Tag Archives: desigualdad

II. Sector Público y Sector Privado (desigualdad y discriminación – 4 millones de paro registrado)

El muro que ya hay levantado entre el sector público y el sector privado se acrecienta, existiendo dos mundos paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos, de manera, que se están produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales: donde unala pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vean, al menos, indicios de que se intenta reconstruir la igualdad.

La nota discriminatoria más importante, resideen que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve, están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte camino de la ruina y, además, la privadasi seguimos este camino en dirección contrariaestá en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

*** España ya ha superado la cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre 2020, la cifra de 3.379.100 de personas con nómina a cargo del contribuyente.

Por lo dicho, veamos otros datos significativos de la EPA-4T-2020que pueden llevar a comprender la magnitud de problema y la necesidad imperiosa de hacer frente al asuntoque se quiera admitir o no, es de todos, así:

** INE – 4T – 2020.  En un añoel número total de empleados públicos ha crecido en 125.800 personasfrente al descenso del número de asalariados privados de 730.400 personas.

En un solo ejercicio oficialmenteel número de trabajadores al servicio de las administraciones (tanto funcionarios como personal laboral o temporales) ha crecido casi un 4%. Concretamente un 3,86%. Esto contrastacon el desplome en el número de asalariados del sector privadoque se ha hundido un 5,37%, según las cifras que pone de relieve el INE.

** Encuesta de Población Activa – Trimestre 4/2020. (miles)

Ocupados:             19.344,3.

Parados:                 13.719,8.

Tasa de actividad:  58,19%.

Tasa de paro:         16,13%.

Inactivos:              16.571.4.

Empleados públicos:  3.379.1

* En el último año la población activa se ha reducido en 94.700 personas.

* España finalizó el año con una subida del paro de 527.900 personas, un 16,5% más que en 2019, hasta alcanzar la cifra de los 3.719.800 desempleados

*  Así las cosas, si a los 3.719.800 parados oficiales les sumamos los inactivos y los sometidos a ERTE, la destrucción real del mercado de trabajo (solo sector privado), queda reflejado en una cifra ruinosa. (Paro, además, dopado con 125.000 empleados públicos más).

* El Gobierno (con gasto descontrolado) cerró el año con 3.379.100 individuos, con nómina a cargo del contribuyente.

– La Administración central tiene 554.800 empleados en la actualidad. Es decir, ha crecido en 20.000 personas.

– Las comunidades autónomas han aumentado su plantilla en casi 100.000 personas en 2020, llegando en el cuarto trimestre de 2020 a 1,94 millones de personas. Han crecido en 92.000 trabajadores más.

– En las entidades locales han llegado a 667.200 empleados, creciendo en 2.500 trabajadores más.

– Las empresas públicas han aumentado la plantilla en 11.200 personas, de forma, que ahora tienen a 172.700 empleados.

***   Paro registrado y paro real.

El paro registrado ha superado al cierre de febrero la cifra de los cuatro millones de personas. En concreto, 4.008.789 trabajadores están registrados en las oficinas públicas de empleo, 44.436 más que en enero.

A finales de febrero, los afectados ERTEs se fueron hasta 900.000 personas, frente a los 740.000 trabajadores registrados un mes antes.

Es un hecho no discutido, que todo el paro, los ertes, el subempleo, los inactivos, etc. afectan exclusivamente al sector privado, lo que significa, que la desigualdad aumenta sin barreras de control. (Desgraciadamente, estamos ya en cifra real de paro de los 7 millones de personas).

Además, el sector productivo privado español es cada vez más pequeño y sostiene a un Estado cada vez más grande, que sólo sabe gastar, subvencionar y aniquilar la riqueza, por ciertocada vez más difícil de generar y en descenso, como lo prueba la caída del PIB al 11%.

*** Desde otra perspectiva, la IGAE (Intervención General Administración del Estado – Ministerio de Hacienda), en su Inventario de unidades públicas clasificadas dentro del sector Administraciones Públicas (S.13), dice lo siguiente:

Subsector Administración Central (S.1311): recoge la totalidad de las unidades públicas no de mercado controladas por el Estado, incluyendo la propia Administración General del Estado.

