Tag Archives: Gobierno

Legítima defensa – derecho y deber (abusos – despotismo – resoluciones injustas)

Se considera la legítima defensa una construcción filosófica y jurídica de valor universal, ya que, está aceptada por todas las naciones del mundo y desde tiempo inmemorial, de forma, que se puede defender -como una verdad absoluta-. Se basa en el derecho natural que tiene un pueblo o una persona de protegerse para rechazar una agresión ilegítima grave e inminente.  

Es preciso para que se acepte la legítima defensa, que se cumplan ciertas condiciones, como la existencia de una agresión ilegítima. que ponga en peligro derechos y libertades esenciales del estado de derecho, y, que haga necesaria una intervención eficaz para impedir el asalto.

Conviene citar para aclarar este asunto la Declaración de Independencia 4 de julio de 1776 de los Estados Unidos de América, qué, concretamente, recoge el siguiente párrafo sobre el derecho a la legítima defensa:

“Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos de antiguo establecidos; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado, que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad.

La legítima defensa es un derecho y un deber frente a todo autoritarismo e injusticia, a todo despotismo, y, contra cualquier resolución injusta, vengan de donde vengan, sean individuales o colectivos, procedan de los poderes públicos establecidos o de grupos de personas particulares.

En las democracias cuando un gobierno, un poder público o un empleado público sobrepasa sus poderes y se adentra en la senda del autoritarismo y de la arbitrariedad, actuando ilegítimamente contra los derechos de los ciudadanos anulando sus libertades fundamentales, la legítima defensa natural reside en el derecho de votar en libertad contra ellos con la finalidad de erradicar los abusos, de conformidad con lo que dispone la Ley constitucional, pero, mientras tanto, es lo cierto, que el pueblo tiene derecho defenderse de cualquier ataque ilegítimo de los poderes públicos por todos los medios legales a su alcance (pues esos poderes y/o administraciones nunca actúan de oficio defendiendo al ciudadano agraviado): con la libertad de expresión y de prensa, la libertad de reunión y de manifestación, a través de las redes sociales y todos los medios de comunicación admisibles,  acudiendo a los jueces y tribunales en solicitud de amparo y cobijo, así como, por cualquier medio lícito en un régimen democrático para defender su libertad.

Por otro lado, es cierto, que en España la división de poderes, consagrada por la C. E. en nuestro Estado social y democrático de Derecho, está resquebrajada y cayendo al vacío; el Gobierno está ocupando todas la instituciones del Estado; se está legislando, sobrepasando con mucho la legalidad constitucional, a través de Reales Decretos Ley; el poder judicial independiente está en entredicho por su inacción contra el poder y la politización ideológica del sistema, y, las actuaciones de jueces dominados por su ideología; el Tribunal Constitucional en situación de espera (stand by) politizado  al máximo y convertido en una trampa para los ciudadanos, en vez, de ser un lugar amparo para los mismos.

Así, podíamos seguir hasta lo innumerable, como, actuaciones policiales de patadas en las puertas violando derechos fundamentales; medios de comunicación públicos, pagados con el dinero de todos, (TVE, radio, etc.) convertidos en mera propaganda de ideas liberticidas; la libertad de expresión atacada; el poder publico ejercitado arbitrariamente en multitud de actuaciones, que sobrepasan con mucho el espíritu de la Ley, como por ejemplo, resoluciones administrativas injustas dictadas a sabiendas contra ley, los posibles indultos; y, un largo etc.; lo último, la Resolución de 4 de junio de 2021, de la Secretaría de Estado de Sanidad, por la que se publica el Acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sobre la declaración de actuaciones coordinadas frente a la COVID-19 (Boe. 05-06-2l) disparatada, ilegal y que resultará inaplicable.

A pesar de lo dicho, es cierto, que la C. E. de 1978 dice en sus arts. 9 y 10, que “los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico” y que “el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”.

