Tag Archives: impuestos

Valor de referencia de los bienes inmuebles (se determinará con el límite del valor de mercado)

El jueves 14 de octubre de 2021 en el BOE (Nº. 246. Sec. I. Pág. 124987) se ha publicado la Orden –HFP/1104/2021, de 7 de octubre-, por la que se aprueba el factor de minoración aplicable para la determinación de los valores de referencia de los inmuebles:

<<Artículo 1. Factor de minoración para inmuebles urbanos.

Con el fin de que el valor de referencia de los bienes inmuebles urbanos no supere el valor de mercado, en su determinación será de aplicación el factor de minoración (FM) 0,9.>>

** La Norma citada significa, que el Catastro comenzará a valorar los inmuebles respecto al -valor de mercado-, que se hará con el valor de referencia de los bienes inmuebles.

Según dice la Orden (HFP/1104/2021, de 7 de octubre) en su inicio de presentación, el valor de referencia de los inmuebles se determinará, anualmente, por aplicación de módulos de valor medio, basados en los precios de todas las compraventas de inmuebles efectivamente realizadas ante fedatario y obtenidos en el marco de informes anuales del mercado inmobiliario, en función de las características catastrales de cada inmueble.

** El -valor real- que refleja la escritura pública queda como un engaño público, ya que, el -valor de mercado- pasará a ser el precio más probable por el cual podría trasmitirse el inmueble a efectos impositivos, según las operaciones que recoge el Gobierno: A ese valor se le aplicará el nuevo coeficiente de minoración del 0,9%, que no podrá superar el valor de mercado.

** Lo anterior implica que Hacienda prende la mecha de la subida de los impuestos a los bienes inmuebles, usando, a mayor inri, un sortilegio trastero y trasero, que significa, que la mayoría de inmuebles valdrán más y que su fiscalidad aumentará; es decir, suben todas las imposiciones sobre los inmuebles, sean estatales, autonómicas, provinciales o municipales.

Se dice oficialmente, que los valores catastrales vigentes no se verán afectados, por lo que esta nueva norma no tendrá ningún efecto en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), cosa que podría ser, pero la única verdad palpable es que los inmuebles valdrán más, razón por la que la subida fiscal de todos los impuestos, tasas y derivados será importante.

Por otro lado, en España gran parte del ahorro de las clases medias se ha refugiado en la compra de viviendas de primer o segundo uso, razón por la que ya sabemos, quienes serán los verdaderos paganos de esta subida encubierta de impuestos varios (IRPF, sucesiones, patrimonio, plusvalías y todos sus derivados, que son muchos y variados).

La Constitución en el artículo 31 dice: Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio; y, que el gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.

Da la impresión, que el camino constitucional está siendo orillado con sacrificio de una clase media y exprimida por un gasto público, que nunca le llega a ella.

Los pleitos derivados de esta norma fijando el valor de los inmuebles serán muchos, aunque, lo que sí está claro, es que todas las administraciones sin exclusión aportaran para sostener un sistema injusto de valoración una legión de abogados y funcionarios, que lucharan con todas sus fuerzas públicas contra los ciudadanos insolidarios, que intenten defenderse del abuso de un valor inventado, y, además, que nadie lo dude los jueces y tribunales les impondrán las costas de los procedimientos si de desestima su reclamación; aunque sea un hecho cierto, que esos funcionarios se mantienen con los impuestos de los españoles, que solo pretenden defender sus derechos y libertades, de manera, que, además, de los gastos derivados de abogados peritos, etc., deberán afrontar el coste de los juicios.

Aquí, sin duda, algo no funciona con justicia ni equidad, que son las bases de un Estado Social y Democrático de Derecho.

N.B.  El llamado valor de referencia de los bienes inmuebles se determinará con el límite del valor de mercado, que será una ficción matemática al alza, de forma, que el valor real de la trasmisión será un acuerdo entre partes devastado y denostado por la valoración de Hacienda, es decir, más impuestos de todas clases para los inmuebles.

