Tag Archives: desigualdad

S. S. – Pensiones – Sector Público y Sector Privado – Sociedad Civil – Fondos Europeos (impuestos -desigualdad – rotura – reparto)

Cuatro asuntos llaman la atención ahora en España, y, ninguno parece bueno para los españoles, pues todo se reduce a más: -presión impositiva-, -desigualdad-, -rotura- y -reparto desigual-, además, se llevan a cabo las distorsiones sobre los derechos y libertades de los españoles, a base de falta de -transparencia-, de -información veraz- y de -vulneración de la Ley-.

Simplemente, se trata de correr un tupido y vidrioso velo sobre la verdad, aplicando políticas de ideologías excluyentes de forma unilateral, de manera, que se *disfrazan los problemas dilatándolos en el tiempo, *desequilibrando la igualdad entre lo publico y lo privado, *colando más imposición fiscal, *rompiendo la sociedad civil y *creando un sistema de reparto de los fondos de recuperación de la U. E. opaco y discriminatorio, dominado por meros criterios políticos arbitrarios y unidireccionales, regido por el mantra progresista:  todo para unos pocos y el resto para la mayoría sumisa y cautiva.

Señalaré esos cuatro asuntos, lo que no implica que haya otros de parecida importancia:

1.- La Seguridad Social y sus pensiones cuya reforma fallida se anuncia, a base de asociar las subidas al IPC, más impuestos y eliminando el factor de sostenibilidad del sistema, trasladando el problema a 20 años.

2.- La desigualdad creciente entre Sector Público y Sector Privado, que alcanza ya niveles preocupantes en todas las ratios, que se pueden analizar.

3.- Despedazamiento continuo de la sociedad civil, mientras el poder público ocupa su lugar.

4.- Reparto de los Fondos europeos, donde rige la opacidad y la falta de información veraz, ya que, la propia Airef acusa al Gobierno de falta de transparencia con los fondos europeos, de manera, que ve -muy difícil- poder estimar el impacto que van a tener los fondos en el PIB, porque no se conocen los detalles de lo que planea el Gobierno.

* En relación con el primer punto, según se está filtrando por los canales oficiosos, la reforma se concretaría –en un blindaje de la revalorización de las pensiones-, que quedan ligadas al IPC, –en una supresión del factor de sostenibilidad- que iba ligado a la esperanza de vida, y, –en una subida de impuestos- para lograr un pretendido equilibrio financiero de las cuentas de la S. S.

Si esa es la reforma, sin duda, existe una amenaza cierta sobre la viabilidad futura del sistema de protección pública, que es uno de los pilares de nuestro estado de bienestar.

* En relación con el segundo punto, el muro, que ya hay levantado entre el sector público y el sector privado, se acrecienta, existiendo dos mundos paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos; de manera, que se están produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales: donde unala pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vean, al menos, indicios de que se intenta reconstruir la igualdad.

La nota discriminatoria más importante, resideen que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve, están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte camino de la ruina y, además, la privadasi seguimos este camino en dirección contraria, está en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

Como ejemplo de lo dicho:

@España ya ha superado la cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre 2020, la cifra de 3.379.100 de personas con nómina a cargo del contribuyente, sin que exista paro en este sector, que se traslada en su integridad al sector privado.

@Así mismo, las retribuciones de los empleados públicos, ya superan en un 20% los salarios de los empleados del sector privado.

* En relación con el tercer punto, es una realidad inquietante la ruptura de la sociedad civil, mientras el poder público ocupa su lugar.

En España la sociedad civil y sus asociaciones y articulaciones se están deshaciendo, merced a una política extremista de tintes colectivos, que no admite otras realidades que las suyas, dirigiéndose sin pausa, día a día, a asfixiar todo aquello que no controlan o se representa como algo diferente a sus ideas autoritarias.

Desaparecida la sociedad civil, solo quedarán las asociaciones tuteladas desde lo público, con un aumento del gasto innecesario e improductivo, que se cubrirá, en una huida hasta donde se llegue, a base de más impuestos a los españoles, con emisiones de deuda hasta el límite, y, empobrecimiento paulatino del sector privado.