Subsector Administración Regional (S.1312): comprende las unidades públicas no de mercado controladas por la Administración General de cada una de las diecisiete Comunidades Autónomas, identificando para cada unidad la Comunidad Autónoma que ejerce el control.

Subsector Administración Local (S.1313): incluye las corporaciones locales propiamente dichas (identificadas como Administración General) así como, en su caso, las unidades públicas no de mercado controladas por aquéllas.

Subsector Fondos de la Seguridad Social (S.1314), incluye las unidades públicas que gestionan cotizaciones y prestaciones sociales.

Datos por subsector:

Subsector Administración Central (S.1311): 317 unidades.

Subsector Administración Regional (S.1312): 1.314 unidades.

Subsector Administración Local (S.1313): 15.191 unidades.

Subsector Fondos de la Seguridad Social (S.1314): 29 unidades.

Total, de unidades públicas: 16.851.

*** Lo dicho, pone de manifiesto y reflejaque el Sector Público aumenta día a díavampirizando sin tregua al Sector Privado, razón por la que, las diferencias y los desequilibrios están creando sociedades desiguales, donde la equidad está desapareciendo.

Para terminar, es un imposibleque menos de un tercio de la población de un País sostenga y mantenga a los otros dos tercios y que el gasto público esté descontrolado, de forma, que cuando se agoten las posibilidades de la deuda, los fondos de recuperación de la U. E. se gasten (si llegan) y la recaudación del Estado decrezca, si no se recupera la productividad y se igualan las dos sociedades resultantes deshaciendo la desigualdad y recuperando las diferencias entre ellas, España entrará en fase de quiebra sin remedio.

N.B.  Es una realidad, que España no puede recuperarse y progresar sin que el Sector Público y el Sector Privado estén embridados, de manera, que no existan mundos paralelos y sociedades desiguales, existiendo desigualdad y discriminación por pertenecer a uno u otro sector, como desgraciadamente está ocurriendo, donde lo público se convierte en la sociedad hegemónica postergando y sometiendo al sector privado.

Los datos expuestos, los razonamientos realizados y las conclusiones obtenidas, son realidades incuestionables, se miren como se miren, ya que, frente a la evidencia no caben interpretaciones oscurasque siempre apuntan a intereses privativos ideologizadosopuestos al bien común y general de las sociedades democráticas.

Sin control del gasto público solo puede existir desigualdad y discriminación entre los españoles, de forma, que, además, el Estado puede entrar en quiebra y las consecuencias serán desastrosas para la sociedad española.

Destacar, que Andalucía desafortunadamente tiene uno de los niveles más elevados de paro y subempleo (36,3%), aunque si miramos las tasas de desempleo de jóvenes, mayores de 50 años y mujeres la situación es terrible, ya que superamos todo lo imaginable (42%).

En Córdoba en febrero subió el paro en 1.754 personas, en la provincia había el mes pasado 83.265 desempleados (11.482 más que hace un año), un 2,15% más que en enero, de forma, que si se mira la comparativa anual hay una subida del desempleo de un 16%.

Córdoba, a 2 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

II. – Sector Público y Sector Privado (condonar solo la deuda pública del B. C. E. = acrecienta la desigualdad entre lo público y lo privado)

Los defensores a ultranza del sector público no se paran ante nada y sostienen, que, aumentado solo su sector por cualquier medio, el Estado lo soluciona todo y puede colocarnos a todos, pues están convencidos de estar en posesión de la verdad, aunque con seguridad ninguno de ellos ha trabajado en el sector privado y fuera del paraguas de lo público.

La última propuesta conocida de los salvadores públicos (de todos nosotros y de ellos mismos, por supuesto primero), es la condonación de la deuda pública en poder del Banco Central Europeo (BCE); se presentan como un grupo de economistas, a los que se han unido, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona y el Secretario de Estado de Derechos Sociales (responsable económico de UP) Nacho Álvarez.

