Tag Archives: información veraz

Productividad – empleo (flexibilidad – recualificación permanente – innovación)

A modo de introducción un comentario: El paro en España (en Andalucía es aterrador), aunque se intenta disfrazar, es un asunto sin resolver, pero que lo más extraño es que a los poderes públicos parece que no les afecta.

Cuando se publican datos sobre el desempleo, simplemente, se eliminan colectivos parados del conteo, a la vez, que se crea empleo público innecesario por improductivo para minorar las cifras de parados, de manera, que los datos publicitados oficialmente no reflejan la realidad, sino que son una fantasía montada para aparentar una situación paralela alejada del problema. Así, se han hechos públicos datos sobre el desempleo, que minoran el número de personas en esa situación, pero indudablemente es una realidad distorsionada, ya que, si a las cifras publicitadas oficialmente le sumamos el empleo público innecesario y los parados reales no contabilizados, cualquier cifra publicada se debería incrementar, al menos, en un millón de personas.

En España sin incrementar la productividad en todos los sentidos será imposible crear empleo estable y de calidad, ya que, sin una producción eficiente y rentable cualquier unidad productiva está abocada a la desaparición o a una situación de parálisis económica.

Según la Real Academia Española (RAE) -la productividad-: Es un concepto que describe la capacidad o el nivel de producción por unidad de superficies de tierras cultivadas, de trabajo o de equipos industriales.

Para la economía de la unidad productiva se entiende, que es el vínculo que existe entre lo que se ha producido y los medios que se han empleado para conseguirlo (mano de obra, materiales, energía, etc.), de forma, que la productividad está unida a la eficiencia y al tiempo, ya que, cuanto menor sea el tiempo invertido en conseguir el producto deseado, mayor será la cualidad y la calidad productiva del sistema.

Algunos de los aspectos necesarios que no deben olvidarse, si se quiere construir una empresa rentable son: <<-la calidad-, -la producción-, -la eficiencia-, -la innovación-, -la tecnología- y -los nuevos métodos de trabajo-, a los que hoy día hay que unir sin remedio la cualificación permanente de los trabajadores>>.

La crisis pandémica está demostrando, que está cambiando la forma de trabajar, dirigiéndose la actividad de la unidad productiva hacia una realidad diferente, regida por normas de actuación indispensables, así:

* Flexibilidad.

* Certidumbre, confianza y seguridad jurídica. 

* Acuerdos crecientes entre empresa y trabajador y donde los empleos independientes se imponen tanto para la unidad productiva como para el productor.

* Las normativas rígidas impuestas unilateralmente están abocadas a su inaplicación, pues la norma real es la productividad y la competitividad.

* El teletrabajo se impone progresivamente, pero se está demostrando que es necesaria una interrelación dentro de la empresa, de forma, que las situaciones de presencia y de trabajo a distancia de mesclen buscando la excelencia.

Sin embargo, es algo evidente, que no todos los trabajos son adecuados para el teletrabajo o el trabajo más flexible, pues hay que contar con las preferencias de los trabajadores y la interdependencia de tareas. En entornos de trabajo muy híbridos habrá que cuestionarse muchas cosas para alcanzar la coordinación de tareas, la gestión de equipos y sin que nadie de la empresa se quede atrás, ofreciendo a todos igualdad de oportunidades.  

* La cualificación permanente de los trabajadores se presenta, como algo ineludible e imprescindible para la creación de empleo estable y a jornada completa, ya que, solo saldrán adelante los puestos de trabajo realmente productivos, lo que exige formación permanente tanto para la empresa como para el trabajador.   

* La adopción de la tecnología digital y la automatización se muestran como algo imprescindible para aumentar la agilidad general de la unidad productiva.

*  Hay que luchar contra los embates del proteccionismo y de los sistemas impositivos impeditivos, pues esos procesos aumentarán los costes globales y reducirán la competitividad.