Así mismo, es cierto, que el Gobierno del Presidente Sánchez utiliza la trampa del señuelo una y otra vez sin mesura, aunque es evidente, que –se puede engañar a todo el mundo algún tiempo y se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo-, razón por la estimo, que se equivocan al juzgar al pueblo indeciso, fácil de convencer y con mala memoria, pues se vislumbra la impresión, de que no va a funcionar el señuelo engañoso como hasta ahora, al estar los españoles preocupados por sus libertades y más que hartos de que les tomen el pelo.

En resumen, en España por la actuación de los poderes públicos se ve y se siente, que estamos entrando de lleno en el territorio de la legítima defensa del pueblo y sus ciudadanos, como forma de protección frente a las agresiones contra nuestros derechos y libertades.

Visto lo expuesto, es evidente, que por algún sitio habrá que empezar, y, salvo otras posibles propuestas, requiero el cumplimiento de todos (-poderes públicos y ciudadanos-) del “respeto a la ley” consagrado en la Constitución, que posibilite la concordia y la confluencia política en el bien común de la sociedad española.

N.B.  Legítima defensa es un “derecho-deber” frente a los abusos, las resoluciones injustas, el despotismo y contra todas las actuaciones de los poderes públicos contra la Ley, cuyo respeto es la base de nuestro Estado social y democrático de Derecho, al decir la Constitución que es el fundamento del orden político y de la paz social

El respeto a la Ley por todos, -eliminando las trampas engañosas deliberadas-, es la única forma clara de empezar a trabajar por la recuperación de España en democracia y libertad.

Si el poder público y sus representantes se separan de la ley, permitiendo actuaciones fraudulentas a través de señuelos tramposos, con la finalidad de crear una apariencia de legalidad asaltando nuestra democracia, los principios que sostienen el Estado de Derecho desaparecerán y con ellos nuestros derechos y libertades fundamentales, siendo necesaria la legítima defensa.

Córdoba, a 7 de junio de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Libertad de expresión e información veraz – desinformación (cautividad – silencios y opacidad)

La Constitución Española de 1978 dice, entre otras cosas, en su art. 20, que se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

Explicado con premura y sintéticamente, la Carta Magna consagra los derechos: “A la libertad de expresión en todos sus aspectos y a la información veraz”.

Sin embargo, en estos días amargos de pandemia y estado alarmante, se pone en duda el derecho a protestar, a preguntar y a recibir información veraz, de forma, que se corre por algunos un tupido velo de silencio y de ignorancia autoritaria sobre temas fundamentales para España.

Ocurre, además, que callarse cautivo es, además, de un error patente, una forma de prestar consentimiento a algún asunto, acudiéndose con maldad por los destructores de la libertad a una interpretación espuria del refrán -quien calla otorga-, que es un dicho popular, que significa, que aquella persona que no hace ninguna objeción sobre lo dicho por otra persona y guarda silencio, le concede la razón. Es decir, el silencio da el consentimiento.

Por el contrario, rechaza el anterior argumento, que la Constitución en su artículo 24 dice, “ todos tienen derecho a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción de inocencia”. Y, por otro lado, el artículo 520.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece, que se debe informar al individuo de ciertos derechos, destacando entre ellos, en este caso:

“ El derecho a permanecer en silencio …   …”;  cosa que nunca puede ser considerado, como que es culpable de algo, pues para eso está el derecho a la presunción de inocencia

*** Lo dicho, se proyecta, porque con ocasión de la pandemia y del estado alarmante prologado inconstitucionalmente en el tiempo, a los españoles se nos ha privado entre otros, ilegítimamente, de ciertos derechos fundamentales como los derechos -a la libertad de expresión y de comunicar y obtener información veraz-.

En problema está, en que la libertad es un derecho, que no se defiende solo, que hay que aplicarse en su defensa, ya que, cuando se pierde recuperarlo es harto complicado y costoso, ya que, no hay más que recordar la historia reciente de España, razón por la que, no hay que pasar ni una en defensa de la misma.

Losliberticidas se escudan en cualquier argumento vacío para justificar los despropósitos contra la Constitución Española de 1978 y todo lo que significa, aunque lo cierto es, qué escudados en la pandemia, se nos ha querido convertir en ganado ayeguado cautivo y silente.