Les da igual cualquier cosa, que aumente el sector público, salvo tomar medidas de ajuste y control del gasto público (gasto que siempre lo manejan ellos), pues, todo como dicen es una cuestión política, de forma, que el hecho de que sea ilegal según les leyes de la U. E. la anulación de la deuda, pasa a segunda fila, ya que, lo verdaderamente importante es seguir gastando sin mesura ni control en esas cosas, que ellos llaman, el interés general.

Casi el 25% de la deuda pública europea (2.500.000 millones de euros para toda Europa) se encuentra en manos del B. C. E., lo que en el caso español se cuantifica en más de 300.000 millones de euros. Como ejemplo de su desmesura, la compra masiva de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE) desde marzo de 2020, solo en España supone, que las adquisiciones del B. C. E. ascendieron al 38% del PIB el año pasado; así, los daños económicos provocados por la pandemia y las ayudas públicas aprobadas para apuntalar el empleo y el tejido productivo (como los ertes) y el gasto público descontrolado (como supone el crecimiento del empleo público) han disparado la deuda desde el 95,5% en 2019 al 120,3% en 2020.

Las consecuencias, a medio plazo, de su propuesta de condonación de la deuda no les importa a los defensores de lo público a cualquier precio, ya que, cancelando la deuda de inmediato la orgía de gasto puede volver a empezar, conducta que se puede resumir en una cita popular en Andalucía, “que salga el sol por Antequera”, dicho que se utiliza para expresar incertidumbre ante el resultado de alguna acción, pero con determinación para llevarla a cabo cueste lo que cueste. Es decir, que los que vengan después, que se las apañen como puedan.

La propuesta política de cancelar la deuda pública en manos del BCE, puede ser buena o mala, ilegal o no, pero lo que no puede ser, es que solo se aplique en una dirección; es decir, que solo se anule la deuda de los estados miembros en poder del Banco Central Europeo, dejando a todos los demás fuera, especialmente, al sector privado; en otras palabras, a la mayoría de los ciudadanos.

Es algo irrenunciable, que, si hay condonación de la deuda, debe ser para todos, incluidos los Bancos Nacionales que hayan comprado deuda pública de sus estados y todos los particulares que hayan contraído deudas con entidades bancarias o con cualquier entidad (pública o privada), ya que, de otra forma, la desigualdad y el diferencial entre el sector público y del sector privado sería alarmante.

Suponiendo, que se aceptara la propuesta de cancelación de la deuda y que, a la vez, se excluyera lo privado, se produciría un agravamiento de la diferencia inasumible entre ambos sectores, que conduciría a que entre esos mundos paralelos se abriera un abismo irrecuperable, pasando todo al dominio del sector público y dejando cualquier gasto en manos de los gobiernos de los estados miembros de la Unión, lo que excluiría por sí mismo, la posibilidad de cualquier gasto o inversión realizada por el sector privado, con todas las consecuencias perversas que ello conllevaría.

Dicho de otra forma, si se admite la condonación de la deuda pública en poder el B. C. E., habría que cancelar, también,  la deuda en poder de los bancos de los países miembros y la deuda de particulares y empresas con los bancos y/o entidades financieras, ya que, si se defiende la posibilidad política de utilizar el poder de creación monetaria del BCE para financiar la reconstrucción política y social bajo control democrático, sin duda, esa posibilidad debe ser de todos y para todos sin exclusión alguna, pues todas las medidas deberían ir destinadas, entre otras cosas, a reducir el nivel de desigualdad entre el sector público y el sector privado.

Por otro lado, habría que tener en cuenta, la compensación a aquellos Estados que han reducido su nivel de endeudamiento en lugar de pedir préstamos, aunque los intereses fueran negativos, sin olvidar, también, que se podría dañar la reputación y la independencia de los bancos centrales y de herramientas como los programas de compra de deuda implementados.

N.B.  Condonar solo la deuda pública en manos del B. C. E. de los estados miembros, se quiera admitir o no, acrecienta la desigualdad entre el sector público y el sector privado.

