Tag Archives: certidumbre

Productividad – empleo (flexibilidad – recualificación permanente – innovación)

A modo de introducción un comentario: El paro en España (en Andalucía es aterrador), aunque se intenta disfrazar, es un asunto sin resolver, pero que lo más extraño es que a los poderes públicos parece que no les afecta.

Cuando se publican datos sobre el desempleo, simplemente, se eliminan colectivos parados del conteo, a la vez, que se crea empleo público innecesario por improductivo para minorar las cifras de parados, de manera, que los datos publicitados oficialmente no reflejan la realidad, sino que son una fantasía montada para aparentar una situación paralela alejada del problema. Así, se han hechos públicos datos sobre el desempleo, que minoran el número de personas en esa situación, pero indudablemente es una realidad distorsionada, ya que, si a las cifras publicitadas oficialmente le sumamos el empleo público innecesario y los parados reales no contabilizados, cualquier cifra publicada se debería incrementar, al menos, en un millón de personas.

En España sin incrementar la productividad en todos los sentidos será imposible crear empleo estable y de calidad, ya que, sin una producción eficiente y rentable cualquier unidad productiva está abocada a la desaparición o a una situación de parálisis económica.

Según la Real Academia Española (RAE) -la productividad-: Es un concepto que describe la capacidad o el nivel de producción por unidad de superficies de tierras cultivadas, de trabajo o de equipos industriales.

Para la economía de la unidad productiva se entiende, que es el vínculo que existe entre lo que se ha producido y los medios que se han empleado para conseguirlo (mano de obra, materiales, energía, etc.), de forma, que la productividad está unida a la eficiencia y al tiempo, ya que, cuanto menor sea el tiempo invertido en conseguir el producto deseado, mayor será la cualidad y la calidad productiva del sistema.

Algunos de los aspectos necesarios que no deben olvidarse, si se quiere construir una empresa rentable son: <<-la calidad-, -la producción-, -la eficiencia-, -la innovación-, -la tecnología- y -los nuevos métodos de trabajo-, a los que hoy día hay que unir sin remedio la cualificación permanente de los trabajadores>>.

La crisis pandémica está demostrando, que está cambiando la forma de trabajar, dirigiéndose la actividad de la unidad productiva hacia una realidad diferente, regida por normas de actuación indispensables, así:

* Flexibilidad.

* Certidumbre, confianza y seguridad jurídica. 

* Acuerdos crecientes entre empresa y trabajador y donde los empleos independientes se imponen tanto para la unidad productiva como para el productor.

* Las normativas rígidas impuestas unilateralmente están abocadas a su inaplicación, pues la norma real es la productividad y la competitividad.

* El teletrabajo se impone progresivamente, pero se está demostrando que es necesaria una interrelación dentro de la empresa, de forma, que las situaciones de presencia y de trabajo a distancia de mesclen buscando la excelencia.

Sin embargo, es algo evidente, que no todos los trabajos son adecuados para el teletrabajo o el trabajo más flexible, pues hay que contar con las preferencias de los trabajadores y la interdependencia de tareas. En entornos de trabajo muy híbridos habrá que cuestionarse muchas cosas para alcanzar la coordinación de tareas, la gestión de equipos y sin que nadie de la empresa se quede atrás, ofreciendo a todos igualdad de oportunidades.  

* La cualificación permanente de los trabajadores se presenta, como algo ineludible e imprescindible para la creación de empleo estable y a jornada completa, ya que, solo saldrán adelante los puestos de trabajo realmente productivos, lo que exige formación permanente tanto para la empresa como para el trabajador.   

* La adopción de la tecnología digital y la automatización se muestran como algo imprescindible para aumentar la agilidad general de la unidad productiva.

*  Hay que luchar contra los embates del proteccionismo y de los sistemas impositivos impeditivos, pues esos procesos aumentarán los costes globales y reducirán la competitividad.

*** En definitiva, impulsar la productividad es el objetivo, de forma, que el aumento de esta variable en estos años será una necesidad para cualquier empresa, lo que conlleva a la necesidad de permitir mayor flexibilidad, sin olvidar, que hay sectores que han salido fortalecidos, pero otros, como pueden ser la hostelería, el turismo y también la energía, se han paralizado en parte e incluso han desaparecido, lo que implica, que hay que combatir todos los extremos que impidan la innovación y la productividad en el futuro, ya que, por ejemplo, las grandes concentraciones de sectores emergentes pueden dañarlas; a la vez, que determinadas implicaciones sociales y políticas, como pueden ser *la disminución del nivel educacional, *la imposición de políticas fiscales equivocadas y excesivas, y, *los escándalos como los del Congreso y el Tribunal Supremo enfrentados, pueden presionar la productividad laboral dañándola.