Es un hecho cierto, que en España falta información en todos los sentidos para saber a dónde vamos, y, además, cuando protestas te machacan con todos los medios posibles e imposibles, lo que resulta -inquietante-, -inadmisible- e -insoportable-. En una democracia efectiva, basada en un Estado Social y Democrático de Derecho, los ciudadanos deben saber siempre dónde están y a donde van.

En estos momentos con 120.000 fallecidos por la pandemia (según se dice), que aún nadie responsable haya comparecido para determinar sin error, ¿cuántas personas han muerto en la pandemia?, es algo impropio en una nación regida por la Ley y en democracia plena.

Resultando, además, significativo el interés de los poderes públicos en asustar y desinformar, buscando, al parecer, una obediencia mansa y cautiva. Dicho de otra forma, se trata de imponer un miedo esclavizante, aunque, lo peor reside en la ignorancia que se quiere imponer a los españoles, que es, sin la menor duda, una manifestación del autoritarismo más sectario.

Nos han metido en la cabeza (o nos lo quieren hacer creer) que estamos perdidos, que no queda otra, que achantarnos a cualquier medida, aunque sea disparatada, como puede ser la obligatoriedad de llevar mascarillas al aire libre en las playas; de forma, que a callar y tragar, con nuestros derechos y libertades eliminadas, confinados, sin libertad de movimientos, incluso, con medidas contra Ley que vulneran derechos fundamentales, como la inviolabilidad del domicilio, como las patadas en las puertas de la policía sin orden judicial.

Protesto por la campaña continuada de desinformación, por el hecho de que nadie responsa de nada, de que no se explique nada y, en definitiva, por la irresponsabilidad de unos poderes públicos, que aún no han asumido de verdad, -“que la soberanía reside en el Pueblo”-.

Por si faltara algo, llevamos más de un año sin división real de poderes, ya que el Congreso sede de la soberanía está secuestrado, gobernándose España a través de R. D. Ls. (89 normas aprobadas por una iniciativa legislativa excepcional para casos –de urgencia y extrema necesidad-), mientras el poder judicial está paralizado, por no hablar del T. C. que está en situación de espera (stand by), inane y preso del poder político.

Para terminar, la transparencia ha sido sustituida por la oscuridad, incluso, significativamente en el lenguaje, así, se presenta a bombo y platillo un Plan resiliente confuso y lleno de frases vacías y sin medidas concretas, que conlleva un sino perverso, al estar dirigido a no decir nada, que extrañamente, no ha sido votado en el Congreso ni en el Senado, tal y como ha ocurrido en la mayoría de los parlamentos de los países miembros de la U. E.

Así mismo, es evidente, que el estado de alarma ha durado demasiado, quedando anulado el parlamento y eso no puede ser normal,  una nación no puede estar sin reunir a sus representantes elegidos y con la democracia en espera. Los españoles mayoritariamente han sentido, que el Gobierno ha abusado de sus poderes y ha actuado con ineficacia, cambiando de opinión constantemente sin explicaciones.  

N.B. Los derechos a la libre expresión y a comunicar y recibir información veraz son derechos fundamentales en la C. E. de 1978, así que, las preguntas, las respuestas claras y la información veraz son todo los contrario a la desinformación, a la obediencia ciega y a la cautividad, siendo los silencios de los poderes públicos una forma de tiranía.

En España (si es que se puede decir esa palabra) falta -libertad-, -límites efectivos al poder del Gobierno-, -medidas contra el abuso de poder- y un conjunto de atributos, que hacen reconocible a una democracia, razón por la que peligran las libertades de expresión y de información. Además, la mayoría de las instituciones y de los recursos económicos del Estado están al servicio de un poder ejecutivo de talante autoritario, que destaca por su falta de transparencia.

La disidencia se concibe como una forma de maldad, ya que lo importante y esencial de los liberticidas es demostrar, que se puede dejar a los españoles discrepantes abandonados a su suerteinclinándose a pensar, en el uso arbitrario del poder, que la amenaza sumirá a todos en silencio cautivo.