*** En definitiva, impulsar la productividad es el objetivo, de forma, que el aumento de esta variable en estos años será una necesidad para cualquier empresa, lo que conlleva a la necesidad de permitir mayor flexibilidad, sin olvidar, que hay sectores que han salido fortalecidos, pero otros, como pueden ser la hostelería, el turismo y también la energía, se han paralizado en parte e incluso han desaparecido, lo que implica, que hay que combatir todos los extremos que impidan la innovación y la productividad en el futuro, ya que, por ejemplo, las grandes concentraciones de sectores emergentes pueden dañarlas; a la vez, que determinadas implicaciones sociales y políticas, como pueden ser *la disminución del nivel educacional, *la imposición de políticas fiscales equivocadas y excesivas, y, *los escándalos como los del Congreso y el Tribunal Supremo enfrentados, pueden presionar la productividad laboral dañándola.

N.B. Es un hecho patente, que la productividad y el empleo conllevan -flexibilidad-, -recualificación permanente- e -innovación-, a la vez, que exigen +información veraz, +respeto a la ley, +confianza y +que desaparezcan la incertidumbre y la inseguridad jurídica.

La verdad y la información permanente son las bases de una productividad continua, que lleve a España a la senda de la recuperación social y económica, que permita avanzar hacia soluciones eficaces, ya que, nada sólido puede nacer del engaño que siempre impedirá prosperar.

En resumen, si continuamos sumidos en la incertidumbre y en la inseguridad jurídica, derivadas de la falta de igualdad, de libertad informada en la verdad y del escaso o nulo respeto a la ley por los poderes públicos, la productividad será imposible de lograr y con ella desaparecerá la única solución que tenemos para mitigar el desempleo, porque, además, si no es así, perderemos los cimientos de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho consagrado en la Constitución.

¿Algún español de a pie sabe lo que está pasando en España?

Pues, -eso-.

Córdoba, a 20 de octubre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Sobre la verdad y otras fantasías (trolas, mentiras y medias verdades)

La Constitución dice que la información veraz es un derecho fundamental consagrado en el art. 20.1. de la misma, cuando establece, que se reconocen y protegen los derechos: -d). A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión-.

Por otro lado, es evidente, que el respeto a la ley por todos sin exclusiones de clase alguna (arts. 9 y 10 C. E.) no es en estos momentos una realidad ni lejana en España, ya que, los españoles estamos encerrados en un laberinto infinito de mentiras y medias verdades hasta alcanzar la desinformación completa. Dicho de otra forma, el derecho a una -información veraz- para todos nosotros es una entelequia sumergida en el mundo de las fantasías.

Solo en un enunciado rápido se puede comprobar, que el nivel de información veraz de los españoles es un número elevado al infinito de la nada, así:

¿Sabemos algo de los Fondos de la U. E.? – No.

¿Sabemos algo de lo que pasará mañana en la economía, en el mercado laboral, en las pensiones, etc. etc.? – No.

¿Sabemos que está pasando con la división de poderes? – No.

¿Alguien apoderado por el Pueblo Soberano informa de algo? – No.

Las consecuencias de esa desinformación continuada y casi ancestral son, que reinan la desconfianza, la incertidumbre y la inseguridad jurídica, en definitiva, fallan todas las bases para una recuperación social, política y económica, de manera, que ahora, cuando todos se ponen las manos en la cabeza, a ser posible en la de otros, reclamando el maná de los poderes públicos inanes, solo queda la nada para responder de tanta irresponsabilidad, aunque una cosa es cierta, que cada uno a lo suyo y los demás que arreen.

La verdad en España, suponiendo que exista, no es para los ciudadanos de a pie, ya que, a ellos se les pide -únicamente- por tierra, mar y aire responsabilidad individual a todos los niveles, aunque eso sí sin información veraz y completa, y, además, exigiéndoseles que cumplan la ley, aunque esos poderes públicos que la exigen, es público y notorio que no la cumplen jamás.

En estos días de puigdemones, desmanes varios y de lucha de todos contra todos entre esos representantes elegidos del pueblo, vale todo, da igual que sea el Gobierno como la oposición, pues lo importante para esos poderes públicos es el ejercicio cainita y malévolo del poder. A título de ejemplo no excluyente sino abierto, no hay más que ver el espectáculo deplorable de Génova contra Sol o la batalla para acabar con la división de poderes en esa lucha vergonzosa por apoderarse del poder judicial.