* En relación con el cuarto punto, es otra realidad preocupante, la absoluta falta de transparencia y de información veraz sobre el reparto de los fondos europeos.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha acusado al Gobierno (Comisión de Hacienda del Congreso), de falta de transparencia con el Plan de Recuperación en el que se determina (eso dicen), cómo se van a gastar los 72.000 millones de euros en transferencias de los fondos europeos; de ahí, que la Airef vea –muy difícil– poder estimar el impacto que los fondos van a tener en la recuperación económica, ya que, aprecia –incertidumbre– respecto al Plan de Recuperación, al faltar en el mismo los objetivos fiscales, cuyo conocimiento sería necesario e imprescindible.

N.B.  Cuatro asuntos llaman la atención ahora en España, y, ninguno parece bueno para los españoles: *S. S. – Pensiones – *Sector Público y Sector Privado – *Sociedad Civil -, y, *Fondos Europeos, pues, solo se ven realmente dificultades futuras para el sistema de S. S., más impuestos, más desigualdad, rotura progresiva de la sociedad civil y un reparto opaco y arbitrario de los fondos de recuperación.

Sin igualdad y sin seguridad jurídica la confianza de los ciudadanos desparece, y, sin duda, son los pilares de cualquier recuperación en libertad y armonía dentro de la Ley, que debe ser respetada por todos, especialmente, por los poderes públicos. La arbitrariedad en el ejercicio del poder es lo contrario al estado de derecho en una democracia plena.

La Constitución y sus derechos fundamentales consagrados, como la libertad de expresión y el derecho a una información veraz, son el armazón de nuestra libertad y de nuestro Estado de Derecho.

Cualquier actuación arbitraria de los poderes públicos, que viole el principio de legalidad y nuestras libertades, socaba el estado de derecho constitucional, destruyendo el fundamento del orden político y de la paz social en la democracia española.

Córdoba, a 1 de julio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Paro en Andalucía II – mejorar o seguir cayendo (obstáculos, reformas y participación social)

En estos días de incertidumbre política volcados todos en Cataluña (con el corazón y la concordia), se olvida como siempre a Andalucía, se olvida por tanto al desempleo en Andalucía, que es un problema irresuelto,  permanente, con el que convivimos históricamente los andaluces, de manera, que tenemos enquistada por el olvido una realidad perversa, que se pone de relieve, aún más, en ciertos colectivos, en zonas concretas y en determinados sectores productivos, dando lugar, además, a una preocupante desigualdad, así, se olvida:

* La dura realidad de trabajadores jóvenes, mujeres y mayores de 50 años.    

* La existencia de inactivos que no buscan trabajo. (88.450).

* A los parados que no han trabajado nunca. En Andalucía su número asciende, aproximadamente, a 118.200 personas, que supone un 12% de parados en Andalucía.

* A los parados de larga duración en número de 377.400 en Andalucía y, de estos, 210.4.m son mayores de 50 años

* A los andaluces mayores de 45 años, que no han trabajado nunca (36.300).

* A los subocupados. Son los trabajadores, que prestan servicios menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más horas, que suponen un 11,8% de trabajadores.  

* A la falta de formación y cualificación de los trabajadores.  Hay que orientar y capacitar al colectivo de personas desempleadas para incrementar sus posibilidades de inserción en el mercado laboral.  

* A la tasa de desempleo que se distribuye de forma desigual por territorios y sectores de Andalucía, de manera, que las diferencias se acrecientan día a día, porque no se adoptan medidas estructurales rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, existiendo una enfermedad crónica y larvada en nuestro mercado de trabajo.

*** Las desigualdades en los distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo soportan un diferencial de paro inquietante, contemplándose unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

(Nota. Hay que recordar, que Andalucía tiene una población de 8,4 millones de habitantes, que se distribuyen a lo largo de 87.597 km2, con una densidad de población de 95,8 hab/km2, siendo Andalucía la CC. AA. más poblada de España y la segunda más extensa).