Sin embargo, ya se observa, que el engaño y la manipulación no surten efecto en los españoles, los madrileños han mostrado el camino, de forma, que cuanto más persistan en su desinformación, confinando, además, la libertad de expresión, mayor será la defensa a ultranza de la libertad por el Pueblo donde reside la soberanía.

Córdoba, a 18 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Miedo – autocracia – consecuencias (disidencia – arbitrariedad – cautividad)

Del chalaneo con el autoritarismo solo puede nacer el engaño, ya que, si de algo hay que protegerse es del que tiene miedo, no hay nada más perverso que aquella persona que actúa por miedo y, concretamente, eso es lo que se está viendo a diario en España en estos días de incertidumbre e inseguridad jurídica, donde poderes públicos atemorizados blanden su miedo contra cualquier opinión libre, que en su estulticia consideran contra ellos.

Los autónomos y sus asociaciones colaboradoras con el poder establecido basado en el miedo, han venido cooperando con su amenaza, pensando que era posible apaciguar al leviatán con una aptitud sumisa y cautiva, olvidando que el miedo a sí mismo es la fuerza de la bestia, que le impulsa a amedrentar a todo lo que tiene enfrente como forma de escapar de su propio miedo.

Los hechos que se vienen produciendo en España desde hace tres años, tienen su apoyo y razón de ser en el miedo del Gobierno y de su Presidente a perder el poder, que han ocupado con la fuerza de la trampa y mantienen con el miedo, porque ellos creen, que la amenaza es un arma eficaz para sus fines, de manera, que no se detienen ante nada, pues su propio miedo es la razón de su poder:

-Ocupan las Instituciones del Estado como algo de su propiedad-, -desmontan el poder judicial independiente-, –someten cautivos a los ciudadanos con prebendas y subvenciones varias-, rompen la unidad de mercado y la igualdad política entre CC. AA.-, -imponen impuestos confiscatorios con argumentos de falsa equidad-, -gastan el dinero público arbitrariamente y con el solo propósito de avanzar en sojuzgar la disidencia y comprar voluntades-, –usan el poder del estado en todas su parcelas para aplacar su propio miedo-, y, así, -un largo etc. de despropósitos- que se prologan en tiempo y en intensidad.

El Estado Social y Democrático de Derecho se fundamenta, en la división de poderes y en una serie de derechos y libertades fundamentales consagradas en la Constitución, pues bien, en estos días de estado alarmante (antes y después) se han superado por el Gobierno todos los límites admisibles, de forma, que solo por poner un ejemplo clarificador, el Presidente Sánchez lleva firmados 89 R. D. L. (39 en 2020 y 9 en 2021), que es una figura legislativa, que solo se justifica por -extraordinaria urgencia y necesidad-, cosa, que, por simple lógica, es materialmente imposible que ocurra 89 veces, ya sea con estado de alarma o sin él, en tan corto espacio de tiempo.

Tras esta forma tenebrosa de gobernar, se ocultan actos arbitrarios de todo tipo y color, que van desde patadas a las puertas de la policía violando domicilios particulares sin orden judicial a nombramientos y destituciones (como la del Coronel Pérez de los Cobos), sin que curiosamente haya pasado nada, ni nadie responsable haya presentado su dimisión.

Aunque está claro, que no hay que agobiarse con las dificultades de cada día, pues siempre hay un mañana, tal y como ha ocurrido en las elecciones de Madrid, a pesar de que el depredador depredado por los madrileños, haya mostrado su cara más oscura apelando de nuevo a su propio miedo, que proyecta sin mesura sobre todo lo que tiene alrededor, porque está convencido de que puede imponer su miedo a los demás y que da resultados.

España se encuentra en una encrucijada inquietante en todos los sentidos (económico, político, social y sanitario), de manera, que necesita de la colaboración de todos, aunque por lo que se ve esta es una idea desterrada desde el poder, ya que, no hay más que observar lo que pasa en Madrid para comprender la gravedad de la situación. Lo importante y esencial es erosionar y desprestgiar a la Presidenta Ayuso, para demostrar a los demás que el miedo todo lo puede, mientras tanto los españoles abandonados a su suerte, pues los liberticidas están convencidos, en el uso arbitrario de su poder hegemónico, que el miedo achantará a todos en su cautividad.