El INE ha bajado a la Ministra de Economía, Sñrª. Calviño, de su pedestal trilero, así que la pregunta es clara:

¿Cabe otra posibilidad de recuperación que no sea una desgracia tras otra?

Como se dice ahora: Pues -eso-.

A la Compañía Plus Ultra 53 millones y a los afectados por el Volcán 10,5 millones. Viva la igualdad ante la ley y la información veraz.

N.B. Todo sobre la verdad y otras fantasías, es decir, trolas, mentiras y medias verdades, quedando la información veraz en la nada, pues está claro, que no es un derecho, sino una entelequia ignota perdida en un laberinto de incertidumbre e inseguridad jurídica, donde el respeto a la Ley ha quedado destruido.

En España la recuperación social y económica se ralentizará, produciéndose un efecto perverso de endogamia, que impedirá avanzar hacia soluciones verdaderas, porque parece que nadie cree en nada, quizás, porque le han enseñado que la verdad es un mal negocio, y, que el engaño es una forma de prosperar, aunque sea a costa de ignominia.

El Sr. Eurodiputado Puigdemont -Carles- es un ejemplo de éxito y de triunfo en una España desmembrada y sin sus valores tradicionales, donde una mayoría parece haber asumido, que la honradez, la honorabilidad y el cumplimiento de la ley son un camino que conduce al ridículo y a la pobreza.

En resumen, si continuamos sumidos en la incertidumbre y en la inseguridad jurídica, derivadas de la falta de igualdad y de libertad informada en la verdad, perderemos los cimientos de nuestro Estado Social y Democrático de Derecho consagrado en la Constitución de 1978, que tanto trabajo y renuncias nos costó a todos.

Córdoba, a 28 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Contratación indefinida repartida – Trabajo por horas (empleo troceado – desconfianza – información veraz)

La recuperación laboral oficial no se corresponde con la realidad del mercado laboral en España, simplemente, porque es una noticia alejada de una información veraz y porque las empresas con su actuación demuestran lo contrario, de forma, que estamos viviendo en un mundo paralelo, por un lado, la historia oficial dopada y llena de medias verdades, de otro lado, el día a día que soportan empresas y trabajadores.

La realidad que viven los trabajadores y las empresas se puede comprender con algunas notas esclarecedoras, así:

* Aproximadamente, casi la mitad de los nuevos puestos de trabajo empleos indefinidos son por horas incompletas.

* La incertidumbre y la inseguridad jurídica que domina el mercado de trabajo, hacen que los empresarios desconfíen de la recuperación oficial, de manera, que detienen y ponen trabas al proceso necesario de la contratación fija a jornada completa.  

El desempleo no se está recuperando al ritmo necesario, por lo que encontrar un trabajo en España es complicado, pero convertirse en trabajador indefinido a jornada completa, se ha convertido en una labor que raya en la fantasía.

*  Ahora mismo, en nuestro mercado de trabajo, el productor que pretende y quiere trabajar a jornada completa, solo suele encontrar trabajo a tiempo parcial por horas.

* Una cifra superior a 500.000 empleos en España, que se han creado hasta finales de agosto, se calcula que son a tiempo parcial.

* La realidad de nuestro mercado laboral es, que está aumentando su precariedad y se están destruyendo muchas condiciones de trabajo que lo podrían mejorar, creciendo los contratos con menos horas de trabajo, lo que supone menores salarios y menores cotizaciones a la S. S., aunque el contrato sea indefinido.

* Las empresas desconfían, de forma, que no quieren obligaciones de futuro, lo que significa, que no harán contratos indefinidos donde los trabajadores tengan una jornada completa.

* Así mismo, los empresarios apuestan por rebajar retribuciones, cotizaciones y costes de los posibles despidos, es decir, se inclinan a dividir el empleo que tienen entre más trabajadores, buscando un refugio ante la incertidumbre y el miedo, aunque ello suponga eliminar la rentabilidad y la mejora de la productividad, que, sin duda, son los pilares de la reducción de costes, y, de la creación de empleo de carácter indefinido a jornada completa.