Los contribuyentes exprimidos por una valoración impositiva excesiva e irreal serán muchos, que, seguramente, creían que ahorraban con su esfuerzo de casi una vida, pero está claro, que la verdad es otra.

Córdoba, a 17 de octubre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

S. S. – Pensiones – Sector Público y Sector Privado – Sociedad Civil – Fondos Europeos (impuestos -desigualdad – rotura – reparto)

Cuatro asuntos llaman la atención ahora en España, y, ninguno parece bueno para los españoles, pues todo se reduce a más: -presión impositiva-, -desigualdad-, -rotura- y -reparto desigual-, además, se llevan a cabo las distorsiones sobre los derechos y libertades de los españoles, a base de falta de -transparencia-, de -información veraz- y de -vulneración de la Ley-.

Simplemente, se trata de correr un tupido y vidrioso velo sobre la verdad, aplicando políticas de ideologías excluyentes de forma unilateral, de manera, que se *disfrazan los problemas dilatándolos en el tiempo, *desequilibrando la igualdad entre lo publico y lo privado, *colando más imposición fiscal, *rompiendo la sociedad civil y *creando un sistema de reparto de los fondos de recuperación de la U. E. opaco y discriminatorio, dominado por meros criterios políticos arbitrarios y unidireccionales, regido por el mantra progresista:  todo para unos pocos y el resto para la mayoría sumisa y cautiva.

Señalaré esos cuatro asuntos, lo que no implica que haya otros de parecida importancia:

1.- La Seguridad Social y sus pensiones cuya reforma fallida se anuncia, a base de asociar las subidas al IPC, más impuestos y eliminando el factor de sostenibilidad del sistema, trasladando el problema a 20 años.

2.- La desigualdad creciente entre Sector Público y Sector Privado, que alcanza ya niveles preocupantes en todas las ratios, que se pueden analizar.

3.- Despedazamiento continuo de la sociedad civil, mientras el poder público ocupa su lugar.

4.- Reparto de los Fondos europeos, donde rige la opacidad y la falta de información veraz, ya que, la propia Airef acusa al Gobierno de falta de transparencia con los fondos europeos, de manera, que ve -muy difícil- poder estimar el impacto que van a tener los fondos en el PIB, porque no se conocen los detalles de lo que planea el Gobierno.

* En relación con el primer punto, según se está filtrando por los canales oficiosos, la reforma se concretaría –en un blindaje de la revalorización de las pensiones-, que quedan ligadas al IPC, –en una supresión del factor de sostenibilidad- que iba ligado a la esperanza de vida, y, –en una subida de impuestos- para lograr un pretendido equilibrio financiero de las cuentas de la S. S.

Si esa es la reforma, sin duda, existe una amenaza cierta sobre la viabilidad futura del sistema de protección pública, que es uno de los pilares de nuestro estado de bienestar.

* En relación con el segundo punto, el muro, que ya hay levantado entre el sector público y el sector privado, se acrecienta, existiendo dos mundos paralelos desiguales, donde las diferencias son cada vez mayores en todos los sentidos; de manera, que se están produciendo faltas de equidad entre los dos mundos, de los que nacen dos sociedades desiguales: donde unala pública, no nota la crisis y mantiene su nivel de vida e incluso lo acrecienta, mientras, la otra, la privada, se va hundiendo en la pobreza y la ruina, sin que se vean, al menos, indicios de que se intenta reconstruir la igualdad.

La nota discriminatoria más importante, resideen que los poderes públicos forman parte de una de esas sociedades, y, de ninguna forma, por lo que se ve, están dispuestos a bajarse sus privilegios y sus retribuciones sagradas para favorecer a la otra parte camino de la ruina y, además, la privadasi seguimos este camino en dirección contraria, está en riesgo de desaparecer, al menos, tal y como ha venido siendo hasta ahora, que ha proporcionado muchos años de prosperidad, libertad y bienestar a sus ciudadanos.