Ninguna nación puede prosperar y recuperarse sin que lo público y lo privado estén embridados, de manera, que no pueden existir mundos paralelos y sociedades desiguales, al haber personas discriminadas por pertenecer a uno u otro sector, como desgraciadamente, está ocurriendo en España y en la U. E., donde lo público se está convirtiendo en hegemónico postergando y eliminando al sector privado.

Los defensores de lo público a ultranza no deben olvidar, encaramados en lo público, que, sin la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones, el país o los países corren el riesgo de quebrar.

Los razonamientos realizados y las conclusiones obtenidas son realidades difícilmente discutibles, ya que, frente a la evidencia no cabe una sola dirección de pensamiento excluyente, que siempre apunta a intereses privativos de grupo, opuestos al bien común de las sociedades democráticas.

Córdoba, a 7 de febrero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Sector Público y Sector Privado – mundos paralelos (sociedades desiguales = personas discriminadas)

Llaman la atención unos datos de la EPA – 4T – 2020, que ponen de relieve un hecho indiscutible y preocupante en extremo, que subyace, en el perverso muro que se está levantando entre el sector público y el sector privado, que está produciendo dos mundo paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos, de manera, que los desequilibrios crecen entre ellos de forma maligna, produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales; donde una, la pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vea, al menos, una posibilidad de reconstruir la igualdad.

Las otras cosas diferenciadoras entre ellas, que marcan la nota discriminatoria, residen, en que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve (ni en España ni en la U. E.), están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte en ruina y, además, esta última, si seguimos este camino perverso, está en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

Solo en España ya hemos superado la mayor cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre, 3.379.100 de individuos con nómina a cargo del contribuyente.

Por lo dicho, veamos algunos datos significativos de la EPA-4T-2020, que pueden llevar a comprender la magnitud de problema y la necesidad imperiosa de hacer frente al asunto, que se quiera admitir o no, es de todos, así:

** INE – 4T – 2020.  En un año, el número total de empleados públicos ha crecido en 125.800 personas, frente al descenso del número de asalariados privados de 730.400 personas.

En un solo ejercicio, el número de trabajadores al servicio de las administraciones (tanto funcionarios como personal laboral o temporales) ha crecido casi un 4%. Concretamente un 3,86%. Esto contrasta, con el desplome en el número de asalariados del sector privado, que se ha hundido un 5,37%, según las cifras que pone de relieve el INE.

**   Otros datos:  

*  Encuesta de Población Activa – Trimestre 4/2020. (miles)

Ocupados:             19.344,3 .

Parados:                 13.719,8 .

Tasa de actividad:  58,19%.

Tasa de paro:         16,13%.

Inactivos:           16,571.4.

Empleados públicos:  3.379.1

* Parados en el Sector Público ninguno, al contrario, crece el empleo. En los 12 últimos meses el empleo se ha incrementado en 125.800 personas en el sector público y ha descendido en 748.400 en el privado.

* En el último año la población activa se ha reducido en 94.700 personas.

* La EPA ha revelado, que 2020 se saldó con 933.600 personas inactivas.

*  En los 12 últimos meses el empleo ha disminuido en 622.600 personas (338.800 hombres y 283.800 mujeres).

* España finalizó el año con una subida del paro de 527.900 personas, un 16,5% más que en 2019, hasta alcanzar la cifra de los 3.719.800 desempleados

*  La EPA no considera parados a los trabajadores en ERTE. Están en su casa sin trabajar y cobrando una prestación, pero las estadísticas los consideran ocupados. Y estamos hablando de 750.000. (Solo Sector Privado, como se ha señalado).

*  Así las cosas, si a los 3.719.800 parados oficiales les sumamos los inactivos y los sometidos a ERTE, la destrucción real del mercado de trabajo (solo sector privado), queda reflejado en una cifra ruinosa. (Paro, además, dopado con 125.000 empleados públicos más). Cifra mínima de personas paradas se sitúa en 5. 528.400.

* En los 12 últimos meses, se han perdido 748.400 empleos en el sector privado, en el público hay 125.800 más.

* El Gobierno (con gasto descontrolado) cerró el año con 3.379.100 individuos, con nómina a cargo del contribuyente.

