Tag Archives: Seguridad Social

Mitad y mitad IV (autónomos y empresas)

Decía en otro artículo, que seguimos con un profundo agujero en materia de empleo en nuestro mercado laboral, de manera, que la mitad y mitad de las que venimos hablando, se evidencian en una serie de puntos críticos de nuestra economía. La recuperación no se produce por ahora, ya que, la realidad es que hay muchos autónomos y muchas empresas haciendo equilibrios y viviendo en situación de máxima dificultad, por no hablar, de las grandes empresas con sus compensaciones en materia de personal, como las de banca, así:

1º.- Al terminar, el verano ha dejado unas mitades negativas con una caída de las afiliaciones de 118.000 bajas en la S. S., de las que parece, que un 7% a un 9% de ellas fueron de empleados por cuenta propia. Lo que significa, que estábamos viviendo una hornada de falsos autónomos, en sectores que están unidos desde siempre al trabajo por cuenta ajena y no al empleo por cuenta propia. Es decir, que la caída de las afiliaciones en los sectores del comercio, del transporte y/o de la construcción en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos estimadas cerca de 7.400 trabajadores por cuenta propia, pone sobre la mesa y prueba, que se había creado un enjuague oscuro con un aumento falso de autónomos.

2º.- Por otro lado,  en España se han iniciado aproximadamente unos 3.900 procedimientos de concurso y unas 18.800 disoluciones de sociedades hasta agosto.

Es evidente, que muchas de esas empresas eran unidades productivas zombis, de probada insolvencia, que, además, no podrán hacer frente a las indemnizaciones que le corresponden de sus trabajadores, recayendo el pago sobre el Fondo de Garantía Salarial, hasta que tenga recursos, y, generando también una litigiosidad tremenda, que colapsará aún más los Juzgados de lo Social.

Del total de concursos presentados en agosto, las mini-empresas (el autónomo y uno dos trabajadores) se estima están por encima del 76%, las pequeñas del 23% y casi del 2% las medianas, lo que se quiera ver o no, supone, que las llamadas empresas zombis, adormecidas en ertes y en préstamos irredentos, han empezado a dar la cara y a aparecer tal como son, con sus efectos negativos sobre el empleo.

Aunque no solo son las empresas pequeñas, ya que, ejemplos como, *el B. Sabadell que prescinde de 4.600 empleados o más, o *los casos de eres del B. de Santander, BBVA, UnicajaBank o Caixabank, ponen de manifiesto, que la recuperación publicitada del empleo en España, con los datos dopados de los Ministerios de Trabajo y de Inclusión, S. S y Migraciones, es otro cuento difícil de creer.

*** Las dos mitades señaladas destapan la durísima realidad de nuestro mercado de trabajo, y, muestran, que el paro sigue en las mismas cifras de siempre, es decir, que la recuperación social y económica publicitada es simplemente mentira, lo que lleva a exigir, lo que venimos pidiendo una y otra vez: Una información veraz, completa e inmediata, como forma, de iniciar cualquier reforma de nuestro mercado de trabajo.

¿Alguien se cree los datos dopados sobre el descenso del paro de los Ministerios de Trabajo y de Inclusión, S. S. y M. dirigidos por la Srª. Díaz y el Sr. Escrivá?

Reitero, que en España hay que diseñar un verdadero mercado laboral, que cree empleo, lo que pone de manifiesto la necesidad urgente de medidas de reforma viables y aplicables, que, además, sean aceptadas por los poderes públicos, por todas las instituciones y organizaciones y por las empresas y trabajadores, lo que implica una legislación abierta, flexible eficaz y consensuada; dicho de otra manera, es imprescindible estructurar un espacio de trabajo abierto a todos dominado por la justicia y la equidad.

N.B. Esta mitad y mitad de autónomos y empresas descrita, demuestra, que será imposible solucionar el problema del paro y del empleo en España sin aumentar la productividad, la competitividad y la eficiencia de la empresa, y, sin que los trabajadores rentables vean compensado su esfuerzo con mejoras de sus condiciones de trabajo a nivel individual, ya que, una recuperación sólida requiere una reforma urgente, que agilice y libere nuestro mercado de trabajo, siempre teniendo en cuenta su verdadera naturaleza y realidad. 