Por ahora, nadie ha elaborado un plan de reconstrucción del mercado laboral con reformas estructurales profundas adaptadas al territorio, de eliminación del gasto improductivo estéril y de redistribución de los gastos e inversiones necesarias con equidad territorial y sectores productivos, tratando de igualar a los desiguales.

*** En Andalucía aparecen, otras cuestiones malas y dudosas que afectan su tasa de paro, así:

1.- Envejecimiento de la población, que resulta una realidad patente y en aumento.

2.- Es necesario,  implicar a los andaluces en la toma de decisiones, con una información veraz e inmediata.

3.- La economía andaluza sigue basada en el sector servicios, sin que el Gobierno andaluz en el marco de sus competencias, haya adoptado medidas eficaces para fortalecer o crear otros sectores.

4.- La inversión extranjera, esencial para nosotros, se ha reducido en Andalucía a nivel bajo cero,  de forma, que el Gobierno de la Junta debe crear las condiciones favorables para que esa inversión vuelva a nuestra tierra,  restableciendo la confianza y la seguridad jurídica.

5.- El empleo privado ha caído en picado, mientras que en sector público ha crecido, lo que conlleva graves desigualdades y la necesidad de restablecer necesariamente el equilibrio entre ambos sectores. 

6.- En Andalucía los ciudadanos están arruinados, amenazándonos el Gobierno Central, además, con que habrá subidas de impuestos nacionales y otros nuevos de la U. E.; de manera, que la Junta de Andalucía debe cumplimentar una ley, que impida el aumento impositivo.

7.-La formación es una de las claves para controlar la destrucción de empleo, de manera, que la mejora de la cualificación de los trabajadores en la realidad del mercado laboral andaluz es de vital importancia, si se quiere crear empleo, de calidad y reducir el paro.

8.- Andalucía tiene que aumentar su productividad laboral para mejorar las retribuciones de sus trabajadores y reducir la precariedad.

*** Para finalizar:  

* Habrá que vigilar por la Junta de Andalucía, que parte de los Fondos de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la U. E. se dedican por el Gobierno Central a Andalucía para luchar contra el desempleo, teniendo en cuenta nuestra tasa de paro, el diferencial con el resto de España, nuestra población y nuestra extensión territorial, solo por señalar algunas de las realidades de Andalucía en esta situación problemática en negativo para todos los andaluces, que se deberían tener en cuenta sin excusa alguna.

* La Junta de Andalucía con el uso de las mascarillas comete un error tremendo, ya que, no podemos volver, ahora, a medidas restrictivas de nuestros derechos y libertades al estilo del estado alarmante, al ser una realidad, que todas las medidas limitativas de libertades afectan al empleo negativamente.

* La Junta de Andalucía debe llevar a cabo un plan eficaz de formación y cualificación de los trabajadores, que, además, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces, a los que la junta de Andalucía debe hacer partícipes con información veraz.

* La Junta de Andalucía debe devolver a los ciudadanos la ilusión perdida, instalando la máxima libertad de movimientos, devolviendo la confianza en que todo va a recuperarse.

N.B. En estos días, donde solo existe una Cataluña airada contra España, incertidumbre política y económica e inseguridad jurídica, se olvida como siempre a Andalucía y sus necesidades, quizás, porque Andalucía siempre ha aparecido sometida a un poder ajeno a ella misma, centralizado políticamente en el Gobierno de la Nación.

El paro en Andalucía es una historia de frustración, de decadencia y de olvidos, es más, incluso, resulta afectada por reformas a la contra, como, por ejemplo, la anunciada reforma laboral del Gobierno y de la Ministra de Trabajo sobre la contratación temporal, que supondrá un aumento de su tasa de desempleo.

En Andalucía hay que tomar -ya- medidas estructurales de reforma del mercado laboral, adecuándolas a la realidad de nuestra tierra, y, de recomposición profunda de nuestra economía, realizándose, a la vez, un plan eficaz de formación y cualificación de sus trabajadores, que, además, solo puede ser fruto de un trabajo colectivo de todos los andaluces, a los que la Junta de Andalucía debe hacer partícipes con información veraz y permanente.