Como ejemplo de lo dicho:

@España ya ha superado la cifra de empleados públicos de la democracia, mientras el sector privado decrece en todos los sentidos, siendo cada vez más pobre y de menor entidad económica y social. A título de ejemplo, un dato, el número de asalariados del sector público ha alcanzado en el cuarto trimestre 2020, la cifra de 3.379.100 de personas con nómina a cargo del contribuyente, sin que exista paro en este sector, que se traslada en su integridad al sector privado.

@Así mismo, las retribuciones de los empleados públicos, ya superan en un 20% los salarios de los empleados del sector privado.

* En relación con el tercer punto, es una realidad inquietante la ruptura de la sociedad civil, mientras el poder público ocupa su lugar.

En España la sociedad civil y sus asociaciones y articulaciones se están deshaciendo, merced a una política extremista de tintes colectivos, que no admite otras realidades que las suyas, dirigiéndose sin pausa, día a día, a asfixiar todo aquello que no controlan o se representa como algo diferente a sus ideas autoritarias.

Desaparecida la sociedad civil, solo quedarán las asociaciones tuteladas desde lo público, con un aumento del gasto innecesario e improductivo, que se cubrirá, en una huida hasta donde se llegue, a base de más impuestos a los españoles, con emisiones de deuda hasta el límite, y, empobrecimiento paulatino del sector privado.

* En relación con el cuarto punto, es otra realidad preocupante, la absoluta falta de transparencia y de información veraz sobre el reparto de los fondos europeos.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha acusado al Gobierno (Comisión de Hacienda del Congreso), de falta de transparencia con el Plan de Recuperación en el que se determina (eso dicen), cómo se van a gastar los 72.000 millones de euros en transferencias de los fondos europeos; de ahí, que la Airef vea –muy difícil– poder estimar el impacto que los fondos van a tener en la recuperación económica, ya que, aprecia –incertidumbre– respecto al Plan de Recuperación, al faltar en el mismo los objetivos fiscales, cuyo conocimiento sería necesario e imprescindible.

N.B.  Cuatro asuntos llaman la atención ahora en España, y, ninguno parece bueno para los españoles: *S. S. – Pensiones – *Sector Público y Sector Privado – *Sociedad Civil -, y, *Fondos Europeos, pues, solo se ven realmente dificultades futuras para el sistema de S. S., más impuestos, más desigualdad, rotura progresiva de la sociedad civil y un reparto opaco y arbitrario de los fondos de recuperación.

Sin igualdad y sin seguridad jurídica la confianza de los ciudadanos desparece, y, sin duda, son los pilares de cualquier recuperación en libertad y armonía dentro de la Ley, que debe ser respetada por todos, especialmente, por los poderes públicos. La arbitrariedad en el ejercicio del poder es lo contrario al estado de derecho en una democracia plena.

La Constitución y sus derechos fundamentales consagrados, como la libertad de expresión y el derecho a una información veraz, son el armazón de nuestra libertad y de nuestro Estado de Derecho.

Cualquier actuación arbitraria de los poderes públicos, que viole el principio de legalidad y nuestras libertades, socaba el estado de derecho constitucional, destruyendo el fundamento del orden político y de la paz social en la democracia española.

Córdoba, a 1 de julio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Apretarse el cinturón – gasto público y más (subidas de impuestos – cambio de criterio y desinformación veraz)

La Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha dicho ante la prensa, “que nunca más diremos que hay que ajustarse el cinturón“, prometiendo más gasto en prestaciones por desempleo y una reforma laboral, que va a -provocar una auténtica revolución en el mercado de trabajo español-.

“Apretarse el cinturón” es una expresión, usada en tiempos de crisis, pero devaluada, a veces, por los que la usan en la banalidad, que significa, hacer el esfuerzo de reducir gastos superfluos con el fin de ahorrar por necesidades económicas.