– La Administración central tiene 554.800 empleados en la actualidad. Es decir, ha crecido en 20.000 personas.

– Las comunidades autónomas han aumentado su plantilla en casi 100.000 personas en 2020, llegando en el cuarto trimestre de 2020 a 1,94 millones de personas. Han crecido en 92.000 trabajadores más.

– En las entidades locales han llegado a 667.200 empleados, creciendo en 2.500 trabajadores más.

– Las empresas públicas han aumentado la plantilla en 11.200 personas, de forma, que ahora tienen a 172.700 empleados.

** En resumen, el sector productivo español es cada vez más pequeño y sostiene a un Estado cada vez más grande, que sólo sabe gastar, subvencionar y aniquilar la riqueza, por cierto, cada vez más difícil de generar y en descenso, como lo prueba la caída del PIB al 11%.

Todo lo expuesto, a pesar de la grave crisis que se ha generado en el País, que ha destruido muchos miles de empleos en el sector privado y ha liquidado o tiene amenazadas de destrucción a demasiadas empresas, sobre todo, pequeñas y medianas, así como, a muchos autónomos.

Lo dicho, pone de manifiesto y refleja, que el Sector Público no ha notado los recortes, que sí ha sufrido el resto de la actividad económica española, vampirizando sin tregua al Sector Privado, razón por la que, las diferencias y los desequilibrios están creando sociedades desiguales, donde la equidad no existe entre ellas.

Para terminar, se mire como se mire, es un imposible, que menos de un tercio de la población de un País sostenga y mantenga a los otros dos tercios, forma, que cuando se agoten las posibilidades de la deuda, los fondos de recuperación de la U. E. y la recaudación del Estado decrezca al límite inadmisible, si no se recupera la productividad y se igualan las dos sociedades resultantes deshaciendo la desigualdad y recuperando las diferencias entre ellas, España (el país, sea el que sea), entrará en barrena y quebrará sin remedio.

Un ejemplo, de lo que defendemos, es el turbio asunto de la compra y suministro de las vacunas en la U. E., donde, salvo error en lo dicho, la Unión, con sus líderes y euro-burócratas al frente, ha llevado a cabo sin consultar y hacer participe al sector privado, unas contrataciones de vacunas, que se han demostrado equivocadas, ya que no hay más que remitirse a los resultados: la U. E. y sus Estados Miembros sin vacunas suficientes, cuando otros países han conseguido, en tiempo y forma, dosis suficientes para todos sus habitantes o, al menos, para cubrir todos sus grupos de riesgo.

N.B.  Es una realidad, que ninguna organización, sea la que sea, puede progresar sin que el Sector Público y el Sector Privado estén embridados, de manera, que no existan mundos paralelos y sociedades desiguales, existiendo personas discriminadas por pertenecer a uno u otro sector, como desgraciadamente, está ocurriendo en España y en la U. E., donde lo público se convierte en la sociedad hegemónica postergando y sometiendo al sector privado.

Si los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades o son ellas mismas, excluyendo a los demás, sin estar dispuestos a bajarse de sus privilegios sagrados, impidiendo la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones, el país o los países y sus organizaciones que los sostienen corren el riesgo de desaparecer.

Los datos de la EPA-4T-2020 expuestos, los razonamientos realizados y las conclusiones obtenidas, son realidades incuestionables, se miren como se miren, ya que, frente a la evidencia no caben interpretaciones oscuras, que siempre apuntan a intereses privativos, opuestos al bien común y general de las sociedades democráticas.

Córdoba, a 31 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Paro oculto – jóvenes – mujeres – mayores de 50 años (sector público y privado – desigualdad y opacidad)

Cuando se habla públicamente del desempleo, casi siempre parece que se olvida, lo que podemos concretar como paro oculto, que es una realidad que todos tratan de obviar, pero, que, sin duda, es algo que constituye lo más duro y vidrioso de una situación muy delicada, y, que, por si misma, se convierte en una desigualdad inadmisible para la sociedad española y su desestructurado mercado laboral.