La libertad es un bien y un derecho que no se defiende solo, ya que, es más fácil quitarla que mantenerla y/o recuperarla, sin embargo, ya está calando en los españoles ese sentimiento de autodefensa de sus libertades y derechos, máxime, cuando desde un poder desquiciado se traspasan todas las fronteras de la prudencia y de la equidad, como ha ocurrido ahora, con los expedientes de expulsión de los Sñres. Leguina y Redondo Terreros, que nadie entiende ni comparte, pero que el rechazo a esa forma de actuar, se está extendiendo corrosivamente contra los expedientadores, apoyado, cada vez más, por los españoles, como una mancha de aceite gigantesca sobre los que han derramado la grasa de forma tan demoledora como injusta, nacida de su propio miedo.

A partir de ahora vienen tiempos difíciles para todos, pues está claro, que seguirán cabalgando desbocados hasta la derrota final, si es que llega.

Toca con urgencia de R. D. L. reconstruir España, y, recuperar todos los derechos y libertadas arrasadas por un poder autocrático, aunque la tarea para los españoles será ímproba, a pesar de estar ya advertidos más que de sobra. Las circunstancias no son las más favorables, pero dejarse caer en las manos del miedo ajeno impuesto sin pudor, solo conduce al desastre, de manera, que ahora los españoles libres no pueden dejar pasar ni una, al haber aguantado por mucho tiempo lo posible y lo imposible, de una forma de entender el poder desde la imposición y el miedo.

Debe, también, quedar claro, que no han engañado a nadie que no haya querido ser engañado, ya que, frente a la libertad solo ha existido y existe un poder colectivista y autoritario, que ha demostrado hasta donde puede llegar en la imposición de su miedo.

La batalla está diseñada a la vista de todos, de un lado, la libertad, y, de otro lado, la desaparición del estado de derecho, los gravámenes de todo tipo, la coerción de las libertades, la imposición del miedo, el gasto público empoderado a sus ideas, la aparición de la pobreza para todos y la desaparición del estado de bienestar, porque se quiera reconocer o no, estamos en la ruina política, económica y social.

N.B. Del miedo a perder el poder y todos sus privilegios, nacen la crueldad liberticida y sus consecuencias perversas, que se proyectan contra todos los que de alguna forma disienten.

Lo importante y esencial de los liberticidas es demostrar, que el miedo todo lo puede, mientras tanto, dejan a los españoles discrepantes abandonados a su suerte, inclinándose a pensar, en el uso arbitrario de su poder hegemónico, que el miedo achantará a todos en su cautividad.

Encima vocean, que –nadie se apretará más el cinturón-, pero en realidad corren hacia dentro los agujeros del mismo hasta el límite del ahogo de los ciudadanos, con más gasto público superfluo y más subidas de impuestos en estos momentos de crisis, en un disparate propio de un Gobierno arbitrario y despótico,  que  se ha instalado en un mundo paralelo alejado de la realidad, donde corren para él y todos sus comilitones ríos de exenciones de obligaciones y de ventajas exclusivas, por concesión de una autoproclamada superioridad moral, espoleada por una circunstancia nacida de su propio miedo, que los llevará a la quiebra total, sabedores los españoles de lo que hay y que son una mayoría en defensa de sus libertades.

El engaño y la proyección de su miedo ya no surten efecto en los españoles, Madrid ha sido un ejemplo, de forma, que cuanto más persistan en su acoso, mayor será el rechazo de esa gran mayoría de ciudadanos ansiosos de libertad, de igualdad y desinhibidos de cualquier miedo ajeno.

Fuera de la Constitución y sin los derechos que consagra, sin respeto a la Ley por los poderes públicos, no existe la libertad”.