La verdad es que cualquiera estará de acuerdo con la Sñrª. Yolanda Díaz, por supuesto el que escribe también, ya que, la clase media y baja en España está en la ruina, de forma, que pedirle más sacrificios y ajustes suena a despropósito, aunque todos sabemos que el cinturón se aprieta por muchos agujeros.

Digo esto, porque ya es público, que el Gobierno de España ha enviado a Europa su Plan de Reformas (oficialmente llamado Plan de Reconstrucción, Resiliencia y Transformación, del que la Airef dice: -que España es la única potencia de la UE que no concreta medida alguna-) prometiendo a la U. E. una subida impositiva global de casi 79.000 millones, que casi todos los expertos llaman “sablazo fiscal”, “impuestazo” o términos parecidos, y, que todos admiten, que recaerá sobre las clases medias y bajas sin remedio, de manera, que se quiera ver cómo se vea o se llame como se llame, es una forma de “apretarse el cinturón”, sumando muchos agujeros del mismo hasta la estrangulación fiscal de los españoles; salvo que, cobrar por usar las autovías, subir el Iva y el Irpf, aprobar las tasas Google y Tobin, subir los impuestos de sucesiones y patrimonio, etc., etc. solo sean en realidad un regalo a los ciudadanos.

Está muy claro, que hay muchas maneras de ver las cosas, pero, que se mire como se mire, es lo cierto, que el cinturón a los españoles cada día que pasa les aprieta más, ya que, “la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”, como dijo Antonio Machado, que significa, -que la verdad no depende de quien la diga-.

La Ministra de Hacienda, Dñª. María Jesús Montero dijo el pasado año: Se lo voy a decir con mucha claridad: Este Gobierno no va a subir los impuestos a la clase media ni a la clase trabajadora.

El Plan de Reformas enviado a Bruselas (que el Gobierno ha presentado varias veces sin cuantificar), conlleva una subida histórica de los impuestos a las clases medias y trabajadoras para contrarrestar el desastre de sus cuentas, prometiendo mayor recaudación.

El Gobierno Central del Presidente Sánchez podría haber optado por otra solución para cuadrar las cuentas del Estado, que sería eliminar y reducir un gasto público disparatado, que tenemos y soportamos. Se trataría, como han hecho otros países, de eliminar el gasto innecesario e improductivo y administrarse con arreglo a las normas de ortodoxia más elementales; dicho de otra forma, se trataría simplemente de administrarse bien, como se dice tradicionalmente, como un buen padre de familia.

Sin embargo, se ha optado por todo lo contrario, más gasto público sin control alguno, y, alza fiscal indiscriminada para paliar unas cuentas públicas insostenibles.

El Gobierno ha aprobado unos PGE para 2021 con una cifra de gasto desmesurada (excesiva), alcanzando 456.073 millones; de forma, que si el gasto público se redujera solo un 15% tendríamos 68.410,9 millones de euros más, lo que supone una cantidad parecida, a lo que el Gobierno de España ha prometido a Bruselas recaudar de más por impuestos.

Ahora, además, hay un cambio de criterio del Gobierno de España, que justifica su incremento impositivo, afirmando que Europa nos impone una subida de impuestos.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero se desdice y afirma con desparpajo:

<< Que los países europeos no querían endeudarse para dar a España 140.000 millones, si aquí no se subían los ingresos fiscales.

No podemos ir a Europa a exigir que pongan 140.000 millones de euros para España sin acometer las reformas que nos piden para ir aproximándonos a la UE en términos de presión fiscal y recaudación.

La ministra justifica su cambio de postura fiscal afirmando, que España <está muy por debajo de la media en la recaudación fiscal en Europa>, suponiendo una brecha de 7,2 del PIB, lo que implica unos 80.000 millones de euros >>.