La situación o nivel de desempleo en España es una situación insostenible por más tiempo, de forma, que, sin una reforma del mercado de trabajo compartida y consensuada, la temporalidad y demás lacras del empleo en España serán permanentes. La posible unilateralidad impuesta normativamente en la reforma laboral ya no convence a nadie, de forma, que nace viciada de raíz, porque los españoles no creen en ella y en su posible aplicación, a la vez, que sus efectos se perciben como nocivos para la creación de empleo.

Los nuevos mercados y sus figuras contractuales de trabajo independiente exigen flexibilidad y productividad, estando marcados por la competencia, la rentabilidad y la libertad de contratación. Todo lo demás, que implique imposición normativa colectivizada como remedio, está condenado al fracaso y a la destrucción de empleo.  

Córdoba, a 5 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

S. S. – Pensiones – Sector Público y Sector Privado – Sociedad Civil – Fondos Europeos (impuestos -desigualdad – rotura – reparto)

Cuatro asuntos llaman la atención ahora en España, y, ninguno parece bueno para los españoles, pues todo se reduce a más: -presión impositiva-, -desigualdad-, -rotura- y -reparto desigual-, además, se llevan a cabo las distorsiones sobre los derechos y libertades de los españoles, a base de falta de -transparencia-, de -información veraz- y de -vulneración de la Ley-.

Simplemente, se trata de correr un tupido y vidrioso velo sobre la verdad, aplicando políticas de ideologías excluyentes de forma unilateral, de manera, que se *disfrazan los problemas dilatándolos en el tiempo, *desequilibrando la igualdad entre lo publico y lo privado, *colando más imposición fiscal, *rompiendo la sociedad civil y *creando un sistema de reparto de los fondos de recuperación de la U. E. opaco y discriminatorio, dominado por meros criterios políticos arbitrarios y unidireccionales, regido por el mantra progresista:  todo para unos pocos y el resto para la mayoría sumisa y cautiva.

Señalaré esos cuatro asuntos, lo que no implica que haya otros de parecida importancia:

1.- La Seguridad Social y sus pensiones cuya reforma fallida se anuncia, a base de asociar las subidas al IPC, más impuestos y eliminando el factor de sostenibilidad del sistema, trasladando el problema a 20 años.

2.- La desigualdad creciente entre Sector Público y Sector Privado, que alcanza ya niveles preocupantes en todas las ratios, que se pueden analizar.

3.- Despedazamiento continuo de la sociedad civil, mientras el poder público ocupa su lugar.

4.- Reparto de los Fondos europeos, donde rige la opacidad y la falta de información veraz, ya que, la propia Airef acusa al Gobierno de falta de transparencia con los fondos europeos, de manera, que ve -muy difícil- poder estimar el impacto que van a tener los fondos en el PIB, porque no se conocen los detalles de lo que planea el Gobierno.

* En relación con el primer punto, según se está filtrando por los canales oficiosos, la reforma se concretaría –en un blindaje de la revalorización de las pensiones-, que quedan ligadas al IPC, –en una supresión del factor de sostenibilidad- que iba ligado a la esperanza de vida, y, –en una subida de impuestos- para lograr un pretendido equilibrio financiero de las cuentas de la S. S.

Si esa es la reforma, sin duda, existe una amenaza cierta sobre la viabilidad futura del sistema de protección pública, que es uno de los pilares de nuestro estado de bienestar.

* En relación con el segundo punto, el muro, que ya hay levantado entre el sector público y el sector privado, se acrecienta, existiendo dos mundos paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos; de manera, que se están produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales: donde unala pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vean, al menos, indicios de que se intenta reconstruir la igualdad.

La nota discriminatoria más importante, resideen que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve, están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte camino de la ruina y, además, la privadasi seguimos este camino en dirección contraria, está en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

Como ejemplo de lo dicho:

@España ya ha superado la cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre 2020, la cifra de 3.379.100 de personas con nómina a cargo del contribuyente, sin que exista paro en este sector, que se traslada en su integridad al sector privado.

@Así mismo, las retribuciones de los empleados públicos, ya superan en un 20% los salarios de los empleados del sector privado.