Si seguimos en instalados en Cataluña, olvidando el paro que asfixia Andalucía, en la inoperancia autodestructiva, y, aceptamos silentes, como siempre, cosas, como una regulación perversa la contratación temporal denunciada, el desempleo aumentará contra los andaluces y con todas sus consecuencias nocivas, aunque con una Cataluña libre y privilegiada.

Córdoba, a 21 de junio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

II. Sector Público y Sector Privado (desigualdad y discriminación – 4 millones de paro registrado)

El muro que ya hay levantado entre el sector público y el sector privado se acrecienta, existiendo dos mundos paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos, de manera, que se están produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales: donde unala pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vean, al menos, indicios de que se intenta reconstruir la igualdad.

La nota discriminatoria más importante, resideen que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve, están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte camino de la ruina y, además, la privadasi seguimos este camino en dirección contrariaestá en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

*** España ya ha superado la cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre 2020, la cifra de 3.379.100 de personas con nómina a cargo del contribuyente.

Por lo dicho, veamos otros datos significativos de la EPA-4T-2020que pueden llevar a comprender la magnitud de problema y la necesidad imperiosa de hacer frente al asuntoque se quiera admitir o no, es de todos, así:

** INE – 4T – 2020.  En un añoel número total de empleados públicos ha crecido en 125.800 personasfrente al descenso del número de asalariados privados de 730.400 personas.

En un solo ejercicio oficialmenteel número de trabajadores al servicio de las administraciones (tanto funcionarios como personal laboral o temporales) ha crecido casi un 4%. Concretamente un 3,86%. Esto contrastacon el desplome en el número de asalariados del sector privadoque se ha hundido un 5,37%, según las cifras que pone de relieve el INE.

** Encuesta de Población Activa – Trimestre 4/2020. (miles)

Ocupados:             19.344,3.

Parados:                 13.719,8.

Tasa de actividad:  58,19%.

Tasa de paro:         16,13%.

Inactivos:              16.571.4.

Empleados públicos:  3.379.1

* En el último año la población activa se ha reducido en 94.700 personas.

* España finalizó el año con una subida del paro de 527.900 personas, un 16,5% más que en 2019, hasta alcanzar la cifra de los 3.719.800 desempleados

*  Así las cosas, si a los 3.719.800 parados oficiales les sumamos los inactivos y los sometidos a ERTE, la destrucción real del mercado de trabajo (solo sector privado), queda reflejado en una cifra ruinosa. (Paro, además, dopado con 125.000 empleados públicos más).

* El Gobierno (con gasto descontrolado) cerró el año con 3.379.100 individuos, con nómina a cargo del contribuyente.

– La Administración central tiene 554.800 empleados en la actualidad. Es decir, ha crecido en 20.000 personas.

– Las comunidades autónomas han aumentado su plantilla en casi 100.000 personas en 2020, llegando en el cuarto trimestre de 2020 a 1,94 millones de personas. Han crecido en 92.000 trabajadores más.

– En las entidades locales han llegado a 667.200 empleados, creciendo en 2.500 trabajadores más.

– Las empresas públicas han aumentado la plantilla en 11.200 personas, de forma, que ahora tienen a 172.700 empleados.

***   Paro registrado y paro real.

El paro registrado ha superado al cierre de febrero la cifra de los cuatro millones de personas. En concreto, 4.008.789 trabajadores están registrados en las oficinas públicas de empleo, 44.436 más que en enero.

A finales de febrero, los afectados ERTEs se fueron hasta 900.000 personas, frente a los 740.000 trabajadores registrados un mes antes.

Es un hecho no discutido, que todo el paro, los ertes, el subempleo, los inactivos, etc. afectan exclusivamente al sector privado, lo que significa, que la desigualdad aumenta sin barreras de control. (Desgraciadamente, estamos ya en cifra real de paro de los 7 millones de personas).