Es decir, se promete a Europa aumentar la recaudación a base de impuestos; aunque hay que señalar un -pero- a tener muy en cuenta, ya que, el Gobierno pretende alcanzar la cifra de ingresos de 275.2 millones de euros en este año 2021, pero, por las cifras de recaudación de la Agencia Tributaria, parece complicado llegar a esos ingresos que quiere Hacienda.

El trallazo fiscal a los españoles va a ser tremendo, y, el argumento del Gobierno acerca de que sus subidas de impuestos sólo afectan a una minoría, no se lo cree nadie, ya que, serán las clases medias y bajas las que soportarán el impuestazo.

En román paladino, –apretando el cinturón hasta sus últimos agujeros-. La Sñrª. Montero lo ha dicho de forma clara y concisa, sin adornos ni complicaciones.

Cuando se quiere iniciar la senda de la recuperación, subir impuestos indiscriminadamente es casi suicida, de forma, que se imponen por el Gobierno de España aumentos impositivos desacertados en el momento más contraindicado, máxime, cuando todos los países del entorno van en otra dirección, basándose en una falacia europea, ya que, lo que la U. E. pide, es reducir el déficit y la deuda, cuadrando unas cuentas por ahora inverosímiles.

La promesa a Europa debería ir en la dirección contraria a la marcada por la Ministra de Hacienda y el Gobierno de España, cuadrando las cuentas por medio de la reducción del gasto público, eliminando los gastos innecesarios e improductivos, y, realizando una administración rigurosa, que es la única opción aceptable en estos momentos de ruina, sin olvidar las reformas estructurales profundas, que permitan regenerar nuestro tejido productivo y llevar nuestro mercado laboral a la senda de su reconversión creando empleo.

Si no se hace así, con seguridad el apretón del cinturón nos ahogará a todos, ya que, la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.

Para terminar, lo peor de todos estos cambios de criterio y de la exprimidora fiscal enarbolada por el Gobierno, son las homilías, las peroratas, las soflamas o como quieran Uds. llamarlas de las ministras y ministros, que nos atizan sin mesura ni piedad sobre más aumentos de impuestos, de reajustes en los tipos de IVA, de eliminación de exenciones, deducciones y bonificaciones fiscales, que, sin duda, acabará con un castañazo fiscal injustificable e inasumible por los españoles, cuando la situación de ruina nos tiene a todos sumidos en la desesperanza, agravado todo, si es posible empeorar, con una falta absoluta de inseguridad jurídica que destruye la poca confianza que les queda a los ciudadanos de la calle.

N.B.  Apretarse el cinturón unos cuantos agujeros hasta el límite, con más gasto público y más subidas de impuestos en estos momentos de crisis, es un disparate propio de un Gobierno, que vive en un mundo paralelo alejado de la realidad.

A destacar:

* La Ministra de Hacienda, Sñrª. Montero, da marcha atrás y abre la puerta a retrasar las alzas fiscales, si el PIB no recupera su nivel precrisis

* La Vicepresidenta 3ª. y Ministra de Trabajo, Sñrª.  Díaz, promete que -nunca más oiremos decir a un gobierno que toca ajustarse el cinturón-.

Como siempre, queda todo muy claro: “No, pero si, que sí que no, que será sí”.

Esto es, lo que se llama derecho a una información veraz, que consagra el art. 20 de la C. E.

Córdoba, a 12 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Impuestos – subidas – Plan de Reformas U. E. (gasto público – sector privado – empleo y paro)

El Gobierno de España siguiendo la estela del resto de naciones de la U. E., Europa y resto del mundo, se ha puesto como objetivo ante U. E. subir los impuestos casi 79.000 millones, como mínimo, aumento que recaerán irremediablemente sobre las clases medias y bajas.

La Ministra de Hacienda, Dñª. María Jesús Montero dijo el pasado año: Se lo voy a decir con mucha claridad: Este Gobierno no va a subir los impuestos a la clase media ni a la clase trabajadora.