N.B. Es un hecho patente, que la productividad y el empleo conllevan -flexibilidad-, -recualificación permanente- e -innovación-, a la vez, que exigen +información veraz, +respeto a la ley, +confianza y +que desaparezcan la incertidumbre y la inseguridad jurídica.

La verdad y la información permanente son las bases de una productividad continua, que lleve a España a la senda de la recuperación social y económica, que permita avanzar hacia soluciones eficaces, ya que, nada sólido puede nacer del engaño que siempre impedirá prosperar.

En resumen, si continuamos sumidos en la incertidumbre y en la inseguridad jurídica, derivadas de la falta de igualdad, de libertad informada en la verdad y del escaso o nulo respeto a la ley por los poderes públicos, la productividad será imposible de lograr y con ella desaparecerá la única solución que tenemos para mitigar el desempleo, porque, además, si no es así, perderemos los cimientos de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho consagrado en la Constitución.

¿Algún español de a pie sabe lo que está pasando en España?

Pues, -eso-.

Córdoba, a 20 de octubre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

I + D. Incertidumbre, desconfianza y desesperanza (sin seguridad jurídica, sin libertades y sin principios éticos)

A la vista de lo que está cayendo sobre los españoles, no queda otra, que contar con una información veraz y con medidas estructurales profundas y concretas para salir de una realidad terrible: Ruina económica y sanitaria con todos los efectos perversos que ello implica.

En España se han instalado una serie de cosas extremadamente negativas, que nos llevan a un desastre social:

* Incertidumbre.

* Desconfianza.

* Desesperanza.

* Falta de seguridad jurídica y de respeto a la Ley.

* Pérdida de libertades y derechos.

* Desaparición de principios éticos.

En base a ello, problemas tremendos como el paro, el descontrol de la pandemia, la desolación económica, etc., generarán un drama social ineludible, porque la ruina en todos los parámetros conocidos conllevará, se quiera reconocer o no, al deterioro o incluso eliminación de muchos servicios esenciales.

Se ha optado por anteponer la sanidad a la economía, cuando no se puede prescindir de ninguna de ellas, dando prioridad a cualquiera de las dos, porque, como ha dicho el Dr. Cavadas sin economía no hay sanidad, y, por ello no hay salud, dándose el caso agravante de que el Gobierno de España intenta utilizar ese hecho para paralizar la economía y restringir las libertades, tal y como, pretende hacer en Madrid.

Es una realidad, que, sin seguridad jurídica, sin certidumbre, sin conservación del tejido productivo y un largo etc. de principios, derechos y realidades sociales desaparece la seguridad jurídica, y, aparecen la incertidumbre, la desconfianza, la desesperanza y el miedo social, tal y como está ocurriendo en España, acrecentándose todos los problemas sociales, tales como el paro y la desolación económica y social.

Sin embargo, el Gobierno del Presidente Sánchez se equivoca de principio a fin, ya que ahora no podemos retroceder, puesto que la única opción es continuar abiertos en todas las actividades y sectores, con toda la prudencia que se quiera, aunque sin dar un paso hacia atrás. Si nos rendimos ahora, no sólo tendremos la pandemia, sino que se le unirán otras enfermedades cronificadas, como la gripe, y, crecerán, exponencialmente, el paro, la pobreza y las necesidades de muchas capas sociales pasando a la necesidad completa muchas personas.

Solo si recuperamos la confianza y desterramos la desesperanza a base de seguridad jurídica, certidumbre y respeto a nuestros derechos y libertades, podremos salir de esta situación desastrosa y peligrosa para la sociedad española.

Debe quedar muy claro, que esto es tarea de todos, poderes públicos sin excepción y sociedad civil en conjunto, unidos sin exclusiones en un mismo fin, que es España y los españoles todos.

N.B.  Si seguimos instalados en la incertidumbre, en la desconfianza y en la desesperanza, sin seguridad jurídica, sin libertades y sin principios éticos, estamos abocados al desastre social con todas las consecuencias nocivas y perversas que ello supondrá.

Reitero, que la solución es de todos o de ninguno, pues sin consensos, sin acuerdos y sin generosidad de todos los españoles sin exclusión no puede haber solución legítima y pacífica.

Córdoba, a 1 de octubre de 2020

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.