Córdoba, a 16 de mayo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Mascarillas por mandato legal – II – la ley y lo contrario (prohibido prohibir)

Hace unos días se publicó en el Boe la Ley 2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, ya en vigor, que dispone en su artículo 6. el uso obligatorio de mascarillas, así dice:

 << Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas en los siguientes supuestos:

a). En la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público.>>

Al parecer, el despropósito legal se llevó a cabo por una enmienda del PSOE en el Senado, con la aceptación inane de todos los senadores, pues, es lo cierto, que ninguno puso objeción a la exorbitante prohibición.

El Senado está compuesto por 265 miembros, de los que 208 son electos y 57 designados por los Parlamentos autonómicos, pues bien, ninguno se opuso ni manifestó nada en contra, razón por la que debemos admitir, que todos estaban de acuerdo con el desafuero contenido en la Ley.

Hay un dicho popular, conocido por todos, que, a la Ley prohibitiva precitada le viene que ni pintado, que dice: lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.

La frase es la manifestación más clara del llamado principio de contradicción, que podría formular, más o menos, así: es claro, que la misma cosa no dispondrá a la vez para hacer cosas contrarias en lo mismo y en relación al mismo objetivo. ​

Dicho de otra forma: {Es mejor no actuar en contra de la tendencia}.

Así mismo, hace unos días decía en otro artículo titulado <mascarilla por mandato legal>, lo siguiente:

Ninguna explicación, pero si coerción por parte del Gobierno, de manera, que la opacidad es absoluta y nadie sabe realmente, ¿por qué?, hay que llevar la mascarilla ahora obligatoriamente, pues, ningún responsable público ha salido a detallar los motivos de dicha imposición legal.

Es inadmisible, que los ciudadanos sigamos instalados en la oscuridad informativa por parte del Gobierno y del resto de poderes público, ya que, para la participación social en el cumplimiento de una ley y su implantación responsable por los españoles, es imprescindible contar con información veraz completa e inmediata.

Es una realidad incuestionable, que sin la participación informada de los españoles será imposible cumplir la ley, ya que, si los ciudadanos no perciben la misma como participación consciente y aceptada libremente, la obligación nacida de la ley será de imposible cumplimiento, máxime, cuando todos los sujetos destinatarios de mandato legal están más que hartos de los sustos, de las imposiciones y de las restricciones de sus derechos inexplicadas, por muchas que sean las sanciones establecidas.

Una ley que no es aceptada por el pueblo es de imposible cumplimiento, de forma, que se impone una información al mismo veraz, completa e inmediata en el asunto de las mascarillas, si se quiere que la norma se cumpla por los españoles, sobre todo, porque los ciudadanos sienten solo obligaciones, mientras ven a los poderes públicos dominantes enzarzados en guerrillas de poder, sin que ellos puedan hacer nada, pues los tribunales está silentes y cautivos, y,  solo les queda la protesta en cualquiera de sus formas.

 Si a todo lo anterior se une, la falta de respeto a la Ley por los poderes públicos, que, duda cabe, que los ciudadanos no colaborarán el en cumplimiento de una ley, que no aceptan ni comparten, por muchas que sean las sanciones y los policías que se pongan para vigilarlos.

Esto es, lo que ha ocurrido ahora con la Ley de las mascarillas obligatorias y en todo lugar, habiendo quedado en el olvido el mantra pacifista de hace años de <<prohibido prohibir>>, que en estos tiempos de inseguridad jurídica y de falta de respeto a la ley por los poderes públicos, se formula a la inversa: <<prohibido no prohibir>>, aunque ahora, por lo que se ve, todo queda en un silencio oprobioso.

Parece, también, que el Gobierno y su Ministerio de Sanidad quieren dar marcha atrás, de forma, que ahora sí, con la complicidad de las CC. AA., las mascarillas no serán obligatorias en playas y piscinas y todo lo que se quiera más.

Sin embargo, la Ley está en vigor y dice lo que dice, de manera, que salvo que se modifique vía de urgencia, el respeto a la ley es uno de los fundamentos orden político y de la paz social, según consagra el art. 10 de la Constitución Española de 1978.