*** El Gobierno está falseando la situación real del desempleo, pues los indefinidos con menos horas no computan en el recuento de paro dopado, a la vez, que lleva a cabo una ampliación de los empleados en las administraciones, con lo que, además, está computando como creación de empleo, lo que realmente es gasto innecesario e improductivo.

La recuperación social y económica publicitada es otro artificio de propaganda, de manera, que ahora más que nunca es imprescindible -una información veraz, completa e inmediata-.

España necesita crear sin fraudes empleo real de calidad y rentable, lo que conlleva a modernizar nuestro mercado laboral mediante una legislación abierta, flexible, eficaz y consensuada, porque sin un espacio de trabajo abierto y trasparente para todos, dominado por la justicia, la igualdad y la equidad, seguiremos instalados en el reparto del empleo, pero sin crear ningún puesto de trabajo permanente de carácter indefinido y a jornada plena.

Así mismo, la creación de empleo solo puede salir adelante, aplicando una política eficaz de formación permanente y recualificación profesional de los trabajadores, para que puedan adaptarse a los nuevos mercados, mejorando su productividad, y, posibilitando la creación de puestos de trabajo permanentes dentro de las empresas.

N.B. En España la contratación indefinida está dominada por el trabajo por horas y a tiempo parcial, de manera, que se trocea el mercado laboral sacrificando la productividad, a la vez, que desaparece la libertad de contratación con lo que la recuperación social y económica se ralentizará, produciéndose un efecto perverso de endogamia, que impide avanzar hacia soluciones verdaderas para la creación de empleo.

Es algo innegable, que, sin una información veraz y una formación continuada de los trabajadores que devuelvan la confianza al tejido productivo, reduciendo la incertidumbre y eliminando toda inseguridad jurídica, la creación de empleo estable será imposible.

En resumen, el paro en España decrece forzado artificialmente por el Gobierno, pero, es lo cierto, que otros mercados competitivos, flexibles, con figuras contractuales nuevas nacidas del trabajo independiente nos pasarán por encima a base de competitividad, rentabilidad y libertad.En otras palabras, no podremos crear empleo permanente o indefinido a jornada completa, si continuamos sumidos en la incertidumbre y en la inseguridad jurídica derivadas de la falta de libertad, y, de una legislación rígida y falta de flexibilidad.

Córdoba, a 14 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Mitad y mitad (y) V (empleo público – empleo privado)

Esta mitad y mitad desigual es clarificadora para comprender, que los datos de los Ministerios de Trabajo y de Inclusión, S, S, y Migraciones (es decir, del Gobierno) sobre el empleo está dopados, ya que, un hecho patente e indiscutible lo demuestra: Sube el empleo público, pero el paro real permanece.

La recuperación laboral publicitada oficialmente, simplemente, no es verdad, porque la realidad económica prueba lo contrario, si o si, estamos muy lejos de los niveles de empleo prepandemia.

Es un hecho patente, que el Gobierno (además, de todo lo dicho en artículos anteriores) está falseando la situación real del desempleo, llevando a cabo una ampliación de los empleados en las administraciones, cuyo número real se desconoce, aunque, en una estimación prudente en el último año, se podría estimar en al menos 250.000 personas.

Dicho de otra forma, los datos de empleo publicitados oficialmente estarían muy por debajo de la realidad económica de España, si descontamos el aumento en el número de asalariados contratados por el Estado. Solo mirando las EPAs de los 2Ts trimestres de 20 y 21 aparece una cifra de nuevos empleados de 214.000 (funcionarios y contratados).

Las dos mitades destacadas en este artículo muestran, que el paro sigue en las mismas cifras de siempre, es decir, que la recuperación social y económica publicitada es otro artificio de propaganda, por lo que se vuelve a solicitar el derecho consagrado en el art. 20 de la C. E.: Una información veraz, completa e inmediata.