Para definir y contextualizar este pequeño comentario unos datos y unas conclusiones:

 ***   INE – 3T – 2020. (Nota prensa 17-12-2020)

El coste laboral de las empresas se sitúa en 2.525,41 euros por trabajador y mes en el tercer trimestre de 2020, con un descenso del 1,1% respecto al mismo periodo de 2019.

El coste salarial por trabajador y mes disminuye un 0,9% y alcanza los 1.859,12 euros de media. Por su parte, los otros costes bajan un 1,5%, situándose en 666,29 euros por trabajador y mes.

Del coste total por trabajador y mes en el que incurre un empleador por la utilización del factor trabajo, 1.859,12 euros corresponden a salarios y 612,15 euros a cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social. El resto corresponde a indemnizaciones, prestaciones sociales…

El coste laboral en País Vasco y Comunidad de Madrid supera en más de 400 euros la media nacional. En Canarias y Extremadura dicho coste es inferior a la media en la misma cantidad.

Total: 2.525,41.

Andalucía: 2.271,89.

Madrid: 2.979,67.

País Vasco: 3.081,42.

*** Mercado laboral – Doble fractura: territorial y colectivos afectados.

El problema oscuro del paro en España reside en la desigualdad territorial y en la desigualdad entre colectivos, así:

Primero. El coste laboral expuesto de una idea clara de la desigualdad entre CC. AA. y ya explica, porque se produce una diferencia entre ellas, con las consecuencias que se manifiestan en el mercado laboral y en el desempleo en las mismas.

Segundo. Existe una fractura del mercado laboral oculta, que se representa claramente en varios colectivos: jóvenes, mujeres y mayores 50 años.

Así mismo, se descubre una dualidad preocupante entre contratación temporal y fija, que produce una desigualdad perversa y extremadamente dilatada en el tiempo.

Es una realidad, que España cuenta con la tasa de paro juvenil más alta de toda Europa y, además, cerca del 72% de los ocupados menores de 25 años tienen contrato temporal, y, aquí, podemos añadir, además, colectivos de mujeres y trabajadores mayores de 50 años.

Examinado los indicadores del mercado laboral, se puede observar que cualquier indicador genérico esconde una fractura interna del mercado laboralel desempleo juvenil aumenta descontrolado, como lo hace el paro del colectivo de mujeres y trabajadores mayores de 50 años.

Las medidas desplegadas por el Gobierno para suavizar el golpe, como los ertes o los avales a empresas han protegido a una parte importante trabajadores, sin embargo, sigue habiendo algunos colectivos, sin olvidar los  señalados, que sufren la crisis con mucha más intensidad que la mediacomo es el caso, de los trabajadores temporales y de menor formación.

Esta realidad pone de relieve la dualidad extrema de nuestro mercado laboral, razón por la que, los trabajadores más jóvenes, temporales y con menor formación son los más afectados por la inactividad y son los que pasan primero a la lista del paro.

Curiosamente, además, es una realidad preocupante, que aproximadamente un 72% de los ocupados españoles menores de 25 años tienen un contrato temporal. Por si eso fuera poco, la falta de experiencia y de formación deja a los trabajadores más jóvenes fuera de juego, razón por la que, el desempleo entre los jóvenes resulta más acuciada, cuando se produce una actividad económica a la baja; sin olvidar, además, que los sectores productivos más dañados por la crisis, son aquellos más embridados en empleo juvenil, como, la hostelería, turismo y el sector servicios en general, lo que conlleva un efecto pernicioso para este colectivo, produciéndose un paro exponencial en él.

*** La desigualdad oculta, además, se ceba en los distintos territorios, incluso de las propias CC. AA., produciéndose tasas de paro, de contrataciones temporales y salarios a la baja según la zona en la que produce el trabajo, ya que, si hay algo que eleve las diferencias, es la existencia de tejidos productivos desiguales en todos los sentidos, como pueden ser: las diferencias salariales, los efecto del paro, las modalidades de contratación precarias, y, la falta de formación y experiencia laboral.