Lo verdaderamente extraordinario es, en este vidrioso asunto de las mascarillas,  que nadie asume responsabilidad alguna, de manera, que, los responsables del desaguisado legal, pueden hacer como la Presidenta de la Comisión Europea Ursula Gertrud von der Leyen (cuando compareció ante el Euro-Parlamento, en una sesión pactada y dopada, para explicar el desajuste tremendo llevado a cabo por Ella, su equipo de asesores y toda la Comisión en la compra y suministro de vacunas),  compareciendo los mismos ante las cámaras españolas para dar algunas explicaciones, reconocer equivocaciones y comprometerse a rectificar el entuerto de las mascarillas, prometiendo que no volverá a ocurrir algo semejante y asumiendo sus posibles responsabilidades.

Desde otra perspectiva, el uso de la mascarilla por imperativo legal en espacios abiertos no produce efectos reales de control de los contagios, ya que, la población tendrá la falsa creencia de que usando la mascarilla todo queda controlado, lo que, simplemente, no es cierto, ya que, además, políticamente, con carácter general, se abandona su educación y su formación integral sobre la enfermedad, sobre todo, si, también, se da de lado a una información veraz e inmediata, a la vez, que conlleva un hecho muy negativoconcretamente, que la población abandona su autoprotección.

N. B.   El asunto de las mascarillas obligatorias siempre, de su Ley y lo contrario, con olvido del principio de contradicción expuesto y del prohibido prohibir, demuestran, que el dicho popular de que, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible,es una realidad incuestionable del que los poderes públicos podrían tomar nota.

La Ley de mascarillas obligatorias en todo lugar será incumplida, sin la menor duda, ya que, los españoles estamos convencidos de que es un exceso y un desafuero legal, que se nos imponga el cumplimiento de una Ley absurda, cuando, además, no hemos sido informados mínimamente y, también, ven a los dirigentes políticos enfrascados en ignorar el respeto a la leycuando quieren sin pudor ni mesura.

Para terminar, lo más preocupante de todo es la incertidumbre, la inseguridad jurídica y la falta de respeto a la ley por los poderes públicos, que la entrada en vigor de la Ley 2/2021, de 29 de marzo, citada al inicio, ha puesto de manifiesto.

Córdoba, a 8 de abril de 2021

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

V. Europa – U. E. – vacunas (de peor a peor – un misterio silencioso y silenciado)

El asunto de las vacunas en la U. E. es de vergüenza ajena, agravado, además, con el silencio de Ursula Gertrud von der Leyen (que, además, es médica alemana), siendo como todos sabemos presidenta de la Comisión Europea.

Es increíble, que países como Israel, Israel, Chile, Reino Unido, Estados Unidos o Hungría estén por encima de España y de la mayoría de los países miembros de la U. E., e, incluso en estos países, siendo ingenuos, podríamos encontrar una explicación, pero que, por ejemplo, Marruecos, Barbados o Turquía también estén vacunando más rápido, no es que sea increíble, sino que es un insulto a todos los ciudadanos españoles, y, también, a muchos otros ciudadanos de la U. E., como pueden ser los nacionales de Alemania, Francia, Italia y Portugal.

Es curioso, que nadie en la U. E. asume responsabilidad alguna, cuando, como mínimo, los daños son manifiestos a los 450 millones de ciudadanos de la Unión, así:

– Daños económicos difíciles de calcular, pero, sin duda, muy elevados.

– Los ciudadanos de la U. E. sin vacunar a tiempo en una gran mayoría, de forma, que el retraso en su vacunación se traducirá en miles de contagios y en muchas muertes.

Se habla de un retraso en la vacunación completa de la mayoría de la población de la U. E. de hasta final de año:

¿Cuánto costará a la salud de los ciudadanos de la Unión y que coste económico tendrá?

Que conste, que todo es un misterio silenciado, pues nadie de los líderes de la U. E. se apresta a dar una explicación, de forma, que solo hay un silencio estruendoso en este asunto de las vacunas.

En resumen, un despropósito de proporciones galácticas inexplicado, como puede ser la materia oscura del universo.

