tercio, algunos partidos se presentan como desnortados, ya que, en vez de hacer oposición al Gobierno con medidas e informaciones verdaderas, que consigan, que los españoles estén informados verazmente y puedan tomar decisiones acertadas, contribuyendo a crear una conciencia social colectiva, se pierden en enfrentamientos estériles, tal como he leído hoy: “que un partido político dice públicamente, que va a someter a otro a la prueba del algodón”; vamos, un dislate increíble con lo que está cayendo sobre España y todos sus habitantes.

Lo importante para los españoles, no son los ejemplos precitados, sino las consecuencias que podemos sacar de ellos, que pura y simplemente, consiste en la existencia una desinformación masiva proyectada hacia los españoles, sin que a los poderes públicos les importe, de forma, que repetir el “mantra” de la responsabilidad social e individual de los españoles, es imposible que tenga un efecto eficaz para controlar los contagios de la pandemia y, desde luego, será irreal pedir (exigir, incluso coactivamente), que los ciudadanos puedan aportar y colaborar en la toma de decisiones y en su implantación social.

La Orden sobre la desinformación del Gobierno es no solo inconstitucional (art. 20 C. E.), sino innecesaria para él, puesto, que la oposición no existe como tal, estando, también, el T. C. dormido en su propia inanición, con lo que, dicho mal y pronto, aviados estamos los españoles.

Finalmente, destacar, que no será porque haya ausencia de asuntos que tratar e informar con los españoles: Control de la pandemia, Fondos de Recuperación de la U. E., mercado laboral y paro, deuda y déficit públicos, recuperación de la economía, y, así, un larguísimo etc. de temas pendientes y sin solución por ahora.

Visto lo visto, es una evidencia, que nadie se ocupa ahora de los intereses de los españoles, nadie se embarca en defender de verdad nuestro Estado Social y Democrático de Derecho, en defender nuestros derechos y libertades fundamentales, la división de poderes (lo último del CGPJ es de nota) y todo lo que se acordó entre todos en una transición ejemplar con renuncias de todos en beneficio de todos.

Aquí cabe una pregunta: ¿Qué diferencia hay entre un Gobierno autoritario y una oposición contrahecha, que solo saben intimidar a los españoles y vulnerar nuestro Estado de Derecho?

Entiendo, que no puede ser tan difícil decir la verdad, informar con verdad a los españoles y trabajar unidos para el bien común, máxime, cuando estamos en una situación de crisis extrema, porque al final, ni la U. E. ni los 140.000 millones, ni nadie vendrá a sacarnos del apuro en el que nos metimos entre todos.

Para acabar, las reglas deben ser iguales para todos, respetándose el principio de igualdad constitucional, lo contrario es discriminación, arbitrariedad y abuso de derecho, y, eso nunca termina bien para nadie.

N.B. Decía al inicio, que había y hay ejemplos varios de desinformación de todos contra todos y cada uno a lo suyo, pareciendo que estamos desnortados e incapaces de llegar a acuerdos básicos en beneficio de la concordia y del bien común.

Así mismo, la responsabilidad social e individual son exigibles a todos los españoles, siempre con el ejemplo de los que mandan y tienen la máxima responsabilidad, lo que conlleva la necesidad de que todos los poderes públicos, sin exclusión, procuren a los ciudadanos información veraz, completa e inmediata de forma permanente de todos los asuntos o problemas de interés público, de cualquier clase, políticos, económicos, sanitarios, etc.

Si los poderes públicos (todos sin exclusión) no son ejemplo de consenso y trabajo por el bien general, difícilmente habrá solución, y, lo dicho, no es tarea solo del Gobierno de España y/o solo de la oposición, sino de todos unidos trabajando en la misma dirección dentro del orden constitucional.

El que crea que puede ir solo o que todo se arregla uniéndose a los que nos quieren destruir, para auto salvarse, incurre en craso error y camina hacia la auto destrucción de sí mismo, arrastrando a todos los demás.

Córdoba, a 3 de diciembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

S. S. -pensiones y desempleo- (quiebra del Estado)

Las pensiones y las prestaciones por desempleo suponen, aproximadamente, unos 15.000 millones de euros mensuales, que se mire como se mire, es una cifra ingente y en las actuales circunstancias aún más, máxime, si la elevamos al año y le sumamos dos mensualidades más en pagas extras: 210.000 millones de euros.

Las solicitudes-peticiones del I. M. V. presentadas son unas 750.000, de las que se han tramitado, aproximadamente, un 20%, de las que se han admitido un 50%, a lo que habrá que sumar las renovaciones de los ERTEs y los nuevos que se planteen, lo que conllevará que la factura indicada de 15.000 millones mensuales sufra un aumento considerable.

La deuda de la Seguridad Social asciende 100.000 millones de euros, que al paso que vamos, serán varios miles de millones más a final de año.