* En relación con el tercer punto, es una realidad inquietante la ruptura de la sociedad civil, mientras el poder público ocupa su lugar.

En España la sociedad civil y sus asociaciones y articulaciones se están deshaciendo, merced a una política extremista de tintes colectivos, que no admite otras realidades que las suyas, dirigiéndose sin pausa, día a día, a asfixiar todo aquello que no controlan o se representa como algo diferente a sus ideas autoritarias.

Desaparecida la sociedad civil, solo quedarán las asociaciones tuteladas desde lo público, con un aumento del gasto innecesario e improductivo, que se cubrirá, en una huida hasta donde se llegue, a base de más impuestos a los españoles, con emisiones de deuda hasta el límite, y, empobrecimiento paulatino del sector privado.

* En relación con el cuarto punto, es otra realidad preocupante, la absoluta falta de transparencia y de información veraz sobre el reparto de los fondos europeos.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha acusado al Gobierno (Comisión de Hacienda del Congreso), de falta de transparencia con el Plan de Recuperación en el que se determina (eso dicen), cómo se van a gastar los 72.000 millones de euros en transferencias de los fondos europeos; de ahí, que la Airef vea –muy difícil– poder estimar el impacto que los fondos van a tener en la recuperación económica, ya que, aprecia –incertidumbre– respecto al Plan de Recuperación, al faltar en el mismo los objetivos fiscales, cuyo conocimiento sería necesario e imprescindible.

N.B.  Cuatro asuntos llaman la atención ahora en España, y, ninguno parece bueno para los españoles: *S. S. – Pensiones – *Sector Público y Sector Privado – *Sociedad Civil -, y, *Fondos Europeos, pues, solo se ven realmente dificultades futuras para el sistema de S. S., más impuestos, más desigualdad, rotura progresiva de la sociedad civil y un reparto opaco y arbitrario de los fondos de recuperación.

Sin igualdad y sin seguridad jurídica la confianza de los ciudadanos desparece, y, sin duda, son los pilares de cualquier recuperación en libertad y armonía dentro de la Ley, que debe ser respetada por todos, especialmente, por los poderes públicos. La arbitrariedad en el ejercicio del poder es lo contrario al estado de derecho en una democracia plena.

La Constitución y sus derechos fundamentales consagrados, como la libertad de expresión y el derecho a una información veraz, son el armazón de nuestra libertad y de nuestro Estado de Derecho.

Cualquier actuación arbitraria de los poderes públicos, que viole el principio de legalidad y nuestras libertades, socaba el estado de derecho constitucional, destruyendo el fundamento del orden político y de la paz social en la democracia española.

Córdoba, a 1 de julio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Asuntos pendientes (poderes públicos en espera y dedicados a sus necesidades básicas)

El estado de alarma aprobado contra el art. 116 de la C. E., ha supuesto, una limitación extraordinaria o de eliminación de nuestros derechos y libertades fundamentales consagrados en la Constitución de 1978, que tiene difícil encaje en nuestro Estado Social y Democrático de Derecho (art. 1.1 C. E.), aunque ese no es, el único asunto pendiente que tenemos en España, de manera, que conviene señalar algunas de esas prioridades que debemos de afrontar:

* La vacunación lenta y sin posibilidades de mejorar por ahora, de forma, que esta es sin la menor duda una prioridad.

* La concreción ante Bruselas del Plan de Recuperación, que debe aportar soluciones de conformidad con las exigencias de la U.E., que tiene fecha límite, aunque, luego se prorrogue ante la tardanza de algunos Países miembros.  

* La Seguridad Social con las pensiones al frente que exige unas reformas urgentes y que es uno de los escollos señalados y vigilados por la U. E.

* La reforma laboral que no puede ir contra las peticiones de Europa y que hay que concretar en el Plan, antes o después.

* La deuda.  España aparece como la 5ª. economía más endeudada del mundo, con una ratio sobre PIB del 120%, sólo por detrás de Japón, Grecia, Italia y Singapur. El Banco de España confirma que 2020 cerró con una deuda récord de 1,35 billones. En 2020 la deuda aumentó en 7,6 billones de euros y para 2021 se espera que la misma aumente en otros 3,2 billones de euros.