Además, el sector productivo privado español es cada vez más pequeño y sostiene a un Estado cada vez más grande, que sólo sabe gastar, subvencionar y aniquilar la riqueza, por ciertocada vez más difícil de generar y en descenso, como lo prueba la caída del PIB al 11%.

*** Desde otra perspectiva, la IGAE (Intervención General Administración del Estado – Ministerio de Hacienda), en su Inventario de unidades públicas clasificadas dentro del sector Administraciones Públicas (S.13), dice lo siguiente:

Subsector Administración Central (S.1311): recoge la totalidad de las unidades públicas no de mercado controladas por el Estado, incluyendo la propia Administración General del Estado.

Subsector Administración Regional (S.1312): comprende las unidades públicas no de mercado controladas por la Administración General de cada una de las diecisiete Comunidades Autónomas, identificando para cada unidad la Comunidad Autónoma que ejerce el control.

Subsector Administración Local (S.1313): incluye las corporaciones locales propiamente dichas (identificadas como Administración General) así como, en su caso, las unidades públicas no de mercado controladas por aquéllas.

Subsector Fondos de la Seguridad Social (S.1314), incluye las unidades públicas que gestionan cotizaciones y prestaciones sociales.

Datos por subsector:

Subsector Administración Central (S.1311): 317 unidades.

Subsector Administración Regional (S.1312): 1.314 unidades.

Subsector Administración Local (S.1313): 15.191 unidades.

Subsector Fondos de la Seguridad Social (S.1314): 29 unidades.

Total, de unidades públicas: 16.851.

*** Lo dicho, pone de manifiesto y reflejaque el Sector Público aumenta día a díavampirizando sin tregua al Sector Privado, razón por la que, las diferencias y los desequilibrios están creando sociedades desiguales, donde la equidad está desapareciendo.

Para terminar, es un imposibleque menos de un tercio de la población de un País sostenga y mantenga a los otros dos tercios y que el gasto público esté descontrolado, de forma, que cuando se agoten las posibilidades de la deuda, los fondos de recuperación de la U. E. se gasten (si llegan) y la recaudación del Estado decrezca, si no se recupera la productividad y se igualan las dos sociedades resultantes deshaciendo la desigualdad y recuperando las diferencias entre ellas, España entrará en fase de quiebra sin remedio.

N.B.  Es una realidad, que España no puede recuperarse y progresar sin que el Sector Público y el Sector Privado estén embridados, de manera, que no existan mundos paralelos y sociedades desiguales, existiendo desigualdad y discriminación por pertenecer a uno u otro sector, como desgraciadamente está ocurriendo, donde lo público se convierte en la sociedad hegemónica postergando y sometiendo al sector privado.

Los datos expuestos, los razonamientos realizados y las conclusiones obtenidas, son realidades incuestionables, se miren como se miren, ya que, frente a la evidencia no caben interpretaciones oscurasque siempre apuntan a intereses privativos ideologizadosopuestos al bien común y general de las sociedades democráticas.

Sin control del gasto público solo puede existir desigualdad y discriminación entre los españoles, de forma, que, además, el Estado puede entrar en quiebra y las consecuencias serán desastrosas para la sociedad española.

Destacar, que Andalucía desafortunadamente tiene uno de los niveles más elevados de paro y subempleo (36,3%), aunque si miramos las tasas de desempleo de jóvenes, mayores de 50 años y mujeres la situación es terrible, ya que superamos todo lo imaginable (42%).

En Córdoba en febrero subió el paro en 1.754 personas, en la provincia había el mes pasado 83.265 desempleados (11.482 más que hace un año), un 2,15% más que en enero, de forma, que si se mira la comparativa anual hay una subida del desempleo de un 16%.

Córdoba, a 2 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

II. – Sector Público y Sector Privado (condonar solo la deuda pública del B. C. E. = acrecienta la desigualdad entre lo público y lo privado)

Los defensores a ultranza del sector público no se paran ante nada y sostienen, que, aumentado solo su sector por cualquier medio, el Estado lo soluciona todo y puede colocarnos a todos, pues están convencidos de estar en posesión de la verdad, aunque con seguridad ninguno de ellos ha trabajado en el sector privado y fuera del paraguas de lo público.