Es un hecho cierto, que la S. S. no puede quebrar mientras tenga detrás al Estado, pero la pregunta del millón es:

¿El Estado (España) puede quebrar?

Otros países, como Argentina o Grecia si lo han hecho, por citar algunos.

El Banco de España ha señalado. que el sistema de pensiones es insostenible si no se realizan reformas profundas, pero que nadie olvide que el B. E. es el Gobierno, así que vamos a empezar a pensar en los recortes que vienen, sobre todo porque los Fondos de Reconstrucción de la U. E. (140.000 millones previstos) vienen llenos de condicionalidad y, especialmente, se refieren a nuestro sistema de pensiones. Además, hay que señalar, que los 140.000 millones de Europa más el resto de las ayudas, que puede recibir España, solo suponen un 25% de nuestras necesidades de financiación, que estarían cerca de 500.000 millones, lo que implica, sí o sí, que el Gobierno tendrá que buscar en los mercados financieros unos 130.000 millones, eso contando con que el B.C.E. no patine hacia atrás en la compra de bonos del Estado (esperemos que no).

La situación, se mire como se mire, se va agravando por momentos, así que, veamos algunos puntos de interés:

** Coste oculto del Acuerdo sobre los Fondos de Reconstrucción de la U. E.

El fondo de reconstrucción aprobado (aplausos aparte) tiene un coste oculto para España, no publicitado por el Gobierno, vulnerando de nuevo el art. 20 de la C. E. que consagra el derecho a una información veraz, y, que figura en la letra pequeña del Acuerdo. Se trata de la aportación extra sobre 6.000 millones de euros, que va a tener que hacer España al presupuesto europeo para compensar la menor contribución que van a realizar Alemania, Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca en el periodo 2021-2027.

Para dicho periodo se reduce la contribución de Austria, Holanda, Suecia, Dinamarca y Alemania al presupuesto comunitario en 7.603 millones, que son una compensación exigida por los frugales (también Alemania) para aceptar el fondo de reconstrucción y que se distribuyen de la siguiente forma: Alemania, 3.671 millones; Holanda, 1.921 millones; Dinamarca, 377 millones; Suecia, 1.069 millones; y Austria, 565 millones. Es decir, la aportación de estos cinco países al conjunto del presupuesto europeo, por tanto, se reducirá en los siete años que comprende el pacto en 53.221 millones de euros.

** Deuda pública. Todos hablan y aceptan ya, que la deuda alcanzará el 126% del PIB, pero, también, todos saben, que esta fuente de financiación tiene un límite.

** Déficit. Aquí y ahora nadie puede saber a ciencia cierta, cual será el déficit real de España a 31 de diciembre de 2020, aunque todos creen que está fuera de control y nadie se atreve a fijar una cifra concreta.

La caída de los ingresos del Estado se acerca peligrosamente a un 40%, mientras aumenta exponencialmente el gasto público.

** PIB. La caída de este índice a final de año puede superar el 40%, máxime, si seguimos sin controlar y disminuir la incidencia de los rebrotes y de los brotes del coronavirus, que pueden llevarnos a un nuevo confinamiento (esperemos que no ocurra) y, entonces, estaremos desahuciados en todos los sentidos (social, económico, político y sanitario).

** Gasto público. Este es el verdadero talón de Aquiles de España y estará sometido a un control severo por la U. E. en la entrega de los fondos de rescate, de manera, que los planes del Gobierno a Bruselas deberán ir aquilatados al céntimo y plegados a las normas de condicionalidad aprobadas y aceptadas en el Acuerdo de los Fondos de Reconstrucción.

En resumen, estamos en una situación complicada, se mire como se mire, faltando, además, una información veraz completa e inmediata a los españoles, pues, sin la menor duda, esto es una tarea de todos, de forma, que si todos no empujamos unidos en la misma dirección caeremos a un pozo sin fondo y allí permaneceremos muchos años.

N.B.  Las necesidades de financiación de España son enormes, siendo la S. S. -pensiones y desempleo- solo la punta del iceberg, ya que, la quiebra del Estado es una posibilidad no desdeñable.

Sin la menor duda, el gasto público es nuestro talón de Aquiles y la U. E. ejercerá una vigilancia estricta sobre él para la entrega de los fondos de rescate, de manera, que los planes del Gobierno a Bruselas deberán ir ajustados y plegados a las condiciones aprobadas y aceptadas en el Acuerdo de los Fondos de Reconstrucción. Aquí no puede haber errores y es tarea de todos, empezando, por supuesto, por el Gobierno de España, ya que si algún Estado miembro nos veta las cosas se complicarán hasta el límite.

Finalmente, España deberá hacer ajustes y recortes en todos los sitios, eliminado, por descontado, el gasto improductivo e innecesario, y ello, exige una información veraz a los españoles.

Córdoba, a 21 de agosto de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.