* El paro problema en el que somos los campeones de Europa, de manera, que nuestro desempleo real (paro oficial + ertes + inactivos + paro oculto + incapacitados permanentes sociales), sin la menor duda, supera la cifra de 6 millones de personas, además, está distribuido irregularmente por territorios y sectores productivos produciendo una tremenda desigualdad.

* El déficit público en aumento exponencial por un gasto público descontrolado.

* Las diferencias entre el sector público y el sector privado qué crece día a día en detrimento del último, que nos está llevando a una desigualdad inasumible. Es imposible, que un tercio de la población mantenga indefinidamente a dos tercios, pues los recursos a la deuda y al déficit tienen un límite.

* La recuperación creativa del tejido productivo afrontando las nuevas realidades económicas y de productividad, que exige medidas estructurales profundas y urgentes.

* La imprescindible recualificación de los trabajadores, adecuándoles a la nueva economía, lo que pasa necesariamente por una formación continua y de calidad.

* Resolver con rapidez los problemas de nuestro Estado de Derecho, haciendo verdadera la división de poderes y recuperando nuestros derechos y libertades.    

*** Es un hecho evidente, que todos los partidos políticos con sus gobiernos están implicados exclusivamente en las elecciones, cosa que imagino debe ser una prioridad para ellos, sin embargo, dejar en “estand by” todos los asuntos pendientes es una temeridad manifiesta, pues España no se puede paralizar completamente, máxime, cuando tenemos al poder judicial cautivo y maniatado, y, al Tribunal Constitucional dedicado a sus aventuras políticas, demostrando, que lo que debía ser un lugar de cobijo y amparo para los españoles, se ha convertido en un lodazal político.

Así mismo, es una realidad, que, sin la participación social en la toma de decisiones y su implementación, acompañada de una información veraz inmediata y completa, las posibles soluciones están ubicadas en el vacío.

La Constitución Española dice en su art. 1. 2., que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

En España el Estado de Derecho está diluyéndose y desapareciendo, mientras el español de a pie está cautivo e indefenso, en una incertidumbre y en una desconfianza crecientes, viendo como sus esperanzas desaparecen. Al pueblo del que emana la soberanía según la C. E., se le ningunea de forma permanente, a la vez, que se le pide responsabilidad y se le acusa de irresponsabilidad, mientras asiste incrédulo a la completa falta de ejemplaridad de los poderes públicos.

N.B.  La realidad es que asuntos pendientes hay bastantes, algunos de ellos muy urgentes, pero los poderes públicos de España están en espera y dedicados a sus necesidades básicas, que ciertamente no son las de los ciudadanos.

Ni que decir tiene, que un nuevo estado alarmante no resolvería nuestros problemas precitados, sino que los complicaría sin remedio, y, sin la menor duda, anularía la soberanía del Pueblo de nuevo, realizándose un despojo de la misma con claro abuso de derecho, de forma, que la confianza de los españoles en el estado de derecho se difuminaría aún más, máxime, cuando la división de poderes está en entredicho, y,cuando, además, se contemplan ciertas actuaciones de los poderes públicos hegemónicos y de algunos jueces embridados y dependientes de su ideología, despreciando el respeto a la ley, que el art. 10 de la Constitución consagra.

La única posición viable es intentar resolver los problemas citados con la participación de la sociedad civil, que ha demostrado una responsabilidad indiscutible y plena.  

Córdoba, a 20 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Adivinanzas: S. S. – pensiones – y Fondo Recuperación U. E. (misterio – retrasos – incertidumbre)

 Aquí aparecen unas adivinanzas inquietantes, de manera, que para el que no entienda, le diré, que una adivinanza (un acertijo) es, una oración que trata de concretar algo de forma indirecta, para que cualquiera pueda acertar de que se trata, así, por ejemplo:

Los policías tiraron la puerta abajo en una fiesta ilegal de Madrid, porque no existía otro medio.

(Respuesta -mentira-, ya que, una orden judicial para entrar en un domicilio particular en el estado en que estamos, se obtiene en poco rato en el Juzgado de Guardia, sin necesidad de vulnerar un derecho fundamental, como la inviolabilidad del domicilio, que consagra el art. 18 de la C. E.).