Parece que va a ser que no; es decir, todo lo contrario.

Las subidas fiscales recaerán en las rentas medias y bajas para intentar cuadrar unas cuentas públicas -quebradas, o al borde de ello-, que presentan un déficit de más del 11% -50% estructural-, con una deuda pública que supera el 120% del Producto Interior Bruto (PIB).

El Plan de Reformas enviado a Bruselas (que el Gobierno ha presentado varias veces sin cuantificar), promete a Bruselas una subida histórica de los impuestos a las clases medias y trabajadoras para contrarrestar el desastre de sus cuentas, así subirán y/o nacerán los siguientes impuestos:

IRPF.

Sucesiones y patrimonio. 

Peajes autovías. 

Diésel. 

IVA. 

Cotizaciones sociales.

Tasa Google y Tasa Tobin.

Gravámenes a plusvalías ficticias (renta y municipales)

Es cierto, que el Gobierno Central del Presidente Sánchez podría haber optado por otra solución para cuadrar las cuentas del Estado, que sería eliminar y reducir un gasto público disparatado, que tenemos y soportamos, aunque parece que no van por ahí los tiros. Se trataría, como han hecho otros países, de eliminar el gasto innecesario e improductivo y administrarse con arreglo a las normas de ortodoxia más elementales; dicho de otra forma, se trataría simplemente de administrarse bien, como se dice tradicionalmente, como un buen padre de familia.

Sin embargo, se ha optado por todo lo contrario, más gasto público sin control alguno, alza fiscal indiscriminada para paliar unas cuentas públicas insostenibles, además, España será el único país del entorno que sube impuestos en plena crisis.

Solo un ejemplo de los despropósitos: En España se han destruido en el sector privado 500.000 empleos (manejando solo datos oficiales, que todos sabemos dopados) y se han creado 136.700 empleos en el sector público, además, en el sector privado sus empleados han sufrido una baja en sus retribuciones superior al 22%, mientras el sector público no solo no ha reducido sus retribuciones en nada, sino que, además, aumenta las mismas en los PGE un 0,9%. En definitiva, un dislate increíble y disparatado.

El Gobierno ha aprobado unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021 con la mayor cifra de gasto alcanzada hasta la fecha: 456.073 millones; de forma, que si el gasto público se redujera solo un 15% tendríamos 68.410,9 millones de euros más, lo que supone una cantidad parecida a lo que se ha prometido a Bruselas recaudar de más por impuestos. Las cifras de gasto superan por mucho los 379.000 millones del 2020, lo que supone 77.073 millones más.

El trallazo fiscal a los españoles va a ser de “mírame y no te menees”, aunque lo que más llama la atención del Plan de Reformas de España para Bruselas, es el misterio que le rodea, ya que, para Europa se presenta una subida del esfuerzo fiscal en España de casi 79.000 millones, aunque a los españoles solo se les trasmite silencio oprobioso, donde falta como siempre información veraz, habiéndose presentado el Plan al día siguiente del 4 de mayo, lo que de por sí ya implica un delito de ocultación de manera perversa.

El argumento del Gobierno acerca de que sus subidas de impuestos sólo afectan a una minoría, ha quedado en almoneda y no se lo cree nadie, ya que, serán las clases medias y bajas las que soportarán el impuestazo.

La tasa Google, aprobada de forma unilateral de Europa, es un ejemplo claro de lo que no se debe hacer, porque, poder se puede, ya que, sin medir sus efectos negativos es evidente que se ha hecho.

Cuando hablamos y hablamos de recuperación, es pegarse un tiro en el pie, empezar por imponer unas reformas impositivas desacertadas en el momento más contraindicado, máxime, cuando todos los países del entorno van en otra dirección, de manera, que es como el pre suicida, que va en dirección contraria y dice: “hay que ver cuanta gente va equivocada”.