Los datos dopados sobre el descenso del paro de los Ministerios de Trabajo y de Inclusión, S. S. y Migraciones ¿son reales?, pues, simplemente, “no”.

El engaño como forma de gobernar es algo muy negativo y nocivo, porque cuando cala en la sociedad destruye la confianza en el sistema, ya que, lo más devastador de esa forma de ejercer el poder está, en que ya sabemos, que nos volverán a engañar.

España necesita crear sin engaños empleo de calidad y rentable, lo que implica reestructurar nuestro mercado laboral con medidas de reforma viables y aplicables, que, además, sean aceptadas por los poderes públicos, por todas las instituciones y organizaciones y por las empresas y trabajadores, cosa que será imposible sin una legislación abierta, flexible, eficaz y consensuada.

Dicho de otra forma, el desequilibrio creciente entre el sector público y el privado es nocivo y, especialmente, dañino para la creación de empleo, pues nace del engaño y de la desigualdad, de manera, que es imprescindible estructurar un espacio de trabajo abierto y trasparente para todos, dominado por la justicia, la igualdad y la equidad.

N.B. Esta mitad y mitad engañosa de empleados públicos y privados es dañina, provocando diferencias con agravios comparativos clamorosos, subiendo el empleo público, pero a costa del sector privado, aumentando sus costes y su paro, lo que pone de manifiesto, que los datos y cifras de empleo del Gobierno están maquillados.

En resumen, el paro decrece forzado artificialmente por el Gobierno, a costa, además, de aumentar el gasto público improductivo.

El desempleo en España es una situación insostenible, de forma, que, el problema no se arregla maquillando o cocinando cifras, sino con una reforma del mercado de trabajo compartida y consensuada.

Los mercados competitivos y sus figuras contractuales de trabajo independiente exigen flexibilidad y productividad, estando marcados por la competencia, la rentabilidad y la libertad de contratación, lo que exige disponer por todos de información veraz actualizada, completa e inmediata.

Córdoba, a 6 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.

Mitad y mitad II (salario mínimo)

Una de mis lectoras me dice, que, ¿por qué?, no digo nada sobre el salario mínimo, ya que, entiende que es un asunto de interés general y afecta muchas personas, empresas y colectivos.

Entiendo su interés y la importancia del tema sobre el que pide una opinión, así que, vamos a ello, realizando primero unas aclaraciones preliminares:

* Estoy de acuerdo, en principio, con una subida del salario mínimo, igual que estoy de acuerdo en subir las pensiones de viudedad hasta unos límites razonables de equidad.

* Los recursos del Estado son los que son y, por tanto, sabemos que son limitados, de manera, que es esencial aplicar esos recursos con prudencia, equidad y justicia.

No puede ser, por ejemplo, que el sector privado esté sufriendo en solitario la crisis, obligando a todos sus componentes a ajustarse el cinturón, sufriendo, además, únicamente la destrucción de empleo y la disminución de salarios, con algunas excepciones debidas a la actividad desarrollada, mientras que, el sector público aumenta desproporcionalmente su número de empleados y, además, suba sus retribuciones un 0,9%. 

* Es un hecho cierto, que los gastos del Estado han crecido de forma desmedida y, desgraciadamente, en una parte muy importante en gasto improductivo e innecesario, aunque debo aclarar,  que el gasto social elemental lo considero gasto necesario y productivo, de forma, que aquí se ubican el salario mínimo y las pensiones de viudedad, como ejemplo de lo que defiendo, aunque siempre dentro de la realidad económica de España.

* La recuperación política, social, económica y sanitaria solo será posible, si se diseñan y aplican políticas razonables y equitativas en la aplicación de todos los recursos disponible, no de los que no hay, de forma, que, además, las medidas de reforma deben ser rápidas, eficaces y posibles, permitiendo que aumente la creación de riqueza y la productividad para superar esa barrera negativa, si o si, de que la mitad de la población de España  mantenga y sostenga a la otra mitad, pues esa situación social y económica es insostenible y perversa.