En Andalucía, por ejemplo, las desigualdades llegan a ser abismales en sus distintos territorios y en las distintas actividades del sector productivo, ya que, las zonas más afectadas por el turismo, la hostelería y todo el sector servicios soportan un desempleo mayor, unas condiciones de trabajo más temporales y precarias y unas diferencias salariales significativas.

***   Por si faltara algo para que la opacidad se convierta en tenebrosa, junto al paro oculto de jóvenes, mujeres  y mayores de 50 años, emergen, se quieran tapar o no, las diferencias que se están produciendo entre  el sector público y el sector privado profundizando en la desigualdad, así: en el primero, paro ninguno y en el segundo, la tasa crece exponencialmente, a pesar de los ertes y otros artificios falaces; sin olvidar, las diferencias salariales entre uno y otro, ya que, el público no solo no derece su retribución, sino que, además, aumenta por los PGE aprobados un 0,9%, mientras el privado baja sus salarios al menos un 20% en el empleo que se mantiene.

N. B.   La opacidad, el paro oculto y las diferencias salariales entre jóvenes, mujeres y mayores de 50 años, entre el sector público y privado y entre los distintos territorios se descubre, como una desigualdad real e inadmisible, sin que se adopten medidas estructurales eficaces e inmediatas.

Pero, a pesar de lo expuesto, nada es comparable con una tasa de desempleo juvenil superior al 42% del colectivo, que, además, se distribuye de forma desigual por territorios y sectores, de manera, que las diferencias se presentan, si no se actúa directamente en este colectivo, como algo irresoluble, así que, hacen falta medidas estructurales y rápidas, que impidan, que la epidemia laboral se extienda cada vez más y con mayor profundidad, convirtiéndose sin remedio en una enfermedad crónica de nuestro mercado de trabajo.

En Andalucía hay zonas y sectores, como ocurre en toda la extensa zona del Campo de Gibraltar, en los sectores turísticos dependientes de la hostelería y los servicios y en los colectivos jóvenes dependientes de la contratación temporal, donde existe, se quiera ver o no, una realidad desgraciada de proporciones desconocidas, que, además, conlleva efectos colaterales perversos como la droga, el tráfico ilegal, la prostitución y la perdida de un capital humano imprescindible para su reactivación económica.

Solo por lo dicho, se explicaría, que en Andalucía la vacunación se convirtiera en una prioridad nacional, ya que, las diferencias en el paro y en la inactividad sobrevenida por la pandemia son tan grandes y tan profundas, que, si no se corta de raíz la enfermedad y se restablece cuanto antes la normalidad productiva, la ruina se convertirá en una desgracia permanente.

Córdoba, a 17 de enero de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

 

Sector público – Sector privado – Desigualdad (diferencias inasumibles y difíciles de corregir)

La EPA – 3T – 2020 ha puesto de manifiesto un problema de desigualdad, en crecimiento descontrolado, entre el Sector Público y el Sector Privado, que supone una importante brecha, que cada vez es más profunda, así:

** Datos EPA – 3T – 20:

*  El empleo privado se sitúa en 15.839.800. El empleo público se sitúa en 3.337.100.

El empleo del sector privado comprende: asalariados del sector privado, empleadores, trabajadores independientes y empresarios sin asalariados, miembros de cooperativas, ayudas familiares y otra situación profesional.

El empleo del sector público comprende todos los asalariados de empresas públicas y de las Administraciones Central y Territoriales, incluidos tanto los trabajadores que cotizan al Régimen General de la Seguridad Social como los adscritos al Sistema Especial de Clases Pasivas.

* La población activa se sitúa en 23.088.700.

Ocupados. 19.176,9. (miles).

Parados. 3.722,9.

Tasa de actividad. 57,83.

Tasa de paro. 16,262.

*  Población de 16 años y más: 39.595,8. (miles)

Activos: 23.088.700.

– Ocupados: 19.176,9. (miles)

– Parados: 3.722,9

– Inactivos: 16.696,0

Ocupados que no han trabajado:  3.592.800.

(Hay 1.142.700 personas que no han podido buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar).

