Tag Archives: agujeros

Agujeros negros: Deuda pública, partidos políticos y elecciones (¿alguien sabe su contenido real y por qué nunca se ve la luz?)

Un agujero negro es uno de los objetos más extraños e inexplicables en el espacio. Se dice que es un área en el espacio donde la gravedad es tan fuerte que incluso la luz no puede escapar de él, razón por la que, se le llama agujero negro. La luz puede viajar más rápido que cualquier cosa que conozcamos, a una velocidad de 300,000 kilómetros por segundo. Los astrofísicos creen que los agujeros negros nacen y se crean en lugares donde la materia es extremadamente densa; cuando la materia está tan densa que la luz no puede escapar de ella, la zona o región que ella abarca se convierte en un agujero negro. Curiosamente los agujeros negros al no irradiar ninguna luz no se pueden ver, pero si se pueden detectar sus efectos. Los agujeros negros tienen muchos tamaños dependiendo de su masa.  Hay agujeros negros enormes y pueden contener la cantidad de material de 100 millones o más de soles,  teniendo varios millones de kilómetros de diámetro.

España parece una reproducción de agujeros negros de 100 millones de soles, ya que hay asuntos que nadie llega a comprender o aclarar, así: la deuda pública inexplicable en todos los sentidos (cuantía real, finalidad, intereses a pagar, etc.);  los partidos políticos (sus cuentas, su funcionamiento, en principio, democrático, la “omerta” silente que los domina, etc.); y, las elecciones (sus listas de candidatos ajenas a su territorio, el costo de las mismas, el propio sistema electoral perverso por sí mismo, etc.). En definitiva, si nadie sabe explicar con claridad  lo que es un agujero negro, el caso de España, no solo por lo expuesto, sino por multitud de supuestos semejantes, constituye una realidad incomprensible e inexplicable, que sobrepasa la existencia y comprensión de los agujeros negros.

Los efectos de las descomprensiones existentes en nuestro País y que nadie quiere arreglar ni solucionar, pesan como una losa sobre los españoles llevándolos a la locura y a un  “cabreo” generalizado, que engendra resultados catastróficos para ellos mismos, lo quieran o no. En las próximas elecciones generales, después de un espectáculo dantesco de todos los partidos electos, nadie puede estar seguro de su voto (suponiendo que se vote), ya que primero hay que decidirse por un partido desconocido en su contenido y en sus políticas, tanto antes como después de las elecciones, y, a continuación, nadie sabe qué hará el partido votado con su voto. Todos los españoles (que votan), se mire como se mire, no saben a quién o a que votan, y, ni se pueden imaginar el destino final de sus votos. Es decir, pueden votar, por ejemplo, al partido que creen de centro derecha y acabar votando al frente unido de izquierdas. En conclusión, un verdadero agujero negro preñado de incertidumbres y de sorpresas, como ocurrió en la anterior legislatura del gobierno en funciones, donde una mayoría absoluta votó a un partido y sus políticas reales resultaron una trituradora de sus bases electorales, no solo en impuestos casi confiscatorios, sino en políticas de financiación autonómica, sanidad, dependencia, copago farmacéutico, unidad de España, terrorismo, gasto público incontrolado, deuda pública, etc.

Por todo lo dicho, el problema de los españoles en las próximas elecciones es irresoluble, ya que solo votarán, con más o menos sentido, los que lo hagan con el corazón de sí o sí; los demás cuando ejerzan su derecho al voto, será como si jugaran a la lotería o a la ruleta rusa, pues voten lo que voten en ese momento se acaba su derecho. En el futuro los partidos electos, todos sin exclusión, harán lo que quieran sus cúpulas directivas, que nadie sabe quién las eligen en realidad, pero que con toda seguridad nunca cumplirán sus programas electorales, salvo en disfrazar y gastar sin freno los impuestos de los españoles en muchos fines incomprensibles y si no les basta, emitiendo deuda pública a mansalva, hasta llegar a la apoteosis final de sumir en la miseria a todos los españoles presentes y futuros durante muchas generaciones. Eso sí, sin explicar nunca realmente sus gastos y despilfarros en la consecución de un bien común inaprensible.

Nota: “La luz como en los agujeros negros con el actual sistema electoral perverso e ineficiente no se verá nunca y, cuando digo nunca, es pura y simplemente nunca jamás”.

Córdoba, a 30 de abril de 2016.

Fdo. Enrique García Montoya.

Abogado ICA-Córdoba. Inspector de Trabajo y S. S.