La última propuesta conocida de los salvadores públicos (de todos nosotros y de ellos mismos, por supuesto primero), es la condonación de la deuda pública en poder del Banco Central Europeo (BCE); se presentan como un grupo de economistas, a los que se han unido, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona y el Secretario de Estado de Derechos Sociales (responsable económico de UP) Nacho Álvarez.

Les da igual cualquier cosa, que aumente el sector público, salvo tomar medidas de ajuste y control del gasto público (gasto que siempre lo manejan ellos), pues, todo como dicen es una cuestión política, de forma, que el hecho de que sea ilegal según les leyes de la U. E. la anulación de la deuda, pasa a segunda fila, ya que, lo verdaderamente importante es seguir gastando sin mesura ni control en esas cosas, que ellos llaman, el interés general.

Casi el 25% de la deuda pública europea (2.500.000 millones de euros para toda Europa) se encuentra en manos del B. C. E., lo que en el caso español se cuantifica en más de 300.000 millones de euros. Como ejemplo de su desmesura, la compra masiva de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE) desde marzo de 2020, solo en España supone, que las adquisiciones del B. C. E. ascendieron al 38% del PIB el año pasado; así, los daños económicos provocados por la pandemia y las ayudas públicas aprobadas para apuntalar el empleo y el tejido productivo (como los ertes) y el gasto público descontrolado (como supone el crecimiento del empleo público) han disparado la deuda desde el 95,5% en 2019 al 120,3% en 2020.

Las consecuencias, a medio plazo, de su propuesta de condonación de la deuda no les importa a los defensores de lo público a cualquier precio, ya que, cancelando la deuda de inmediato la orgía de gasto puede volver a empezar, conducta que se puede resumir en una cita popular en Andalucía, “que salga el sol por Antequera”, dicho que se utiliza para expresar incertidumbre ante el resultado de alguna acción, pero con determinación para llevarla a cabo cueste lo que cueste. Es decir, que los que vengan después, que se las apañen como puedan.

La propuesta política de cancelar la deuda pública en manos del BCE, puede ser buena o mala, ilegal o no, pero lo que no puede ser, es que solo se aplique en una dirección; es decir, que solo se anule la deuda de los estados miembros en poder del Banco Central Europeo, dejando a todos los demás fuera, especialmente, al sector privado; en otras palabras, a la mayoría de los ciudadanos.

Es algo irrenunciable, que, si hay condonación de la deuda, debe ser para todos, incluidos los Bancos Nacionales que hayan comprado deuda pública de sus estados y todos los particulares que hayan contraído deudas con entidades bancarias o con cualquier entidad (pública o privada), ya que, de otra forma, la desigualdad y el diferencial entre el sector público y del sector privado sería alarmante.

Suponiendo, que se aceptara la propuesta de cancelación de la deuda y que, a la vez, se excluyera lo privado, se produciría un agravamiento de la diferencia inasumible entre ambos sectores, que conduciría a que entre esos mundos paralelos se abriera un abismo irrecuperable, pasando todo al dominio del sector público y dejando cualquier gasto en manos de los gobiernos de los estados miembros de la Unión, lo que excluiría por sí mismo, la posibilidad de cualquier gasto o inversión realizada por el sector privado, con todas las consecuencias perversas que ello conllevaría.

Dicho de otra forma, si se admite la condonación de la deuda pública en poder el B. C. E., habría que cancelar, también,  la deuda en poder de los bancos de los países miembros y la deuda de particulares y empresas con los bancos y/o entidades financieras, ya que, si se defiende la posibilidad política de utilizar el poder de creación monetaria del BCE para financiar la reconstrucción política y social bajo control democrático, sin duda, esa posibilidad debe ser de todos y para todos sin exclusión alguna, pues todas las medidas deberían ir destinadas, entre otras cosas, a reducir el nivel de desigualdad entre el sector público y el sector privado.