La reducción del gasto público eliminando los gastos innecesarios e improductivos, a la vez, que se realiza una administración rigurosa y controlada, es la única opción aceptable en estos momentos de ruina, sin olvidar las reformas estructurales profundas, que permitan regenerar nuestro tejido productivo y llevar nuestro mercado laboral a la senda de su reconversión creando empleo.

La Constitución dice, entre otras cosas, que no deben caer en el olvido:

Artículo 31. 1.   Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio. 2. El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.

Artículo 33. 1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia. 3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

N.B.  Las subidas de impuestos indiscriminadas conllevarán más destrucciones de empleo y un aumento del paro, aunque lo peor es la doble cara, que subyace en la información, de forma, que en Bruselas se dice, y, se ofrece una cosa, mientras en España se oculta o se disfraza el golpe impositivo, a la vez, que crece sin control un gasto público ineficiente y disparatado.

La desconfianza de los españoles en salir de la ruina y empezar la recuperación está bajo cero, ya que, las actuaciones de los poderes públicos se sospechan realizadas en abuso de derecho.

Establecer e imponer un sistema tributario injusto dañando la igualdad de los españoles y con tintes confiscatorios, es contra la Ley, y, si al mismo tiempo, se impone una política de gasto público apartada de la equidad y alejada de los criterios de eficiencia y economía, se está contra la ley, y, si a la vez, se ataca el derecho a la propiedad privada y a la herencia con impuestos abusivos, se está vulnerando la Ley.

Si los impuestos pasan a ser confiscatorios, impidiendo la recuperación, mientras crece desbocado el gasto público, se estará vulnerando la Constitución y empobreciendo a los españoles.

Córdoba, a 10 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Impuestos – Andalucía – Igualdad – Cupo Vasco (quién siempre miente, nunca engaña)

En estos días de PGE fantasiosos, es decir, de mentiras y verdades donde todo vale y nada es lo que es, ya que lo irreal se convierte en verdad, aunque es público y notorio, que todo es una entelequia.

Curiosamente, los que tienen que decir y explicar lo que pasa no están o, quizás, no quieren estar, y, simplemente, miran al horizonte buscando una explicación a su desidia (es decir, pasan de largo).

Lo dicho, puede parecer un sinsentido, pero, con lo que está cayendo (Bildu, ERC, PGE, Ley de Educación, armonización asimétrica de los impuestos, etc.), nuestros diputados y senadores permanecen en el silencio oprobioso de la desigualdad admitida, aunque se comprende, ya que la consigna política dominante es la moderación cautiva.

*** Antes de cualquier otro comentario es necesario y conveniente poner de relieve hechos, que no necesitan explicación, así:

** Andalucía en las últimas elecciones tiene en el Congreso 61 diputados y en el Senado 32 senadores.

** El País Vasco y Navarra tienen un régimen fiscal propio y privilegiado, que resulta intocable, que les hace recibir más de lo que aportan y, que, se mire como se mire, rompe el principio de igualdad que la Constitución dice garantizar.

** Madrid y, ahora, Andalucía han regulado sus impuestos dentro de la Ley, pero eso no se puede admitir, pues están rompiendo la igualdad entre CC. AA., de forma, que el mantra políticamente correcto es, que hay que armonizar la imposición huyendo hacia la máxima presión fiscal.

** Todas las CC. AA. según la C. E. pueden hacer lo que quieran dentro de su ámbito de competencias en materia fiscal, salvo, País Vasco y Navarra que pertenecen a otra galaxia muy lejana, pues todas son iguales ante la Ley constitucional.

** El Gobierno de España, se supone, que cuando confecciona sus Presupuestos distribuye equitativamente sus gastos e ingresos entre todos sus territorios, admitiéndose, en aras de la justicia social, que se iguale a los desiguales más necesitados.

** Población y extensión de algunas CC. AA.

-Andalucía:  Población: 8,388 millones. Extensión:  87.270 km².

-Castilla León: Población: 2,448 millones. Extensión: 94.220 km².