Tan conflictivas como la anterior adivinanza, son, las dos dobles, que ahora les propongo:

1ª.- ¿Qué Fondos económicos están en el aire cuando unos empujan por necesidad y otros controlan y deciden por poder?

2ª.- ¿Qué Ministro promete, pero no cumple?

*** Por lo expuesto, se impone una explicación para entender ambas adivinanzas dobles, de cuyo resultado dependemos muchos en la U. E. y en España, así que, vamos a ello:

  • La primera adivinanza se encalla en los estados miembros de la U. E., ya que, mientras unos países, como España, tienen prisa y necesidad inmediata, otros, dilatan los tiempos acuciados por sus ciudadanos, que no ven claro ¿por qué?, <<tienen que dar dinero a los países que, según ellos creen, derrochan y gastan en asuntos superfluos e innecesarios>>.  

Los medios de control y retraso son muchos y variados, además, siempre aparecen otros nuevos, de manera, que no son solo los posibles vetos, sino, que algunos Estados implicados han puesto en marcha la carrera de obstáculos, mientras otros, se retrasan en sus planes con la finalidad de marear la burra del incumplimiento de sus ofertas, por si al final cuela.

La respuesta a esta adivinanza es clara, sin la menor duda, a nadie se lo oculta, que se trata de los Fondos de Recuperación de la U. E. (750.000 millones de euros, de los que España espera recibir 140.000 millones, la mitad a fondo perdido, de los que ya ha comprometido en sus -PGE-2021- 27.000 millones).

** La adivinanza verdadera está en saber de verdad, ¿cuándo esos fondos llegarán a los estados miembros?, que algunos, como España, los necesitan con urgencia.

Por ahora, se desconoce si algún País de la Unión hará uso de su derecho de veto, aunque los indicios parecen muy negativos, sin embargo, ya hay un obstáculo imprevisto en marcha, representado por el Tribunal Constitucional de Alemania, que ha admitido una demanda contra el Fondo de Recuperación, alegando los reclamantes, que el Fondo de recuperación va en contra del derecho de la propia U. E. y de la Constitución alemana, que prohíbe al País endeudarse en el exterior.

La respuesta a esta adivinanza es perversa, ya que, ahora mismo, tal y como están las cosas, es casi imposible de concretar y/o acertar, de manera, que los fondos de recuperación están en el aire y nadie sabe con certeza, el cuando ni el como de su verdadera realidad.

  • La segunda adivinanza aparece, cuando el “Ente” de la S. S. española se muestra, en toda su crudeza,  con su cuento oficial de los gastos impropios y su ruina, y, cuando, además, el incumplidor Ministro del ramo, Sr. Escrivá, ha demostrado que es incapaz de controlar el sistema de pensiones, dando largas a las soluciones y a las reformas verdaderas; de forma, que hasta la fecha se mueve en el mundo de la ensoñación, habiendo dilapidado en un  año todo su prestigio que traía de la AIReF, demostrando, que no sabe que hacer ni que dirección tomar, principalmente, porque está claro, que es ineficaz, incompetente, inepto e inhábil sin ser malicioso en el juicio, aunque, siempre, cabe, otra calificación más rigurosa de su actuación, que se adentra en el mundo de lo tenebroso.

La respuesta a esta adivinanza es clara y meridiana, nos referimos al Ministro de S. S., Inclusión y otras cosas, que se muestra incapaz de decir a los españoles, especialmente, a los pensionistas, la verdad de la situación económica negativa del Tesoro Público de España y no solo de las cuentas de la S. S., que se encuentran al borde del colapso financiero, si no se adoptan con carácter urgente reformas estructurales profundas en las cuentas del País, y, con mayor premura, para solucionar la situación ruinosa y desalentadora de la S. S., como exige la U. E.

** La verdadera adivinanza que surge de la anterior es, ¿si el Ministro Escrivá reformará y ajustará las pensiones a su realidad económica o se irá su casa a descansar después de un improbado esfuerzo?

Esta adivinanza por ahora carece de respuesta, aunque a la vista de lo que hay crece la desesperanza.

Solo queda, reafirmar algo evidente, que los recursos del Estado vengan de donde vengan y se llamen como se quiera, van dirigidos a sufragar todos los gastos del mismo, y, por tanto, hablar de gastos impropios y/o de préstamos a la S. S. es una ficción. 