Por otro lado, habría que tener en cuenta, la compensación a aquellos Estados que han reducido su nivel de endeudamiento en lugar de pedir préstamos, aunque los intereses fueran negativos, sin olvidar, también, que se podría dañar la reputación y la independencia de los bancos centrales y de herramientas como los programas de compra de deuda implementados.

N.B.  Condonar solo la deuda pública en manos del B. C. E. de los estados miembros, se quiera admitir o no, acrecienta la desigualdad entre el sector público y el sector privado.

Ninguna nación puede prosperar y recuperarse sin que lo público y lo privado estén embridados, de manera, que no pueden existir mundos paralelos y sociedades desiguales, al haber personas discriminadas por pertenecer a uno u otro sector, como desgraciadamente, está ocurriendo en España y en la U. E., donde lo público se está convirtiendo en hegemónico postergando y eliminando al sector privado.

Los defensores de lo público a ultranza no deben olvidar, encaramados en lo público, que, sin la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones, el país o los países corren el riesgo de quebrar.

Los razonamientos realizados y las conclusiones obtenidas son realidades difícilmente discutibles, ya que, frente a la evidencia no cabe una sola dirección de pensamiento excluyente, que siempre apunta a intereses privativos de grupo, opuestos al bien común de las sociedades democráticas.

Córdoba, a 7 de febrero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Sector Público y Sector Privado – mundos paralelos (sociedades desiguales = personas discriminadas)

Llaman la atención unos datos de la EPA – 4T – 2020, que ponen de relieve un hecho indiscutible y preocupante en extremo, que subyace, en el perverso muro que se está levantando entre el sector público y el sector privado, que está produciendo dos mundo paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos, de manera, que los desequilibrios crecen entre ellos de forma maligna, produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales; donde una, la pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vea, al menos, una posibilidad de reconstruir la igualdad.

Las otras cosas diferenciadoras entre ellas, que marcan la nota discriminatoria, residen, en que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve (ni en España ni en la U. E.), están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte en ruina y, además, esta última, si seguimos este camino perverso, está en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

Solo en España ya hemos superado la mayor cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre, 3.379.100 de individuos con nómina a cargo del contribuyente.

Por lo dicho, veamos algunos datos significativos de la EPA-4T-2020, que pueden llevar a comprender la magnitud de problema y la necesidad imperiosa de hacer frente al asunto, que se quiera admitir o no, es de todos, así:

** INE – 4T – 2020.  En un año, el número total de empleados públicos ha crecido en 125.800 personas, frente al descenso del número de asalariados privados de 730.400 personas.

En un solo ejercicio, el número de trabajadores al servicio de las administraciones (tanto funcionarios como personal laboral o temporales) ha crecido casi un 4%. Concretamente un 3,86%. Esto contrasta, con el desplome en el número de asalariados del sector privado, que se ha hundido un 5,37%, según las cifras que pone de relieve el INE.

**   Otros datos:  

*  Encuesta de Población Activa – Trimestre 4/2020. (miles)

Ocupados:             19.344,3 .

Parados:                 13.719,8 .

Tasa de actividad:  58,19%.

Tasa de paro:         16,13%.

Inactivos:           16,571.4.

Empleados públicos:  3.379.1

* Parados en el Sector Público ninguno, al contrario, crece el empleo. En los 12 últimos meses el empleo se ha incrementado en 125.800 personas en el sector público y ha descendido en 748.400 en el privado.

* En el último año la población activa se ha reducido en 94.700 personas.

* La EPA ha revelado, que 2020 se saldó con 933.600 personas inactivas.

*  En los 12 últimos meses el empleo ha disminuido en 622.600 personas (338.800 hombres y 283.800 mujeres).

* España finalizó el año con una subida del paro de 527.900 personas, un 16,5% más que en 2019, hasta alcanzar la cifra de los 3.719.800 desempleados

*  La EPA no considera parados a los trabajadores en ERTE. Están en su casa sin trabajar y cobrando una prestación, pero las estadísticas los consideran ocupados. Y estamos hablando de 750.000. (Solo Sector Privado, como se ha señalado).