Parece, que aquí todo se ha solucionado, con una comparecencia parlamentaria de la Presidenta de la Comisión pactada y dopada, donde ya todos sabían que solo habría apoyos y aplausos, pues para nuestros líderes gobernantes lo verdaderamente importante no es resolver el problema y buscar las vacunas ya, sino proteger sus cargos a cualquier precio, que, simplemente, pasa siempre por aumentar los privilegios de todo tipo de la Euro-Cámara. Después, silencio, opacidad y falta absoluta de explicaciones a los ciudadanos de la U. E., incluidos los españoles.

*** Por otro lado, los efectos negativos para nosotros son enormes en todos los sentidos (social, económico y sanitario), así, por ejemplo, el Banco de España ya confirma y reconoce, que en 2021 el primer semestre se ha perdido, y, que la recuperación prometida, sí la hay, será para el segundo semestre.

Es una verdad indiscutible, que sin vacunación masiva no habrá recuperación económica posible, todo lo demás son brindis al sol y engaños colectivos.

En Europa, Alemania confinada y con marcha atrás de la Sr.ª. Merkel; España con los ciudadanos encerrados en sus ciudades, aunque inundados de europeos a la fuga; parte de Italia de nuevo confinada; en Francia con medidas represivas; y, gran parte de la U. E. sin vacunar y castigada al cerramiento masivo, además, con la pandemia machacando a Europa; mientras, por ejemplo, en Estados Unidos el 1 de mayo toda la población adulta ya estará vacunada.

Según los datos al alcance de cualquiera, el 20% de los estadounidenses ha recibido una dosis y más del 10% están completamente inmunizados, por el contrario, en Europa, solo el 6,9% ha recibido una dosis y únicamente el 3,1% está inmunizado. Es un misterio, cuando los ciudadanos en edad de producir y trabajar de Europa estarán vacunados o si se cumplirá el pronóstico de la vacunación del 70% de la población para mediados de julio.

*** Así mismo, seguimos sin noticias reales sobre los publicitados 750.000 millones de euros (140.000 para España), con los que Bruselas tiene que recuperar a los Estados miembros e impulsar el crecimiento económico. La U. E. demuestra, que su funcionamiento es lento, ineficaz y complejo, siendo sus tripas administrativas un laberinto peor que el del minotauro.

Mientras tanto, -la tasa de paro, la deuda, el déficit, el posible crecimiento económico, el gasto público, etc.- están todos fuera de control en muchos países de la U. E y por descontado en España, de manera, que por todo lo dicho, el asunto de las vacunaciones es un misterio silencioso y silenciado por la U. E. y por supuesto por el Gobierno de España, por lo que, entiendo, que a los españoles se les debe por la presidenta de la C. E. una explicación y una información veraz inmediata y completa, como al resto de los ciudadanos de la Unión.

N.B.  En Europa – U. E. el asunto de las vacunas cada vez huele peor, siendo un misterio silencioso y silenciado.

La U. E. – la Comisión – su Presidenta, Úrsula Von der Leyeny el Parlamento Europeo (en el asunto de la compra y suministro de las vacunas), se han perdido en apoyos y aplausos incomprensibles, sin nadie haya comparecido hasta hoy, para explicar que se va a hacer para solucionar de inmediato el retraso en la vacunación y qué medidas se van a adoptar para solucionarlo.

Los líderes de la U. E. han demostrado sobradamente que son malos administradores de nuestros intereses, pero, además, que no explican nada, sino que, ocultan la compra y suministro de las vacunas, y, el ¿por qué? del retraso en las vacunaciones a sus millones de ciudadanos, dejando toda transparencia de lado, frente a 450 millones de personas que los mantienen y sostienen.

No puede ser, que los ciudadanos se conviertan en rehenes por sus propios gobernantes y que se les sumerja en una ignorancia opaca y vidriosa, sin que nadie del ejecutivo de la Unión responda de verdad por tantos errores inexcusables. Lo de la U. E. con la vacunación y las vacunas va dìa a día de peor en peor, de forma, que ahora, como muestra del descontrol existente, cada uno va por su lado buscando vacunas.

Córdoba, a 25 de marzo de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.