**   El empleo privado se sitúa en 15.839.800. El empleo público se sitúa en 3.337.100. Lo dicho supone que, aproximadamente, el 21% de asalariados dependan de una nómina estatal

En comparación con el año pasado, el incremento del Sec. Púb. ha sido del 3,36%, en cambio el empleo privado se ha desplomado un 4,9%.

* El desempleo, sí o sí, solo ha afectado y afecta al Sector privado.

* Según la Agencia Tributaria, los empleados del sector privado percibieron en 2019 un salario medio de 23.683 euros, mientras que los del sector público llegaron a los 36.387 euros. Esto es, un desfase salarial cercano al 54% (12.700 euros) a favor de los empleados públicos. (Estos datos con todas sus diferencias en aumento, habría que actualizarlos a 2020 y 2021).

* El Consejo de Ministros ha aprobado la oferta de empleo público para 2020, que supondrá unas 28.055 plazas nuevas de personal a cargo de los gastos de personal del Estado.

*  Los Presupuestos Generales del Estado contemplan una subida de sueldo para los empleados públicos del 0,9% en 2021.

* En el sector privado, además, de que el paro solo le ha afectado a él, es un hecho, que el desplome de la actividad, los Ertes y otros condicionantes solo implantados o repercutidos en este Sector, han disminuido los salarios, aproximadamente, un 21,5%, aunque, esta cifra no computa las reducciones de jornada ni la proliferación de contratos a tiempo parcial, la mayoría de ellos temporales y rondando casi todos en salario mínimo.

** La brecha abierta en canal, entre el sector privado y el público en salarios, desempleo, condiciones de trabajo, modalidades de contratación y un largo etc., es de una profundidad tremenda y en aumento, de manera, que se ha producido y se sigue produciendo una desigualdad alarmante entre ambos Sectores.

Es cierto, que será difícil, por no decir improbable o imposible, combatir la desigualdad entre el sector público y el privado, pero se quiera o no, no hay otra, ya que, el empleo privado se sitúa en 15.839.800 trabajadores y el empleo público se sitúa en 3.337.100 empleados, a parte, que hay que dar trabajo a una cantidad creciente de inactivos (16.696,0. miles) y ocupados que no han trabajado (3.592.800). Si solo confiamos en los subsidios y en las ayudas la recuperación será imposible, ya que, no solo es imprescindible crear empleo, sino que, para ello, es imprescindible, también, que las condiciones del mercado de trabajo privado         mejoren en todos los sentidos sensiblemente; solo así será posible reconstruir nuestro mercado de trabajo, de otra forma, iremos sin remedio a una sociedad subvencionada imposible de mantener a medio y/o largo plazo.

Hay que poner en marcha medidas estructurales profundas, de todas las clases y colores, para incentivar la recuperación de nuestro mercado de trabajo, que necesariamente, deben estar basadas en la flexibilidad laboral, la mejora de la productividad, el control del gasto improductivo y en la apertura de nuevas rutas de trabajo, pues está claro, que cambiamos y nos adaptamos a las nuevas realidades, o nunca saldremos de esta desgraciada situación laboral en la que estamos.

N. B.  La desigualdad y la brecha salarial y de derechos entre el Sector público y Sector privado es una realidad inasumible y, además, muy difícil de corregir, sobre todo, si como está ocurriendo, no vamos todos juntos y no se toman medidas estructurales urgentes, profundas y eficaces.

Las diferencias apuntadas, si no se corrigen irán en aumento y, sin duda, provocarán graves conflictos sociales, pues no puede ser que una tercera parte del País, mantenga a dos terceras partes, cuando, además, 3.337.100 de personas empleados públicos, junto con más de 9.000.000 de pensionistas, tienen mejores condiciones de vida que ellos. La situación podrá durar, lo que dure, que será poco, pero es evidente que terminará por explotar.

Es un hecho indiscutible, que subir solo los salarios de los empleados públicos y las pensiones, conlleva un desequilibrio social y económico insoportable, que ninguna sociedad puede soportar o asumir por mucho tiempo.

La C. E. dice en su art. 14, que los españoles son iguales en todos los sentidos y sin que se admitan diferencias por motivo alguno.

Córdoba, a 31 de octubre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.