*  Así las cosas, si a los 3.719.800 parados oficiales les sumamos los inactivos y los sometidos a ERTE, la destrucción real del mercado de trabajo (solo sector privado), queda reflejado en una cifra ruinosa. (Paro, además, dopado con 125.000 empleados públicos más). Cifra mínima de personas paradas se sitúa en 5. 528.400.

* En los 12 últimos meses, se han perdido 748.400 empleos en el sector privado, en el público hay 125.800 más.

* El Gobierno (con gasto descontrolado) cerró el año con 3.379.100 individuos, con nómina a cargo del contribuyente.

– La Administración central tiene 554.800 empleados en la actualidad. Es decir, ha crecido en 20.000 personas.

– Las comunidades autónomas han aumentado su plantilla en casi 100.000 personas en 2020, llegando en el cuarto trimestre de 2020 a 1,94 millones de personas. Han crecido en 92.000 trabajadores más.

– En las entidades locales han llegado a 667.200 empleados, creciendo en 2.500 trabajadores más.

– Las empresas públicas han aumentado la plantilla en 11.200 personas, de forma, que ahora tienen a 172.700 empleados.

** En resumen, el sector productivo español es cada vez más pequeño y sostiene a un Estado cada vez más grande, que sólo sabe gastar, subvencionar y aniquilar la riqueza, por cierto, cada vez más difícil de generar y en descenso, como lo prueba la caída del PIB al 11%.

Todo lo expuesto, a pesar de la grave crisis que se ha generado en el País, que ha destruido muchos miles de empleos en el sector privado y ha liquidado o tiene amenazadas de destrucción a demasiadas empresas, sobre todo, pequeñas y medianas, así como, a muchos autónomos.

Lo dicho, pone de manifiesto y refleja, que el Sector Público no ha notado los recortes, que sí ha sufrido el resto de la actividad económica española, vampirizando sin tregua al Sector Privado, razón por la que, las diferencias y los desequilibrios están creando sociedades desiguales, donde la equidad no existe entre ellas.

Para terminar, se mire como se mire, es un imposible, que menos de un tercio de la población de un País sostenga y mantenga a los otros dos tercios, forma, que cuando se agoten las posibilidades de la deuda, los fondos de recuperación de la U. E. y la recaudación del Estado decrezca al límite inadmisible, si no se recupera la productividad y se igualan las dos sociedades resultantes deshaciendo la desigualdad y recuperando las diferencias entre ellas, España (el país, sea el que sea), entrará en barrena y quebrará sin remedio.

Un ejemplo, de lo que defendemos, es el turbio asunto de la compra y suministro de las vacunas en la U. E., donde, salvo error en lo dicho, la Unión, con sus líderes y euro-burócratas al frente, ha llevado a cabo sin consultar y hacer participe al sector privado, unas contrataciones de vacunas, que se han demostrado equivocadas, ya que no hay más que remitirse a los resultados: la U. E. y sus Estados Miembros sin vacunas suficientes, cuando otros países han conseguido, en tiempo y forma, dosis suficientes para todos sus habitantes o, al menos, para cubrir todos sus grupos de riesgo.

N.B.  Es una realidad, que ninguna organización, sea la que sea, puede progresar sin que el Sector Público y el Sector Privado estén embridados, de manera, que no existan mundos paralelos y sociedades desiguales, existiendo personas discriminadas por pertenecer a uno u otro sector, como desgraciadamente, está ocurriendo en España y en la U. E., donde lo público se convierte en la sociedad hegemónica postergando y sometiendo al sector privado.

Si los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades o son ellas mismas, excluyendo a los demás, sin estar dispuestos a bajarse de sus privilegios sagrados, impidiendo la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones, el país o los países y sus organizaciones que los sostienen corren el riesgo de desaparecer.

Los datos de la EPA-4T-2020 expuestos, los razonamientos realizados y las conclusiones obtenidas, son realidades incuestionables, se miren como se miren, ya que, frente a la evidencia no caben interpretaciones oscuras, que siempre apuntan a intereses privativos, opuestos al bien común y general de las sociedades democráticas.

Córdoba, a 31 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.