-Cataluña: Población: 7,523 millones. Extensión: 32.110 km²

-Madrid: Población: 6.685 millones. Extensión: 8000 km².

** Bildu 5 diputados, ERC 13 diputados, PNV 6 diputados.

** Se pide por unas minorías castigar a la CC. AA. de Madrid por dañar la igualdad fiscal, y, ministros varios del Gobierno y el Presidente Sánchez hablan de armonizar la imposición en las CC. AA., pero sin hablar y dejando a un lado al País Vaco y a Navarra.

** La armonización fiscal que se quiere imponer por PSOE, Podemos y ERC, por descontado, es al alza, es decir, todos fritos a impuestos y con un gasto público desnortado.

** Se podrían detallar otros hechos relacionados, pero con los precitados hay más que suficiente para explicar este pequeño artículo.

*** Los andaluces que votamos somos, aproximadamente, unos 6,6 millones, y, casi todos nos preguntamos, que van a hacer esos 61 diputados y esos 32 senadores para defender a Andalucía frente a los ataques igualitarios de los rufianes y del Gobierno de España, pues hay muchos andaluces que no queremos pagar impuestos por sucesiones y patrimonio, cada uno por las razones que quiera, sobre todo, porque no queremos pagar dos veces por lo mismo y porque creemos muchos, que los que rompen la igualdad son Navarra y el País Vasco con su cupos extraordinarios, siendo curioso el silencio cómplice de una clase política atemorizada y cautiva de unas minorías, que solo quieren romper el régimen construido con el esfuerzo de una gran mayoría de españoles.

Si esos parlamentarios andaluces continúan en silencio y no dicen nada ante la desigualdad que quieren imponer unos pocos, que recuerden, que la memoria existe y los andaluces la tenemos, y, sin duda, lo podrán comprobar en próximos comicios.

Finalmente, poner de manifiesto, que esos socialistas de nuevo cuño, que llaman “viejos” sin pudor a otros antiguos socialistas, como el Sr. Guerra, el Sr. Rodríguez Ibarra, al Sr. Leguina, y así, un largo etc., incluido el Ex – Presidente, Sr. González (al que manda callar una indocumentada educacional Sñrª. Celaá), que sin la menor duda ha sido el mejor Presidente de la Democracia, con grandísima diferencia, pues no hay más que poner en la balanza sus aportaciones a España y sus errores, para ver donde hay un gran gobernante, sobre todo si se compara con los que hay.

Además, curiosamente, estos mismos socialistas que denigran por viejos a todos esos que han servido a España con todas sus fuerzas, son los mismos que aplauden entusiasmados la elección en EE. UU. de Joe Biden (78 años), esperando el maná americano, que ya se verá, pero que, examinando la historia de los presidentes americanos, me da la impresión que todos tienen el mismo lema en su actuación: primero los EE. UU.

Así mismo, dejar claro, que ahora no es el momento de “armonizar al alza la imposición fiscal”, sino todo lo contrario, tal y como están haciendo la mayoría de los países de Europa.

N.B. Lo que llaman armonización fiscal esos vocingleros, en realidad, son más impuestos para Andalucía llenos de desigualdad real, a la vez, que aplauden enfervorizados los privilegios del País Vasco y Navarra.

Traducido a nuestra Constitución, lo que quieren hacer es “dumping” con nuestros derechos y libertades fundamentales, fundiendo en la nada el principio de igualdad constitucional y todo lo que se les ponga por delante.

Sin duda, no hay mayor estupidez, que asumir esa doctrina liberticida, que nos lleva por la senda de estulticia, y, nos convierte en esclavos silentes de personajes y doctrinas que destruyen España.

Espero una Andalucía libre sin limitaciones, que, por cierto, siempre intentan imponerlas los mismos, ya que, como dice el himno de Andalucía, somos un pueblo libre.

Córdoba, a 28 de noviembre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.