Es indiscutible, que lo que se pone como gasto impropio, préstamo o transferencia a cualquier Departamento del Estado, debe salir de otro sitio del mismo puchero, de donde se quita, lo que implica que el dinero, se mire como se mire, siempre es el mismo; por ejemplo, hablar de ingresos de impuestos y de ingresos de cotizaciones sociales, está muy bien, pero realmente todo son impuestos del Estado y su importe total va al mismo baúl, que es el Tesoro Público de España.

En resumenno hay más dinero que el que hay y se puede distribuir como se quiera, pero siempre será el mismo.

La huida a no se sabe a dónde, es evidente, lo mismo, que no se sabe hasta dónde llegará, pero eso no es importante, para eso están las esperanzas complicadas-bloqueadas en los Fondos de la U. E., la deuda y el déficit, y hasta donde se llegue llegó.

N. B.  Las adivinanzas expuestas sobre la S. S. – pensiones en España y sobre el Fondo de Recuperación de la U. E., son un misterio lleno de incertidumbre, pero, sin la menor duda, son preocupantes para todos los españoles.

No es cierto, que la S. S. sea un Ente maravilloso, que flota en el vacío de los gastos impropios, de los préstamos y de las transferencias del Estado benefactor inacabable, a pesar de las predicciones contables y ficticias del Ministro Escrivá, cuando, sin duda, cada vez más, el final desequilibrado está más cerca, así, que, o resolvemos la adivinanza, o cabalgamos hacia el desastre final.

Así mismo, si a España no llegan ya los Fondos de Recuperación de la U. E.no solo va a ser un mal despertar, sino la vuelta a la realidad que nos absorberá, pues, no se podrá aguantar un gasto público alejado de la verdad, y, los ajustes llegarán por la U. E., por la simple razón, de que la Unión sabe, que la ruina de España, supone la debacle de Europa.

Córdoba, a 3 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Pacto de Toledo – S. S. – Pensiones – IPC (historia de una desgracia)

Escribir sobre este asunto, es lo más parecido que conozco a pegarse un tiro en el pie, pues con seguridad, muchos están abducidos por una propaganda torticera pública y privada, otros simplemente están interesados por su propia situación de perceptores de una prestación, otros son políticos que solo buscan votos a cualquier precio y, finalmente, otros están convencidos de estar en posesión de la verdad. A pesar de ello, después de muchos años dedicado e implicado en la S. S., dentro y fuera, asumo la obligación de explicar mi opinión sobre un tema vidrioso y del que todos tienen formada una visión, que consideran acertada e indiscutible.

Al día de hoy, por la situación de ruina que arrastramos, es extremadamente delicado hablar del Pacto de Toledo y de sus últimos acuerdos, ya que, estando de acuerdo con su contenido (¿quién no puede estar de acuerdo con subir la pensiones y unirlas al IPC anual?), es imposible compartirlo, si se quiere ir a un Sistema de S. S. viable y posible, cosa, que no solo dice el que escribe, sino el B. de España, la Airef, la U. E., el FMI, y casi todos los expertos e instituciones, públicas y privadas, que conocen e informan sobre el tema.

En el Pacto de Toledo Gobierno y oposición han aprobado una “reforma profunda” de las pensiones (ruego perdonen el dislate), acordando anexar las pensiones al IPC y llevando a cabo un engaño masivo, que implica un aumento del gasto imposible de sostener, imponiendo un sistema con caída al vacío y hurtando a los españoles la realidad del fracaso de un modelo agotado y ruinoso.

El sistema no da más de sí, pero “todos los políticos sin exclusión” siguen empeñados en ocultar y solapar esta clamorosa realidad, porque en el electorado español son significativos más de 9 millones de pensionistas. Piensan, que el último es tonto de remate y lo demás les da igual (pan para hoy y hambre para mañana).

Ligar las pensiones al IPC es mantener un imposible y un ejercicio de demagogia disparatado. En España un tercio del gasto público se destina al pago de pensiones (160.000 millones en 2021), cifra que no hará más que aumentar, ya que, nuestro País presenta una tasa de esperanza de vida en crecimiento exponencial y una de natalidad en decrecimiento continuado.