La caída de las afiliaciones en agosto demuestra, que la recuperación aun no se ha iniciado realmente, aunque el paro decrezca algo, porque lo duro vendrá al finalizar la temporada de verano.

Seguimos con unas cifras de paro tremendas, que nos sitúan en una doble cabeza de la U. E.-.

* No se debe olvidar la existencia del Ingreso Mínimo Vital, que es una necesidad social evidente e insoslayable, impuesta por ley.

* Tampoco se debe olvidar la inflación, que está enseñando sus patas rasposas con un encarecimiento del nivel de vida, que, la subida tremenda de la luz, el aumento de impuestos, el gasto público desnortado, etc.  están poniendo a la vista de todos.

El IPC ha subido en agosto hasta el 3,3%.

El problema se acentúa cuando suben los salarios y los precios aumentan para los consumidores, pero la recuperación de estanca o se para en seco, produciéndose un efecto perverso de estanflación, con riego claro de que se convierta en algo permanente.

* Las diferencias entre CC. AA. y territorios son otra barrera, que hará, que, con una subida del salario mínimo, hecha fuera y el margen de la situación económica real, los desequilibrios se aceleren y aumenten.

* Lo que hay está claro y los recursos se saben cuáles son, de forma, que la demora y los errores en el arreglo rápido de la situación económica y social entra de lleno en el abismo de lo perverso, aunque, siempre hay que actuar dentro de la Constitución y del respeto a la Ley, porque aquí no valen los atajos con sacrificios de derechos y libertades.

La Constitución Española dice en su artículo 14, que los españoles son iguales ante la ley, de manera, que cualquier subida del salario mínimo debe evitar que se acreciente la desigualdad entre los españoles.

*** Hechas las anteriores aclaraciones, entiendo, que lo primero que hay que hacer, es proporcionar a los españoles su derecho efectivo a una información veraz, completa e inmediata (art. 20 CE), de manera, que una vez conocida la realidad por todos los ciudadanos (hombres, mujeres, mayores y menores, etc.), conociendo la verdad económica del País, se puedan adoptar medidas racionales y justas, que necesariamente, deben ser consensuadas por todos o la gran mayoría y aceptadas por la sociedad civil.

El salario mínimo, con todas las prevenciones señaladas, es una cuestión esencial de política social, que afecta a muchas personas, empresas, colectivos e instituciones, como pude ser la Seguridad Social, de forma, que cualquier revisión o restructuración de su contenido, no se puede hacer a la ligera y de manera unilateral, imponiendo medidas fuera de control económico y alejadas de la realidad posible.

Creo haber podido responder a la pregunta de mi lectora, aunque debo señalar, que lo dicho es solo mi opinión sobre este tema, de forma, que existen muchas otras maneras de entender el asunto del SM, pero, sin duda, lo expuesto es compartido por muchos expertos.

N.B. La mitad y mitad expuesta en este artículo y en el anterior, afecta de forma determinante al salario mínimo, y, será imposible su reestructuración real sin aumentar la productividad y el empleo, empezando una recuperación sólida y siempre teniendo en cuenta los recursos disponibles.

La mitad y mitad existente, es una situación inaguantable durante mucho tiempo, de forma, que, sin una tarea compartida y consensuada, la subida del salario mínimo será un paso más hacia el abismo de la nada. La unilateralidad ya no es un valor, que consuele a nadie.

Los españoles, a pesar de la falta casi completa de información veraz,  saben lo que se juegan con el salario mínimo, de forma, que conocen lo que se puede hacer de verdad y lo que son brindis al sol, pues ya han superado el miedo propio y/o ajeno. Solo quieren realidades y que no les engañe nadie, sea quien sea.

Saben, sin duda, que tienen que desaparecer,  *los desequilibrios, como el que se está agigantando entre el sector público privilegiado y el sector privado sometido a un desguace constante, así como, *las diferencias profundas entre CC. AA. y territorios; lo mismo que saben, que más allá de los recursos reales existentes solo está la quiebra del Estado.

Córdoba, a 3 de septiembre de 2021

Fdo. Enrique García Montoya

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.