Las pensiones en su estructura actual son insostenibles, diga lo que diga, el Pacto de Toledo, ya que, la población activa no podrá sostener un sistema atrabiliario y dislocado.

(Datos EPA. 3T. 2020. Población total: 47.329.981. Activos. Ocupados: 19.176.900 + Parados: 3.722.900 = 22.899.800. Pensiones: Octubre – 2020 – 9,77 millones, lo que implica que hay más de 9 millones de pensionistas).

Racionalmente, resulta admitido casi por unanimidad por todos los expertos, que el objetivo para mantener el sistema debería ser avanzar hacia un tipo contributivo, aunque la parte asistencial seguiría existiendo por imposición del artículo 41 de la C E., por lo que se precisaría, recuperar el factor de sostenibilidad, mejorar a los trabajadores que retrasen su jubilación, fomentar el ahorro privado con planes de empresa, abrir una cuenta de ahorro a largo plazo a los mayores de edad con cargo al Estado y, así, un largo etc. de medidas, que el Pacto de Toledo ha ignorado, haciendo un brindis al sol.

El Acuerdo del Pacto de Toledo, con su aprobación inexplicable de la realidad y complaciente con una temerosa alianza de todos contra todos y caiga quien caiga, se limita a engañar a los españoles, ya que, sí o sí, con lo aprobado, se está expoliando el ahorro conjunto de los activos para sufragar unas pensiones desfasadas, que impedirán sostener a sus perceptores futuros.

Finalmente, no se puede olvidar, que la Constitución Española establece en su artículo 41, “que los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres”.

Es por ello, que nadie pude obviar, que todos los españoles tienen derecho a unas prestaciones suficientes y que el desempleo, se quiera o no se quiera, esta dentro del Sistema de S. S., razón por la que cuando de habla de -gastos impropios-, que se quieren sacar de las cuentas de la S. S., entiendo que se está olvidando nuestra Carta Magna en estos supuestos.

El problema no está en subir las prestaciones cuando no se puede financieramente, sino que en España los recursos del Sistema de S. S. no se distribuyen en base al principio de igualdad constitucional (art. 14 C. E.), de forma, que entre la prestación por ejemplo, de una viuda/o y la prestación máxima de jubilación existe un abismo de desigualdad, y, no me sirve, que se diga, que la diferencia está en que se ha cotizado más al Sistema (aunque siempre con aportaciones topadas), ya que cuando la S. S. pasa a ser financiada con impuestos de todos los ciudadanos (en 2020 los prestamos del Estado han sido de 51.000 millones, sin hablar del déficit de la S. S. que será pagado siempre por el Estado),  ese argumento no sirve ni puede tener valor alguno.

N. B.  Creo, el acuerdo del Pacto de Toledo sobre las pensiones indexándolas al IPC es un disparate, aunque todos los políticos benefactores, a sabiendas, han creado a los españoles un buen sueño imaginario, tan bueno que nos lo podemos creer, es decir, la S. S. es un Ente maravilloso, que flota en el vacío de los gastos impropios, de los préstamos y de las transferencias del Estado benefactor inacabable.

Discutir una cosa tan buena, se presenta complicado, aunque todos los españoles perciben, que es un engaño y que la realidad es mucho más perversa, aunque, ¿quién se atreve con la verdad oficial, aplaudida por todos los políticos y todos los medios de comunicación buenistas de un bienestar necesario, según el Pacto de Toledo talismán indiscutible y oráculo de la verdad?

Sin embargo, el final desequilibrado está más cerca, así, que, o corregimos en rumbo, o cabalgamos hacia el desastre final. Es necesario volver a la realidad, pues, se diga lo que diga el Pacto de Toledo y sus voceros, no se podrá aguantar un gasto público alejado de la verdad, y, los ajustes llegarán impuestos por la U. E., por la simple razón, de que la Unión sabe que el sistema actual es inviable.

La S. S. no podrá seguir flotando en el vacío intemporal de su propia realidad deficitaria, razón por la que muchos esperamos, que la cordura y la responsabilidad vuelvan cuanto antes.

Córdoba, a 22 de noviembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.